Medidas específicas recogidas en el Código ético de publicidad interactiva y comercio por Internet

            

.

         De los distintos códigos de conducta existentes[1] nosotros nos vamos a centrar en el Código ético de comercio electrónico y publicidad interactiva[2] por ser el código específico que más vinculación tiene con nuestra exposición.

         El Código ético de comercio electrónico y publicidad interactiva aprobado en el 2002 es el resultado de la adaptación de dos códigos anteriores: el “Código de protección de datos de Internet” y el “Código ético de publicidad en Internet”, a los nuevos avances y a los preceptos de la Directiva de comercio electrónico y a la Ley de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico[3].

         Entre las distintas normas que recoge trata especialmente la publicidad estableciendo medidas de protección al consumidor:

 

a)  El deber de identificación del mensaje publicitario.

                  No es una medida de protección nueva, como dijimos se recoge en la Ley general de publicidad y en la Ley de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico, por lo que nos remitimos a lo que ya hemos comentado, aunque hay que precisar que a nuestro entender la redacción que se realiza en el Código es más completa que la que se recoge en la Ley de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico.

                   El Código, al igual que la Ley, exige que las comunicaciones comerciales realizadas por vía electrónica sean claramente identificables como tales e indiquen la persona física o jurídica en nombre de la cual se realizan. Sin embargo, añade de modo específico que el anunciante deberá indicar a sus destinatarios, de forma clara, directa y fácilmente accesible, su nombre, denominación social, su domicilio a efectos legales así como su dirección de correo electrónico y cualquier otro dato que permita establecer con él una comunicación directa y efectiva[4]. De este modo se amplía el deber de información del prestador de servicios reconocido en la Ley al anunciante.

 

b)  La prohibición de correo electrónico no solicitado.

                   El Código mantiene las directrices que se establecían en la Directiva 2000/31/CE, de 8 de junio[5] .Mantiene el sistema general de solicitud expresa para recibir comunicaciones comerciales por vía electrónica. Entendiéndose que se ha concedido la autorización cuando al tiempo de recabar los datos, se haya informado debidamente al destinatario sobre la posibilidad del envío publicitario y éste haya otorgado su consentimiento.

                   En este aspecto debemos recordar que la Ley de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico, no matiza cuando se ha concedido la autorización expresa, entendemos que por no creer que sea necesario. También hay que retomar que tras la modificación realizada por la Ley general de telecomunicaciones se mantiene un sistema de autorización expresa similar al del Código, aunque  establece una excepción cuando exista una relación contractual previa, por lo que entendemos que en este supuesto la Ley es más específica y menos protectora que el Código.

 

a)  El deber de información previo.

         El Código atendiendo a la vinculación entre publicidad y oferta que se ve acentuada en Internet establece como medidas de protección al consumidor frente a la publicidad; la obligación por parte del anunciante de informar del coste o precio de acceder a un servicio o mensaje cuando aquél sea mayor que el de las tarifas básicas de telecomunicación, obliga a la identificación de la oferta de modo que el que las recibe pueda reconocerlas y a su vez obliga a que si en la publicidad se realiza una oferta directa de contratación, se deberá proporcionar al destinatario una información clara, completa y precisa sobre el contenido y el alcance de aquélla[6].

         Además, en el mismo sentido que el artículo 27.4 de la Ley de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico el oferente deberá facilitar al consumidor el acceso a las condiciones generales de contratación aplicables a cada caso, para que las pueda consultar, archivar e imprimir. Asimismo se deberá informar sobre:

a)         Precio de compra completo, con referencia a los impuestos aplicables e incluidos, así como la moneda, la modalidad de pago, el franqueo y los portes.

b)         Plazo de validez de la oferta, si se tratrase de una oferta promocional.

c)         Términos, condiciones y formas de pago.

d)         Las diferentes formas de entrega o ejecución que puedan existir de los productos o servicios contratados.

e)         Características de los bienes o servicios y, en su caso, las condiciones necesarias para su utilización.

f) Existencia o inexistencia de costes adicionales.

g)         Condiciones para el ejercicio del derecho de desistimiento y devolución.

h)         Garantías aplicables a la adquisición del producto o servicio.

i)  Lugar y forma de presentación de posibles reclamaciones.

j)  Domicilio del oferente a efectos legales.

   

    Contenido mínimo de información al que se refiere igualmente la Ley de ordenación del comercio minorista, aplicable al comercio electrónico como ya comentamos, por lo que no podemos considerar en este sentido que exista novedad alguna .

 

b)  La prohibición de impedir la libre y normal navegación del usuario en  Internet.

                             Supone una novedad con la que se pretende evitar la dificultad en la navegación por Internet como consecuencia de la publicidad excesiva.

                            El Código establece que la publicidad no podrá impedir la libre o normal navegación del usuario en Internet[7], y establece como medida preventiva que los mensajes publicitarios que reciba el usuario durante su navegación por una página web deberán permitirle en todo momento salir del mensaje publicitario o eliminarlo de su pantalla, volviendo a la página de origen desde la que el usuario accedió al mensaje publicitario.

                            Directamente relacionado con la normal navegación del usuario se establece que no podrán utilizarse los grupos de noticias, tablón de anuncios o foros o charlas para enviar publicidad en línea, salvo que, en este último caso, previamente se haya obtenido el consentimiento del moderador del punto de encuentro o, en su defecto del proveedor del servicio, o se ajuste a las reglas de admisión de publicidad establecidas para ese grupo, foro, charla o similar. Excluyéndose de la prohibición los foros o charlas de naturaleza publicitaria.

 

         Estas medidas no quedan sólo en una declaración de principios sino que este reconocimiento abre la posibilidad de que en el caso de que la publicidad sea realmente molesta pueda presentarse una queja o reclamación ante los órganos de control de cumplimiento del dicho código.

El control del cumplimiento de las normas del presente Código corresponderá a dos órganos extrajudiciales. De un lado, el Jurado de la Publicidad de Autocontrol, que se encargará de resolver las eventuales controversias relacionadas con las comunicaciones comerciales que sean presentadas por infracción de las normas contenidas en el presente Código. De otro, la Junta Arbitral Nacional de Consumo, que, de conformidad con el Real Decreto 636/1993, de 3 de mayo, por el que se regula el Sistema Arbitral de Consumo, se encargará de resolver las eventuales controversias relacionadas con la contratación electrónica con consumidores que sean presentadas por infracción de las normas contenidas en el Código, y que no hayan podido ser resueltas a través de la mediación de la asociación española de comercio electrónico en un plazo de siete días laborables desde su recepción. Ambos órganos se rigen en su actuación por los principios de independencia, transparencia, contradicción, eficacia, legalidad, libertad de elección y derecho de representación por parte del consumidor, establecidos en la Recomendación 98/257/CE de la Comisión Europea. El Jurado de la Publicidad actuará de acuerdo con lo dispuesto en sus Reglamento y la actuación de la Junta Arbitral Nacional de Consumo se regirá por las normas que le resulten de aplicación[8]

 


 

[1] Entre otros: Código de Conducta publicitaria de Autocontrol, Código ético de publicidad en cine, Código deontológico para la publicidad Infantil, Código general de conducta publicitaria de las instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones asociados a INVERCO, ICC International Code of Adversating Practice, en  http://www.aap.es

[2] Este Código ha sido sometido a la consulta de la Agencia de Protección de Datos, el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Instituto Nacional de Consumo. Asimismo está inscrito en el Registro General de Protección de Datos de la Agencia de Protección de Datos, con el n° CT/0004/2002.

[3] Preámbulo del Código ético de comercio electrónico y publicidad interactiva, en http://www.aap.es

[4] Artículos 4, 5 y 9.4 del Código ético de comercio electrónico y publicidad interactiva.

[5] Directiva 2000/31/CE, de 8 de junio, relativa a determinados aspectos de los servicios de la sociedad de la información, en particular, el comercio electrónico en el mercado interior, c.

[6] Artículo 6 del Código ético de comercio electrónico y publicidad interactiva.

[7] Artículo 11 del Código ético de comercio electrónico y publicidad interactiva.

[8] Artículo 30 del Código Ético de comercio electrónico y publicidad interactiva, c.