LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

3.3.1.3. Las relaciones entre los municipios y la Nación

Se identifican desde la órbita nacional los siguientes organismos que mantienen líneas en materia de desarrollo local: Presidencia de la Nación, Ministerio del Interior, Ministerio de economía y Producción, Ministerio de Planificación Federal, Inversión Publica y Servicios, Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, Ministerio de Desarrollo Social, Ministerio de Salud, Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social y Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

Se reconocen un total de 108 programas y alrededor del 60% de los programas recae dentro de la órbita del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Economía y Producción

Del total de programas, el 91.66% identifican a la provincia de Catamarca como área de aplicación. Atendiendo a la posible aplicación dentro de la provincia de Catamarca, se observa que ése liderazgo es mantenido por parte de esas instituciones. El análisis permite identificar que las líneas asociados al desarrollo local se aplican en su totalidad en los casos de aquellas que provienen de Presidencia de la Nación, Ministerio del Interior, Educación, Ciencia y Tecnología, Trabajo, Empleo y Seguridad Social y en materia de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

Conforme al resultado de las entrevistas de campo realizadas en el orden microregional se observa que particularmente sólo en tres casos se identifica vínculos con programas del orden nacional.

En la práctica, las relaciones nación-provincia-municipio en nuestro país distan mucho de ser armónicas y articuladas. Tanto desde las estructuras jurídicas y presupuestarias, en cuanto a la distribución de competencias y recursos, como desde las prácticas e intereses político-partidarios, estas relaciones carecen de coordinación, son altamente desequilibradas y en muchos casos conflictivas. (ALTSCHULER, 2006)

Si comparamos las líneas de acción de las órbitas nacional y provincial se reconoce que mientras en el tema nacional se le da mayor importancia al plano social, en virtud de los aspectos sanitarios, en el provincial prevalece la importancia en lo económico, específicamente en las actividades agrícolas.