EVOLUCIÓN CIENTÍFICA Y METODOLÓGICA DE LA ECONOMÍA

Roberto Gómez López

2.4.6. LOS PROGRAMAS DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA DE LÁKATOS.

Este autor mantiene una posición crítica tanto frente a Kuhn como a Popper, intenta unir la interpretación metodológica de Popper con la necesidad planteada por Kuhn de conocer la historia y el desarrollo de una ciencia. En palabras de Blaug (1985, pág. 54): “Lakatos es menos duro con la ciencia que Popper, pero mucho más duro que Kuhn, y se siente siempre más inclinado a criticar la mala ciencia con la ayuda de una buena metodología que a evaluar las especulaciones metodológicas recurriendo a la práctica científica”, Los “Programas de Investigación Científica”, forman el concepto fundamental de la aportación metodológica de Lakatos.

El concepto de programa de investigación de Lákatos “surge como consecuencia de una respuesta a las críticas que Popper formuló a las ideas sobre los paradigmas de Khun” (Cañibano y Gonzalo, 1995). Este autor, el filósofo de la ciencia más importante a juicio de Feyerabend, consciente de la dificultad de realizar el falsacionismo ingenuo y de la necesidad de incluir hipótesis ad hoc para el avance científico, se aleja de Popper señalando que para la comparación de teorías hay que verificar el contenido factual excedente y no analizar si posee más falsadores que otra. Para Lákatos (1970) las teorías que constituyen un programa de investigación pueden presentar “cambios progresivos” o “cambios degenerativos”. Una cadena de teorías T1, T2, ... es progresiva si satisface las siguientes condiciones:

- Tn tenga un contenido empírico excedente sobre Tn-1, Tn predice hechos nuevos, improbables e incluso prohibidos por Tn-1.
- Tn explique el éxito previo de Tn-1, todo contenido no refutado de Tn-1 está contenido en Tn.
- Tn tenga corroborado algo o todo el exceso de contenido.

Si no ocurre lo anterior, el cambio es degenerativo.

Este giro es importante porque existía un problema, ya comentado por Kuhn, sobre la inconmensurabilidad de paradigmas (teorías), pero este problema no es debido a los propios paradigmas sino a la falta de un objetivo común con el que medirlos y, en este caso, Lákatos unifica el objetivo en el concepto de contenido excedente. Pero la clave no está sólo en proponer un nuevo objetivo para comparar teorías, sino que además elude la cuestión de la validez del conocimiento actual centrando la atención en ver porqué existe y si está creciendo o no, como señala Lákatos (1981): En ciencia aprendemos de la experiencia no la verdad (o probabilidad) ni la falsedad (o improbabilidad) de las teorías, sino el progreso y degeneración empíricas, relativos a los programas de investigación científica (P.I.C). Por programa de investigación científica entiende una configuración de teorías interconectadas, ninguna de las cuales se considera totalmente autónoma por lo que es difícil descartar teorías individuales sin hacer referencia al programa de investigación como un todo.

Por otra parte, si nos centramos en la metodología de los programas de investigación, ha de subrayarse que Lákatos (Lákatos y Musgrave, 1975) considera que las más grandes realizaciones científicas son programas de investigación que pueden ser evaluados en términos de cambios progresivos y cambios degenerativos de problemas; y las revoluciones científicas consisten en un programa de investigación que pasa a suceder a otro -superándole en progreso-. Para él, la unidad básica de evaluación no debe ser una teoría aislada o conjunto de teorías aisladas, sino un “programa de investigación” con un núcleo aceptado por convenio y con una heurística positiva que “define problemas, traza las líneas generales de la construcción de un cinturón protector de hipótesis auxiliares, prevé anomalías y las convierte victoriosamente en ejemplos, todo ello según un plan preconcebido”.

Según Lákatos (1976) un programa de investigación no es más que un conjunto de reglas metodológicas, heurístico positivas unas y heurístico negativas otras, que nos definen cuales son los senderos a seguir y cuales los problemas a evitar para la elaboración de nuevas teorías.

De esta forma, en un programa de investigación se pueden distinguir dos elementos principales: un núcleo, elemento característico del programa especificado por la heurística negativa, e irrefutable por decisión metodológica de sus protagonistas, y un cinturón protector en el que se desarrolla una serie de hipótesis auxiliares y se realizan las adaptaciones precisas. Es este cinturón protector de hipótesis auxiliares quien tiene que resistir el peso de las contrastaciones e irse ajustando y reajustando, o incluso ser sustituido por completo, para defender el núcleo que de ese modo se hace más sólido. Un programa de investigación tiene éxito si todo esto lleva a un cambio de programas progresivo; no tiene éxito si lleva a un cambio de problemas degenerativo.

En la metodología de los programas de investigación científica (MPIC) las revoluciones científicas no se analizan como cambios bruscos, que decía Kuhn, sino como el reemplazamiento progresivo de PIC. La aparición de anomalías no invalida los PIC mientras tengan fuerza, es decir, no sean eliminados por otros con mayor contenido excedente. Por tanto el número de anomalías no es el elemento crucial en la comparación de teorías o programas, sino que la evaluación requiere la comparación con otro cuyo núcleo central sea incompatible y de ello se valorará, como se ha comentado, el contenido excedente suplementario.

Para este autor la ciencia en su conjunto puede ser considerada como un enorme programa de investigación dotado de la regla heurística de Popper de diseñar supuestos que tengan más contenido empírico que sus predecesoras: “La historia de la ciencia es la historia de los programas de investigación, más que la historia de las teorías”*.

De esta forma lakatos propuso una nueva teoría que describió como “falsacionismo sofisticado, que gira en torno al concepto de “ programa de investigación” frente al “falsacionismo ingenuo” que considera a las teorías científicas aisladamente y exige su rechazo cuando no están de acuerdo con la realidad. Lakatos rechaza las consideraciones aisladas de las teorías como instrumentos para realizar evaluaciones científicas. Lo que se debe evaluar son grupos de teorías con más o menos relación o “programa científicos de investigación”, que Lakatos define como:

“Reglas metodológicas: algunas nos dicen las rutas de investigación que deben ser evitadas (heurística negativa), y otras, los caminos que deben seguirse (heurística positiva)” (Lakatos, 1989, pág. 65).

Por tanto Lakatos divide el programa en dos partes: la “heuristica negativa” y la “heurística positiva”. La heurística negativa de un programa es su “núcleo central” o “núcleo firme”, los enunciados muy básicos que sostienen todo el edificio no sometiéndose al proceso de falsación. En cambio, la heurística positiva constituye el contenido de investigación del programa, es más fácil de contrastar y conduce a la formulación de otros conceptos y teorías descritas como “el cinturón protector”. Por tanto, el núcleo central puede sobrevivir a refutaciones, mientras el resta está abierto al rechazo o mejora. Siguiendo a Lakatos:

“El cinturón protector de hipótesis auxiliares debe recibir los impactos de las contrastaciones y para defender al núcleo firma, será ajustado y reajustado e incluso completamente sustituido” (Lakatos, 1989, pág.66).

El núcleo central está referido al conjunto de teorías centrales que reúnen los logros más notables en ese campo de conocimiento. El cinturón protector comprende el conjunto de hipótesis auxiliares destinadas a ser sometidas a contraste con los hechos, con la posibilidad de que resulten refutadas.

Lakatos distingue dos tipos de programas de investigación: progresivos y denegerativos. Un programa de investigación científico será calificado de progresivo si las sucesivas formulaciones del programa suponen un aumento de su contenido empírico con respecto a la formulación anterior y además este aumento de contenido resulta contrastado con la realidad. La característica fundamental de los programas degenerativos es que brindan soluciones “a posteriori”, tratando de acomodarse a cualquier hecho ya observado. De acuerdo con el criterio comentado, un programa de investigación no se considera científico de forma perpetua, sino que es provisional y puede pasar, a medida que se descubren nuevos hechos, de la fase progresiva a la degenerativa y viceversa. Para Blaug (1985), tendríamos de esta forma un criterio de demarcación entre ciencia y no ciencia que además es histórico, puesto que incluye la evolución de las ideas en el tiempo.

Para el profesor García Martín (1984) “en los propósitos de Lákatos se ha de señalar la integración de la obra de Popper de las críticas provenientes de la nueva filosofía de las ciencias, en especial las efectuadas por Khun. Así, de Popper desarrolla la idea sobre la sustitución constante de unas teorías antiguas por otras nuevas. Este principio de proliferación lo integra con el concepto kuhniano de ciencia normal, a fin de explicar la inercia de las teorías a ser sustituidas hasta que surgen las anomalías. Con estos elementos, Lákatos confecciona un esquema de progreso de la ciencia a través de la historia. Estas ideas las desarrolla a través de programas de investigación científica, similar al paradigma de Kuhn, como alternativo al de teoría; de lo que se deduce que es una sucesión de teorías y no una teoría dada la que se evalúa como científica o pseudocientífica”.

Según Giner Inchausti “en un intento de aproximación cabría decir que: la ciencia normal, a la que Kuhn se refiere avanza dentro de un programa de investigación, que la actividad de los científicos de esta etapa, orientada a la resolución de problemas dentro del paradigma se corresponde con la existencia del llamado cinturón protector de Lákatos. También puede entenderse que la transición de una época de ciencia normal a una situación de crisis, en terminología de Kuhn, se corresponde con la transición de un programa progresivo a la fase degenerativa de un programa de investigación lakatosiano, y que la sustitución revolucionaria de un viejo paradigma por otro equivale al abandono de un programa por otro nuevo, una vez sustituido el núcleo central” (Giner Inchausti, 1994).


* Citado por Blaug (1985, pág. 56).

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga