Diferentes alternativas metodológicas en la medición de la calidad de vida

 

          Para la medición de la calidad de vida existe actualmente un debate entre los filósofos; unos defienden la medición mediante el ingreso per cápita, es decir, la utilidad. Y se basan en modelos mayoritariamente pecuniarios. Otros incorporan la distribución de la riqueza y del  ingreso, y evalúan otras áreas de la vida humana para determinar lo bien que les va a las personas.

 

          De una o de otra manera, se debe medir la capacidad de las personas con respecto al hacer y al ser en varios aspectos de la vida, no solamente en el tener. Para ello, se requiere de una larga lista de las capacidades de las personas; es decir, la combinación en una persona en concreto de sus quehaceres y seres, a los que genéricamente se puede dar el nombre de funcionamientos.

 

          Éstos varían desde aspectos elementales como el estar bien nutrido, tener dónde vivir, estar mínimamente alfabetizado y libre de enfermedades hasta llegar a complejidades como el respeto propio, la preservación de la dignidad humana, tomar parte en la vida de la comunidad, es decir, tener capacidad de decisión y responsabilidad civil.

         

          Según Ernst Fidel Fürntratt-Kloep los científicos sociales escandinavos han utilizado, para este propósito, por algún tiempo el enfoque que se concentra en los funcionamientos y capacidades. Se observa que el área de mayor problema para la medición de la calidad de vida con respecto a los funcionamientos es el que pertenece a la vida de las mujeres, pues han sufrido de algún tipo de discriminación al no tener las mismas oportunidades que los hombres, en cuanto a desarrollo económico, educativo, político o social.[1]

 

          Estas son algunas metodologías para medir la calidad de vida de una población específica:

 

1.      El método de la Línea de Pobreza, (LdP) [2] es un esfuerzo entre tantos, para efectuar una medición del modo de vida de algún grupo o sociedad dada. Consiste en comparar el ingreso o consumo de un hogar con un nivel mínimo llamado línea de pobreza. La definición de este nivel o de esta línea es el punto clave del presente método. Las necesidades que lo conforman son:

1.- Alimentación.

2.- Combustible.

3.- Higiene personal y del hogar.

4.- Vestido y calzado.

5.- Transporte.

6.- Comunicaciones.

7.- Recreación y cultura.

8.- Gastos en servicios de la vivienda.

9.- Gastos asociados a las transferencias públicas en salud y educación.

 

2.      Otro método  llamado de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), [3]  compara cada hogar con un grupo de necesidades específicas, que se consideran básicas para vivir dignamente, expresando así el nivel mínimo de satisfacción de éstas. El grupo de necesidades a las que se refiere este método es:

1.- Agua.

2.- Drenaje.

3.- Electricidad.

4.- Vivienda.

5.- Nivel educativo de los adultos.

6.- Asistencia escolar a menores.

7.- Tiempo disponible.

8.- Mobiliario y equipo del hogar.

 

          Tanto uno como otro métodos consideran pobre a la persona o al hogar que se encuentra por debajo de los criterios mínimos requeridos en estas metodologías. Sin embargo, hay que resaltar que ambos contemplan una visión parcial de la pobreza, tendiendo a subestimarla. Además, se puede observar que las mediciones de dichos métodos son hasta cierto punto complementarias, constituyendo así, una nueva  metodología [4] llamada

 

3.      Método de Medición Integrada de la Pobreza (MMIP) donde se reúnen ambos conjuntos de indicadores anteriores para obtener con mayor precisión y amplitud el tipo y origen de la pobreza en un individuo, en un hogar dado o en una comunidad específica.

 

4.       Una nueva manera de evaluar al desarrollo consiste en la metodología llamada el Índice de Progreso Social (IPS), el cual posee las siguientes propiedades:

 

a).- Busca sustituir al PIB como indicador principal.

b).- Da cuenta del Conjunto Social de Oportunidades (CSO) (expresado por la magnitud y distribución de los medios de bienestar disponibles), como también del Conjunto Social de Realizaciones (expresado como la cantidad y la calidad de vida).

c).- La relación de ambos conjuntos lleva al concepto de Eficiencia de Transformación de Oportunidades en Realizaciones.

            El CSO indica la habilidad para obtener lo que se necesita o que se quiere de la naturaleza, así como la distribución de lo obtenido entre los miembros de la sociedad. Pero no hay que olvidar que las oportunidades no se transforman automáticamente en bienestar, sino que aquellas sociedades u hogares, que dedican un porcentaje más alto de sus recursos a satisfactores básicos, tendrán mayores niveles de vida.

 

5.      Otra alternativa metodológica es el Índice compuesto de la Calidad Física de la vida (ICFV). Elimina el PIB per cápita para señalar otros indicadores

“…que permitan caracterizar el nivel de vida, tales han sido por ejemplo, además del PID per cápita, el consumo de calorías per cápita, la disponibilidad de agua potable, la contaminación del medio ambiente, el número de camas, médicos y enfermeras por habitante, etc.” [5]

 

“Mediante este índice se pretende:

1. Determinar el nivel de vida de un país o conjunto de países en período x.

2. Determinar la evolución de ese nivel de vida en el tiempo.

3. Determinar la incidencia de los factores socio-económicos en esa evolución.

4. Determinar el peso de cada factor en dicha evolución.

5. Determinar la posible evolución hasta… [un] período seleccionado, del nivel de vida acorde a la incidencia de los diferentes factores.

6. Identificar funciones y relaciones entre los factores socioeconómicos.” [6]

 

Sin embargo, como señala atinadamente Bueno, “Una dificultad básica se presenta, fundamentalmente en relación con los países subdesarrollados cuando se trata de utilizar estos indicadores… [pues no existen fuentes de] datos confiables que sirvan de base al análisis.” [7] Por ello, se han adaptado indicadores que permitan:

1.          Exponer “los niveles de atraso o adelanto en la vida de los países [tales son:] la esperanza de vida al nacer… la tasa de mortalidad infantil, y la tasa de alfabetización.” [8]

2.          Exponer “los progresos alcanzados en indicadores relacionados con ellos, aunque no se disponga de información, como es el hecho pro (sic) ejemplo, de que la disponibilidad de agua potable y la salud materna influyan sobre la tasa de mortalidad infantil.” [9]

 

  Es por ello que el presente índice

“…en su esencia se calcula mediante el promedio de la suma de los valores de los indicadores seleccionados normalizados, mediante algún método. [Ésta] obedece a que no es real sumar los valores de indicadores [diferentes]… por tanto se requiere un proceso de reducción… a una escala común [denominada] normalización de los indicadores [Y se expresa mediante la fórmula:]

ICFV=a+b+c

                3

 Donde:

a = Esperanza de Vida al Nacer

b = Tasa de Mortalidad Infantil

c = Tasa de Alfabetización” [10]

 

Sin embargo, antes de ser aplicada debe efectuarse el proceso de normalización de los tres factores aludidos, el cual se realiza mediante el método de Interpolación. Para realizar ésta, se requieren de los dos valores extremos de los indicadores seleccionados, los cuales son llamados valor de partida y valor de aspiración.

 

Las fórmulas correspondientes son:

1.      “Realización del proceso de interpolación para indicadores con relación

                   X-A

      Y1=100   B

      [es decir,] directamente proporcional con el progreso en el desarrollo.” [11]

    “Donde: B = C – A

Y1 = Valor normalizado del indicador, expresado en la escala de 0 - 100.

X = Valor actual del indicador que se requiere normalizar

A = Valor de partida del indicador.

C = Valor de aspiración del indicador.” [12]

 

2.      “Realización del proceso de interpolación para indicadores con relación inversamente proporcional con el progreso en el desarrollo.

                                                            A-X

                                               Y2=100  B

Donde: B = A - C

Y2 = Valor normalizado del indicador expresado en la escala 0 - 100.

A = Valor de partida del indicador.

C = Valor de aspiración del indicador.” [13]

 

Finalmente, el Índice de la Calidad Física de la Vida se puede generalizar según la fórmula:

                                                           ICFV=i1+i2+…in

                                                                              n

que es lo mismo que

                                                           ICFV = Eij(1<j<n)

                                                                                                     n

 

Se considera que todas las metodologías mencionadas tienen posibilidades de ser utilizadas en casos concretos, siempre y cuando se conozcan los datos requeridos; pero para este estudio se prefirió recurrir al INEGI para la adquisición de los datos y compararlos bajo una escala temporal. Técnica que en algunos casos sigue este instituto.


 

[1] FÜRNTRATT-KLOEP, Ernst Fidel, op. cit., p. 59.

[2] BOLTVINIK, Julio. “Indicadores Alternativos del desarrollo y mediciones de pobreza.” En Estudios Sociológicos. Col. Méx. Vol. XI, Núm. 33, sep-dic 1993, p. 586.

[3] Ibid, p. 588.

[4] Ibid, p. 590.

[5] BUENO, Sánchez, Eramis. “Población y desarrollo: Enfoques alternativos de los estudios de población.” Universidad de La Habana, Centro de Estudios Demográficos (CEDEM). La Habana, diciembre 2003, p. 88.

[6] Ibid.

[7] Ibid

[8] Ibid, p. 89.

[9] Ibid.

[10] Ibid.

[11] Ibid.

[12] Ibid.

[13] Ibid, pp. 90-91.