El desempleo y la distribución de la renta

 

 

 

 

 

 

El desempleo y la desigual distribución de la renta están íntimamente unidos en la figura del asalariado, que es quien sufre ambos males a la vez. Es decir, en la figura del ciudadano, ya que cada vez están más cerca nuestras sociedades de convertirse en sociedades donde ciudadano y asalariado se confunden. El capitalismo necesita “reservas” de todos sus insumos y, por consiguiente, también necesita un “ejército laboral de reserva”. La distribución de la propiedad no es sino la distribución de la población en dos clases fundamentales y cada vez más antagónicas y más universales. Como los medios de producción se distribuyen según la santa institución de la propiedad privada –por la que rezan su rosario cotidiano todos los liberales--, los trabajadores se ven condenados a obtener una parte cada vez menor de la renta social, a estar excluidos de la auténtica riqueza social (sólo tienen como propiedad los bienes que le sirven de subsistencia, incluidos la casa y el coche) y a competir entre sí tan ferozmente como lo hacen los capitalistas. Sólo que éstos cuentan con el arma del desempleo para reajustar la distribución de forma cada vez más acorde con sus intereses, cuando la propia dinámica de la acumulación se les vuelve en contra.

En este capítulo se incluye un primer artículo que pasa revista, de forma didáctica, a las tres principales familias de teorías del desempleo. A diferencia de las teorías neoclásica y keynesiana, que difieren en el diagnóstico, pero comparten el optimismo a la hora de encontrar recetas para solucionar el problema, se opta en él por una tercera teoría que se muestra mucho más escéptica sobre las posibilidades de resolver esta cuestión en el marco de una economía libre de mercado. Se aplica luego el análisis anterior a dos casos particulares –como son el desempleo femenino y el desempleo juvenil, a los que se dedican dos artículos más--, y se cierra el capítulo con un análisis de la distribución de la renta en España, y de la incidencia que sobre ella tendría una política de ayudas a la vivienda dirigida a las familias con menos ingresos.