AMERICA LATINA ENTRE SOMBRAS Y LUCES

El Sindicato de Acreedores

La alianza conformada por el Club de París, el Club de Londres y el Grupo Multilateral, tiene como objetivo fundamental el de persuadir a los gobiernos de los países deudores a adoptar las políticas necesarias para asegurar una suficiente disponibilidad de divisas con las cuales continuar pagando la deuda externa.

Suele asumirse que la formación de este sindicato fue una acción cuidadosamente planificada entre los gobiernos de los países acreedores, los bancos prestamistas y los organismos multilaterales. Sin embargo, los incidentes que precedieron su creación indican que el sindicato fue gestado espontáneamente y al calor de antagónicas discusiones entre sus miembros.

Este último razonamiento está especialmente respaldado por dos circunstancias: en primer lugar, cuando estalló la crisis, alrededor de las dos terceras partes del total de la deuda de América Latina pertenecía a los acreedores privados agrupados en el Club de Londres. En consecuencia, no parece lógico que este Club –que en ese entonces era el acreedor de casi 7 de cada 10 dólares de la deuda- hubiese estado dispuesto a supeditar sus propios intereses a las políticas oficialistas del Club de Paris y del Grupo Multilateral. Además, los préstamos otorgados por los miembros del Club de Londres tenían tasas de interés flotante y vencían en el corto plazo. Mientras que la deuda perteneciente a los acreedores oficiales había sido otorgada a tasas de interés fijo y a largo plazo.

Por lo tanto, al Club de Londres –en su calidad de acreedor mayoritario- no le convenía promediar las condiciones de alta rentabilidad que tenían sus préstamos, con las condiciones menos rentables que tenían los préstamos de las instituciones oficiales.

En segundo lugar, la posibilidad de repetir otra nacionalización al estilo mexicano había generado una seria discrepancia entre los acreedores oficiales y los acreedores privados. Mientras que los miembros del Grupo Multilateral rechazaban de plano la idea de nacionalizar más bancos, los miembros del Club de Londres creían que ese era el único camino disponible para recuperar el dinero adeudado por el sector privado.

Esa discrepancia entre acreedores no había podido ser resuelta, por lo menos a la luz pública, en los seis meses transcurridos desde la declaración de insolvencia de México y la reunión de Panamá. Así, desde un punto de vista humano, sí se justificaba la indignación del banquero orador que acusaba de liberales manchesterianos a los acreedores que se oponían a nacionalizar más bancos.      

En todo caso –y a pesar de la discrepancia y la indignación- lo cierto es que el lunes 21 de marzo de 1983, día en que se inauguró la Asamblea del BID, para varios de nosotros -ya lo dijimos- ‘se hizo evidente que los acreedores estaban tratando de aglutinarse alrededor de un solo objetivo, mientras que los deudores ni siquiera nos conocíamos unos a otros’.

La unión de los acreedores no solo que eliminaría la libertad de los mercados de capitales –libertad que en la práctica era lo único que históricamente había permitido distribuir riesgos y beneficios equitativamente entre acreedores y deudores- sino que crearía un monopolio de cobradores que podría encarecer sin limites el costo de la deuda externa.

La constatación de ese hecho nos obligaba a tratar de reunir a los representantes de los países deudores para juntos elaborar una propuesta global que pudiese ser negociada en un mismo nivel con el Sindicato de Acreedores.

Pero para lograrlo disponíamos únicamente de los cuatro días que duraba la Asamblea y, además, solo contábamos con los escasos contactos que podíamos establecer en la propia ciudad de Panamá. Ante esa urgencia, improvisamos un plan cuya primera tarea consistía en cuantificar los costos que la deuda externa tenía para cada país, a fin de exponer ante sus representantes las ventajas que tendría el actuar solidariamente en favor de una sola propuesta y bajo el paraguas continental que podría ofrecernos la potencial unidad entre nosotros, los países deudores. 

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet