Globalización y pobreza.


Alberto Romero

LA GLOBALIZACIÓN

Actualmente se ha puesto de moda el tema de la globalización, para la cual existen múltiples definiciones, dependiendo del área del conocimiento desde donde se le enfoque, así como de la posición política e ideológica que se asuma al respecto. En este contexto encontramos interpretaciones que van desde la apología neoliberal de la apertura global, de la cual supuestamente se benefician todos por igual, hasta las más radicales posiciones nacionalistas en contra de dicho proceso. Según el Fondo Monetario Internacional, el proceso de globalización consiste en el "crecimiento de la interdependencia económica de los países del mundo a través de un creciente volumen y variedad de transacciones de bienes y servicios y flujo internacional de capitales a través de las fronteras, y también por medio de una más rápida y amplia difusión de la tecnología" 57. En realidad, la llamada globalización no es otra cosa que la fase más avanzada de la división internacional del trabajo, jalonada por la revolución tecnológica en el campo de la informática, las telecomunicaciones, la biotecnología, la ingeniería genética y la sustitución de materiales, entre otros factores.

En esta fase la telaraña de relaciones (económicas, culturales, políticas, etc.) internacionales es cada vez más compleja y difícil de explicar desde un solo punto de vista. La especialización geográfica del proceso productivo, en el cual intervienen diferentes países y regiones, hace que se camufle cada vez más el origen real de las mercancías; es como si estas no tuviesen nacionalidad. En estas condiciones, la economía mundial es cada vez menos la suma de economías nacionales aisladas, para convertirse en una economía global e interdependiente, lo cual da la impresión de homogeneidad. Sin embargo, globalización no es sinónimo de equidad, pues no todos los miembros de la comunidad internacional participan en igualdad de condiciones dentro de la nueva división internacional del trabajo.

Al contrario, tal y como lo muestran las estadísticas, pese a la innegable mejoría en el posicionamiento de un grupo de países en desarrollo en el contexto mundial de la economía, en primer lugar los llamados países de industrialización reciente, la brecha relativa que separa al puñado de potencias dominantes, aglutinadas alrededor del llamado grupo de los siete, del resto de los países del hemisferio, no solo se conserva sino que parece profundizarse, especialmente en aquellas actividades relacionadas con el conocimiento de vanguardia.

Igualmente, al tiempo que la dinámica del comercio mundial, en el marco de impresionantes cambios cualitativos en los sistemas de información y de transporte, rompe fronteras y modifica el concepto tradicional de soberanía nacional, se da la contratendencia a conformar bloques de integración comercial y de mercados únicos, con el fin de buscar mecanismos que les permitan a sus integrantes mejorar las ventajas competitivas en el plano internacional. La globalización tampoco implica la desaparición de las contradicciones entre lo global y lo local, lo que se manifiesta en la tendencia a la fragmentación regional. Cada día aparecen en el mapamundi más países, la mayoría de los cuales, desde el punto de vista poblacional, son pequeñas naciones.

La mayor interdependencia surgida del actual proceso de globalización, al tiempo que integra cada vez más las economías y los pueblos de todo el mundo, incrementa su vulnerabilidad frente a los cambios que se producen al interior de los principales centros tecnológicos y financieros, incluyendo a los llamados países emergentes del mundo en desarrollo. Un ejemplo de esto es la crisis que viven actualmente los países asiáticos y su repercusión en el resto del planeta.

El proceso de globalización es liderado por las llamadas empresas transnacionales, las cuales concentran el mayor volumen de producción de bienes y servicios, así como los mayores avances en el campo del desarrollo tecnológico a escala mundial. 58 Otro aspecto a resaltar es que la mayor parte de este comercio se realiza al interior de la tríada conformada por Estados Unidos, la Unión Europea y Japón.

Pero más que el hecho del incremento de la participación de las empresas transnacionales en la producción, los flujos comerciales y la inversión, lo importante es resaltar el aspecto estructural que acompaña a dicho proceso 59, lo que les permite moldear la división internacional de trabajo de acuerdo con los intereses estratégicos de las naciones más desarrolladas, de donde provienen.

En esta nueva etapa de la división transnacional del trabajo, la competitividad de las naciones está cada vez más condicionada a la flexibilidad de sus economías y a su capacidad de reacción frente a los rápidos cambios tecnológicos, determinados por las exigencias del también cambiante mercado. En otras palabras, economías primarias monoespecializadas y con escalas de producción orientadas a mercados masivos y homogéneos, tienden a quedarse rezagadas frente a aquellas que son más flexibles y diversificadas, orientadas a mercados especializados o a los llamados "nichos" de mercado, y que, por consiguiente, pueden reaccionar a tiempo frente a situaciones cambiantes e imprevistas.

Ante su atraso tecnológico relativo, la inserción competitiva de los países en desarrollo en la economía internacional parece estar supeditada inevitablemente a la presencia de las empresas transnacionales en sus economías. La mayor o menor participación de los países menos desarrollados en las redes de producción dirigidas por las empresas trasnacionales, su capacidad de absorción de inversión extranjera, depende, por lo menos, de las siguientes condiciones: a) estabilidad macroeconómica; b) disponibilidad de una infraestructura adecuada; c) suficiente oferta de fuerza de trabajado adecuadamente calificada y relativamente barata, y d) estabilidad política. Estos elementos en su conjunto determinan lo que se ha dado en llamar el nivel de confianza en determinado país. Este esquema de inserción tiende a reforzar aún más al carácter apendicular de nuestras economías, a través de su especialización en las fases finales del proceso productivo y bajo el control tecnológico de las empresas transnacionales.

57 Citado por Fabián Mosenson en "¿Panacea universal o máquina infernal?. Elementos para la discusión del neocapitalismo, la globalización y sus consecuencias". Revista Lote No. 5 Septiembre de 1997 (http://www.revistalote.com.ar/nro005/mosenson.htm)
volver

58 Ver en detalle primer capítulo del presente libro.
volver

59 Ver en detalle capítulo I del presente libro.
volver

Volver al indice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga