POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

Emeterio Guevara Ramos

Volver al índice

 

 

 

 

H. SENTIDO DE IDENTIFICACIÓN Y SOSTENIBILIDAD

A través de la utilización de los fondos se construyen proyectos, pero no los administran, quienes lo hacen son los responsables y, a la vez, beneficiarios de las comunidades y ciudades por lo que es importante que al autorizar los fondos para un proyecto se contemple la sostenibilidad como un factor en la evaluación de impacto.

En la mayoría de los casos, los beneficiarios pueden señalar que los proyectos funcionan en la forma prevista.

Existen sin embargo problemas de mantenimiento, especialmente en los proyectos que requieren una contribución financiera que las comunidades pobres muchas veces no pueden o no quieren hacer. Los resultados son mejores en ese contexto en cuanto a las escuelas y los centros de salud, en parte porque hay autoridades responsables de las operaciones del proyecto.

La sostenibilidad de los proyectos suscita cada vez más interés en los últimos años. Sin embargo, si una elevada proporción de los proyectos, una vez terminados, no subsiste ni sigue en funcionamiento, los fondos no habrán alcanzado con tanta eficacia como podrían el objetivo de mejorar las condiciones de vida para los pobres.

Para mejorar la sostenibilidad, es importante que las comunidades y los asociados de los fondos participen desde el primer momento en las negociaciones relativas a la preparación de la lista de inversiones elegibles, a fin de cerciorarse de que se estén atendiendo necesidades reales y de que la comunidad comprenda y acepte el compromiso financiero que debe hacer para mantener el proyecto.

Por ello, se debe demostrar la capacidad del proyecto para facilitar una adecuada generación de ingresos que les permita reembolsar el financiamiento (si es reembolsable) de un modo que resulte sostenible a largo plazo. El énfasis que se pone en la viabilidad institucional refleja la aplicación de las enseñanzas extraídas de la experiencia acumulada por el BID en el desarrollo de microempresas, la cual ha mostrado que la viabilidad institucional es imprescindible para ofrecer oportunidades económicas duraderas a la población escogida.