¿Buscas otro libro?
Buscalo aquí:
Amazon Logo

Este texto forma parte del libro
Nuevas formas organizativas

 

Capítulo IV.

4.1 Enfoque interdisciplinario para el estudio del Comportamiento Organizacional.

La necesidad de desarrollar un enfoque interdisciplinario que apoyara el buen desempeño de las personas dentro de la organización, fue en cierta medida sugerido ya por Henri Farol cuando señalaba que: "En toda clase de empresa, la capacidad principal de los agentes inferiores es la capacidad profesional característica de la empresa, y la capacidad principal de los grandes jefes es la capacidad administrativa", pero guardando las distancias, lo que queremos destacar es la consideración del autor sobre la posibilidad de que el personal de cualquier empresa, a cualquier nivel, sea capaz de desempeñar las funciones esenciales, a saber: la técnica, la comercial, la financiera, la contable, la de seguridad y la administrativa.

Por enfoque interdisciplinario estamos considerando aquel enfoque que permite que el objeto de estudio se analice de forma integral a través del estudio de las interrelaciones que se establecen entre las diversas disciplinas que intervienen en el proceso.

Como el Comportamiento Organizacional analiza, interpreta y trabaja la conducta de las organizaciones, y desde el primer momento hemos dicho que las organizaciones son sistemas sociales complejos, para entender qué ocurre con las personas y las causas de sus comportamientos en todos los aspectos y a todos los niveles, es imprescindible alcanzar la integración de las grandes Disciplinas Sociales y las Disciplinas Técnicas.

Desde la Sociología, pasando por la Psicología, hasta las Ciencias Políticas y la Antropología., y las disciplinas técnicas, sin simplismos que no capturan las complejidades del proceso, tanto técnicas como de comportamientos. Si se desconocen las Disciplinas Técnicas, se vuelve a cometer el mismo error histórico de éstas de desconocer las ciencias sociales en un momento determinado. Por lo tanto, también se deben integrar al estudio y entendimiento del Comportamiento Organizacional, de lo contrario, se sigue dando tratamiento exclusivamente técnico de los procesos de trabajo.

En la actualidad, el empleo de este enfoque se hace indispensable, pero también es mucho más complejo, partiendo de considerar el nivel de integración que es necesario conseguir con el mismo. Esto hace que muchas veces se rechace o se trabaje de forma parcial. Exige un cambio no sólo de mentalidad sino de concepción, donde las personas deben ser capaces de ir integrando los conocimientos que tienen de una disciplina u otra con las demás, de tal manera que les permita ver y actuar sistémicamente. Para lograr este enfoque integral es necesario que los directivos tengan una visión diferente acerca de su papel como (pro)motores de la organización y que sean integrativos en su desempeño.

El pensamiento sistémico, como se ha explicado, es la base para el desarrollo de las NFOT, lo cual deja atrás el principio de la división del trabajo y la cooperación sobre la base de la súper especialización de las personas en el puesto de trabajo. Se trata de entender y aplicar la "complejidad dinámica" (Forrester, J.) que encierra el enfoque sistémico. De tal manera la mayoría de los problemas en cualesquiera de las áreas organizativas o de los procesos, no son problemas privativos de esos lugares, y muchas veces ni siquiera se originan en los mismos. Las causas no están siempre, o casi nunca, a la mano, ni el análisis tradicional en el cual causa - efecto están próximos en tiempo y espacio, como hemos dicho con anterioridad.

Se trata entonces de escoger entre una gran cantidad de variables, un grupo de las más importantes y mediante el proceso de análisis establecer la complejidad dinámica. Esto sólo se puede hacer mediante un trabajo en equipo multidisciplinario e interdisciplinario que facilite la cooperación con colaboración como un nuevo valor cultural y de cambio dentro de la organización.

Para lograr establecer la complejidad dinámica es necesario un pensamiento complejo. El saber complejo no es el saber en si mismo de alguna de las disciplinas, sino tener en cuenta el saber de las otras dimensiones de la realidad.

El trabajo en grupo permite realizar la ampliación y el enriquecimiento de tareas no sólo a nivel individual sino con un enfoque colectivo. De esta manera se configura un trabajador colectivo capaz de abordar una actividad laboral más amplia e integrada. La autonomía que se ejerce en el funcionamiento de los mismos permite una mejor distribución de las tareas y responsabilidades teniendo en cuenta las diferentes capacidades y preferencias de los miembros del grupo.

Las relaciones que se establecen dentro del grupo favorecen una mayor comunicación de conocimientos y prácticas profesionales lo que sin duda desarrolla la potencialidad de los trabajadores implicados

 


Google
 
Web eumed.net