Funcionarios públicos:evolución y prospectiva

David F. Camargo Hernández

4. Burócratas de Oficina.

El interrogante que surge es: ¿ Se les puede considerar a los oficinistas como burócratas ?.

Max Weber separa el tipo de función que realiza el funcionario dentro de la institución en dos categorías. La primera hace referencia a aquellos funcionarios que prestan un servicio técnico y en segunda instancia a aquellos que realizan labores administrativas. Plantea que tanto los unos como los otros realizan actividades que son comunes para la organización a la cual pertenecen, sin embargo, tal hecho no impide que las relaciones sociales sean diferentes de acuerdo al trabajo que efectúan. Lo que expresa es que las relaciones de autoridad y los lazos establecidos con la institución no son las mismas.

Para los empleados que realizan una función de tipo técnico, considera que tienen cierto grado de autonomía y que su desempeño puede ser mas eficiente, siempre y cuando el jefe tenga las condiciones técnicas necesarias para el control de la labor de los subordinados, es decir, que debe tener la misma condición técnica que éste, si nó superior. La posición del técnico depende más del trabajo que realiza que del lugar que ocupa en la organización social de la institución. A un técnico sus conocimientos le permiten tener cierta autonomía para pasar de una compañía a otra, lo que indica que el control social suele ser nulo.

Las relaciones sociales de los funcionarios que se encuentran vinculados a la empresa y prestan servicios administrativos, muestran otro tipo de comportamiento. La jerarquía del empleo incide en la participación burocrática. El estar en un escalafón alto o bajo permite conformar una estructura autoritaria, de ahí que aquellos funcionarios que ocupan un empleo con un bajo salario no se cataloguen como burócratas porque no ejercen un cargo que los identifique con los fines de la Institución, esto no indica que estén ajenos a la burocracia. Su posición es de dependencia. No está integrado al sistema burocrático sino que lo soporta, pero tiende a hacer que adhiera a él y esto ocurre cuando asume para sí el ideal de sus superiores, la promoción(1) .

A el funcionario de bajo rango se le dificulta alejarse del medio burocrático, porque su empleo está determinado por la organización social de la institución, de la cual provienen los ingresos para su subsistencia, percibiendo ese medio burocrático importante y necesario. La burocracia está constituida por los mandos medios y superiores.

Finalmente Weber concluye que los burócratas son aquellas personas que poseen un cierto nivel ó estatus que los diferencia de aquellos que realizan labores de ejecución que gozan de prestigio, tienen privilegios salariales y ventajas materiales, pertenecen a un medio aparte donde la otra cara de la subordinación es el mando; por lo tanto, el grado de importancia del burócrata, depende del personal que tenga a su cargo y la infraestructura que tenga a su disposición, lo mismo que los recursos que le sean asignados para desarrollar su trabajo.

Para los burócratas no hay reglas de estricto cumplimiento que les impida pasar de un cargo a otro, no gozan de un estatus especial definido, que los diferencie de los demás funcionarios. El acceso a puestos elevados se presenta por elección, y no depende del conocimiento tecnológico que lo ligue a una profesión.

La medida de la eficiencia del trabajo burocrático es la capacidad de conservar y extender el campo de actividad de cuya organización se ocupan. Lo único que los diferencia de los demás es su forma de agrupación(2) .

Para Weber el tipo puro de funcionario burocrático es nombrado por una jerarquía superior, no por los gobernados; y la carrera que realice no depende de su jefe dentro de la administración, ni en la pericia, sino de los servicios prestados al ¨cacique¨.

4.1 Un día de Trabajo Burocrático en una Oficina Pública


Los funcionarios se dirigen apresuradamente a la entrada del edificio. Se agolpan frente al ascensor, levantando sus miradas ansiosamente, observan como desciende de piso en piso hasta que finalmente se abre. La caballerosidad se acaba y se lanzan hacia el interior hasta completar el cupo. La respiración es agitada, los saludos se entrecruzan.

Una vez llegan al piso que les corresponde, salen en estampida rumbo a las oficinas; algunos corren con esfero en mano para llegar primero a firmar la entrada. Todos colocan la misma hora, sin embargo el reloj ya ha pasado por ahí desde hace mucho rato. Se ubican en sus respectivos puestos. Algunos se dirigen a la cocina y asedian a la empleada de los tintos para que les ofrezca uno. Se hacen corrillos para comentar los sucesos del día . Las carcajadas se sienten en el recinto por los chistes de uno de ellos. Las damas dejan sus carteras colgadas en el espaldar de sus sillas, toman el maquillaje y se dirigen al baño a acicalarse porque no han tenido tiempo antes. Los señores con pocillo en mano se dirigen a la oficina y comienzan la discusión por el partido de la noche anterior. En esto ya ha pasado por lo menos media hora. Cansados de jugar a técnicos terminan su tertulia y se ubican en sus respectivos lugares.

Los oficinistas se disponen a iniciar su jornada burocrática. El jefe irrumpe y todos cambian de color, las palpitaciones de sus corazones son más rápidas. Buenos días dicen al unísono, a lo que el jefe responde: iBuenos días! y se dirige rápidamente a su oficina. Los retardados de siempre llegan haciéndose los disimulados firman y fingen haber arribado a tiempo.

Se da inicio al movimiento cotidiano de la oficina. Papeles van papeles vienen, los escritorios se atiborran de documentos y los visitantes comienzan a llegar en busca de solución a sus problemas.

Son las diez de la mañana y los adictos a la cafeína van a la cocina, para llenar nuevamente sus pocillos. Algunos se dirigen al pasillo a fumar un cigarro, otros regresan al escritorio a continuar lo que estaban haciendo. Las máquinas eléctricas y los computadores comienzan su cántico ¨monstruoso¨.

De repente el jefe pega un berrido llamando a alguien. La secretaria escucha el llamado y prontamente va en busca del funcionario solicitado. Al poco rato regresa y dice : Jefe ... no está , dejó dicho que se iba al banco a pagar los servicios. El jefe se queda pensando por un instante, refunfuña diciendo: Cuando regrese dígale que lo necesito.

Son las once de la mañana y aparece en la oficina la señora que vende los comestibles, que ha tenido cuidado de entrar perfectamente camuflados, para que los vigilantes no le pongan reparo. El lotero y el lustra botas son figuras conocidas en el edificio, tienen tanta familiaridad con todos que no tienen dificultad para ingresar. Los empleados más glotones se aproximan a comprar las arepas, las empanadas y las mantecadas, hay de todo. La cuenta de cobro se alarga en la agenda de la vendedora. Nuevamente se inicia el ritual del tinto; el lotero sale satisfecho de haber realizado una buena venta, dejando tras de sí a unos soñadores, que aspiran no trabajar más para la burocracia. El lustrabotas refleja en su rostro el disgusto de no haber prestado un solo servicio. Los visitantes siguen llegando y el lugar parece más una plaza de mercado. Unos hablan de trabajo otros consultan pantallas, liquidan cuentas ó simplemente dialogan alegremente.

El recinto está congestionado. El jefe se encamina en búsqueda del funcionario que llamó hace algún rato. Cuando llega al puesto, observa el saco en la silla. Posiblemente deambule por alguna otra dependencia ó quizás se encuentre a ¨kilómetros¨ del lugar. Lo cierto es que está ¨evidenciando¨ su presencia . El jefe regresa a su oficina. La secretaria le trae un cartapacio de documentos y oficios para la firma.

El reloj marca las once y media de la mañana y los funcionarios que almuerzan en la oficina, se dirigen a la cocina para calentarlo. Finalmente llega el medio día y algunos salen, otros se reúnen en un lugar alejados de las miradas curiosas y se disponen a almorzar. La mayoría prefiere el turno de la una de la tarde para almorzar. A esa hora el lugar está en completa calma, muchos han salido otros reposan.

A las dos de la tarde los funcionarios llegan con caras sonrientes, algunos juguetean con un mondadientes, el bullicio regresa con ellos. Se hace repetitiva la visita a la cocina en busca de tinto; los más responsables llegan directamente a laborar. Los facilitas despachan rápidamente a los visitantes que se acercan a cumplir con algún requerimiento. Las labores continúan. Los procrastinadores siguen fingiendo trabajar cada vez que el jefe asoma. Los fumadores se escabullen. Las máquinas de escribir continúan su labor. Alguien pasa con prontitud a entregar un informe al jefe.

EL trabajo continua pero no con el ímpetu de la mañana, la lentitud en las acciones se evidencia en algunos funcionarios, que hacen roña para que el tiempo transcurra rápidamente. Entre dinamismo y parsimonia se acerca la hora de la partida. Las mujeres comienzan a aplicar el maquillaje y colorete. Los cajones se cierran los documentos se guardan, los señores se colocan el saco y todos se aprestan a salir.

Las manecillas del reloj no han marcado aún la hora de salida y ya se aprecian algunos funcionarios que corren hacia la puerta. Otros esperan que se cumpla el tiempo, luego abandonan el edificio y se dirigen a tomar el autobús que los lleve de regreso a sus hogares. Los más acomodados se encaminan al parqueadero para abordar sus autos. Algunos se reúnen a la salida y se dirigen a la tienda a beber cerveza. Otros salen con libros bajo del brazo rumbo a los planteles educativos .

Ha llegado la oscuridad y el jefe aún permanece realizando alguna labor. Finalmente sale despidiéndose de los vigilantes. Así termina la jornada burocrática.
 

 1.Oszlak, Oscar .Op. Cit. p. 36.

2. Ibid, p. 41

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet