RESUMIENDO

 

 

Hasta aquí he mostrado la evolución en el tiempo que han seguido los servicios o técnicas disponibles para vencer el obstáculo de la distancia, uno más entre los que dificultan la satisfacción de aquellas necesidades sentidas individual o colectivamente por los humanos que exigen desplazarse de un lugar a otro. El sujeto que siente estas necesidades, como he dicho en el capítulo primero, planifica su desplazamiento ateniéndose al Esquema Técnico de Desplazamiento Circular, en cuyo punto se enumeran los elementos o servicios que ha de utilizar para cumplir sus propósitos. De acuerdo con la exposición realizada en los capítulos anteriores podemos dividir la historia, a los efectos del vencimiento de la distancia, en los siguientes periodos combinando la disponibilidad de servicios facilitadores,  servicios incentivadores (para estos servicios conviene ver el capítulo IX de la parte segunda) y espacio o territorio. Los periodos resultantes son al menos los siete siguientes:

 

Periodo Iº: Sedentarismo prehistórico.

Desde la aparición de aldeas neolíticas autosuficientes (aprox. en el milenio VIIº a. C.) hasta el desarrollo de las grandes civilizaciones de la Antigüedad (aprox. en el milenio IVº a. C.) Ausencia de elementos facilitadores. Los elementos incentivadores se limitan a los que aporta la Naturaleza. Espacio vital extremadamente restringido. La distancia es vencida exclusivamente por estrictas minorías muy poderosas.

 

Periodo IIº: Grandes Civilizaciones de la Antigüedad.

Desde el milenio IVº a. C. hasta la caída del Imperio Romano de Occidente en el siglo IV d. C. Aparición de los primeros rudimentos de una oferta de servicios facilitadores (caminos, animales de carga, carros, embarcaciones de remo y vela, posadas y villas, mensajería, seguros, dinero, cartografía, relojes y calendarios). Primeros estadios de una incentivación “espontánea” en núcleos habitados. Desarrollo de santuarios y caldas. El espacio disponible se expande abarcando el territorio de Afrasia. El grupo de quienes vencieron la distancia aumenta sensiblemente con respecto al periodo anterior, pero siempre eran hombres pertenecientes a las clases dominantes.

 

Periodo IIIº. Atomización del Poder en Occidente.

El periodo abarca desde la invasión del Imperio Romano por los pueblos bárbaros durante el siglo IV hasta el siglo XV (la llamada Edad Oscura o Media). Situación similar a la del periodo anterior en lo concerniente a la oferta de ciertos servicios facilitadores (posadas, mesones, seguridad), desarrollo de la hospitalidad en monasterios y conventos, mejora de otros servicios facilitadores (navegación marítima, cartografía, calendarios, relojes, dinero y seguros) y empeoramiento relativo de la oferta de servicios de transportes terrestres. La incentivación experimenta una cierta regresión con respecto al periodo precedente. Afrasia sigue siendo el espacio disponible. El grupo de los que vencieron la distancia se amplia muy significativamente. En este periodo abarca ya a los monjes y a los constructores de edificios emblemáticos. También al final a los intelectuales y pensadores.

 

Periodo IVº. Grandes Imperios Modernos.

Del siglo XV hasta mediados del siglo XIX. Proceso de aumento y mejora de la oferta de servicios de transportes terrestres y marítimos así como de servicios de hospitalidad. Los demás servicios facilitadores continuaron en una situación similar a la del periodo anterior, con excepción de la cartografía y de los libros – guía, dos facilitadores que inician durante este periodo su andadura y logran alcanzar un estadio muy avanzado. Maduración y generalización de la incentivación espontánea. Avances muy significativos en incentivación “intencionada”. Desbordamiento de Afrasia y conquista de la primera versión de un espacio global (“cilíndrico”) con el desvelamiento de las tierras y pueblos del continente americano para los pueblos orientales. El grupo de quienes pueden aspirar a vencer la distancia se amplia aun más hasta llegar a la burguesía adinerada.

 

Periodo Vº. Apogeo Industrial

De mediados del siglo XIX a mediados del siglo XX. Continúa la mejora de los servicios de transporte tanto terrestres como marítimos y de los servicios de hospitalidad. En materia de transporte hay que resaltar la automoción y el desarrollo de la aviación civil. Otros facilitadores (mensajería, acompañamiento, cartografía, seguros, dinero, libros – guía) consiguen su pleno desarrollo. Maduración de la incentivación intencionada pero todavía muy dependiente de la espontánea. Consecución de la versión definitiva del espacio global (“esférico”) con la conquista de los polos. Se amplia a la burguesía media el grupo que puede vencer la distancia en este periodo

 

Periodo VIº. Escasez de espacio.

De mediados a fines del siglo XX. Los servicios de transporte y hospitalidad continúan su imparable proceso de desarrollo cubriendo la superficie del planeta con costes cada vez menores, una situación que se mantuvo con altibajos. La mensajería alcanza un hito comparable al experimentado por los transportes y el alojamiento en el periodo anterior como consecuencia de los efectos de la llamada “era de la información” combinados con los de la revolución microelectrónica. Otros facilitadores (cartografía, libros – guía, seguros y dinero) se benefician de estas innovaciones tecnológicas, auténticos pilares materiales de la citada era. Fuerte desarrollo de la incentivación intencionada, autónoma ya de la espontánea, con la implantación del arte de la construcción de ciudades llamativas. Agotamiento del proceso de ocupación de la Tierra. Inicio de la apertura del espacio cósmico. Generalización a casi toda la humanidad del grupo que puede aspirar a encer la distancia.

 

Periodo VIIº. En el umbral del Cosmos

Se inicia con el siglo XXI. En este periodo continúan las mejoras en los diferentes servicios facilitadores, sobre todo en materia de rapidez del transporte, y de capacidad y rapidez de la mensajería. Avances de los medios de transporte cósmicos, fuertemente integrados con la aparición de nuevos y revolucionarios servicios de hospitalidad. Avances de la incentivación extraterrestre. Grandes exploraciones de conocimiento, ocupación y conquista del Cosmos. En este periodo se inicia el ciclo anterior, agotado en lo que se refiere a desplazamientos circulares y lineales en la Tierra. La distancia entre la Tierra y el Cosmos solo puede ser vencida por militares, científicos y por quienes disponen de inmensas fortunas. Una característica de este nuevo periodo que acaba de iniciarse en que, de momento, todos los desplazamientos son circulares. Aun no se contemplan los desplazamientos lineales ya que no hay lugares extraterrestres en los que quienes se desplacen puedan quedarse.

Un plan de desplazamiento circular puede ser concebido como un producto. Si lo concebimos así, podemos aplicarle el mismo tratamiento que a los demás productos con los que los seres humanos satisfacen sus necesidades. El sujeto que siente una necesidad tiene dos opciones:

-         Elaborar él mismo el producto que la satisface (autoproducción)

-         Utilizar el producto elaborado por un semejante (alteroproducción)

Durante miles de años los seres humanos se han visto obligados a practicar la autoproducción. Paulatinamente, el proceso de división del trabajo ha generalizado la fórmula de la alteroproducción, que se sustenta en la institución del mercado que facilita el intercambio, primero como trueque y más tarde con base en el dinero y los intermediarios financieros.

La clase pudiente disponía de servidores. Cuando además de pudiente disfrutaba del ejercicio del poder, algunos servidores se dedicaban exclusivamente a lo que se llama organización de los desplazamientos circulares de los miembros de la familia reinante. Es el caso, por ejemplo, del puesto de Caballerizo Mayor al servicio de los reyes de España. Eran ellos quienes se encargaban de ensamblar los servicios que he citado en los capítulos anteriores. Se trataba sin duda de alteroproducción aunque no se viene considerando como tal. La alteroproducción requiere que se lleve a cabo por una persona física o jurídica independiente o autónoma. Por eso la alteroproducción en el caso de los desplazamientos circulares es mucho más reciente en los demás productos sean bienes o servicios.

Este es el cometido de la segunda parte de esta obra, El turismo explicado con claridad. A ella remito a quien se interese por su desarrollo.