ALGORITMOS PARA ENCRIPTACIÓN DE DATOS

ALGORITMOS PARA ENCRIPTACIÓN DE DATOS

Vega Lebrún Carlos
Arvizu Gutiérrez Diego
García Santillán Arturo

Volver al índice

 

 

 

2.4 Transmisión en Tiempo Real

2.4.1 Introducción

Hasta ahora, era común que toda la información (imágenes, texto, voz, etc.) llegue a nosotros por canales distintos: fotografía, radio, prensa, televisión, cine, etc. El concepto multimedia, es decir, la integración de los medios, es hasta hace poco una idea que se ha convertido en una realidad.

Actualmente, es posible que toda esta información multimedia pueda ser accesible a través de las redes de comunicaciones. Esto implica un cambio en la forma de distribución de esta información: un usuario se puede conectar a un servidor para ver la película deseada, acceder a conferencias en tiempo real, operaciones quirúrgicas a distancia, etc.

En otro aspecto, la era de los medios unidireccionales, es decir sólo receptivos, ha dado paso a la era de los medios interactivos: CD-ROM, DVD y Web-TV. Además, gracias al crecimiento de las redes de comunicación, Internet en particular, ya es posible formar parte de un mundo enteramente interactivo y multimedia.

Este incremento de la velocidad y capacidad de los distintos componentes de las redes de comunicaciones así como de los equipos de acceso (computadoras personales, decodificadores de TV, etc.) ha permitido utilizar nuevos tipos de aplicaciones como la videoconferencia, visualización científica y médica, telecontrol, vídeo y audio bajo demanda, etc., pero no siempre con los resultados deseados.

Estas aplicaciones tienen unos requerimientos elevados en términos de ancho de banda, retraso de transmisión permitido y tasa de errores.

La transmisión multimedia, aunque utilizada en Internet con resultados bastantes decepcionantes, es utilizada ampliamente en otros tipos de servicios. Su uso se está extendiendo a la televisión digital por cable, tercera generación de móviles UMTS, radio digital, videoconferencia, etc. También a nuevas aplicaciones avanzadas como acceso en tiempo real a instrumentación remota, tele-inmersión, realidad virtual, etc.

El esquema de servicio ofrecido por las redes actuales es totalmente inadecuado, por lo que se requieren nuevos servicios que permitan una transmisión en tiempo real. Esto implica nuevos requisitos a la redes de transmisión, que se concretan en la especificación de una calidad de servicio (QoS: Quality of Service).

En este documento se utiliza la siguiente definición de transmisión en tiempo real, introducida por Ferrari [Ferrari90b]:

“Se denomina servicio de Transmisión en Tiempo Real aquel cuyos clientes pueden especificar los requerimientos sobre prestaciones y obtener garantía del cumplimiento de estos requerimientos.”

Por tanto, se puede hablar de transmisión de información en tiempo real cuando se puede asegurar que la información llegue a su destino con unos parámetros determinados (retraso, rendimiento, fiabilidad, etc.).

Para la transmisión de información en tiempo real se requiere un sistema de comunicaciones que proporcione a las aplicaciones los servicios y el control necesarios para la gestión de la calidad del servicio (QoS). En particular, la comunicación de audio o vídeo requiere la provisión de cierto nivel de calidad, garantizándolo durante el tiempo de la transmisión. Este nivel de calidad lo tienen que establecer las aplicaciones a la hora de comunicarse. En general el medio (físico o virtual) por el que se realizan estas comunicaciones se suele denominar canal. Estos canales son definidos con unos parámetros típicos como pueden ser el ancho de banda, retraso, variación del retraso (delay jitter) y fiabilidad.