EVOLUCIÓN CIENTÍFICA Y METODOLÓGICA DE LA ECONOMÍA

Roberto Gómez López

2.4.9. LA ESTRUCTURA DE UN CUERPO CIENTÍFICO.

Aún cuando actualmente, a los filósofos de la ciencia les preocupa más el desenvolvimiento de los procesos de investigación científica conducentes a la obtención de explicaciones, retrospecciones y prospecciones, que la estructura lógica del cuerpo de conocimientos científicos, no por ello ésta carece de importancia en aras a la necesaria demarcación de los mismos.

La estructura de un sistema científico viene caracterizada por la existencia de un conjunto de hipótesis que formen un sistema deductivo. Siguiendo a Braithwraite podemos distinguir en la misma entre:

1. Hipótesis básicas: Se consideran de orden superior y en ellas se apoyan las conclusiones de un nivel intermedio.

2. Hipótesis intermedias: Premisas que conducen a un nivel inferior.

3. Hipótesis inferiores: Proposiciones contrastables con la realidad.

Por tanto, como afirma Braithwraite (1965), el sistema científico estará integrado por hipótesis “de tal modo que tomando alguna de ellas como premisa se siga lógicamente todas las demás como conclusiones”. De esta forma, las proposiciones de un sistema deductivo estarán situadas en “una serie de niveles, de suerte que las del nivel supremo aparecerían exclusivamente como premisas del sistema, las del nivel ínfimo sólo como conclusiones del mismo y las de los niveles intermedios serían las que puedan aparecer como conclusiones de deducciones procedentes de hipótesis de nivel más elevado y servir como premisas para deducciones que conduzcan a hipótesis de nivel inferior” (Braithwraite, 1965).

Al respecto, considera el profesor Requena (1986) que todo cuerpo científico vendrá definido por aquel “conjunto de conocimientos, expresados a través de proposiciones que forman un sistema deductivo, destinado a proporcionarnos retrodicciones, explicaciones y predicciones respecto del conjunto de fenómenos que constituyen su dominio de aplicación, en cuya consecuencia, su estructura vendrá configurada por la articulación lógica de los argumentos contenidos en sus enunciados”.

Un cuerpo científico, por tanto, debe poseer capacidad explicativa, predictiva y retrodictiva, respecto del conjunto de fenómenos que constituyen su campo de actuación. Para ello, se requieren tres tipos de conceptos: los inobservables que “caracterizan ciertas entidades dadas por supuestas, invocadas por la teoría y las leyes a las que se supone que se ajusta... Otros representan fenómenos empíricos observables cuya explicación, predicción o retrodicción se pretende llevar a cabo; y finalmente, para que tales propósitos sean plausibles, se requiere un tercer tipo de ellos, cuya función tiene por objeto establecer la adecuada relación entre los dos anteriores” (Requena, 1986).

En este sentido (Carnap, 1969), parece que no es posible definir de una forma totalmente precisa los citados conceptos de observable e inobservable, toda vez que forman parte de un continuo que comienza por las observaciones sensoriales directas y termina con observaciones altamente complejas. De ahí la práctica imposibilidad de establecer una división entre ellos de una manera definitiva y tajante, por ser circunstancia una cuestión de grado. Como afirma Bunge (1972), la dicotomía no es estricta, sino que más bien ofrece cierto margen para que esas categorías de transición, y en cualquier caso, la noción de observable no deba tomarse excesivamente al pie de la letra.

Como principios empíricos, por consiguiente, podrían considerarse aquellos que contengan términos, bien directamente observables, o bien, medibles con técnicas relativamente simples. Por su parte, los principios teóricos, serán los que contengan procesos básicos supuestos. Asimismo, los principios empíricos de un cuerpo científico, dado su carácter de observable, podrán ser justificados por observaciones de hechos particulares, mientras que los principios teóricos no gozarán de tal circunstancia, ya que las entidades contenidas en los mismos son inobservables (Requena, 1986).

En un intento de matizar más la delimitación de los términos anteriores, Carnap distingue entre leyes empíricas y leyes teóricas. Las primeras son aquellas que contienen términos directamente observables, y las segundas son aquellas abstractas y no se refieren a observables. No obstante, como afirma el referido autor (Carnap, 1969), puede resultar una simplificación excesiva el hecho de considerar que las leyes empíricas se deducen de las leyes teóricas, pues mientras que éstas sólo contienen términos teóricos, las empíricas están integradas por observables. Por ello -expone Carnap- toman especial relevancia las reglas de correspondencia en la construcción de un cuerpo científico.

Estas reglas de transformación o de correspondencia reciben la denominación de principios puente por parte de Hempel (1973), y su particular función es la de vincular los términos inobservables de un enunciado teórico con la base de las leyes empíricas, es decir, con los términos observables. Sin tales principios puente, los enunciados teóricos no conducirán a implicaciones contrastadoras y las teorías adolecerán de poder explicativo, dado que mientras que esas implicaciones contrastadoras deben expresarse en términos directamente medibles u observables, los enunciados teóricos responden a entidades supuestas que no pueden ser medidas ni contrastadas*.


* En mi opinión, sin principios puente los enunciados teóricos no llevarían a implicaciones contrastadoras, quedando violado, por tanto, el registro de la contrastabilidad.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga