ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO IV. Ahumada sentenciado a 67 años de impunidad

Después de tres años en prisión, el empresario Carlos Ahumada Kurtz negó estar arrepentido por haber difundido los “videoescándalos” en 2004 y confirmó, que su intención fue evitar el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en los comicios presidenciales del año anterior. En entrevista, en Radio Fórmula, Ahumada Kurtz narró, los incidentes de su liberación.

Ahumada reconoció que la exhibición de videos fue “un granito de arena que se sumó a lo que finalmente ocurrió en julio del año pasado”. Un granito de arena, ¿o de sal?, ¿o de Sal(inas)?, mediante el “complot”, contra un adversario electoral que impidió la victoria de López Obrador.

Tiene razón el empresario, pues sus servicios videográficos fueron subastados a clientes políticos (Fox, Marta, Salinas, Diego, entre otros) que usaron al “palero” Federico Doring para llevar al “juez” y payaso Brozo las imágenes de presuntos actos de corrupción política para destrozar al peje entonces inalcanzable.

Así, el crimen paga; los jefes de la mafia nunca dejan abandonados a quienes saben callar o, en el caso, oportunamente hablar, Ahumada se siente satisfecho del deber cumplido. La voz de Ahumada se suma a las de Fox, Espino y Gordillo que con toda tranquilidad y cinismo han hablado de la manera en que contribuyeron a establecer la falsa diferencia ínfima del 0.56 calderónico.

Ahumada fue condenado, porque cometió fraude contra una Delegación del Distrito Federal, se comprobó, que las obras por las que cobró 31 millones de pesos a la delegación nunca fueron ejecutadas, y aún están pendientes por consignar otras averiguaciones previas contra el empresario en Alvaro Obregón (por 19 millones de pesos) y Tláhuac, por uso y falsificación de documentos, con el nombre y firma de un notario fallecido, mismas que se encontraban listas cuando hubo cambio de gobierno.

Pero, la liberación del empresario responde al ofrecimiento que personas ligadas al gobierno federal y destacados políticos, como Diego Fernández de Cevallos, le hicieron al argentino de que lo apoyarían y defenderían, porque sirvió a los intereses del gobierno de Fox para golpear a un gobierno, el del Distrito Federal, legítimo, popular, que estaba teniendo mucho éxito en la opinión pública. Y Ahumada se prestó, ayudó y colaboró, por eso, el juez que falló en favor del empresario fue utilizado.

Se permitió que Ahumada quedara en libertad, por su relación con el panismo. Porque resulta que un juez, dos o hasta tres despachos de abogados, y los intereses políticos del panismo, burlaron la justicia.

El sistema judicial mexicano estrenó nuevo recurso para sacar de la prisión a un reo y que se evada la justicia: simplemente cambiar al juez. Por razones no claras, el juez Manuel Horacio Cavazos, que llevaba el expediente de Ahumada, fue sustituido el 16 de febrero de este año por Alberto Rubalcava.

Rubalcava recibió el caso, que ya estaba en juicio, apenas en febrero pasado. “Revisó” el expediente de 76 mil 500 fojas y 153 tomos (que ni el Libro Guines se creyó tal hazaña), se realizaron los trámites correspondientes, entre ellos el descargo de pruebas de la fiscalía, y en menos de 15 días determinó absolver a Carlos Ahumada.

Esta fue la jugarreta que permitió la salida del hombre que según datos de la Procuraduría General de Justicia de la capital cobro dinero de los impuestos que paga la gente hasta en dos ocasiones por obras que no concluyó o que, de plano, no realizó, la instancia de justicia trata de explicar por qué hubo cambio en el juzgador que llevaba el caso.

Y para justificar la sustitución del juez descuartizan a Cavazos López, quien tenía en sus manos el caso, dice el comunicado oficial: este juez, Cavazos López, era o es un flojo, pues tenía rezago en “instrucción y archivo”, Y para que quedara claro que en ese espacio tenía y debía estar un hombre probo, como corresponde a un juez, se les ocurrió designar a Alberto Rubalcava, quien tiene en su historial como juzgador un saco lleno de quejas en su contra.

Rubalcava ha sido denunciado en 18 ocasiones y ha estado en tres juzgados diferentes (57, 66 y, ahora, en el 12). Pesa sobre él un “apercibimiento” y una queja por negligencia que acaba de interponer el abogado defensor, Víctor Fajardo.

En manos de esos señores, cuya actuación ya se ha descrito, esta la justicia.

Así, a diferencia de los líderes de Atenco, que defendieron sus tierras, Carlos Ahumada fue sentenciado, a 67 años de impunidad (con libre goce de riqueza acumulada) porque sirvió a los propósitos de quienes de diversas maneras conspiraron contra López Obrador.

En la lista de deudores que tiene Carlos Ahumada, más que perredistas hay políticos azules, y el manipulador empresario de origen argentino ya empezó a cobrarles. Ojalá los videograbe, aunque sea por vicio.