POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: CONSULTORÍA ESPECIALIZADA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: CONSULTORÍA ESPECIALIZADA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

 

CONCLUSIONES

Considerando los cambios en los procesos globales, que impactan directamente el funcionamiento y operación del puerto y ciudad de Tampico, Es importante repensar en términos de desarrollo portuario competitivo y de crecimiento urbano, la ciudad y el puerto que queremos, que necesariamente nos conducirá a una nueva actualización territorial que reclama de imaginación y compromisos consensuados, para ganar o determinar los espacios para crecimientos futuros del puerto y la ciudad; actuar así dará la oportunidad de imaginar la nueva organización que reclaman las funciones urbanas y portuarias para garantizar tanto el rendimiento económico como la calidad de vida de los ciudadanos.

Se impone, por las limitaciones que presenta el puerto, una reconstrucción del territorio ocupado por la ciudad, en la que se perfilen las nuevas alternativas de corto, mediano y largo plazo, que articulen al puerto y a la ciudad permitiendo que se aprecien como un todo y nunca separados.

Por otra parte, si las nuevas y futuras condiciones permiten que el puerto, lleve a cabo algunas deslocalizaciones que le permitan el traslado parcial de algunas de las funciones que realiza actualmente en el muelle del recinto fiscal, es posible que queden libres algunas áreas, que colindan con al tejido urbano que conforma el caso histórico de la ciudad, y que al ser considerados como viables de reapropiación urbana, representaran oportunidades para desarrollar proyectos inmobiliarios y comerciales asociados a un basto programa de equipamientos culturales y recreativos. Desde luego, que estas acciones, no resultan ser fáciles y si complicadas, sin embargo, esta nueva conformación urbana, integrada por proyectos, que antes eran espacios portuarios, dará a la ciudad y puerto un carácter mixto que podrá constituirse como el motor del desarrollo de la zona.

Desde luego, que para que muchas de las acciones proyectadas puedan llevarse a cabo es tal vez indispensable, que algunas operaciones sean deslocalizadas de los sitios que actualmente utilizan, buscando con ello elevar la productividad del puerto y participar en la competencia por el manejo de ciertas cargas, que producto de la intermodalidad exigen que los puertos, cuenten con equipos más modernos y rápidos, así como de instalaciones mejor conectadas. En este sentido la movilidad, resulta ser fundamental en esta problemática que contempla cambios en la ordenación del territorio, y una actualización importante de las instalaciones portuarias, además de importantes inversiones para revitalizar los espacios que queden descubiertos.

En relación con los procesos globales en materia de comercio internacional, se considera que las ciudades portuarias, además del desarrollo de una buena parte de funciones ligadas con la aparición de otros servicios, debe estar preparada para manejar un crecimiento importante de los flujos peri e intra urbanos de vehículos livianos, pero sin olvidar también el crecimiento de los flujos de vehículos pesados ligados a la actividad portuaria que reclaman de una conectividad idónea para evitar tiempos perdidos, de la mano con la organización de los flujos ferroviarios relacionados con esta importante actividad que es la portuaria. Por ello, es conveniente tener presente que la intermodalidad y las modernas infraestructuras, requieren de enormes espacios, que es necesario tomar en cuenta al momento de proyectar las deslocalizaciones en esta ciudad portuaria.

Además y considerando que nada permanece estable por mucho tiempo, la reorganización del territorio de la ciudad-puerto en este devenir, conduce a una separación de las funciones urbanas y portuarias, por lo tanto, los intercambios que se realicen entre el territorio de la ciudad y el del puerto así como el de las interfaces serán cada vez más difíciles de manejar, por lo que es muy importante que la comunicación se estreche entre quienes presiden el destino de la comunidad municipal y las autoridades portuarias, ya que la evolución del contexto internacional ha hecho posible la aparición de nuevas exigencias en materia de gestión de la información a lo largo de toda la cadena logística, que necesariamente obligan a los puertos, ciudades y actores económicos a reorganizarse permanentemente.

Para finalizar, para cuando la proyección de las deslocalizaciones, se haya completado, queda claro, que el puerto habrá ganado nuevos espacios dentro del territorio, pero con ello responsabilidad intransferible en materia medio ambiental, que exige estudios de impacto ambiental y de una serie de acciones tendientes a la preservación de estas nuevas áreas, que habrán de ser monitoreadas por las dependencias correspondientes, de tal manera que las políticas de desarrollo territorial y regional queden inscritas en la problemática ambiental. En este nuevo marco de negociación concertada, los actores públicos y privados del territorio regional de esta ciudad-puerto deben negociar constantemente para definir las mejores estrategias de ordenación territorial y uso de suelo, que satisfaga los criterios de un desarrollo sustentable.