LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO
EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

LA GESTIÓN LOCAL DEL DESARROLLO EXPERIENCIAS DE PANAMÁ, ESPAÑA. MÉXICO, ARGENTINA Y PERÚ

Lorena G. Coria (coordinadora)

Volver al índice

 

 

 

 

5. Reflexiones finales

Esta pequeña radiografía en relación a la gestión local del desarrollo, no es singular del caso de los municipios microregionales bajo estudio.

En este sentido, la situación de los gobiernos locales en la Argentina es, en general, de gran debilidad y vulnerabilidad, dadas sus características estructurales y la carencia de recursos de diverso tipo que poseen. Como se ha señalado, la descentralización del Estado en la Argentina significo principalmente un “tirar la crisis hacia abajo” (García Delgado y Arroyo, 1997) sin descentralizar en forma proporcional el poder de decisión y los recursos necesarios para afrontarla. Al mismo tiempo, esta debilita se deriva de la poca tradición de los municipios en la nuevas funciones de promoción, desarrollo económico y procesos de gestión, dada la relativa novedad de las políticas de desarrollo local para los municipios, y el proceso de ampliación de sus funciones que se dio, de modo genérico, desde mediados de la década del ´90 (ALTSCHULER , 2006).

No obstante, el proceso de microregionalización ofrece una serie de potencialidades para supera las debilidades mencionadas en los apartados precedentes.

La configuración de micro regiones debería ser una política orientada a profundizar la democracia y el desarrollo institucional. En ese sentido, no debería ser el producto de un actor que excluya a otros niveles de decisión, sino -por el contrario- responder a la concurrencia de todos los niveles de gobierno con impacto en el territorio. (Lemoine y Sarabia, 2001)

El proceso de microregionalización de articulación de la gestión municipal permitiría

a) Profundizar la democracia porque el proceso requiere de la participación y el compromiso de los actores sociales en el diseño, ejecución y evaluación del proceso

b) Fortalecer el desarrollo institucional, porque se requiere definiciones del alcance de esos compromisos y la delimitación de las responsabilidades de todos los actores intervinientes

c) Permitirá el surgimiento de “asociaciones” como entidades de cooperación y trabajo en conjunto

d) Las micro regiones permitirían dotar de mayor eficacia a la inversión nacional, pues posibilitarían al Gobierno central evaluar el impacto de sus programas en cada territorio y,

e) Para las provincias y municipios, se generarían los beneficios derivados de la asociación: mayor escala, más recursos para administrar y gestionar, mayores posibilidades de calidad y sustentabilidad de las políticas por la diversificación, interrelación e interacción.

Todo el proceso contribuirá a alcanzar los tres objetivos de la articulación en la gestión municipal en términos de Cravacuore: a) alcanzar un objetivo que un municipio no puede obtener de forma aislada b) resolver un problema de gestión b) aprovechar una oportunidad externa. (Cravacuore: 2004 y Lemoine y Sarabia: 2001)