Problema jurídico de la publicidad en correo electrónico

 

.

         Constituye una modalidad de comercialización directa de los productos, por medio del envío de mensajes publicitarios que se transmiten por vía electrónica al correo de un potencial consumidor. Dentro de esta forma de publicidad se distingue el correo electrónico solicitado y el “spam” o correo electrónico no solicitado[1].

         El principal problema jurídico en este aspecto se produce en relación con el correo electrónico no solicitado. Este tipo de correo, además de poder llegar a producir problemas en la utilización de Internet por generar saturación en las comunicaciones impidiendo en ocasiones la transmisión de la información deseada, entra en conflicto con el derecho a la intimidad.

         Existen programas de ordenador que permiten capturar direcciones de correo electrónico en páginas web, grupos de noticias, chat y otros foros públicos. La finalidad de estas capturas es crear bases de datos que permiten el envío masivo de mensajes publicitario. Estas bases de datos permiten segmentar a los destinatarios en función de las preferencias que han demostrado en foros temáticos dedicados a intereses o aficiones de los usuarios que forman parte de los mismos. Y aunque algunos pueden considerar que el hecho de indicar una dirección de correo electrónico en un foro público es una autorización tácita, la gran mayoría de los usuarios entienden que el uso de su dirección sin su consentimiento expreso es una invasión de su intimidad[2], opinión que comparte el legislador de la Ley de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico[3].


 


[1] DE MIGUEL ASENSIO, P.A.: “Derecho privado de Internet”, o.c., p.157.

[2] RIBAS ALEJANDRO, J.: “Comercio electrónico en Internet. Guía del consumidor”, Centro europeo del consumidor, San Sebastián, 2001, p.43.

[3] Véase lo expuesto en el apartado referido a la defensa de los consumidores y usuarios, concretamente la prohibición de comunicaciones electrónicas.