POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: EXPERIENCIAS EXITOSAS, EL SECTOR PÚBLICO

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: EXPERIENCIAS EXITOSAS, EL SECTOR PÚBLICO

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

2.2. Casos de intermunicipalidad

La integración por fortalecimiento de regiones, microregiones o intermunicipios ha presentado experiencias en México en los estados de Jalisco, Nayarit, Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León, Michoacán, Morelia, Oaxaca en México, y en Kansas, EEUU, en Francia y Argentina. Pero todos estos casos se han desarrollado al iniciar el presente siglo, y la mayor incidencia de 2003 a la fecha.

Además de los países mencionados, tenemos la incursión de Argentina, que en ponencia de Pierre Tomasi y Jacqueints Anglade analizan la intermunicipalidad como la adecuación moderna y con permanencia de identidades municipales; los municipios asociados siguen siendo verdaderos municipios en que se permite la cooperación y solidaridad entre los municipios vecinos y en que realizan proyectos comunes en obras y servicios públicos con los consecuentes ahorros en recursos económicos y sociales.

Con base en el esquema francés, con orígenes en el 2003, las formas de los intermunicipalidades son muy varias: a) Pueden ser simples asociaciones temporales limitadas a un solo objetivo preciso, b) también pudiesen ser estructuras que tratan varias competencias, o c) estructuras integradas que son verdaderas colectividades en las cuales las municipios pierden una parte importante de sus poderes y pueden tener sus impuestos propios.

La intermunicipalidad es una forma jurídica que permite la coordinación de actividades en una misma metodología de trabajo, con presupuestos independientes en esencia y parcialmente compartidos. Los recursos provienen de las contribuciones de los miembros según los criterios definidos en los estatutos de creación, de subvenciones públicas, de las ganancias de sus bienes, de donaciones, u otras. Respecto a las contribuciones son obligatorias por el presupuesto de los municipios miembros. La intermunicipalidad con fiscalidad propia incluye a 86% de los municipios y a 84% de la población nacional.

La existencia de la intermunicipalidad necesita tres puntos esenciales: a) Proyectos en común, b) una voluntad política en común. Los municipios miembros pueden ser dirigidos por partidos muy diferentes pero el mas importante es el proyecto o la voluntad de un desarrollo común, c) una formalización de la cooperación adoptada conjuntamente es esencial.

El funcionamiento de la asociación es el de un municipio con una asamblea y un presidente elegido por ella. Los representantes están elegidos por la asamblea municipal de origen y por el tiempo que dure la asamblea que los eligió. Cada municipio tiene derecho a 1 delegado, y ningún municipio puede tener sola la mayoridad.

En nuestro país, México empieza en Michoacán en 2003 con la intermunicipalidad de Tierra Caliente, con los municipios de Tiquicheo, Tzitzio, Carácuaro y Nocupétaro. Para dar solución a los temas de los residuos sólidos y el mejoramiento de la captación de los recursos propios.

Otra importante experiencia de intermunicipalidad es la que se ha promovido a partir del interesante proyecto de promoción del turismo religioso en Cotija, iniciado por la administración anterior y ratificado por las nuevas autoridades municipales, que ha permitido visualizar la posibilidad de un desarrollo regional; para ello se ha establecido la firma del acuerdo con Tingüindín, Peribán y Los Reyes; este proyecto corresponde a la cuenca del Alto Tepalcatepec.

La experiencia de intermunicipalidad del bajo Balsas, con los municipios michoacanos de La Huacana, Arteaga, Múgica y Churumuco, y con el municipio de Coahuayutla, en el estado de Guerrero, constituye una experiencia interesante en torno a la posibilidad de la atención integral a la grave crisis pesquera de la Presa del Infiernillo. Este proyecto de desarrollo integral y sustentable, incluso tiene posibilidades de canalizar recursos federales para el desarrollo regional-nacional en 2006.

En Tamaulipas, Misael Esparza apunta que las acciones de intermunicipalidad en 2004, se aprecian en municipios de Tula, Jaumave, Palmillas, Bustamante y Miquihuana. Éstos se unieron en un proyecto de crecimiento conjunto que busca diversificar las acciones productivas mediante el impulso al ecoturismo. En estas acciones tomó parte un equipo múltidisciplinario de 10 dependencias de la UAT y un equipo de 27 investigadores expertos en 16 disciplinas que harán de aportar su mejor esfuerzo para la integración de este diagnóstico.

En Vallarta y Bahía de Banderas, con la voluntad de las autoridades municipales y la decidida participación del gobierno federal a través de la Secretaría de Desarrollo Social –SEDESOL-, se dan pasos firmes hacia la integración de estos municipios. , lo que sería la primera en constituirse con dos municipios de dos estados distintos a nivel nacional (Jalisco y Nayarit).