AMERICA LATINA ENTRE SOMBRAS Y LUCES

 

 

LOS ACREEDORES EN PÁNICO

Fecha:   Lunes, 21 de marzo de 1983. Cinco de la tarde.

Lugar: Ciudad de Panamá, Hotel Marriot.

Entorno:  XXIV Asamblea del BID, reunión colateral.

Y el orador dijo:

‘Debemos sepultar al liberalismo del siglo pasado, al    liberalismo manchesteriano. Que un nuevo liberalismo nazca, un liberalismo moderno, un neoliberalismo’.                                  

Con esas palabras culminaba el discurso del banquero que allí  representaba a uno de los 100 bancos que, entre 1974 y 1982, se habían convertido en los principales acreedores de América Latina. El agudo silencio que inmediatamente inundó el salón, parecía revelar que esa era la primera vez que la mayoría de los allí presentes oíamos pronunciar la palabra ‘neoliberalismo’.

La modernidad que el orador atribuía a la nueva palabra tenía por objeto confrontarla con el liberalismo tradicional que aún prevalecía en el mundo financiero. El banquero expresaba así su urgente avidez por encontrar algún camino que le permitiese seguir cobrando las deudas de los países de América Latina que ya habían confesado que no podían continuar pagando.

Como la filosofía del liberalismo tradicional no permitía imponer ningún mecanismo de cobro por fuera del mercado libre, era fácil de entender la iracundia del banquero orador que proponía enterrar al viejo liberalismo para remplazarlo con un nuevo liberalismo, con un neoliberalismo

México había sido el primer país en confesar públicamente que ya no tenía recursos para continuar pagando su deuda externa. El anuncio fue hecho la tarde del viernes 13 de agosto de 1982, inaugurándose así la modalidad –que desde entonces ha sido tan popular entre nuestros gobernantes- de anunciarnos las debacles financieras justo en la víspera de días feriados.

La deuda mexicana en ese entonces alcanzaba los 80 mil millones de dólares, alrededor de una quinta parte de la deuda total de América Latina. Al principio muy pocos entendieron la gravedad de la crisis, ni siquiera aquellos que se supone tienen acceso a la información financiera más selecta. El New York Times, dos semanas después del anuncio de México, publicó las declaraciones de Walter Wriston, presidente del Citicorp, en las cuales ese alto funcionario no otorgaba mayor importancia al anuncio mexicano bajo el argumento de que ese país solo era uno de los tantos deudores que tenía el Citicorp y que, además, ‘ningún país puede quebrar’.

No obstante, unos días después también Brasil se declaraba en quiebra y -como si fuese un juego de carambola- uno a uno y en seguidilla fueron colapsando los demás países: Chile, Argentina, Perú, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Venezuela, Costa Rica, la República Dominicana y casi toda Centroamérica, también confesaban su insolvencia. Por lo tanto, en los días en que se efectuaba la reunión en el hotel Marriot de la Ciudad de Panamá, ya era conocido el hecho de que la mayoría de los países latinoamericanos no podrían continuar cumpliendo con los pagos de su deuda externa. El nerviosismo del banquero orador estaba plenamente justificado. 

Pero el colapso financiero no se había iniciado ese viernes 13 en que México confesó su insolvencia, sino que la crisis se había engendrado una década antes. Concretamente el 6 de octubre de 1973, el día de acción de gracias o fiesta del Yom Kipur, fecha profundamente rememorada por el pueblo judío.

Fue precisamente en ese día de fiesta religiosa, tal vez por equivocada estrategia bélica, que los países árabes decidieron atacar a su vecino Israel mediante una sorpresiva arremetida que originó la ‘Batalla del Yom Kipur’. Esa batalla dio inicio a una guerra que culminó con el triunfo de Israel y la anexión de algunos territorios árabes. Pero el triunfo de Israel en el plano bélico significó una derrota en el campo comercial para Estados Unidos y para los países que habían apoyado militarmente a Israel, contra los cuales el mundo árabe impuso un embargo en sus ventas de petróleo. El embargo –que sería respaldado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP- inició la gran escalada en los precios del petróleo que perduró hasta el año de 1980.   

Un incremento radical en los precios de un bien de producción primaria, como es el petróleo, era un fenómeno desconocido hasta ese entonces. A lo largo de muchos años y hasta la batalla del Yom Kipur, el precio internacional del petróleo se había mantenido en alrededor de dos dólares por barril. No obstante, a raíz del embargo y en pocos meses, su precio trepó hasta colocarse en un nivel cuatro veces superior. Al principio se creía que el incremento solo sería un fenómeno temporal; creencia que se apoyaba en la certeza de que ningún embargo en la venta de productos primarios podía tener éxito. Además, esa era la primera vez que se experimentaba con un cartel comercial formado por países del Tercer Mundo, los cuales jamás habían logrado actuar en conjunto.

Pero a pesar que esos antecedentes predestinaban su fracaso, el cartel de la OPEP funcionó monolíticamente durante varios años. El embargo del petróleo logró multiplicar su precio 20 veces, hasta alcanzar una cotización de cuarenta dólares por barril en los mercados internacionales. 

La multiplicación del ingreso de los países petroleros superó varias veces la poca capacidad de consumo del mundo árabe. Al principio los ingresos sobrantes se destinaron casi de manera exclusiva a incrementar sus reservas monetarias; reservas que como resultado de una reacción humanamente lógica, pronto empezaron a generar inmensas cuentas particulares y estatales en los bancos más grandes de Estados Unidos, Europa y Japón. Los jóvenes comisionistas y agentes de bolsa que trabajaban en los mercados de capitales ubicados en Nueva York, Londres y Tokio –más conocidos con el nombre de Yuppies[1]– aprendieron a manejar un nuevo instrumento financiero: los petrodólares. 

[1] Yuppies: Young Urban Professional People.

 

Los acreedores en pánico

Petrodólares

Consumismo

Temor

Finanzas

Revolución

Graffiti

El juez

Manchesteriano

Phytophthora

Bandos

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet