POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

POBREZA, MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO ECONÓMICO

Emeterio Guevara Ramos

Volver al índice

 

 

 

 

C. EL IMPACTO PARA LAS FAMILIAS DE MIGRANTES

La situación económica que impulsa al migrante a buscar mejores ingresos se ve reflejada por las remesas de los familiares en Estados Unidos que proporcionan un cierto grado de tranquilidad. No obstante que los gastos fijos del hogar representan el uso principal de las remesas, una pequeña parte utiliza las remesas para el ahorro y para la inversión, para el terreno y la construcción de casas.

Por su parte, las mujeres las utilizan para capitalizar pequeñas empresas, específicamente la de la confección (compra de maquinas industriales), los salones de belleza (compra de equipos) y el alquiler de una parte de la vivienda familiar a estudiantes universitarios. En estos casos, el ingreso que generan los negocios así establecidos se utiliza para los gastos normales y las remesas se canalizan para la capitalización y el ahorro.

En resumen, las remesas posibilitan no solamente la manutención de muchas familias sino en un número de casos fomentan las microempresas, el empleo por cuenta propia, y el cuidado de los niños y ancianos. Sin embargo, la separación y la incertidumbre del regreso del familiar que emigró crea un cuadro de tragedia humana de hondas dimensiones. El precio que se tiene que pagar para obtener las remesas que generan el ingreso de salvación de la familia es el de la desintegración de la misma.

Anteriormente, la emigración se había descrito con frecuencia como una “válvula de escape” para los desempleados, en la actualidad el desplazamiento de personas desde México también se ha convertido en una fuente importante de sustento de los mexicanos que se quedan en el país y una fuente importante de ingresos en favor de la economía mexicana. Por ello, la emigración no sólo le representa a México una «válvula de escape», sino también una «bomba de combustible».

En suma, las remesas no sólo permiten mantener el hogar, sino que en muchos casos fomentan microempresas, el trabajo por cuenta propia y el cuidado de niños y personas de la tercera edad.