¿Buscas otro libro?
Buscalo aquí:
Amazon Logo

Este texto forma parte del libro
Nuevas formas organizativas

 

2- Simplificación de la actividad y de la organización del trabajo teniendo por base la tarea

Relacionado directamente con el principio anterior, la actividad del trabajo se concibe y organiza en los primeros tiempos de la empresa moderna del siglo XX, fragmentándolo en tareas simples y fáciles de realizar en cortos espacios de tiempo, de manera repetitiva, requisitos del tipo de producción en gran escala, masiva y/o grandes series de productos homogéneos.

Al simplificar las tareas, no sólo se separaban las actividades ejecutivas de las ejecutoras, "lo mental y lo manual", cumpliendo así con el primer principio, sino también las tareas directas de ejecución propiamente dichas de las tareas indirectas como mantenimiento, calidad, o de preparación. Entre las funciones técnicas de planificación, concepción, organización, y control se simplificaban a su vez las funciones a nivel de tareas, y con ello, en ambos casos, se necesitaba tiempo mínimo de aprendizaje, o aprendizaje estandarizado que exigía la tarea o función destinada. Esto, desde luego, ayer podía llamarse requisitos y exigencias de las destrezas y habilidades, hoy pueden ser las competencias laborales con similar perfil de exigencias, sin la necesaria integración de funciones que exigen las NFO.

La fragmentación de tareas, el "trabajo fragmentado", de manera tal que se multiplican las funciones hasta donde se quiera, y las personas necesarias, señala un autor (Friedmann, G. 1946) es uno de los aspectos culturales que mayor peso ha tenido de la organización del trabajo tradicional en la organización de la empresa hasta nuestros días.

Hay que tener en cuenta que, según la Ley de Dinámica de Sistemas, la Ley de Fragmentación, expresa que si se divide un sistema en sus partes componentes este pierde dinámica. En consecuencia, la fragmentación de tareas reduce la dinámica de los procesos, y la fragmentación de las funciones o la departamentalización de la empresa de forma tradicional reduce la dinámica de la empresa; es decir, son acciones que van en contra del establecimiento y funcionamiento del sistema-empresa, y de los enfoques integrales que trabajan fundamentalmente los procesos. La fragmentación es contraria a las NFO y a las NFOT.

Estos aspectos culturales de identidad de los trabajadores con un tipo de quehacer, con un tipo de saber, con un tipo de "involucramiento" como lo denomina determinada bibliografía, y que no hay que confundir con participación consciente, y si se considera como tal es porque los trabajadores desconocen los objetivos, son los componentes que mas pesan hoy día en la consolidación de las NFOT y métodos de gestión que exigen un comportamiento de las personas con una mentalidad diferente, con formas de pensar y modos de relacionarse diferentes, con valores e intereses diferentes.

Es por eso, como se verá mas adelante, que es necesario reconocer la prioridad de los Recursos Humanos como función directiva principal, cosa que aún no pasa de la formalidad, tanto en el mundo como entre nosotros, y la importancia de la dirección participativa cooperativa con el tratamiento de los componentes comportamentales de las personas, de los Grupos y de las propias Organizaciones, para el establecimiento y desarrollo de las NFO y las NFOT, como lo fuera el tratamiento ingenieril del tiempo y los movimientos o el ritmo del proceso de trabajo del taylorismo-fordismo.


Google
 
Web eumed.net