Contrato bancario real, unilateral y de naturaleza pasiva por el que un cliente entrega a la entidad bancaria una suma monetaria facultándose para utilizarla en provecho propio y con la obligación de custodiarla y devolverle otra cantidad de la misa especie y calidad.

La doctrina lo califica de depósito irregular, dada la contradicción que supone la custodia con la facultad dispositiva de la suma monetaria que tiene atribuida el banco. La complejidad y variedad de los depósitos bancarios exige abordar unas clasificaciones. En primer lugar diferenciaremos entre depósitos de custodia y depósitos de uso.

1) De custodia: se caracterizan porque la finalidad principal es la guarda y custodia de los efectos depositados, la entidad depositaria no adquiere la propiedad de la cosa, no la usa, equivale a un depósito regular.
2) De uso: se asemejan más a la estructura de un depósito irregular, pues el Banco emplea los fondos depositados aplicándolos a todo tipo de operaciones.
Cabe subdividir los depósitos de uso en:
— Depósito a la vista: el Banco no sólo custodia sino que adquiere la propiedad de los fondos de modo que podrá utilizarlos de una forma prudente y líquida, con la obligación de restituirlos cuando lo solicite el depositante abonando un interés fijado. Hay una doble disponibilidad, de una parte por el cliente y de otra por el Banco. Estos depósitos suelen instrumentalizarse en cuentas corrientes o libretas de ahorro.
—Depósitos a plazo: formalizados por medio de una libreta de imposición a plazo, el depósito de fondos es a un plazo de tiempo durante el cual el cliente no podrá disponer de ellos, y el Banco que adquiere la propiedad de los mismos los utilizará según le convenga, abonando por ello un interés superior al de los depósitos a la vista.
— Depósitos con preaviso: requieren por parte del depositante un preaviso al Banco antes de la retirada total o parcial de los fondos depositados.

Según los titulares de dichos depósitos estos de clasifican:

1) A la orden del titular: ello supone que esa persona es el depositario y el habilitado para su disposición
2) A la orden recíproca de varias personas: en estos depósitos se permite que cada uno de los titulares retire en todo o en parte los fondos depositados.
3) A la orden conjunta o colectiva: requiere la firma de todos los depositantes para efectuar actos de disposición.
4) A nombre de una persona y a la orden de otra: ello divide a la persona que constituye el fondo y la persona autorizada para la disposición, es el caso más común el de los incapacitados y sometidos a una administración.


Para ver en contexto el concepto en todo eumed·net pulse aquí:   

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

15 al 29 de marzo
III Congreso Virtual Internacional sobre

La Educación en el siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga