LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

LAS FINANZAS PÚBLICAS EN MÉXICO. 1988-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

LA NECESARIA REFORMA PRESUPUESTARIA.

9 de septiembre del 2002

El principal logro del régimen foxista ha sido la baja inflación y un tipo de cambio estable, sin embargo esto ha sido resultado de una política económica que ha limitado las posibilidades de crecimiento productivo mediante la contracción de la demanda, lo que ha deteriorado la capacidad de crecimiento del empleo, de los salarios y la creación y consolidación de las empresas que constituyen el mercado interno. En lo monetario la férrea política del banco central ha reducido la capacidad de crecimiento mediante una menor circulación de dinero. En lo fiscal, ante la ineptitud para hacer crecer los ingresos públicos y la limitación autoimpuesta para reorganizar el gasto y reorientar recursos a rubros que impulsen la actividad económica y mejoren el bienestar social, ha llevado a practicar una política fiscal basada en profundas restricciones al gasto público.

Así, el gobierno federal se encuentra ante un círculo perverso: necesita recursos para hacer crecer la economía nacional, pero no puede obtener más debido a la debilidad económica del país. Sin más recursos no puede gastar y sin más gasto no habrá crecimiento.

Pero el círculo puede romperse si se lleva a cabo una profunda reforma presupuestaria que permita resignar los recursos, mediante la disminución y cancelación definitiva de algunos gastos que no son legítimos, como el que se destina anualmente al Instituto de Protección al Ahorro, considerando que este gasto sirve para el pago de los “Pagarés Fobaproa” y que hay fundadas sospechas de que estos cubrieron operaciones de crédito fraudulentas de los mismos exbanqueros.

De 1997 a la fecha el gasto en esta institución alcanzó la cantidad de 122,215 millones de pesos (13,560 millones de dólares). Actualmente el gasto anual significa el 26.6% del gasto anual realizado en educación y salud y es equivalente al gasto realizado por dependencias como la Sagarpa. Durante el primer semestre del este año el IPAB ejerció un gasto de 14,247 millones de pesos, lo que representa más del doble de los recursos que ejerció La secretaría de Comunicaciones y Transporte.

Los principales beneficiarios de esta situación han sido los nuevos dueños de los bancos quienes reciben del gobierno federal el pago del Pagaré Fobaproa que venía incluido en la compra de los bancos rescatados. Del total de recursos que el gobierno destina al pago de estos adeudos, el 82% corresponde a Bancomer BBVA, Banamex, Banorte y Bital.

Esta situación representa una transferencia neta de recursos desde los bolsillos de los contribuyentes -incluso de los más pobres- hacia los bolsillos de los grandes banqueros nacionales y extranjeros. Por dos razones: A) Primero porque efectivamente una parte importante de lo que pagamos de impuestos sirve para pagarle a los banqueros. B) Segundo porque ese pago tiene prioridad sobre las necesidades sociales del país, y en lugar de servir para fines sociales (programas de beneficio social e impulso al crecimiento económico) sirve para fines particulares.

El IPAB tiene secuestrado el presupuesto público que es el instrumento para propiciar el bienestar de la sociedad. Por eso no hay recursos para proyectos de expansión productiva como los de CFE o PEMEX, por eso no hay más apoyo a los sectores desprotegidos del país, por eso hoy algún mexicano sobrevive sufriendo grave desnutrición o se muere de hambre

Esto es una afrenta nacional que no se debe permitir.