Flexibilidad laboral

 

En término de un estado benefactor y la implementación de uno liberal conlleva un cambio en el régimen de regulación con respecto al corporativismo. Los sindicatos, ahora debilitados, tienden a desaparecer. La prestación social (salario indirecto) pasa de una negociación mediada por el estado a las concertaciones obrero patronales a nivel micro.

 

Aparece, desde inicios del neoliberalismo la figura de prestación de servicios por honorarios, el cual supone un contrato no colectivo sino personal, tiene carácter personal y no confiere -al menos que el patrón lo admita- ninguna concesión en materia de prestación.

 

La transnacionalización de la economía mexicana se materializa con la ubicación de plantas industriales extranjeras como son la industria maquiladora de exportación. El tipo de organización del proceso de trabajo que este tipo de empresa desarrollo se funda en una mezcla de fordismo (especialización del trabajo y su simplificación departamentalizada), con taylorismo (organización del proceso productivo por tiempos y movimientos), permiten la libre y flexible movilidad del trabajo para la empresa. La cuestión aquí esta en el manejo de un estilo de contratación que sólo supone lo conveniente para la persona y no para la sociedad. Por decir, en anteriores tiempos, la plaza implicaba el compromiso empresarial como del trabajador de permanecer en la empresa con garantías tanto para el empleador que invertía en capacitación, como del trabajador quien requiere la expectativa segura de un ingreso, bajo ciertas limitaciones respecto a no cumplir con el llamado contrato colectivo, que su sindicato negociaba con la empresa. Bajo un régimen de regulación que permite la flexibilidad del trabajo, el trabajador tiene una contratación laboral temporal sin una sola garantía laboral en materia prestación, mérito, antigüedad, entre otras. La contratación temporal ante una amplia oferta de trabajo implica un salario directo bajo, y si se considera el tiempo del llamado desempleo friccional (el tiempo que un trabajador tarde en colocarse en un nuevo empleo), implica un salario aún más bajo pues existe un tiempo ocioso.

 

La flexibilidad del trabajo es la línea que va a tomar la nueva Ley Laboral que esta en fase de realización. Existe la propuesta del PAN y del PRD, la primera que pugna por la flexibilidad del trabajo, y la segunda a favor de mantener la prestación social y las garantías laborales de los trabajadores. Actualmente esta saliendo una convocatoria dirigido a la ciudadanía para que participen en la consulta nacional en materia de redacción de esta reforma a la Ley Laboral. Si lo mexicanos no tomamos conciencia de lo importante que es nuestra opinión respecto a las garantías laborales, posiblemente el día de mañana nos veamos bajo un régimen jurídico laboral que legaliza la contratación sin ninguna prestación, ninguna prestación pero muy atractiva para la empresa, especialmente aquella de origen transnacional. La flexibilidad del trabajo solo viene a incrementar la explotación de la fuerza de trabajo, y desvestir a la contratación laboral de su contenido social.