POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

Emeterio Guevara Ramos

Volver al índice

 

 

 

 

D. LAS MICRO-REGIONES Y LOS PADRINOS

La Oficina Presidencial para Mexicanos en el Exterior, que se convertiría en el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), identificó 90 micro-regiones en 21 estados dentro del territorio nacional, con la doble característica de los altos índices de marginación y de expulsión de mano de obra, y su tarea consiste en posibilitar y agilizar la canalización de recursos provenientes de las mismas remesas y de donaciones de la iniciativa privada, para la realización de proyectos productivos y comunitarios en esas localidades donde los paisanos se ven forzados a abandonarlas en busca de mejores condiciones de vida.

En la tercera semana de septiembre del 2001, Juan Hernández, encargado de la Oficina de Atención a Migrantes de la Presidencia de la República Mexicana, solicitó al Congreso 50 millones de dólares (500 millones de pesos) a fin de instrumentar programas de desarrollo en 90 micro-regiones del país, que son las principales expulsoras de mano de obra hacia los Estados Unidos.

Estos 50 millones de dólares servirían para poner en marcha el programa 3x1 a nivel nacional en el que participarían directamente los mexicanos radicados en Estados Unidos con posibilidades de aportar un peso por los tres que aporten los diferentes niveles de gobierno.

El 21 de enero del 2002, por vez primera en la historia el Congreso aprobó una partida para el Programa de proyectos de migrantes 3x1 a nivel nacional vía la Secretaría de Desarrollo Social, la cual trató de vincularse con otras dependencias como Relaciones Exteriores, Salud, Educación y Comunicaciones, entre otras. El Programa 3x1, como se indicó antes, surge en 1992 en Zacatecas.

La iniciativa se distingue del recientemente creado Programa “Adopta una Comunidad”-dirigido a 90 micro-regiones, puesto que en la misma los proyectos de desarrollo necesariamente deben de contar con recursos públicos, mientras que en los proyectos de las micro-regiones el dinero puede provenir totalmente de particulares.

El programa de micro-regiones enviará dinero recaudado entre los migrantes exitosos, a quienes llama “padrinos”, a consejos ciudadanos de las comunidades expulsoras de migrantes. Esos organismos decidirán los proyectos que serán beneficiados y vigilarán el uso de los recursos.

El 19 de enero del 2002, el presidente Vicente Fox, en Uriangato, Guanajuato, dio a conocer el Programa “Adopta una Comunidad”, que consiste en la aportación monetaria a programas productivos por parte de migrantes exitosos a quienes les apostó para mejorar las condiciones económicas de al menos 90 micro-regiones del país, donde se combinaban el desempleo, la pobreza y la migración, mediante un tipo de plan de inversiones múltiple con excepciones fiscales y participaciones similares por parte del gobierno.

El objetivo final de este Programa fue detener y revertir el creciente número de hombres y mujeres que permanentemente se desplazan a Estados Unidos, en huida de la pobreza y en la busqueda de una vida digna.