TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

TÉCNICAS POLITOLÓGICAS PARA LA GESTIÓN DE PROYECTOS SOCIALES

Eduardo Jorge Arnoletto

Volver al índice

 

 

 

 

.06 La toma de decisiones por consenso.

La calidad de un producto o servicio (valorada como satisfacción de los requisitos de los clientes) depende de la calidad de las acciones orientadas a su realización; y ésta a su vez depende de la calidad de las decisiones que las originan. De allí deriva la enorme importancia de la toma de decisiones en toda administración.

En el ciclo de acciones que parten del análisis institucional, el diagnóstico y el estudio de alternativas, pasando por la planificación de la acción, la asignación de recursos y las actividades técnicas específicas, hasta llegar a la interacción del producto o servicio con su mercado, ésto es con las necesidades y requerimientos del contexto social, para desembocar en la evaluación y control que conducen a un nuevo análisis situacional, etc., los procesos de toma de decisión juegan un rol fundamental en todo el transcurso de esos procesos cíclicos, y definen la tendencia ascendente o descendente de su desenvolvimiento a través del tiempo. Ese ciclo es lo que se intenta graficar en el siguiente diagrama:

Consenso: Todos los miembros del grupo aceptan y apoyan la misma decisión. No quiere ésto decir que todos esten de acuerdo en la totalidad de los puntos, sino que existe un criterio general unificado, a modo de común denominador.

Para llegar al consenso:

* Considerar todos los aspectos del problema.

* Analizar las objeciones a las diversas alternativas de solución.

* Aprovechar las diferencias de opinión bien intencionadas para:

- Obtener información adicional

- Aclarar dudas

- Obligar al grupo a buscar mejores soluciones

La toma de decisiones por consenso es mas difícil y requiere más tiempo, pero permite obtener decisiones de mucha mejor calidad que otros procedimientos, como la votación, por ejemplo.

Como debe actuar el coordinador:

El coordinador es responsable de la calidad del procedimiento y de

sus resultados, del aprovechamiento del tiempo y del mantenimiento

del ambiente cordial y de colaboración que se necesita:

* Exponer con claridad los temas a analizar, para su correcta discusión.

* Escuchar realmente a los demás.

* Desconfiar de los acuerdos fáciles y rápidos, pues suelen basarse en supuestos erróneos.

* Evitar la discusión vana y la competencia. Fomentar la colaboración.

* No permitir votaciones, que dividen al grupo en "ganadores" y "perdedores" y llevan a pensar que solo hay dos soluciones posibles, sin profundizar el análisis.