Principios de Economía Política

Por el Doctor
D. Manuel Colmeiro
Catedrático de la Universidad de Madrid


Alojado en "Textos selectos de Economía"
http://www.eumed.net/cursecon/textos/

 

PARTE SEGUNDA. - De la circulación de la riqueza.

CAPÍTULO IV. - De la alteracion de la moneda.

Queda advertido en su lugar que la moneda tiene valor propio y natural independiente de la voluntad del príncipe que la manda labrar, la pone en curso y la designa con cierto nombre.

Por más llana y sencilla que hoy nos parezca esta doctrina, hubo un tiempo y no muy remoto, en que los escritores políticos, corriendo con el vulgo, sustentaban y defendian que la plata y oro no valen más que la real institucion los estima y aprecia; que el príncipe puede hacer la moneda de la materia que se le antojare ó escogiere y estimarla en lo que quisiere; que la moneda solamente vale segun nuestra voluntad; que el sér, oficio y dignidad del dinero, no valiendo de suyo nada, es representar el valor y servir de medida de todas las cosas vendibles, y en fin, no faltó quien llevase el error comun á tan singular extremo, que dijese: «Así como Dios sacó el mundo de la nada con un fiat, así con otro fiat puede el rey crear la moneda para llenar la ambicion, de los hombres».

Toda la argumentacion descansa en un vicioso fundamento, á saber, que la moneda no es riqueza verdadera y sólida, sino signo de las riquezas: extraña contradiccion, pues á la sazon misma que se asentaba esta falsa teoría de la moneda, se proclamaba y acreditaba el absurdo principio que el oro y plata encerraban todos los bienes temporales de la vida, cimentando en el aire, ó sea en una ficcion, la grandeza y prosperidad de los estados.

No hay error de la especulativa que en la práctica hubiese originado mayores calamidades que la negacion del valor intrínseco de la moneda conforme á la cantidad y utilidad ó al peso y ley de los metales de que se compone. Pocas veces pueden los economistas mostrarse tan ufanos y gozosos del triunfo de sus doctrinas como al comparar los siglos pasados con el presente en cuanto á la moneda, pues al antiguo desórden sucedió el órden moderno.

Y en efecto, si es la voluntad del príncipe la fuente de donde se deriva el valor de la moneda, está claro que debemos reconocerle el derecho de alterarla, y que semejante derecho es un atributo de la soberanía; de modo que ya no basta con acatar en el soberano la prerogativa de acuñarla, sino que es fuerza pasar por el arbitrio de crecer y menguar su peso y ley, fijar su valor sin respeto á su bondad y en suma falsearla y corromperla.

Por desgracia la lógica del mal no se pára en la mitad del camino, y así es que apénas los reyes más sabios, humanos y solícitos por el bien de sus pueblos llegaron á persuadirse de su autoridad absoluta sobre la moneda, cuando sin escrúpulo de conciencia dieron en alterarla, ó por mejor decir, adulterarla reduciendo el peso ó la ley hasta el punto de reemplazar casi por completo con metales viles y bajos los nobles y preciosos.

Llamábase esta oneracion bajar ó subir la moneda, expresiones contradictorias, y sin embargo ambas propias y exactas. Decíase bien bajar la moneda, porque en efecto se bajaba su peso y ley que constituyen la bondad intrínseca, conservando su antiguo nombre y valor por decreto de la autoridad; y asimismo se decia bien subir la moneda, porque tanto monta crecer el valor de la moneda manteniendo el peso y ley acostumbrada, como mantener su valor legal menguando el peso y ley que es lo que se hacia en tales mudanzas.

La raiz del daño estaba en que al valor natural de la moneda se sustituia un valor artificial al antojo del príncipe, providencia funesta y de ejecucion imposible.

Acudieron los reyes al expediente de alterar la moneda en sus grandes apuros, creyendo sacar mucho partido de pagar en mala moneda las deudas que habian contraido cuando corria la buena, ó imaginando que de esta manera podrian hacer rostro con más facilidad á los gastos públicos en adelante.

En realidad estas mudanzas de moneda disimulaban la vergüenza de una bancarota universal, pues si el rey mandaba labrar moneda con doble cantidad de liga y pagaba con ella á sus acreedores, los defraudaba en la mitad de su derecho.

Como arbitrio para salir de aprietos era ruinoso, porque la ganancia del fisco se limitaba á una vez sola, cuando el príncipe expendia la moneda, y la perdida se repetia tantas cuantas volvia al tesoro en forma de tributos, de rentas y contratos.

Padecen los particulares con la mudanza, porque se autoriza la paga con la moneda adulterada de que nacen dudas, resultan perjuicios, se originan pleitos y por conclusion nadie se atreve á comerciar. Los mercaderes echan la cuenta de lo que ménos vale la nueva moneda comparada con la vieja, y para sanear la quiebra, suben el precio de las mercaderías acaso más de lo justo, con lo cual el príncipe se vé obligado á usar de tasas y penas. Entónces se retiran de la plaza los mantenimientos y las demás cosas necesarias á la vida, desmaya la produccion, cesa la abundancia nace el descontento, cunde la murmuracion y suceden el clamor y la queja que suelen tomar cuerpo hasta romper en asonadas y motines. Siempre se tuvieron por siglos calamitosos aquellos en que hubo mudanzas de moneda, y siempre fueron turbados por funestas discordias y guerras intestinas.

Añadense á estos inconvenientes otros no menores. Toda la buena moneda nacional huye á reinos extraños ó se esconde, y en cambio entra á suplirla toda la mala moneda de los pueblos vecinos. Cuando los particulares pueden escoger entre dos monedas, la una fiel y legítima, y la otra falta ó falsa, guardan la primera y procuran deshacerse de la segunda con tal prisa, que no parece sino que les abrasa la mano; y cuando observan que en un estado cualquiera corre moneda de baja ley, gastada ó sospechosa con un valor superior á su bondad intrínsica, empujan hácia aquella parte toda la ruin y cercenada que anda por el mundo.

Los metales preciosos tambien huyen ó se esconden, siguiendo los pasos de la moneda, porque están agraviados del valor excesivo que la ley atribuye á los viles y bajos, y así se van á donde quiera que gozan de mayor estimacion.

Noparan aquí las consecuencias de la alteracion de la moneda. Como su valor legal no se ajusta al natural, no sólo se despierta y enciende el deseo criminal de obtener ganancias considerables por medio de la acuñacion fraudulenta, pero tambien toman ejemplo los súbditos del príncipe monedero falso, y carecen las leyes de autoridad para perseguir y castigar á los corruptores de la fé pública, ya corrompida por quien la tienen debajo de su custodia.

La historia acredita de saludables los consejos de la ciencia. D. Alonso el Sabio, para remediar la falta que tenia de dinero, hizo labrar moneda de baja ley, arbitrio que sin procurarle ningun desahogo, introdujo el desorden en el comercio, encareciendo todas las cosas tanto, que á fin de restablecer la baratura y acallar las quejas del pueblo, pregonó la tasa sin fruto: doble yerro que fué la causa principal de que el rey hubiese llegado á ser muy mal quisto y odioso á sus vasallos, y acabasen por negarle la obediencia. Enrique II, Juan I y Enrique IV alteraron asimismo las monedas y atormentaron sus reinos con aflicciones y miserias, rebeliones contínuas y discordias civiles.

En tiempos más cercanos Felipe III, Felipe IV y Cárlos II contribuyeron á precipitar la ruina de la grande monarquía española con sus frecuentes alteraciones de la moneda, y sobre todo con labrar la baja de vellon, piedra del escándalo y peste de la república en el siglo XVII. Llegaron á perder los particulares el cambio de vellon por oro ó plata 50, 60 y hasta 74 por ciento, y el rey mismo en todos los pagamentos que hacia á los hombres de negocios y en cuanto compraba para el servicio de la corona, perdia más de 60.

Con la moneda vil y despreciable de vellon vino la carestía de todas las cosas, murmuraron los pueblos y levantáronse clamores y quejas. Acudióse al sabido arbitrio de las tasas y posturas, no se remedió la carestía, pero se aniquilaron la agricultura, las fábricas y el comercio. La leccion fué dura y terrible el escarmiento.

La moneda debe ser clara, cierta, constante. Quien altera ahora la moneda, altera la riqueza. La moneda es la verdad. Consérvese pura como la religion, dice el político Saavedra Fajardo, y añade que las monedas niñas de los ojos de la república que se ofenden si las toca la mano.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net > Textos selectos

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet