ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO XI.“Caras vemos, traiciones no sabemos”

(¡Increíbles declaraciones!)

El excandidato presidencial del PRI, Roberto Madrazo, rompe su silencio y asegura que, por el asesinato de Luis Donaldo Colosio, Ernesto Zedillo llegó a la Presidencia de la República “después de un acuerdo con el PAN” que resultó en una falsa alternancia del año 2000 y en una elección de Estado para el 2006, en entrevista publicada como libro bajo el titulo de La Traición.

Califica de traidor a Zedillo (actual miembro del consejo de administración de la empresa ferrocarrilera estadunidense Union Pacific, consejero de la ONU y director del Centro para el Estudio de la Globalización de la Universidad de Yale) por pactar en 1994 con el PAN su propia presidencia para, en el 2000, entregárla a Vicente Fox.

Pero volvamos a lo que dice Madrazo: “De aquí derivan las inconsistencias de nuestra “original transición” a la democracia: forzada y forjada por la manipulación presidencial, sin participación de la sociedad”

“Zedillo llega a la Presidencia por acuerdo con el PAN, donde negoció la alternancia del 2000. El asesinato de Colosio era una losa para el PRI. Y sólo una negociación logró que el PAN prácticamente abandonara la contienda para que ganara Zedillo en 1994”

“La militancia lo percibía. No iba a ganar Labastida. Hacia 1999 Zedillo hizo y deshizo con el partido. Hubo siete presidentes nacionales. Nunca visto en la historia del PRI.”

De acuerdo con Madrazo, desde 1997 el PRI ya estaba muerto, porque para entonces el modelo neoliberal demostraba su fracaso y, en consecuencia, la gente votaba contra el PRI, sin saber que con el PAN se fortalecería el Neoliberalismo y se incrementaría el desempleo y la pobreza.

“Después, en el 2000, perdimos por sostener el modelo neoliberal como por los compromisos secretos de Zedillo. Todo está escrito en un artículo que publicó en 2003 Liébano Sáenz, el exsecretario particular de Zedillo, en el diario español El País. No estoy inventando. Liébano confiesa que tres horas antes de que terminara el proceso electoral, por instrucciones de Zedillo, le habló por teléfono a Marta Sahagún para informarle las tendencias. ¡Por favor! ¿Cuándo se ha visto que un contendiente obsequie a su adversario la seguridad de ganar?

El que esto escribe, de alguna forma lo puede corroborar, pues en el año 2000, fui representante del PRI en el IFE, para la elección federal, y se me hizo muy raro, que desde el PRI nacional, se nos conminara a que no fuésemos a interponer impugnaciones bajo ninguna circunstancia, que eran “instrucciones del presidente Zedillo, para que se diera una elección limpia”, además el día de la elección, a las 11 de la mañana, un funcionario importante del IFE, me comentó: “ya está negociada la elección, va a perder el PRI y se la van a dar al PAN, lo vas a ver a las 6 de la tarde, con las declaraciones de Zedillo”. Además, varias veces solicité al PRI estatal, que se auditara el padrón del Distrito 06 (hoy distrito 02), porque se sospechaba que estaba “inflado” con personas de Guanajuato y de Aguascalientes, que vendrían a votar a Lagos, pero extrañamente, nunca se atendió mi propuesta.

Elba Esther Gordillo fue la otra traidora que entregó el poder al PAN. “Elba trabajó para Acción Nacional mucho tiempo. No fue un circunstancial, aunque así se presentó en los medios, como un rompimiento con Madrazo. La tirada de Elba era apoderarse del partido para subordinarlo a Fox y al PAN. ¿Por qué? Por sus intereses, por su fortuna personal inexplicable, y por la situación vulnerable en que se encontraba al frente del SNTE.” Madrazo dice que tiene pruebas.

Como ejemplo menciona que, a mediados de julio del 2005, siendo secretaria general del PRI, Elba comió con Fox y Martha en su rancho, donde les dijo, que “estaba lista para hacerse cargo de la dirigencia nacional del PRI (…) dispuesta a apoyar a Creel discretamente y a promover que el candidato priista a la Presidencia fuera el más débil”. “Y se confirmó. Hizo todo para que el PRI perdiera la elección. Ganó Elba, perdió el PRI.” Fue una estrategia montada con muchísimo dinero, secundada por los medios de comunicación.

Además, Madrazo asegura que la elección del 2 de julio del 2006, debió ser anulada por la intervención de Fox, pero confiesa que si impugnaba el resultado lanzaría a las calles a millones de priistas en protesta, pero él no era el triunfador de la contienda, y ratifica que la del año pasado fue una “elección de Estado” en su contra.

Dice que la noche del 3 de julio, con los resultados en que ganaba Calderón, estuvo “tentado” a impugnar debido a muchas irregularidades detectadas. Pero que no lo hizo por conveniencia propia.

Lo anterior, ha sido ratificado, por Ugalde, quién al referirse a la contienda, y en referencia al comportamiento de Fox subraya: “Su actitud protagónica, sus comentarios enmascarados, contaminaron el proceso, contribuyeron al rencor y provocaron un enfrentamiento político. Fueron actitudes irresponsables, indeseables en un jefe de Estado”. “Es necesario reflexionar sobre la vinculación entre medios, partidos, sociedad y los poderes del Estado. Ello será relevante para el futuro de la democracia”.

Los 281 mil espots no reportados por los partidos políticos en 2006 que declaró Ugalde ponen en evidencia que el proceso electoral es un gran negocio que beneficia principalmente a los medios de comunicación, en especial a las televisoras, y a las empresas encuestadoras.

Esto implica que la toma de decisiones políticas está secuestrada por los empresarios y el dinero, que son los que pagan las campañas y todo el financiamiento ilegal. Ahora Ugalde dice que no se sabe quién financió esos espots, cuando es obvio que los pagaron los empresarios.

Lo expresado por Madrazo y el presidente del IFE es un reconocimiento a una actuación ilegal e inequitativa del árbitro de la contienda. Ugalde permitió la “guerra sucia” y confirma el fraude en contra de López Obrador.