¿Buscas otro libro?
Buscalo aquí:
Amazon Logo





 

 

Pulse aquí para acceder al índice general del libro.

Libro completo en formato DOC (117 páginas, 600 Kb)

Estrategias alternativas frente a la globalización y al mercado: la experiencia socialista
Mario González Arencibia
 

 

Epílogo

 

*                Se podría plantear que los aspectos hasta aquí examinados solo pretenden ser puntos de mira que podrían tomarse en cuenta en el rediseño de la opción socialista y de la teoría del desarrollo frente a la globalización. La idea consiste en promover este estudio incorporando las nuevas realidades de la economía mundial, en los marcos de una teoría que dirija las acciones en el corto, mediano y en el largo plazo.

*                El desafío es trascendente debido a que implica renovar acciones, en un mundo sujeto a constantes transformaciones que durante mucho tiempo pensó en políticas de desarrollo de corto plazo. Por estos motivos un replanteamiento de las estrategias de desarrollo y de la opción socialista frente a los desafíos de la globalización, podría ayudar desde la perspectiva micro y macro, con estudios económicos integrados a otras esferas de la vida social, que tengan en cuenta como parámetros el bienestar social para la comunidad mundial.

*                Una política que busque enfrentar con éxito la falta de integración inter e intrasectorial, inadecuada especialización internacional e incapacidad para favorecer las necesidades de vastos sectores sociales, debe satisfacer múltiples exigencias, entre ellas la transformación estructural mediante el desarrollo de un potencial tecnológico, el cual constituye un aspecto central. El nuevo potencial tecnológico abre la posibilidad de un cambio en los métodos de organización y gestión, a escala empresarial, nacional y mundial. Los efectos devastadores del cambio tecnológico en términos sociales, deberán plantear la necesidad de desarrollar una economía del tiempo libre, que permita liberar de forma creadora las potencialidades de la sociedad en su conjunto.

*                Las transformaciones estructurales del mundo actual están ligadas a efectos positivos y negativos, el hecho de que predomine una u otra tendencia, depende de la dinámica de la estrategia alternativa que se ponga en práctica para enfrentar el desafío, si debe quedar claro, que una actitud de prescindencia de tales cambios, podría acentuar los efectos negativos para los grandes sectores de la población, la extrema marginalidad en la globalización sería con toda seguridad la penalización a una opción de este tipo.

*                Hasta ahora los resultados indican que muy pocos gobiernos han logrado una participación ventajosa en el proceso de globalización. Sin embargo, debería quedar claro que, a pesar de la incertidumbre y dificultades, pueden existir opciones de desarrollo en su dinámica. No se trata de exagerar las oportunidades que puedan existir sino solamente de apuntar su existencia y la posibilidad de aprovecharlas, por difícil que pueda resultar hacerlo.

*                El carácter contradictorio de la globalización muestra las debilidades de ese proceso y la posibilidad de enfrentarlo, el desafío está en que el proceso pueda ser asumido por las fuerzas sociales que se oponen a la hegemonía del capital transnacional. Marx nos legó el mensaje de que la internacionalización del capital, también conduce al desarrollo de las fuerzas productivas y de las relaciones sociales de producción. Esto podría ser aprovechado en viabilizar las bases económicas y sociales de cualquier estrategia que se identifique con el socialismo, debido a que la naturaleza contradictoria de la globalización crea espacios que pueden ser aprovechados en función de lo social

*                Desde el punto de vista social, es necesario que la sociedad como conjunto, -al nivel de país o mundial- regule la vida social y sea la que indique al mercado el camino a seguir y no al contrario. Hasta ahora las alternativas seleccionadas en los marcos de la globalización, en su mayoría corresponden a los intereses de quien tiene el poder; sin olvidar el poder de los grandes agentes de la globalización.

*                Es necesario considerar el criterio de que las alternativas dependen también de la composición de fuerzas políticas y sociales a escala local y global, ello supone gestionar una política de globalización sostenible, lo que exige recuperar el poder frente al capital, a través de la cohesión social de los pueblos, mediante el establecimiento de una red política de seguridad e integración social para interactuar con el entorno.

*                El planteamiento de una estrategia de desarrollo exitosa en el contexto de la globalización debería reunir los siguientes prerrequisitos o condiciones, lo cual es válido para el diseño del socialismo en las nuevas condiciones:

*                Una política económica alternativa favorable al desarrollo humano, que logre articular los sectores productivos que satisfacen a la mayoría de la población, modificar las relaciones sociales de producción en el campo, reforzar la inversión pública y social, de manera que ello se convierta en un factor de generación de empleo y permita lograr mayores niveles de capacitación de los recursos humanos, reducir la dependencia tecnológica a través del desarrollo de procesos innovadores, promover una política industrial que sea capaz de contribuir a la diversificación de las exportaciones, mejorar las condiciones de trabajo, convirtiendo estas en una forma de distribución equitativa de los beneficios, fortalecer el mercado interno aumentado la producción para fines sociales, desarrollar efectivamente la democracia y la participación popular movilizando socialmente a la población.

*                Las variantes antes planteadas requieren al mismo tiempo de un entorno nacional que cuente con condiciones de equilibrio macroeconómico, acompañado de profundas transformaciones en la estructura económica que posibilite una inserción dinámica en la economía mundial con competitividad, permitiendo combatir las vulnerabilidades externas a través de la obtención de flujos deseables de financiamiento externo, reduciendo los déficit en cuenta corriente. Todo ello exige como condición indispensable el fortalecimiento del papel del Estado como elemento conductor del desarrollo.

*                Por consiguiente, las condiciones examinadas deberán contar con una evolución estable y equitativa, que supone además, que los criterios esenciales de reestructuración del orden económico internacional sean finalmente aceptados por las grandes potencias económicas, poniéndose en práctica la renegociación y reducción de la deuda de los países subdesarrollados, levantamiento de barreras proteccionistas al comercio, renovándose las corrientes financieras y tecnológicas, así como, la mejora sustantiva del ámbito internacional. Este enfoque debería incorporar también opciones estratégicas alternativas que incorporen fórmulas y soluciones propias a partir de las necesidades y cultura propia de los países subdesarrollados.

*                Los procesos de formación de espacios económicos nacionales, regionales y mundiales estrechamente vinculados a la deslocalización de industrial y el desarrollo de cadenas productivas constituyen instrumentos orientados a determinar las estrategias de desarrollo en el conjunto de la sociedad global. Ello implica para los países subdesarrollados desarrollar un activo y estratégico diseño de su política industrial, que combine paulatinamente transformaciones de su estructura económica que preferencien el valor agregado sobre la base de la investigación y el desarrollo, creando condiciones de infraestructura que potencien los recursos humanos, permitiendo estar en mejores condiciones para enfrentar el ciclo capitalista y el proceso de globalización en la economía mundial.

*                El enfoque del lugar del espacio como punto de intervinculación entre lo global y lo local y como instrumento del desarrollo podría formar parte de la visión estratégica de los países subdesarrollados. Debido a que la globalización tiene como efecto una nueva división internacional del trabajo a nivel inter e intraregional y una reestructuración de los aspectos territoriales, en lo que tiende a emerger una nueva geografía del desarrollo, bajo el impacto de los avances en la informática, las telecomunicaciones y el transporte, junto a los nuevos métodos de gestión y, organización de la producción que combinan flexibilidad, diversificación y descentralización con la capacidad de un control centralizado de complejos procesos geográficamente dispersos.

*                El resultado es que la globalización está entrañando una ruptura con respecto al movimiento de internacionalización, al provocar cambios en los principios de organización de la sociedad global que superan los cimientos de la economía internacional, implicando un cuestionamiento de los aspectos que explican la presencia del Estado-Nación.

*                La dinámica actual de los cambios plantea la necesidad de tomar en consideración los niveles nacional, regional y mundial en la conformación de las políticas económicas orientadas al desarrollo social, ello es confirmado por la teoría del desarrollo, en la cual adquiere particular importancia el factor externo en la orientación de un adecuado funcionamiento económico, político y social de la nación cuando se logran identificar y llevar a la práctica las externalidades positivas de otros contextos, en combinación con los valores culturales del país.

*                El carácter dialéctico entre globalización y alternativas de desarrollo indica que los acontecimientos que se producen en un polo de la sociedad no determinan de forma unívoca los sucesos que se desarrollan en el otro, por el contrario muchas veces dan lugar a fenómenos o procesos que pueden ser diferentes y hasta contrarios al lugar donde inicialmente  se producen. Todo depende de las fortalezas y oportunidades con que puedan ser enfrentados y asumidos los efectos diversos de tales acontecimientos, lo que ya no solo requiere de Estados y empresas fuertes, sino de poblaciones competitivas para enfrentar los desafíos, lo cual requiere de cohesión social y la movilización productiva de estas poblaciones.

*                El nuevo paradigma tecno-económico que acompaña a la globalización brinda posibilidades de “quemar etapas de desarrollo para aquellos países que aplican políticas económicas acertadas, logrando una inserción dinámica en la economía internacional; en cambio para otros, la nueva infraestructura global, particularmente la de información, contribuye a agravar aún más las diferencias económicas entre países y estratos sociales.

*                Quemar” etapas de desarrollo en el contexto de la globalización significa asumir de manera realista la magnitud de los cambios con políticas económicas y sociales que logren una democratización de los mismos, lo que implica la “alfabetización informática” en el plano nacional, regional y mundial. El uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación podría permitir a los países subdesarrollados reducir su aislamiento, también pueden mejorar el funcionamiento del Estado, facilitando la gestión, verificación y control fiscales.

*                La entrada a un nuevo paradigma tecno-económico está indicando la proliferación de redes de comunicación que intensifican las relaciones sociales de producción a lo largo y ancho de todo el mundo uniendo localidades distintas y distantes.

*                Tales transformaciones radicadas en la globalización señalan la construcción de un mundo en redes, donde las empresas tienden cada vez más a especializarse y a establecer contactos con el exterior, la lección está en que al acortarse los ciclos de producción de las empresas y multiplicarse las interacciones entre productores y consumidores la política económica encargada de diseñar el desarrollo tendrá que mostrarse cada vez más flexible y eficaz, evitando cargar los costos sociales a las grandes poblaciones y favoreciendo a los estratos de bajos ingresos a través de elevar el nivel general de salarios y empleo efectivo.

*                En este entorno, la utilización de los logros de la Revolución Científico Técnica, las inversiones conjuntas, esquemas de subcontratación, son algunas de las alternativas más realistas de que se disponen en perspectiva para lograr avanzar en el diseño de programas de desarrollo. Sin embargo, para el fomento de las alternativas planteadas, los países subdesarrollados requieren en la etapa actual y futura, de políticas coherentes, selectivas y flexibles y también de climas ecológicos y económicos estables, por lo que los efectos de las transformaciones tecnológicas sobre la sociedad y el medio ambiente no debería dejarse a la libre acción de las fuerzas del mercado..

*                En términos de estrategias futuras, entonces se podrían hacer propios de estos países, los cambios positivos que ofrece la globalización, es decir, sus oportunidades. Entre ellos se pueden citar los nuevos mecanismos de gestión y organización de la producción y el comercio internacional, así como los fenómenos derivados de la innovación y el cambio tecnológico.

*                El diseño de estrategias futuras para países subdesarrollados deberá sobrepasar los límites de la supervivencia en el escenario de la globalización, donde la localización de espacios ventajosos en la economía mundial sería una alternativa adecuada, unida a prácticas realistas como el mayor acceso a la inversión extranjera directa, a alianzas estratégicas y el acceso a redes de información y comunicaciones. Todo ello requiere de un continuo e imprescindible debate acerca de las alternativas que pueden reducir las externalidades negativas de la globalización, de manera que ello eleve el nivel de vida de la población. 

*                El reto fundamental de la opción socialista frente a las transformaciones que experimenta el mundo, no se reduce sólo a una mera inserción con mercados capitalistas, sino, en la adopción de programas económicos, políticos, culturales, y sociales que viabilicen la preservación de los factores sociales básicos, determinantes del proyecto socialista de desarrollo. Esto permitiría mantener el carácter socialista del modelo desarrollo como principio básico de la sostenibilidad de la idea de lucha por el socialismo.

*                La superioridad del socialismo con respecto al globalismo neoliberal, radica en que su esencia, es una sociedad profundamente humanista y democrática, cuyo fin y objetivo máximo es el desarrollo integral del hombre.

*                El éxito de la opción socialista dependerá, en forma crucial de la capacidad de diseñar y aplicar estrategias coherentes con las nuevas tendencias. Tomar en serio la política industrial aparece como uno de los requisitos en este sentido, por lo que para ser efectiva, la política tecnológica debe estar asociada a la política industrial y esta debe ser concebida como parte significativa de la política global, de lo contrario se podría correr el riesgo de que este problema se quede en meras declaraciones, subordinadas a las necesidades inmediatas de las políticas económicas en tiempos de crisis.

*                En el caso de Cuba el desafío está en combinar los aspectos de la eficiencia económica interna y externa en cuanto a su desempeño en las áreas de la economía mundial, lo cual supone una respuesta realista frente a las transformaciones en marcha. Una estrategia de desarrollo coherente con la dinámica de los cambios globales podría colocar a Cuba entre los pocos países subdesarrollados que han logrado aprovechar las oportunidades de la reestructuración global.

*                La opción socialista, y en lo particular el caso cubano, debe avanzar de manera renovada observando las numerosas interrogantes que plantea la relación globalización-desarrollo, y de manera creativa, incorporarlas con miras a construir una sociedad rica en oportunidades para todos, edificando una globalización sostenible, basada en la solidaridad y la colaboración con otros pueblos del mundo.

*                El desafío fundamental para Cuba consiste en cómo utilizar la globalización en función de su desarrollo, pero eso requiere comprender claramente cómo se gestiona y funciona la producción contemporánea a escala global, así como el funcionamiento de las bases políticas sobre las que se erige la misma.

*                El socialismo debe superar la lógica del mercado, introduciendo la planificación, convirtiéndola en un eslabón fundamental sin deshacerse de este. Ante la imposibilidad de un mercado perfecto que garantice un equilibrio económico y social que coloque el hombre en el centro y asegure una distribución justa de la riqueza social, la sociedad socialista debe promover el plan para evitar los excesos hacia los cuales tiende la economía mercantil.  Tampoco puede deshacerse totalmente del mercado al menos por el momento, ya que la sola planificación, no permite garantizar  el funcionamiento eficiente de la sociedad socialista.  Su “espontaneidad” brinda la posibilidad de una información rápida y relativamente fidedigna acerca de la correlación oferta demanda, y sobre el estado de las necesidades sociales, lo cual favorece a su vez una mejor preparación del plan. 


Google
 
Web eumed.net

 

Volver al índice de GLOBALIZACIÓN Y MERCADO: LA EXPERIENCIA SOCIALISTA

Volver a "Libros Gratis de Economía"

Volver a la "Enciclopedia y Biblioteca de Economía EMVI"