¿Buscas otro libro?
Buscalo aquí:
Amazon Logo

Este texto forma parte del libro
Nuevas formas organizativas

 

1º Separación entre el trabajo manual y el intelectual.

La época industrial y de la gran industria de hace un siglo exigía mayor rendimiento y productividad que en épocas anteriores, lo cual se alcanzaba separando las funciones especializadas de dirección, como la planificación, la organización y el control así como de las actividades que garantizaban el funcionamiento de la empresa, de la ejecución propiamente dicha, primeramente más manual y luego más mecanizada.

Es un ejemplo claro del carácter y contenido del trabajo establecido sobre la base de una división social del trabajo.

Ahora bien, alguna reflexión y comentario es necesario hacer.

En la misma medida en que las funciones de regulación de las operaciones, el aseguramiento técnico directo, la necesidad de tomar decisiones en el curso de proceso productivo, es decir, el contenido del trabajo, han ido avanzando y enriqueciéndose en sus múltiples elementos por separado, el carácter del trabajo, es decir las ocupaciones, que clasifican y califican a los trabajadores, debían haber cambiado en la misma medida.

Sin embargo, los distintos tipos de actividades laborales por los elementos claves que los identifican, se mantienen relativamente similares.

Las categorías de carácter y contenido de trabajo se intervinculan y se superponen, pero no se ha producido un salto cualitativamente superior que permita calificarlo de radical y revolucionario. Este aspecto por si solo habla claramente hasta donde se ha avanzado en un nuevo modelo de organización del trabajo y un nuevo tipo de trabajador, y una nueva forma de organización.

Si en la sociedad no se contraponen las distintas categorías ocupacionales con el nivel técnico-educacional y cultural, no hay razón para no superar la división social y la división funcional del trabajo establecido históricamente en un momento dado. Auque hablamos de todas las categorías, se debe hacer hincapié en la categoría ocupacional de obrero relacionado con la ejecución directa y la distancia que lo separa de las actividades intelectuales, como para que ello se haya constituido en un principio básico de organización del trabajo, y de la propia empresa.

No es la función en sí, ya sea de ejecución o de dirección, de planificación, de organización o control la que ha determinado o determina la existencia de una u otra categoría con sus contenidos, como expresan algunos autores, sino es el principio de división social del trabajo establecido por los ideólogos del capitalismo.

"Entre las mayores incomprensiones y tergiversaciones del marxismo, se encuentra la reducción de la clase obrera a quienes están ligados de manera más o menos directa a la producción y servicios de carácter material, al trabajo físico y de escasa o mediana calificación. Tal posición no deja espacio para el trabajo complejo” (Cervantes, M. R. y Pérez, D. O. 2003 ).

Por su parte Machado, R. D. (2003 ), dice: "El sociólogo alemán Hans Roder, luego de recordar que las diferencias sociales que se originan en la división social del trabajo subsistentes en el socialismo, son también una herencia del pasado, señaló:" Sin embargo, sería falso considerarlas solo como vestigios históricos. La sociedad socialista, en la cual domina el principio de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo, contiene en sí misma las condiciones materiales objetivas para la reproducción sujeta a leyes y socialmente necesaria de las diferencias sociales basadas en la división del trabajo en el socialismo, y originadas en ella", lo que indica el camino complejo a seguir en nuestra sociedad.

Los Obreros siguen definiéndose como los que "directamente o a través de los medios de trabajo modifican, transforman o cambian de estado el objeto de trabajo, se encargan directamente de la instalación y funcionamiento correcto de los medios de trabajo, cambian de lugar los objetos y medios de trabajo...".

Evidentemente se trata de una relación histórica determinada de interrelación entre la fuerza de trabajo y los medios y objetos de trabajo, históricamente establecido, y que se ha ido modificando y se sigue modificando, aunque los factores siguen siendo los mismos.

Mientras, la categoría de los Técnicos se define como "los que realizan el trabajo analítico, constructivo-organizativo y de control. "Si las NFOT buscan cada vez más, la integración de actividades, funciones o procesos, es evidente que la clasificación anterior deberá refundirse y redefinirse. De lo contrario, no se produce la integración de los trabajos o actividades intelectuales y manuales.

Si la revolución científico-técnica y tecnológica ha elevado de manera extraordinaria la complejidad del trabajo, de tal manera que la preparación profesional del obrero tal y como se define, requiere de un nivel incomparablemente superior al de hace medio siglo atrás, de manera que debe integrar las funciones de técnico para llevar a cabo las NFOT, las definiciones de las categorías ocupacionales deben cambiar.

Pero, las definiciones de las categorías ocupacionales y los contenidos de los cargos y ocupaciones en la práctica, reflejan precisamente el avance de las NFOT.

Cabe aquí un recordatorio y una reflexión en relación con la definición del proceso de trabajo de Marx, que señala que el proceso de trabajo se descompone en: actividad personal del hombre o trabajo propiamente dicho, el objeto sobre el cual actúa el trabajo, y el medio por el cual actúa. La combinación de las relaciones de los factores o las "formas de existencia material del proceso de trabajo", su interdependencia, es lo que distingue las diferentes épocas económicas, señala Marx..

La primera manufactura radicaliza al extremo la unión de la fuerza de trabajo y el medio de trabajo, de manera tal que el uso efectivo de los medios requería un conjunto de cualidades sobre todo físicas y en menor medida intelectuales, así como hábitos y aprendizaje. Ese conjunto del obrero, formado por ese aprendizaje mínimo necesario, los hábitos y el medio de trabajo, constituía una técnica.

Las formas del proceso de trabajo han ido cambiando, y con el establecimiento de la gran industria, la técnica ya no será el conjunto de un medio de trabajo y de un obrero, sino el conjunto de ciertos materiales y de los instrumentos de trabajo. Y esta unidad se expresa en la aparición de la tecnología.

El desarrollo en ascenso de la máquina-instrumento independiza a esta de la fuerza de trabajo, es decir, los medios de trabajo y el trabajador separados adquieren formas de evolución diferentes, y hacen posible una relación de unidad diferente, la unidad del medio de trabajo y del objeto de trabajo. Este desarrollo tiene más de un siglo y ha llegado hoy a situaciones inimaginables entonces. Baste citar las maquinas con control numérico por ordenador (CNC), diseño asistido por ordenador (CAD), con combinación con sistemas de fabricación (CAM), sin mencionar los sistemas flexibles de producción de la automatización compleja y la robotización del último decenio, y los sistemas de gestión y la informática al servicio de actividades de trabajo.

El hecho que la época de la Informatización acentúa la transformación de trabajo vivo en trabajo pretérito, no significa que la creación de valores no se siga apoyando en la explotación del trabajo vivo, sino que el Capital impone al Trabajo formas de trabajo complejas, formas mas sofisticadas de intensificación de la explotación del trabajo y de alineación del trabajador, y que pueden y de hecho se hacen denominar como NFOT.

El reemplazo de la fuerza en la función del instrumento, en que se suprime el contacto directo con el objeto de trabajo, lleva en la mecanización compleja o en la automatización compleja a una transformación completa de la relación entre el trabajador y los medios de producción. En esta misma medida el trabajo colectivo o el "trabajo socializado" de Marx adquiere mayor importancia, y esto debería llevar a un nivel cualitativamente superior del contenido y el carácter del trabajo.

La información del objeto de trabajo, el hecho que el trabajador lo aprehenda, no depende ya de la cultura artesanal adquirida mediante el hábito de la fuerza de trabajo, sino de la forma de los instrumentos, del mecanismo de su funcionamiento, que se va más allá de lo individual y requiere de un comportamiento colectivo, y de niveles de conocimientos individuales y colectivos no concebidos hace un siglo atrás.

En esta reflexión se encuentra la explicación de lo que deben constituir las NFOT hoy día para nosotros, en nuestra sociedad, y también cómo se ha desarrollado la Organización del Trabajo y la formación de los trabajadores en el último siglo, que aunque con grandes diferencias, son diferencias relativas que no han permitido desarrollar NFOT con una base verdaderamente fuerte.

El desarrollo de los instrumentos y de los mecanismos de funcionamiento también obliga a una redefinición de las categorías ocupacionales, puesto que exigen la integración en lugar de la separación de las partes ejecutivas y ejecutoras o de las funciones operacionales y las funciones técnicas.

La división funcional del trabajo va cambiando en dependencia del carácter de las funciones que desempeñan las distintas categorías de trabajadores, y las funciones originales han variado y varían. No se trata, como muchas veces se ha dicho que se contraponen los conceptos de nivel técnico-educacional y las categorías, y que un trabajador con formación media o superior puede desempeñar funciones de obrero, sino que las funciones combinen con las profesiones, con incidencia desde el punto de vista técnico-organizativo. La elevación de la complejidad del trabajo exige un replanteo de las funciones.

Esto lleva a la necesidad también de que el principio fundamental de la organización del trabajo tradicional, la organización del tiempo, se deba replantear, puesto que el punto clave de la "racionalización" tradicional de los procesos, el tiempo, no puede ser la esencia de las NFOT, lo cual no significa que no se tenga en cuenta. En caso de mantenerlo en primer plano, los procesos de socialización y la dimensión social en los procesos de trabajo, pierden valor, o se utilizan como argumento de baja eficiencia, como ha ocurrido en experiencias ya históricas (Kalmar vs. Uddevalla, Suecia).(1)

La incomprensión de este problema, y la creencia en la no existencia de métodos estandarizados a la manera de los modelos tradicionales de los gastos de trabajo, aunque sí existen métodos sofisticados de “tiempos predeterminados”, puesto que se trata de métodos de trabajo de integración de diferentes disciplinas, puede ser la causa de la combinación de la "racionalización tradicional” con elementos nuevos de las NFOT, aunque las primeras formas guarden la esencia de la Organización del Trabajo Tradicional.

Para avanzar y reflexionar desde el punto de vista técnico-organizativo alrededor de distintos elementos tradicionales, un lugar especial lo ocupa la División y Cooperación del Trabajo.

La División y Cooperación del trabajo, establece la distribución de las actividades dentro del proceso de trabajo a partir de la fragmentación de las tareas, y a la vez establece las formas de agrupación de los trabajadores para llevar a cabo una actividad de trabajo. Tiene como punto clave los “gastos de trabajo para la elaboración de una unidad de producto o el cumplimiento de un volumen determinado de trabajo en una unidad de tiempo" en condiciones técnico-organizativas dadas, sin más.

Más adelante, analizaremos las consecuencias de considerar y confundir la Productividad del Trabajo con indicadores que lo miden, y la importancia de superar la concepción de la División y Cooperación tal y como se establecía apenas medio siglo atrás para poder desarrollar las NFOT en aquel entonces.

No se trata de contraponer las formas tradicionales y las NFOT; incluso pueden coexistir, acercarse y hasta superponerse. De hecho en la práctica lo han hecho y lo hacen desde hace varias décadas, siempre y cuando los elementos tradicionales, desde el punto de vista técnico, no entran en contradicción con los elementos de la dimensión social propios de las NFOT. Y es aquí donde se han dado los mayores problemas en las distintas experiencias y aplicaciones en diversos países en relación con las NFOT.

Lo cierto es que, más allá de los elementos técnicos del proceso de trabajo, las mayores contradicciones se dan en los elementos sociales y los métodos de dirección que sustentan unas y otras. En la misma medida en que predominan los elementos de las NFOT con una nueva dimensión social, del subsistema Social y el subsistema Cultural, se anulan los elementos tradicionales, incluso desde el punto de vista técnico.

Quizás el elemento que mayor claridad brinda acerca de este cambio, o del cambio que aún está por producirse, como parte de los nuevos principios a establecer, es el referido a la Autonomía y la Toma de Decisiones, que va a determinar la arquitectura o el diseño de estructuras organizativas de dirección, así como la complejidad de cargos y ocupaciones; si antes se concebía desde arriba, y siempre desde arriba, y antes de las acciones de ejecución, las NFOT exigen que sea en tiempo real y en el puesto donde se ejecuta.


(1) Se citan en la bibliografía dos experiencias de la Volvo (Suecia) consideradas clásicas de las NFOT. En la década de los años 70 en Kalmar se concibió que cada fábrica se dedicara al montaje de un subconjunto que correspondía a una función o a una posición sobre la carrocería del auto. Cada fábrica comprendía un Grupo de trabajo de 15-20 personas. La línea de montaje era corta, con 4-5 pasos, con ciclos de tiempo en torno a 5 minutos. La velocidad de la línea era monitoreada por un computador central. Los tiempos eran calculados por el método MTM. Los operarios podían rotar los puestos.

A partir de experiencias anteriores, y tomando en cuenta los avances tecnológicos se diseña el proceso de producción en Uddevalla con cambios en la organización, en los contenidos de trabajo e incluso desde el punto de vista arquitectónico para los flujos. La diferencia con la experiencia anterior es una mayor autonomía a partir del montaje completo de un vehículo en una estación fija por un Equipo de 10 operarios.

 


Google
 
Web eumed.net