MERCOSUR: ¿Una Meditada Distracción?
BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

 

URUGUAY UN DESTINO INCIERTO


Jorge Otero Menéndez

 

 

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (486 páginas, 2.04 Mb) pulsando aquí

 

 

 

 

MERCOSUR: ¿Una Meditada Distracción?

¿Pero quiénes eran los estadistas que encabezaban esta aventura? Brasil y Argentina estrenaban presidentes. Vale la pena recordar sus nombres al menos para aquellos que visualizaban el MERCOSUR como la instancia de creación de un sólido bloque contra la potencia hegemónica mundial: los EE.UU. Dichos jefes de Estado eran Fernando Collor de Mello y Carlos Saúl Menem.

Fernando Collor fue quien primero confiscó en el área regional os depósitos bancarios de la clase media de su país, ¡como medida de combate a la inflación! Y mientras preparaba al Brasil para una política de choque del neoliberalismo económico. Esto como comienzo de gestión, luego ya sabemos qué cosa ocurrió con él..

Por su parte, Carlos Menem y su ansiedad por las “relaciones carnales” con los EE.UU. hacen difícil de entender que lo firmado por ellos en Asunción pudiera tener el sentido de un bloque en defensa de intereses contrapuestos a los de las grandes potencias, como algunos sostienen con vana alegría o fuerte ilusión. Da lo mismo.

Si bien Uruguay “se coló” en dicho acuerdo, al Paraguay del general Andrés Rodríguez lo invitó el propio mandatario brasileño dentro de ese marco de alianza diseñado, para su interés, por San Pablo. Si queríamos sumarnos a su proyecto lo haríamos bajo sus condiciones. Y así lo hicimos y sin discusión pública, aunque sí sectorial[i]. Como consecuencia, entre otras cosas, como ya recordamos y repetimos por lo chocante, debemos permitir la existencia de zonas francas en Brasil y Argentina, pero no en Uruguay. Con alcance regional, me refiero.

El Cono Sur provenía, a mediados de los 80, de una fluidez global de relaciones nunca antes conocida - alentada por los autoritarismos y sostenidos por la ideología de la seguridad nacional –, con más notoriedad en unos países que en otros.

La inexacta versión de un ríspido relacionamiento entre los gobierno de Argentina y Brasil se esfumó ante la causa común de “defensa de la civilización occidental y cristiana” que desarrollaron sus Fuerzas Armadas.

No era cierto que los gobiernos de ambos países hubieran sostenido posiciones de enfrentamiento permanente en el transcurrir del siglo XX. En la anterior centuria fue algo diferente aunque es posible afirmar que fueron muchas más las circunstancias de concordia que las de discordia, si no tomamos en cuenta las intrigas que se generaron durante el período, y de las cuales vivían algunos políticos argentinos y alguna veleidad hegemónica de personajes del Imperio.

Dejemos al campo de la curiosidad ideológica las orientaciones que desarrollaron algunos de los políticos argentinos, que estimularon un nacionalismo que nunca pasó a mayores, pese a los intensos deseos de varios de ellos porque ocurriese lo contrario.

Salvo episodios ya consignados y el imprudente manejo público de algunas hipótesis de conflicto examinadas por Estados Mayores vacantes de ocupación constructiva, los supuestos enfrentamientos entre los dos grandes países del sur no pasaron, en última instancia, de malentendidos en fuerza menguante.

De cualquier modo no es fácil encontrar los fundamentos de la pasión axiomática, la verdad indiscutible e indiscutida en que se transformó la integración subregional si no es la resultante de un falso camino, abierto por el buscado fracaso de la integración latinoamericana, resuelta por las dictaduras de Argentina y Brasil a fines de diciembre de 1966 en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros de la Alalc realizada en Montevideo, sobre la cual nos ocuparemos en el próximo capítulo.

Sobre estas bases se edificó el Mercosur. No se trata que debió hacerse lo opuesto o, al menos, algo diferente. No. Simplemente perdimos el punto. Esa posición, ese momento en que el vino se convierte en vinagre, la leche en cuajada y la mayonesa, en mayonesa cortada. Es, en fin, el grumo en el dulce de leche.

Le tembló el pulso a nuestra cúpula y, sin que mediara razón alguna, comenzamos los uruguayos a vernos enganchados, subidos a todos los acuerdos que firmaban Argentina y Brasil – impedidos, sin embargo, de participar en ellos - , sin consolidar los que nosotros habíamos obtenido en las negociaciones directas con uno y otro. Y lo hacíamos con incentivada alegría y siempre renovadas ilusiones.

Así pasamos de la cooperación a la promiscuidad sin percibirlo nuestra cúpula política, pese a que ello resultaba meridianamente clara. Bastaba tener en cuenta los antecedentes inmediatos y los históricos de ambas repúblicas.

Si se hubieran recordado estos, habría desaparecido cualquier duda al respecto y nos hubiéramos detenido cordialmente y de inmediato. Es más, nos habríamos arrepentido incluso de alguna profundización alcanzada en los arreglos bilaterales. Sin embargo, no vale la pena hablar de ello dado el tamaño y las consecuencias del emprendimiento que sucedió a dichas negociaciones.

[i] Salvo algunos casos excepcionales, la tendencia fue la indicada por el jefe de Estado entonces, quien se creyó fundador de una etapa inolvidable en la vida del país. Lo cual fue cierto, pero por otras razones que las colonizadoras de su entusiasmo. Nunca el Uruguay había embestido de ese modo contra todos sus logros y compromisos internacionales. Incluso se fue contra la práctica del derecho internacional en la formación de bloques comerciales, los cuales siempre toman en cuenta las diferencias económicas de las partes contratantes.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet