Teoría de la producción de la riqueza
BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

 

MANUAL PRÁCTICO DE LA PRODUCCIÓN DE LA RIQUEZA

Álvaro de la Helguera y García

 

 

 

 

 

 

Capítulo 1: Teoría de la producción de la riqueza

 

En el lenguaje económico, producir riqueza es dar utilidad a las cosas o aumentar la que tienen.

 

El buzo que extrae los corales adheridos a las rocas submarinas les da utilidad, y el obrero que los pulimenta con su industria la aumenta, ambos son productores; así como lo son también el albañil que construye una casa, el herrero que forja una llanta, el ebanista que fabrica un mueble, el médico que cura un enfermo, el cirujano que extirpa un tumor, el maestro que enseña una ciencia, el cantante que educa una voz, el astrónomo que descubre un planeta, el físico que da una ley, el mecánico que aplica una fuerza, el químico que analiza un cuerpo, el matemático que resuelve un problema y el escritor que publica un libro; porque para haber producción no es necesario que el resultado del trabajo sea material o que tenga valor, pues basta con que sea útil.

No es posible decir que el hombre crea riqueza porque la facultad de crear estriba en Dios y no reside en el hombre, el cual no puede sacar de la nada un solo átomo de materia, estando por lo tanto limitada su acción a transformarla, combinarla, modificarla y transportarla, haciéndolo con su trabajo propio para satisfacer sus necesidades.

Así es en efecto, pues el labrador que siembra un grano de trigo y recoge una espiga con cuarenta, no crea los treinta y nueve granos restantes, sino que su acción se ha limitado a agitar la naturaleza para provocar la vegetación; el maquinista que conduce una loco-motora, no crea el vapor que la arrastra por los railes, sino que su trabajo se ha reducido a calentar el agua que la pone en movimiento; el literato que escribe una novela, no crea una ficción, sino que su imaginación se ha concretado a buscar asunto en el realismo de la vida; y el sabio que da a conocer una ciencia, no crea una ley universal, sino que su estudio se ha ajustado a descubrir elementos existentes en la obra de la naturaleza: resulta, pues, que la palabra creación no puede ser aplicable a las producciones del arte ni a las de la imaginación, y que en su virtud, siempre ha de referirse a la naturaleza y nunca a la humanidad.

De lo expuesto, el economista Mili deduce que en la producción de la riqueza el hombre pone sólo el movimiento; y el economista Carballo infiere que pone también la inteligencia.

La producción se clasifica en material e inmaterial real y personal, directa e indirecta, técnica y económica.

Producción material, según Smith, es la que tiene valor en cambio, como el vino o el aguardiente; y producción inmaterial, la que no tiene valor cambiable, como el canto o la música.

Producción real, según Madrazo, es la que da como resultado productos materiales, como la casa edificada por el arquitecto o el discurso pronunciado por el orador, que tienen utilidad y valor; y Producción personal, es la que da como resultado modificaciones del espíritu, como las ideas del entendimiento o los sentimientos del alma, que tienen utilidad y carecen de valor.

Producción directa, según Colmeiro, es la que crea utilidades inherentes a las cosas como el pan o el aceite; y producción indirecta, la que contribuye eficazmente a crearlas, como el trigo o la aceituna.

Producción técnica, según Herman, es la que ajusta sus procedimientos a las reglas especiales de una industria determinada, como la azucarera o la cerámica; y producción económica, la que los adapta a las leyes generales del trabajo universal, como la división o la concurrencia.

También puede dividirse la producción en útil y valuable, según la condición de sus productos; y en económica, ineconómica y antieconómica, según el resultado de sus esfuerzos.

Primeras materias, en su acepción filosófica, son las obras de la naturaleza antes de adquirir utilidad por el trabajo del hombre; y en su acepción industrial, son los objetos que sirven de base a los diversos trabajos humanos.

En el primer caso, se consideran como primeras materias los minerales, las maderas o los animales que la naturaleza ofrece, y sirven de base a numerosas industrias; en el segundo caso, la lana, última materia del recriador, es primera del hilador; el estambre, última materia del hilador, es primera materia del tejedor; y el paño, última materia del tejedor, es primera materia del sastre.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet