LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

5.2 DESCENTRALIZACIÓN FISCAL

Como bien ha sido señalado por el Ejecutivo, las competencias y funciones que se transfieren deben estar acompañadas de los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios para su adecuada implementación. Se trata de un compromiso político importante que no debería limitarse a una mayor transferencia inmediata de recursos, sino ser el inicio de una efectiva descentralización fiscal. El eje orientador de esta reforma debe ser la consolidación de la autonomía financiera de los gobiernos regionales y locales.

A pesar de los anuncios, el presupuesto 2007 no se orienta en una perspectiva descentralista. La mayor parte de la ampliación presupuestal para el próximo año ha sido asignada al gobierno central y el porcentaje de las regiones en el presupuesto global se mantiene igual. En el año 2006, la participación del presupuesto del gobierno central disminuyó en dos puntos porcentuales, como resultado del efecto del servicio de la deuda en las cuentas del gobierno central y del aumento del canon, sobrecanon y regalías para los gobiernos regionales y municipales.

El crecimiento de la inversión en las regiones se debe fundamentalmente a los recursos que recibirán por el canon mientras que, en el caso de Lima, se explica por el uso de recursos ordinarios, es decir por lo recaudado a través de tributos en el ámbito nacional. El discurso descentralista del actual gobierno debería estar acompañado por una mayor inversión de las entidades del gobierno central en las regiones: sin embargo, esto no es así y se mantiene una alta concentración en Lima – por encima de su peso poblacional – en relación con los recursos ordinarios destinados a la inversión.

Para avanzar en una efectiva descentralización fiscal se requieren algunos pasos importantes. Hay que sincerar la captación de recursos del Estado, vinculando el pago de los tributos con el territorio en el cual se genera la actividad productiva y no en función de la dirección fiscal. Esta medida, posible de ser aplicada desde el Ministerio de Economía y Finanzas, MEF, y la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria, SUNAT, modificaría de manera significativa la base desde la cual se construye un sistema fiscal descentralizado. Se requiere mayor transparencia y menor discrecionalidad en la asignación de los recursos, lo cual plantea la necesidad de establecer criterios e indicadores de asignación directa de los ingresos obtenidos por los diversos tributos a los diferentes niveles de gobierno.

Finalmente, si se entiende que el presupuesto es un instrumento orientado a distribuir los siempre limitados recursos financieros en función de promover el desarrollo desde la administración pública, se requiere de la inmediata implementación del centro de Planeamiento Estratégico (CEPLAN), de tal manera de devolver al Estado su capacidad de construir concertadamente una visión, objetivos y metas nacionales. Se trata de dar forma a un sistema nacional de planificación que articule los distintos referentes territoriales y que organice, en función de sus orientaciones, una adecuada asignación de recursos.