SEGUROS

 

 Los desplazamientos comportan la exposición de quienes los realizan a numerosos peligros. Si hoy es cierto lo que acabo de decir, en el pasado lo era aún más. Sin embargo, los servicios de seguro aparecieron relativamente tarde en la historia. Parece que en Grecia existían ciertos usos que hoy podríamos interpretar como seguros. En Palestina, un pueblo que vivía de la ganadería, se aseguraban los peligros de muerte que corre el ganado. Tales costumbres son antecedentes del seguro de un modo aproximado. Para que se presten estos servicios se precisa un cierto grado de desarrollo de las actividades productivas y de las instituciones sociales.

En el Digesto se incluye esta significativa frase: Los romanos tenían la noción precisa del riesgo que hace correr al propietarios de una cosa la detención de ésta por un tercero que la transporta o la conserva en sus almacenes. Conocían también perfectamente el riesgo que nace de las obligaciones y condicionales y los riesgos del crédito que habían procurado conjurar mediante un sistema de garantías personales primero, de garantías reales después. Con su finura de análisis y su lógica acostumbrada, los jurisconsultos romanos sentaron los principios según los cuales debía soportarse la pérdida de la cosa debida. La frase la he tomado del Diccionario Enciclopédico de Espasa. En esta magna obra se afirma que en la Edad Media existían vestigios de la práctica del seguro aplicado al transporte por vía marítima apoyado en una mutua  o en una empresa mercantil. La obra citada expone que   de todos estos seguros, el más importante a nuestro objeto es la comunión forzada entre todos los propietarios de naves creada en Portugal, e inmediatamente en España, la forma de seguro a prima fija. Perfeccionada esa forma de seguro y ya con caracteres modernos, salió en los países del Mediterráneo, habiendo una disposición del Estatuto de Génova, que se tiene por anterior a 1414 y una ordenanza de Barcelona de 1435, insertada en el libro del Consulado de Mar del año 1494, que se ocupan de estos seguros, y todavía anterior, el Estatuto de Calimala de Florencia, que, publicado en 1322, se ocupa de los seguros, y se conocen contratos en que junto con el transporte importaba este concepto del 12 al 15 por 100 de las mercancías. 

En el siglo XIV tienen su origen los seguros del transporte terrestre por semejanza al de mar, y los seguros sobre la vida por causa del riesgo marítimo, pero esta forma solo por riesgo de muerte. Del Mediterráneo pasó el seguro a Inglaterra, donde se puede considerar nacido el seguro científico, pues desde 1671 el holandés Juan de Witt puso los primeros jalones de la institución con la colaboración del matemático Halley.

Le Robert, Dictinaire de les Letres Françaises, sostiene que el término assurance (seguro) existe en francés desde 1563 – 83 con el significado moderno de “contrato por el cual un asegurador garantiza al asegurado, mediante una prima o cotización, el pago de una cantidad convenida caso de que ocurra un riesgo determinado”. En el caso de la realización de un desplazamiento, los riesgos pueden ser numerosos. Abarcan desde los que pueden afectar a quien se desplaza (muerte, accidente, enfermedad) hasta los que pueden incidir en cosas de su pertenencia (mercancías, vestimenta, objetos personales) pasando por los que afectar al desplazamiento mismo (no llegar al lugar convenido) o a cualquiera de sus componentes (servicios de transportes, servicios de hospitalidad, servicios incentivadores). Por ello, los servicios de seguro encuentran un campo de actuación especialmente propicio en los desplazamientos, tanto si éstos son autoproducidos como si son alteroproducidos, sobre todo y muy especialmente en este último caso. Por esta razón, los servicios producidos por las compañías aseguradoras tienen un especialísimo interés en esta materia no cabiendo la menor duda de que cumplen una clara función facilitadora de los planes de desplazamiento.

Es evidente que los contratos de seguros tienen tanta mayor importancia cuanto mayor es la complejidad del sistema productivo de una sociedad. Son muy numerosos los riesgos asegurables en los planes de desplazamiento y en sus diferentes componentes por la misma conveniencia tanto de los consumidores como de los productores. desde hace años, los servicios de transportes de pasajeros solo puede prestarse amparados por seguros obligatorios. La alteroproducción de planes de desplazamiento también viene obligada por ley en numerosos países a incluir el aseguramiento de los consumidores.