POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: CONSULTORÍA ESPECIALIZADA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: CONSULTORÍA ESPECIALIZADA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

 

LA VISIÓN INDIVIDUAL O LA VISIÓN DE CONJUNTO.

Es muy importante reconocer que como consecuencia de la apertura comercial y demás elementos, los operadores y administradores portuarios, se ciñen a los mecanismos del mercado con la finalidad de armonizar los requerimientos de los navieros con los servicios de los operadores privados de las terminales marítimas y sus trabajadores. En este sentido las necesidades comerciales de los clientes y las necesidades sociales de los estibadores no están desvinculadas de las metas comerciales de dichos operadores, toda vez que si ellos ganan como operadores al incrementar sistemáticamente la productividad los estibadores percibirán mejores emolumentos. Por su parte las administraciones portuarias oficiales cuando las embarcaciones en puerto mantienen ritmos por debajo de los establecidos, tienen la autoridad necesaria para ordenar el desatraque de las embarcaciones y enviarlas a la zona de fondeo, al no estar en condiciones de llevar acabo las operaciones de carga y descarga en los muelles, por lo que los agentes navieros abran de cubrir a la autoridades los costos correspondientes por cualquier tipo de demora derivada de esta situación. Es claro, que actualmente, los objetivos comerciales se logran en conjunto, por ello, tanto los clientes, como los operadores privados y los trabajadores portuarios deben sumar sus esfuerzos para el logro de las metas.

EXTERNALIZACIÓN O INTERNALIZACIÓN ECOLÓGICOS.

Si aceptamos que las políticas y la legislación portuaria implementada por el gobierno guardan una estrecha relación con el bienestar público, esta relación no tendría ningún sentido si se llevara a cabo de espaldas al medio ambiente marino, por ello el puerto de Tampico, debe estar sujeto a estudios de impacto ambiental, que den cuenta de los niveles de contaminación generados por la actividad, y contar con un reglamento especifico, que otorga a una empresa determinada (comprometida con el medio ambiente), el control de los desperdicios generados por las embarcaciones, así como una marcada disposición para evitar en primer termino y (de no ser posible), recoger y limpiar los derrames de materias perjudiciales. De igual manera, las autoridades deben resolver armoniosamente los conflictos entre las partes derivados de todo tipo de contaminación. En este marco, Resulta claro que para este propósito la Administración Portuaria Integral del puerto, habrá de contratar los servicios de empresas especializadas, que además de proteger el medio ambiente marino, cuenten con las instalaciones pertinentes para la eliminación de desechos de petróleo, desperdicios y otros sustancias dañinas.

Es importante mencionar que actualmente, la Apitam cuenta con la certificación de la Gestión de Calidad Ambiental, manteniendo el certificado ISO 9001:2000 y obteniendo el certificado ISO 14001:1996, durante el 2003, que establece y/o mejoras en los controles operacionales para mitigar los impactos ambientales negativos que afectan a la calidad del agua de los cuerpos receptores, tales como dársenas, canal de navegación y/o ríos, sin que podamos constatar los resultados obtenidos, por falta de información.