LA MICROECONOMÍA


Bernard Guerrien

TIEMPO Y BIENES CONDICIONALES

Si el enfoque microeconómico fascina a un buen número de investigadores en ciencias humanas ello se explica particularmente por su capacidad de relacionar formalmente en el mismo modelo las situaciones más diversas con la condición de que se puedan reducir a problemas de maximización. Entre las situaciones importantes para el economista, existe en primer lugar aquellas que comportan una dimensión temporal, donde se necesita tener en cuenta fenómenos tan esenciales como el ahorro y la inversión. También la incertidumbre está en el corazón de la vida económica y explica la existencia, entre otros, de sistemas de seguros. Vamos a ver sucesivamente, como el microeconomista introduce el tiempo y la incertidumbre en el modelo de competencia perfecta, sin modificar su naturaleza. En cierto sentido sólo cambian el lenguaje y la manera de interpretar el modelo.

A. El tiempo en el modelo de la competencia perfecta

En el modelo de competencia perfecta se supone que los precios fijados se refieren a todos los bienes de la economía que figuran en las funciones de utilidad o en las funciones de producción. Es la hipótesis de la existencia de un sistema completo de mercados. Ahora, entre las características de los bienes, la fecha de disponibilidad es esencial. Surge la idea de diferenciar entre bienes presentes y bienes futuros, lo cual conduce a introducir nociones nuevas como la tasa de interés y el valor actual, siempre manteniendo el mismo cuadro de referencia.

a) Bienes futuros, tasa de interés y valor actual

Supongamos que ciertas variables -cantidades- que intervienen en las funciones de utilidad y producción, tienen relación con bienes que serán producidos o consumidos en el futuro en fechas precisas, es claro que el número de bienes aumenta con el tiempo. La hipótesis sobre el sistema completo de mercados significa entonces que existe un precio fijado “ahora” para tales bienes futuros, de tal manera que sea posible calcular tasas de cambio inter-temporales, relativos a cada bien.

Tomemos un ejemplo; supongamos que el precio de un kilo de manzanas es “ahora” igual a 12 y que el precio del mismo kilo “mañana” sea 10, lo que significa en el último caso que se necesita “pagar” 10 de “ahora” para poder disponer de un kilo de manzanas “mañana”. La tasa de cambio entre manzanas “disponibles hoy” y “disponibles” mañana es pues igual 12/10 = 1.2. La diferencia 1.2-1=0.2, se puede entonces interpretar como una tasa de interés: si vendo las manzanas que tengo hoy y las recompro mañana, dispondría entonces de un 20% mas de manzanas. Mi abstinencia es así “recompensada”.

En general se considera que los individuos tienen una “preferencia por el presente” y que, en consecuencia, el precio presente es superior al futuro. Tal reflexión puede parecer sorprendente a quienes están habituados a ver aumentar los precios con el paso del tiempo, a causa de la inflación. La explicación es simple: la inflación se refiere al nivel de precios, su valor absoluto, en tanto que en el modelo de competencia perfecta sólo cuentan los precios relativos, esto es las relaciones de precios tal como nos lo recuerda el ejemplo de las manzanas que se acaba de presentar. En tanto uno se encuentra frente a canastas de bienes disponibles en una fecha futura, se puede calcular el valor a los precios fijados hoy pero con precios futuros también. Se dice que se está determinando su valor actual; si las tasas de interés son positivas, es mayor tal valor para una canasta disponible hoy que en una fecha ulterior.

De esta manera la existencia de precios fijados “hoy” para los bienes futuros permite, gracias al cálculo de los valores actuales para todas las canastas de bienes posibles, “telescopear” el futuro en el presente, y de manera parecida, retomar los análisis usuales con algunas adaptaciones de terminología.

b) Preferencias y equilibrio intertemporal

En tanto existe un sistema completo de mercados se considera que las funciones de utilidad y de producción intertemporales cuyos argumentos, las “variables” son cantidades de bienes presentes y futuros. En tales condiciones los hogares van a calcular sus tasas marginales de sustitución intertemporal que van a confrontar a las relaciones intertemporales de precios correspondientes, de manera tal que determinaran sus ofertas y demandas transmitidas al comisario subastador. De esta manera agregando el adjetivo “intertemporal” nos encontramos como en el caso habitual.

Es el mismo caso para el productor, cuyo objetivo consiste en maximizar el valor actual de su beneficio, obtenido a partir de las diferencias entre los ingresos y gastos en los diversos períodos. Para ello iguala la productividad marginal en valor de cada insumo a su precio fijado, teniendo en cuenta la fecha, ya que los bienes están ubicados en el tiempo.

En tanto que los precios fijados logran la igualdad de las ofertas y demandas presentes y futuras, se dice que forman un equilibrio general intertemporal. Tal equilibrio se logra cuando existe compatibilidad entre los planes de los agentes para toda su vida y cada cual recibirá en las fechas deseadas los bienes comprados “ahora”, a los precios de equilibrio y se compromete a entregar en las fechas previstas los bienes ofrecidos, como el trabajo.

Se puede considerar que en el equilibrio se hacen contratos entre los agentes en los cuales se precisa la fecha y las cantidades de los bienes que se cambiarán entre unos y otros, y que serán ejecutados. Se supone que existe un sistema completo de mercados y que no existirá ninguna sorpresa, buena o mala antes de su ejecución. El comisario subastador vigilará que cada uno respete sus compromisos.

De esta manera, y en tanto que los precios del equilibrio general intertemporal se conocen y en tanto diversos contratos son firmados, es decir, “todo está reglamentado”, los agentes sólo tienen que ejecutarlo; no hay pues problema económico propiamente dicho. Este análisis puede parecer extraño, pero es la consecuencia lógica de la ausencia de eventos imprevistos o impredecibles, que supone el modelo de competencia perfecta. Se tiene pues en cuenta el tiempo, pero de manera puramente formal, olvidando su compañera inseparable, la incertidumbre.

c) Capital humano, ingreso permanente, arbitraje trabajo / descanso

A pesar de tales reservas, el enfoque del equilibrio general intertemporal se emplea con frecuencia, de manera mas o menos explícita, en los análisis microeconómicos en los cuales se otorga un sitio al tiempo.

De tal manera este enfoque es el origen de la teoría del capital humano que, como su nombre lo indica, ve en todo individuo una especie de capital que genera flujos de ingresos regulares, cuya forma depende de la “inversión” efectuada al principio o en varios períodos. Esta inversión puede consistir, por ejemplo, en gastos de formación; ahora, antes de emprender ésta, todo individuo racional evalúa su costo, incluyendo lo no ganado en trabajo remunerado por estar estudiando, y luego compara este costo con el valor actual del flujo de ingresos adicionales que resultarán de una mejor calificación proporcionada gracias a su “inversión” en educación. Examinando todas las posibilidades posibles de formación, optará por la que le procure el ingreso neto actualizado mas elevado.

Es claro que este tipo de análisis apenas constituye el punto de partida de la teoría del capital humano, que no se reduce al marco estrecho impuesto por las hipótesis de la existencia de un sistema completo de mercados y que pretende explicar, a partir de las preferencias racionales individuales, las diferencias de remuneración que se observa en nuestras sociedades, incluso hasta considerando las diferencias raciales y de sexo, intentando de paso precisar el papel jugado por ciertas “imperfecciones”; en primer lugar claro está, el hecho que el hombre-capital no se puede vender o transferir como es el caso de un bien-capital como una máquina.

La noción de “ingreso permanente” empleada esencialmente en macroeconomía, subraya también el equilibrio intertemporal en tanto parte de la idea que los hogares toman sus elecciones con base en el valor actual del conjunto de sus ingresos futuros, que es, además, asimilado a riqueza. El ingreso permanente es pues el ingreso obtenido en cada período de tal manera que la riqueza permanezca constante en el tiempo; ello sólo es posible si el ingreso permanente es dado por los intereses recibidos por la “inversión” que constituye la riqueza que es igual al valor actual del conjunto de flujos de los ingresos permanentes.

Otro ejemplo importante sobre la preferencia intertemporal se refiere justamente a la distribución del tiempo disponible entre trabajo y descanso: frente a los salarios fijados de los diversos períodos las familias deciden trabajar mas en algunos de éstos, si el salario es mas elevado, y menos en otros. El microeconomista dice que las familias efectúan un arbitraje sobre la manera de emplear su tiempo disponible, de la misma manera que lo hacen los financistas con sus capitales. En tales condiciones si hay desempleo sólo puede ser voluntario pues resulta de una elección deliberada de no trabajar, o de trabajar menos con el fin de tener tiempo disponible para descanso, o, eventualmente, para invertir en “capital humano”. Ciertamente el microeconomista es consciente del carácter reductor, ultra-simplificador de estos análisis; sin embargo, piensa que tienen algo de verdad, incluso si es poca, y por ello amerita que se le preste alguna atención.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados

El conjunto de métodos aplicados al conocimiento de la ciencia, derivan de la Epistemología, que es una rama de la filosofía. La Epistemología es la aplicación de los principios de la Teoría del Conocimiento, en este caso, al conocimiento de la ciencia Económica. Al dar comienzo a esta obra, postulo que la ciencia económica y, con ella, su método, es la más teñida por los intereses ideológicos.
Libro gratis
Congresos

11 al 25 de julio
XI Congreso EUMEDNET sobre

Turismo y Desarrollo

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga