LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

CRISIS MAQUILADORA: HACIA UN NUEVO SECTOR EXPORTADOR

Marzo, 2002

Uno de los sectores económicos en México, más dañados por la recesión norteamericana ha sido el constituido por las empresas maquiladores, lo cual resulta lógico, toda vez que su producción está orientada en su totalidad a la exportación.

Esta situación resulta en un impacto importante para el sector externo del país ya que el 50% de las exportaciones que realiza México, son producidas por maquiladoras, lo cual implica que este es un sostén muy importante para la expansión del “modelo de crecimiento hacia fuera” o “modelo maquilador-exportador”.

Durante el año 2001 este sector sufrió una reducción muy importante en cuanto al número de empresas que lo constituyen, pues ante la adversa situación muchas de ellas cerraron y se fueron del país. Como resultado la inversión extranjera directa en la industria maquiladora se redujo en un 27%, mientras que su valor agregado generado fue un 13.8% inferior al observado en el año 2000. Esto contribuyó a la caída de las exportaciones totales del país durante 2001, las que fueron 11% más bajas con referencia a aquel año.

El empleo que genera este sector también se vio afectado, ya que el personal ocupado disminuyó un 5.5% comparado con el año 2000, lo que significa una pérdida de 226 mil empleos.

Estos resultados confirman la alta dependencia que tiene nuestro país con el exterior en materia de crecimiento económico y evidencian la vulnerabilidad de la economía nacional adquirida como resultado del proceso de integración económica y la urgente necesidad que existe de reorientar el crecimiento hacia el mercado interno.

Es muy probable que cuando la economía estadounidense se recupere, vuelva a crecer la economía mexicana impulsada por la expansión del sector exportador y de manera particular por las maquiladoras. Sin embargo no será tan inmediato. En virtud de la falta de arraigo en territorio nacional, para las maquiladoras no es complicado instalarse y desinstalarse con relativa facilidad, y a estas alturas, muchas de ellas ya se fueron como respuesta de la recesión. Así que la recuperación sólo se dará en el mediano plazo, cuando se reconstituya dicho sector.

De este modo es posible observar que la inversión de las maquiladoras no genera certidumbre respecto a su permanencia en el largo plazo y ello hace más vulnerable el aparato productivo nacional, frente a los vaivenes de la economía internacional.

Se ha invertido mucho tiempo y esfuerzo en impulsar el crecimiento del sector exportador y parece que ha sido en vano, porque su fortaleza no está fundamentada en el mercado interno. Por el contrario este sector vive del exterior y tuvo ahí su origen, por eso su desarraigo y su volatidad.

Nuestro país requiere un sector exportador cuya base sea la economía interna, es decir, se constituya con empresas que sean fuertes y estén consolidadas en el mercado interno y por ello puedan salida a vender al exterior- Que estén, además, ligadas en cadenas productivas hacia el interior del país, para que su expansión beneficie a toda la economía y en épocas de contracción económica mundial tengan un refugio en el mercado nacional, es decir, que dicha contracción no signifique su ruina y con ello, la del país.

En ese sentido debe trabajar el actual gobierno, en la reconformación del sector externo, pues ya no cabe duda de que el modelo maquilador-exportador, es un fracaso como vía para el desarrollo nacional.