LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

REDUCCIÓN DEL IVA. REDEFINICIÓN DE LAS FINANZAS PÚBLICAS.

17 de julio de 1997

La nueva composición de la Cámara de diputados no sólo señala el importante peso que tiene ahora la oposición, sino también, y principalmente, que la ciudadanía quiere y espera un cambio profundo en el rumbo económico del país. Este significativo e histórico avance electoral de los partidos políticos de oposición propiciará importantes cambios en el ámbito de la política económica del gobierno. Este hecho alcanzará su mayor relevancia en el momento en que la nueva Cámara de diputados tenga que autorizar el Presupuesto de Egresos de la Federación y la Ley de Ingresos para el próximo año. Primero porque estos dos, constituyen la piedra angular sobre la que se erige la política económica del gobierno en tanto instrumento para definir el rumbo y la estrategia del proyecto económico oficial. Y segundo, porque contiene una serie de elementos., cuya modificación interesa en particular a los partidos de oposición y la que podría significar un cambio profundo en la situación de las grandes mayorías de éste país.

El aspecto que mas resalta en este sentido es la propuesta para disminuir el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el que podría disminuir del 15% que es hoy, a un 10 o hasta 7%. Es indudable que una medida de esta naturaleza constituiría in impacto muy positivo en los consumidores de este país (que somos todos) ya que es uno de los impuestos mas injustos que se aplican en el país. Y, al mismo tiempo traería consecuencias favorables para las empresas que podrían reducir sus precios e incrementar sus ventas. Sin embargo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se muestra reacia a aceptar una medida de esta magnitud. Cosa que, por otra parte, no impediría que se de. Sin embargo, la preocupación de la dependencia gubernamental es muy legítima. El IVA es una fuente de ingresos muy importante para el gobierno ya que representa cerca del 35% de sus ingresos totales. En 1996, por este concepto se recaudaron 71,086.4 millones de pesos, lo que representó un 53.4% del consumo que realizó el gobierno en ese año . Es decir, que el IVA se reduzca implica que el gobierno tendría menos recursos para solventar sus gastos. A este respecto hay que decir que los diputados también van a revisar la composición del gasto, de tal modo que es posible que se reduzcan algunos que se consideren no prioritarios para el país. Pero, también es posible que se pretenda reorientar el gasto (cambiar su composición) sin modificar su monto. Como esto último es lo mas probable los partidos de oposición ya tienen preparadas algunas propuestas para subsanar la reducción de los ingresos que provoque la reducción del IVA. Así, PRD y PAN, proponen: reducir gastos superfluos de la burocracia y el despilfarro de recursos (planes de austeridad reales), combatir profundamente la corrupción y eficientar la administración de los recursos públicos. Asimismo, se propone establecer tasas de IVA mas altas para artículos de lujo, incrementar progresivamente el Impuesto Sobre la Renta (tasas mayores para mayores ingresos), e incrementar los impuestos que gravan las ganancias derivadas del capital especulativo.

Es decir, que existen mecanismos para permitir el mejoramiento económico de la población del país, sin propiciar necesariamente desorden presupuestal que conduzca a problemas de déficits presupuestales que podrían propiciar mas inflación o deuda pública. Esto implica redefinir las prioridades nacionales y reasignar el gasto bajo principios de justicia social bajo esquemas de eficiencia técnica. Ello es una exigencia derivada del peso de los votos de la población que han de entenderse como un desacuerdo al esquema de manejo presupuestal que se ha venido dando hasta hoy. Ahora si mandan las mayorías y no es posible desoírlas. Mal hace la SHCP en oponerse a medidas de esta naturaleza (aunque no pueda evitarlas) preocupándose mas por los “boquetes” que abrirá en el presupuesto público la reducción del IVA, en lugar de ponerse a pensar en los “boquetes” que la política fiscal actual ha abierto en los bolsillos y los estómagos de esas mayorías que han votado por el cambio.

La democracia va adquiriendo contenido con estas propuestas (que seguramente habrán de materializarse) poniendo de manifiesto que el gobierno debe reivindicar a las clases populares y que debe responder, obligatoriamente, al mandato de las mayorías. Así es la democracia.