¿Buscas otro libro?
Buscalo aquí:
Amazon Logo

Este texto forma parte del libro
Nuevas formas organizativas

 

6.2 Factores de potenciación

Se impone romper con el principio de Fayol, H. cuando decía que:"La división del trabajo es una ley de la naturaleza... el trabajador que está haciendo siempre la misma pieza, y el director que está ocupándose constantemente de los mismos problemas adquiere una destreza, una seguridad y una exactitud que aumenta su productividad".

O con los principios de Taylor que proponía: "La dirección de obreros consiste esencialmente en la aplicación de tres ideas elementales: en primer lugar, tener delante de ellos un señuelo que los haga trepar, en segundo lugar, hacer restallar el látigo sobre ellos y tocarlos de tanto en tanto con el mismo; en tercer lugar, trabajar codo a codo con ellos, empujarlos firmemente en la misma dirección y no dejar nunca de instruirlos, ayudarlos y guiarlos". La segunda parte no lo exime de la primera, y el hecho es que es necesario de conjunto superarlo de plano.

La transformación del trabajo en el mundo es un proceso complejo. Muestra de ello son los desarrollos teóricos y conceptuales en los últimos cincuenta años, y su relativa poca amplitud de aplicación en la práctica de forma tal que cambien los principios fundamentales tradicionales de organización del trabajo, que de hecho son principios de dirección.

La diversidad de situaciones, de los factores estructurales y las estrategias, pero sobre todo del entorno económico y social en el que se lleva a cabo, siguen favoreciendo más lo urgente sobre lo importante, y lo urgente en las sociedades capitalistas sigue siendo el Capital formador de plusvalía y el modo de explotación capitalista; ayer pasaba por la pala, luego por la cadena de producción, hoy por la expansión del trabajo dotado de mayor dimensión intelectual, el trabajo como forma de capital, el Capital Intelectual como forma de capital según la teoría del Capital Humano.

En nuestro país, verificado en investigaciones en los últimos años, y ahora a través del estudio de casos, las NFOT no se han impuesto sistemáticamente en el conjunto de las empresas, ni siquiera dentro de las empresas que han aplicado parcialmente alguna de las formas.

Se producen elevaciones de las calificaciones técnicas, hay grupos de trabajo polivalentes, incluso Equipos de Trabajo y Grupos (semi)autónomos que desarrollan la DIP, pero se mantienen los rasgos fundamentales de los principios tradicionales de la organización del trabajo y de la dirección. Hay que insistir y potenciar la Autonomía, el Trabajo en Equipo o Trabajo en colectivo que asuma la Integración como principio, como parte de nuevos métodos y estilos de dirección, y la Gestión de los Recursos Humanos entendido como capacidades reales y potenciales, conocimientos, cultura, valores, intereses, necesidades y motivaciones de las personas.

Autonomía – Trabajo en Equipo – Integración

Es necesario empezar por potenciar y perfeccionar la Cooperación en el trabajo mediante la colaboración, puesto que las NFOT son formas que rompen con la concepción, planificación y distribución de las actividades y las formas tradicionales de agrupación de los trabajadores; y esto, ante todo, o al menos al mismo tiempo, son tanto aspectos técnicos como sociales y culturales. La colaboración e integración son factores importantes de la Dirección Estratégica, tanto interna como externa de la empresa.

La tesis central sustentada a lo largo del texto es que las NFOT, deben sustentarse en NFO, y éstas formas nuevas de las organizaciones, para nuestra sociedad, deben implicar realmente una relación social de trabajo distinta entre los trabajadores en las organizaciones, puesto que las organizaciones se hacen más complejas; deben sustentarse en el carácter y contenido de trabajo que rompan con el marco conceptual y los principios tradicionales establecidos, tanto de los elementos técnicos del proceso de trabajo como de la Dirección y Gestión de la Organización, que permitan alcanzar no sólo niveles superiores de Calidad, Eficiencia, Productividad, Competitividad de la empresa, sino también desarrollo integral de las personas. Esa ventaja la debe privilegiar nuestra sociedad.

Si estamos de acuerdo que la Organización es un sistema complejo, y ante todo, es un “sistema de representaciones mentales difícilmente separables de su entorno” (Saéz Vacas, F.); que las empresas deben afrontar y desarrollar la informática como instrumento de trabajo, y la comunicación y la información deben recibir tratamiento desde el punto de vista global, en función de toda la Organización y sus trabajadores, y no excluyente; que la Autonomía y la Innovación acorde al desarrollo de las organizaciones, requieren de conocimientos socializados, comprensión amplia y tecnologías complejas, y que la complejidad de toda Organización, no lo resuelve un solo nivel de dirección, ni un grupo de directivos y/o especialistas, sino que es de todos y cada uno de los trabajadores, entonces, las NFO y las NFOT requieren que las organizaciones aumenten la complejidad.

Esta tesis, de la necesidad del aumento de la complejidad frente a la creciente complejidad del entorno (Beer, J; Melese, J; Ashby, R. y Saéz Vacas, F.), que sustentamos, es contraria a la que plantean otros autores (Keen, P.) que dicen que la complejidad del entorno hay que enfrentar con la simplicidad organizativa.

Pero, entiéndase que cuando hablamos de complejidad, no hablamos de multiplicar las partes, actividades, unidades organizativas o subsistemas, y buscar interconexiones y coordinaciones entre las mismas, que tradicionalmente complejizaban al extremo las estructuras y las relaciones.

Hablamos de un nuevo concepto de complejidad, en el sentido de “componentes interconectados que funcionan de conjunto” (Anderson,1999). Hablamos de integración y de enfoque sistémico; no hablamos de complejidad horizontal y vertical tradicional a los que se daba solución multiplicando niveles y fragmentando y simplificando actividades.

Estamos hablando de Complejidades Cognitivas, que requieren de personal con capacidad de iniciativa y de autogestión de su trabajo, con elevado nivel de calificación y un reciclaje continuo de sus conocimientos. Y esta propia complejidad cognitiva, conduce y exige una mayor Complejidad Relacional. Estamos hablando que esta complejidad cognitiva trae aparejado: una gran variedad de tareas, dificultades de comprensión y análisis y múltiples excepciones en el desempeño de las tareas, todo lo cual debe hacerse, o es mejor hacerlo, colectivamente, y no individualmente.

Este gran reto, interdisciplinar, formativo, educacional, cultural, sólo es posible enfrentar y desarrollar, por las políticas y las acciones que se llevan a cabo en nuestro país en el campo de la Educación y la Cultura, y las Políticas Sociales, que permiten que los cambios técnicos-tecnológicos y organizacionales lleven al Desarrollo Multifacético de la Personalidad de los Trabajadores, y no al desempleo o a formas laborales precarizadas.

 


Google
 
Web eumed.net