Problema jurídico de la publicidad en juegos y videos.

 

Los juegos interactivos utilizados como medio de distribución de mensajes publicitarios, intentan aprovechar las cualidades del juego tradicional incorporando los mensajes publicitarios de los anunciantes al uso y disfrute que el público obtiene de ellos. Generalmente este tipo de juego se reconocen por ser la propia marca o empresa quien los ofrece. Sin embargo, en ocasiones resulta difícil determinar si la empresa o marca anunciada es la que ha difundido el juego, del mismo modo que ocurre con los videos publicitarios.

Los videos publicitarios son mensajes publicitarios audiovisuales que se asemejan a los anuncios televisivos con una importante diferencias: los videos publicitarios en la red tienen una posibilidad de difusión internacional en muy poco tiempo y a un bajo coste debido a que en la mayoría de las ocasiones son los propios usuarios de la red los que difunden el mensaje.

Por este motivo principalmente es difícil determinar al emisor del mensaje aunque resulte claro que empresa o marca es la que se está beneficiando o perjudicando, según el caso.  Saber quien es el emisor resulta necesario desde el momento en el que la empresa o marca niegue ser autora o, en su caso, contratante del anuncio, pues aunque se esté beneficiando de la publicidad no podemos hacerla responsable de ella. En este sentido la Ley de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico excluye expresamente del concepto de comunicación comercial las comunicaciones realizadas por tercero sin contraprestación económica.