POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: CONSULTORÍA ESPECIALIZADA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: CONSULTORÍA ESPECIALIZADA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

 

SISTEMA DE COMUNICACIÓN VIARIA.

Durante muchos años los accesos a la Ciudad y puerto de Tampico, fueron muy limitados, por una parte los transportes que llegaban procedentes del centro del país, tenían que utilizar invariablemente para cruzar el Río Pánuco el chalán 106, situación que representaba una pérdida importante de tiempo para transportistas como para turistas, en época de vacaciones, cuando los tiempos perdidos se incrementaban considerablemente; otra importante vía de acceso a la Ciudad estaba y está representada por la carretera que comunica con San Luis Potosí y el occidente del país, desde y hasta donde se movilizaban importantes volúmenes de cargas, esta vía desde mucho tiempo atrás esta considerada como limitada para el tránsito de trailers doble remolque, debido a lo estrecho de la misma, lo que imposibilita las maniobras en la parte alta de la montaña, por lo cerrado de las curvas; las comunicaciones con el norte del país, aunque limitadas hasta hace algunos años, han superado esta condición y en la actualidad, los desplazamientos son más seguros y confiables, al contar con autopistas con espacios amplios y acotamientos adecuados, que están en buenas condiciones, de la mano con una señalización que en buena medida responde a las exigencias de quienes transitan por estas carreteras, que contribuyen al acercamiento de los destinos y al abatimiento de costos, lo que se traduce en mejores condiciones de competitividad para las empresas del país que capitalizan estas ventajas de un estado comunicado, aunque no podamos decir lo mismo de las carreteras que comunican al puerto con el centro y occidente del país, que en el caso de Veracruz, privilegiaron las vías, que comunicaban al puerto con los destino y orígenes de cargas más importantes para este puerto, postergando las ampliaciones hacia el norte para dotarlo de mejores accesos, que le conectaran con el centro del país.

Hasta cierto punto esta visualización de las necesidades viarias, resulta común cuanto no se proyectan los planes en forma integral y lamentablemente ello genera problemas regionales, impactando los indicadores de productividad país, que en buena medida han dependido de algunos puertos que por su situación geográfica mantienen un hinterland que hasta ahora ha respondido a las razones de cercanía, pero que de ninguna manera pueden asegurar su fidelidad ante los nuevos, dinámicos y variados cambios, producto de la apertura comercial.

Por cuanto se refiere al ferrocarril, tan importante en un tiempo para abatir costos y trasladar mercancías a zonas poco accesibles en el interior de la República, fue licitado, y adjudicado a la empresa Transportación Ferroviaria Mexicana (TFM), quien ha realizado una importante inversión para la modernización del equipo de arrastre consistente en máquinas, furgones, góndolas y plataformas, y equipo en oficinas para acelerar un proceso administrativo que en el pasado era lento y costoso, además de que se prestaba para todo tipo de corruptelas; en la actualidad, la empresa esta en platica con los usuarios de la localidad, para activar los trenes doble estiba y trenes unitarios que garanticen buenos tiempos en trayecto a costos competitivos, buscando que este importante medio de arrastre retome, la presencia que tenia en el pasado, cuando movilizaban grandes volúmenes de cargas tales como: graneles agrícolas, metales y minerales, que tenían como puerto de entrada/salida a Tampico.

Ubicarnos en el transporte, nos obliga a recordar, que los acceso al puerto de Tampico, no resultaban nada fáciles, toda vez que la entrada principal al muelle, se localizaba justo frente al Centro Histórico, por lo tanto las vías para llegar a este punto, propiamente pasaban por el primer cuadro de la ciudad y en algunos casos por los límites de este primer cuadro, lo que nos obliga a recordar los tránsitos de equipo pesado por la calle estrella o por la calle 2 de enero, o bien por la calzada blanca, que por su ubicación constituye una salida casi natural hacia la carretera que comunica al puerto de Tampico con Ciudad Valles, SLP y estados localizados al occidente del país.

Con el tiempo y ante los constantes reclamos de la ciudadanía, el municipio y autoridades portuarias determinaron, la necesidad de abrir más puertas para accesar y salir del puerto, buscando de esta manera disminuir los tiempos para el desplazamiento de las mercancías, que si bien es cierto mantenían buenos ritmos en la carga y la descarga de los buques, éstos muchas veces se perdían por la lentitud para abandonar las instalaciones portuarias.

Desde luego que al profundizar en los reclamos por los ciudadanos nos encontramos, que el transito excesivo durante el día y la noche, generaba molestos ruidos y una creciente contaminación tanto por los ruidos como por las emisiones del transporte, además de los constantes daños provocados a la carpeta de las calles y avenidas, por los pesos transportados.

Como se ha comentado la apertura de, nuevos accesos y salidas al puerto fueron abriéndose, y aunque es justo reconocer, que hubo cierto alivio en las presiones, no fueron suficientes, situación tal vez provocada por la toma de decisiones, no sujetas a una planeación estratégica de corto y mediano plazo, que proyectara en un imaginario la ciudad y puerto deseada para los próximos 15 ó 20 años, además de que tomara en cuenta a la ciudad y al puerto como parte de un territorio sujeto a una dinámica de crecimiento sustentable.

Por lo tanto, las escasas inversiones en carreteras alternas para evitar el transito a través de la Ciudad, se realizaron muy lentamente, situación que obligó a los estibadores a presionar al gobierno federal, para lograr bajar partidas para estos propósitos, sin que ello se lograra con la prontitud que exigía la problemática que ya se vivía entre los actores usuarios de las instalaciones portuarias y que al no realizarse oportunamente confino al puerto al estado en que se encuentra, por lo que la Administración Portuaria Integral, encara la responsabilidad de buscar deslocalizaciones portuarias, con la finalidad de realizar inversiones que atraigan a nuevos y viejos clientes, para competir y determinar con el tiempo la complementariedad de los dos puertos más importantes del estado de Tamaulipas, además de inversiones que garanticen un flujo expedito de mercancías de y hacia el puerto utilizando accesos alternos que eviten la ciudad y los cuerpos de agua, y disminuir contratiempos que se traduzcan en contaminación nada deseada de este importante reservorio que dota de este vital liquido a la zona metropolitana del sur del estado.

Hasta ahora hemos venido comentado aspectos que atañen directamente a la logística del movimiento de mercancías, pero no debemos olvidar que la ciudad de Tampico, por su calidad de ciudad mediana, es un importante centro de funciones y servicios, que apoyan un crecimiento sectorial importante en un imaginario lineal, que responde las propias limitaciones del municipio, pero que busca afanosamente crear condiciones apropiadas para que tanto la ciudad como el puerto, generen una importante simbiosis que beneficie a la zona metropolitana.