el lobo y los cabritillos
BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

 

CUENTOS ECONÓMICOS

David Anisi

 

 

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (43 páginas, 240 kb) pulsando aquí

 

 

EL LOBO Y LOS CABRITILLOS

Hubo una vez un pequeño pueblo que habitaba un valle perdido. Nadie sabía muy bien desde cuando estaban allí, pero se decía que los antepasados de los antepasados ya pescaban, cazaban, construían monumentos, reían y lloraban en el mismo sitio. Se pensaba que los antepasados de los antepasados de los antepasados vinieron de algún sitio, pero eso era ya demasiado tiempo atrás.

El de más edad entre ellos era llamado, con sumo respeto, El Anciano, y se encargaba de solucionar, con su autoridad, los problemas de convivencia que aparecían de vez en cuando, recordaba las costumbres, y defendía la alegría.

Como cada semana El Anciano subió a la cumbre más elevada para meditar, pero esta vez no pudo conseguirlo. Desde su altura percibió y olió el peligro: alguien siniestro se dirigía hacia donde moraban los suyos.

Conocía al siniestro sin nunca haberle visto. En su ya larga vida nunca había tenido que enfrentársele. Pero no en vano la sabiduría y el conocimiento se transmitían de padres a hijos, y seres tenebrosos como el que ahora se acercaba ya habían aparecido por allí en tiempos remotos dejando tras su paso la desdicha.

Incluso los antepasados de los antepasados ya le habían puesto un nombre: El que usa a los hombres.

El Anciano sabía que de nada servirían sus advertencias. Su gente tendría que luchar desde lo más profundo de su corazón, empleando todas sus fuerzas y con toda su inteligencia contra El que usa a los hombres, hasta lograr expulsarlo, y, aún así, el dolor y el desastre estaban asegurado. Y también conocía que su deber era advertir y luego desaparecer hasta que una señal llegase.

Bajó a toda prisa la montaña y convocó a todos.

- Tengo que alejarme una temporada de vosotros - les dijo - y no os puedo explicar la razón. Pero tengo que advertiros que se acerca El que usa a los hombres, y debéis estar precavidos porque sólo persigue vuestra destrucción. Le reconoceréis por la frialdad de sus palabras y por las imágenes que os sugerirá su presencia.

Y dicho esto, se retiró al lugar más apartado de las montañas esperando la señal de que su pueblo había sobrevivido a la inmundicia del siniestro.

Poco después de amanecer le vieron llegar. Vestía ropas extrañas y portaba armas, pero como todavía no sabían quien podía ser y eran hospitalarios, le dieron la bienvenida y le ofrecieron comida.

Pero si alguno todavía mantenía alguna duda respecto a si el visitante matutino tenía algo que ver con el peligro señalado por El Anciano, el propio extranjero se encargó de disiparla.

Les amenazó con sus armas y gritó algunas palabras en un idioma desconocido, pero que helaba la sangre por su violencia intuida. Les quedó muy claro que aquel poderoso individuo deseaba algo de ellos, pero también comprendieron que ese sonido de la voz sólo podía provenir del El que usa a los hombres, tal y como les había advertido El Anciano.

Así que, aunque temerosos, se agruparon y le señalaron con gestos el camino de vuelta. Y el miserable se largó de allí.

Pero poco duró su paz. Al cabo de unas semanas volvió a aparecer, pero esta vez luciendo una sonrisa. No dijo una palabra, sino que sacó de su mochila un pequeño objeto, lo puso sobre el suelo y al tocarlo suavemente con sus dedos todos pudieron escuchar una voz suavísima,

que en su propio idioma, les saludaba y halagaba, recordándoles su aspecto majestuoso, su nobleza y valentía, el maravilloso valle en el que vivían, la confortabilidad de sus hogares y la alegría que se percibía en los ojos de los niños.

Muchos comenzaron a pensar que se habían equivocado la vez pasada, porque palabras tan dulces no podían asociarse con El que usa a los hombres. Y siguieron escuchando cada vez más seducidos.

La voz cautivadora les decía ahora que debían hacer lo que el extranjero les ordenase, pero que a cambio recibirían múltiples "cosas". En ese momento una gran mayoría estaba ya dispuesta a obedecer a aquel ser por su voz, aunque nadie entendía para qué podrían servir esas "cosas" que les ofrecía.

Y esa falta de entendimiento le llevó a uno de nuestros amigos a reflexionar. Lo pensó durante todo un día, recordó las palabras de El Anciano, y por la noche, aprovechando que el extranjero dormía feliz confiando en la pronta sumisión de estas gentes, reunió a todos y les dijo:

- El extranjero habla ahora con voz agradable, y nos promete "cosas", pero yo no me imagino que pueden ser esas cosas. Sólo siento el vacío cuando pienso en ellas y algo como un frío raro se apodera de mí. Recuerdo que El Anciano no sólo nos previno contra la voz, sino también contra la imagen. En definitiva - terminó mientras que los demás mostraban su preocupación en sus rostros - creo que nuestro huésped es El que usa a los hombres.

Y así lo acordaron por unanimidad. Con lo que a la mañana siguiente al despertarse, aquel extraño individuo se encontró con las caras serias de todos los habitantes del valle que le señalaban con determinación el camino de vuelta.

Pero al cabo de unas semanas regresó. Puso en el suelo una especie de caja extraña y de ella no sólo surgían unas palabras deleitosas sino que, además, y por primera vez todos los habitantes del valle pudieron ver las "cosas".

Como si de magia se tratara veían imágenes de gentes como ellos vestidos con ropas similares al extranjero comiendo manjares apetitosos, viajando por caminos sin barro en carros brillantes y magníficos, viendo nevar desde unas casas en las que claramente no hacía frío, oyendo palabras bonitas en aparatos como los que ya conocían por la segunda visita de aquel individuo, o contemplando en una caja similar a la que tenían enfrente figuras maravillosas. Y comprendieron qué eran las "cosas"; y las desearon con todo su corazón y con toda su alma, y con todas sus fuerzas.

- Ni la voz que oímos, ni las imágenes que vemos - dijo uno de los más respetados habitantes del valle - se corresponden con aquello con lo que El Anciano nos advirtió. Este hombre no es aquel que temíamos, sino nuestro amigo y benefactor. Trabajemos para él y obtengamos esas maravillosas "cosas" que nos promete.

Y trabajaron como animales para el extranjero. Su pequeña economía desapareció, se alteraron sus formas de vida y el uso de su tiempo, los fuertes se embrutecieron y los más débiles comenzaron a sucumbir. Pero las famosas "cosas" nunca llegaron, y cada vez que el extranjero veía que la desesperación y el desánimo se hacían casi insoportable, volvía a conectar aquella caja extraña y todos contemplaban extasiados las "cosas" que tendrían tras el sufrimiento. Y volvían con renovados ánimos a trabajar de nuevo.

Fue entonces cuando a aquel que ya había sospechado en su momento, comprendió con espanto que se encontraban dominados por El que usa a los hombres. Agarró con fuerza la piedra del tiempo y se encaminó a la montaña para buscar a El Anciano.

- Supongo que vienes con la piedra del tiempo -

le dijo El Anciano, que esperaba como un niño esa señal que tampoco sabía muy bien como podría ser - porque os habréis librado del miserable.

- Sólo vengo yo - reconoció avergonzado -, los demás trabajan para él y se destruyen en su locura. Escuchan su voz maravillosa y miran las hermosas imágenes que les muestra. No oyen otra cosa que la voz ni ven algo que no sean las "cosas".

El Anciano supo que aquello era la señal. No era lo que se esperaba ni tendría que actuar como preveía. Y debería ir pensando en transmitir a los siguientes que todo podía ser distinto a lo pensado.

Bajó con decisión al valle. Vio a aquellos fantasmas famélicos y rotos por el trabajo bestial que seguían siendo su pueblo y les conminó a acompañarle hasta la caja de las imágenes. El que usa a los hombres, viendo que se trataba simplemente de eso no se opuso, sino que consideró gozosamente la posibilidad de que el viejo, del que ya había oído hablar, cayera también seducido por su caja mágica.

La caja estaba muda. El Anciano se acercó a ella, la tocó, y voces e imágenes comenzaron a surgir. Los destrozados habitantes del valle contemplaron por primera vez otras visiones. Era gente semejante a ellos, pero esta vez eran todavía más parecidos porque no había "cosas". Había, en cambio, sudor y caras demacradas, cansancio infinito en las miradas, niños que morían, y pobres cubiertos de cucarachas que agonizaban en espantosa soledad, mujeres que se ofrecían a cambio de comida, peleas de borrachos que acababan en sangre, mendigos en calles sucias, familias hacinadas en diminutas casas malolientes que tiritaban de frío... Pero lo que más les sorprendió era que en medio de ese infierno, personas enfermas que tiradas en la calle ya veían la muerte cerca sostenían aquel pequeño objeto del que salían palabras tan suaves, y que en el interior de aquellas casuchas hediondas brillaban las imágenes de aquella caja mágica que mostraba las "cosas".

Y comprendieron que eran ellos mismos. La rabia les dio fuerzas para que sus agotados músculos pudieran destrozar la caja de las imágenes y de las voces. Señalaron por última vez a aquel miserable extranjero el camino de vuelta, y ya no volvió más.

Y no volvió más con nuevas triquiñuelas porque uno de ellos le siguió en su viaje, y poco antes de abandonar estos territorios sorprendió al extranjero, le abrió en canal, le rellenó de piedras, le colocó como una estatua en el camino, y puso sobre su cuello una hermosa guirnalda de flores siemprevivas en la que cualquier viajero inteligente y precavido podía leer: Así se presenta graciosamente ante ti el último El que usa a los hombres que visitó este valle.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet