LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

LOS INGRESOS PÚBLICOS DE LA FEDERACIÓN. DINÁMICA Y ESTRUCTURA

18 de enero de 2001

El proyecto original de Ley de Ingresos de la Federación para 2001 que llegó a la Cámara Diputados para ser discutido y aprobado en diciembre pasado era una 6% menor, (en términos reales) al que se ejerció en el año 2000. Sin embargo, después de largas discusiones basadas en la necesidad de incrementar el gasto público, los ingresos fueron ajustados de manera que la Ley aprobada expresa un total de ingresos públicos superior en un 6% comparado con lo recaudado el año pasado.

No todos los rubros, tendrán, sin embargo, crecimiento al compararse con las cifras que tuvieron el año pasado y en los que lo habrá, estará diferenciado. Particularmente se espera un importante incremento en la recaudación de impuestos, cuyo volumen será superior en un 10% al del año pasado. Ello, desde luego, depende de la dinámica que en particular tendrá cada uno de los rubros de impuestos que componen este total. Dicho incremento estará impulsado, sobre todo por el incremento que se espera en la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que será del 14.9%. Asimismo se espera un crecimiento del 29.3% en el Impuesto sobre automóviles nuevos (ISAN), mientras que el Impuesto Sobre la Renta (ISR), que es el impuesto de mayor importancia por su monto (como se explica más adelante) sólo será superior en un 9.6% comparado con el del año dos mil. El impuesto que si tendrá un incremento considerable, al igual que el IVA, es el Impuesto a las importaciones, considerado dentro de los Impuestos al Comercio Exterior, que crecerá un 24.9%. En cambio en otros rubros, como el de los impuestos por tenencia y uso de vehículos habrá una reducción del -3.1%.

Los ingresos por Derechos también tendrán un comportamiento positivo ya que se incrementarán un 17% Otros rubros de ingreso, en cambio tendrán un comportamiento distinto. Particularmente los Productos, Aprovechamientos y los Ingresos por Financiamiento tendrán un descenso altamente considerable en la medida que se reducirán en un 30, 14 y 21.8% respectivamente, en comparación con el año pasado.

En cuanto a la estructura de los ingresos públicos no habrá una variación notable con respecto al año pasado. El rubro de mayor importancia seguirá siendo el de los impuestos que para este año representará el 48.9% del total de los ingresos de la Federación. Otro rubro de particular importancia es el de los Derechos, de donde se derivará el 15%, el rubro Otros Ingresos que concentra el 19%, las Aportaciones a la Seguridad Social el 6.6% y los Ingresos por Financiamiento el 4.4%, en tanto que los Aprovechamientos contribuirán con un 5.4%.

Por lo que respecta a los ingresos derivados del cobro de impuestos, destaca la participación del ISR, que sigue siendo la fuente de recaudación más importante para el gobierno federal ya que significa el 41% del total de ingresos por impuestos y el 20% del total de los ingresos públicos. Con menor participación pero de gran importancia también, es la recaudación del IVA que representa el 31% de los ingresos por impuestos y el 15.2% del total de los ingresos públicos. Otro impuesto con un gran peso es también es el Impuesto Especial Sobre Productos y Servicios (IEPS) cuya participación significa el 18% de los ingresos por impuestos y el 8.8% de los ingresos totales.

El resto de los impuestos representa una escasa participación relativa, como es el caso de los impuestos al comercio exterior que representan el 5% de los ingresos por impuestos, el Impuesto al Activo cuya participación es del 2%, el ISAN y el impuesto sobre tenencia o uso de automóviles los cuales contribuyen con un 1% cada uno, del total de ingresos por impuestos.

Es importante hacer referencia a la composición que presenta el IEPS que está compuesto por cuatro impuestos, de los cuales, el más importante es el que se aplica a las Gasolinas y al Diesel, ya que representa el 79% de la recaudación por este tipo de impuestos. Su importancia es más trascendente ya que también tiene un peso considerable en el total de ingresos por impuestos pues representa el 14% de ese total. Al mismo tiempo, participa con un 6.9% del total de los ingresos públicos. El resto de los impuestos incluidos en este rubro son los que se aplican a Cervezas y bebidas refrescantes, que participan con un 9%, el de Tabacos labrados con un 7% y el de bebidas alcohólicas con una participación del 5%.

Todo este panorama, desde luego, depende de que la economía mexicana siga el curso esperado, es decir, el nivel inflacionario no se incremente por arriba del 7%, el precio del petróleo no caiga mas debajo de 18 dólares por barril, la actividad económica interna se mantenga al ritmo esperado del 4% y de resultados el plan de recaudación que se ha propuesto el gobierno federal.

Si algo falla, el gobierno empezará a tener problemas financieros que, automáticamente, se reflejarán en recortes al presupuesto público y en una desaceleración económica junto con un deterioro del nivel de bienestar de la población, el que, de todos modos, no se espera que mejore en el corto plazo, aunque se cumplan las metas financieras ya descritas. Antes bien, el cumplimiento de estas metas financieras bien podría darse a costa del deterioro económico y social del país por el carácter estrictamente recaudatorio que tiene las reformas fiscales que ha emprendido el gobierno federal.