INFLUENCIA DE LOS TIPOS DE CONSUMICION



Admitamos ahora que la tasa de consumición turística, conforme a lo expuesto hasta aquí, sea de un orden de magnitud determinado y que, a través del juego de factores favorables y desfavorables, ha encontrado un lugar definitivo en el esquema de consumición del perceptor de renta. ¿Cómo se gastará en realidad la cantidad destinada a consumición turística? ¿Será al azar, sin reflexión y siguiendo el impulso del momento, o aplicará reglas opuestas al individualismo desenfrenado en el desarrollo del proceso de consumición turística?

Al estudiar el origen de la consumición turística nos planteamos una cuestión análoga. Nos ha parecido que este fenómeno se explica en gran parte por la intervención de ciertas fuerzas colectivas gracias a las cuales toman forma. Nos encontramos de nuevo ante el mismo fenómeno en la última fase de la estructura de la consumición turística, en la que no se trata ya de elegir bienes y prestaciones en el mercado sino de utilizar fracciones de renta ya reservadas a una consumición determinada, es decir, en la participación en las actividades turísticas.

El proceso de consumición turística no se parece en nada a un completo desorden anárquico. Al contrario, en la utilización de los medios previstos para su desplazamiento, el turista se deja guiar, consciente o inconscientemente, por modelos, hábitos, ejemplos o formas típicas de comportarse que implican un cierto grado de espíritu comunitario o, por emplear una palabra malsonante, de uniformización. Los americanos se refieren a las pautas que determinan en general la estructura de las instituciones económicas (149).

¿De qué manera se manifiestan estos tipos, estas pautas de consumición turística? Se orientan sobre todo por la necesidad de imitación de los aspectos siguientes: