CRISIS, RECESIONES Y DEPRESIONES

 

Hace 20 años, el Nobel de Economía Paul Samuelson escribía en su manual que “en la época poskeynesiana toda economía mixta tiene suficientes conocimientos y capacidad para utilizar las políticas monetaria y fiscal con el fin de crear, mediante gastos pacíficos útiles, suficiente poder adquisitivo global. La creación de dinero y la flexibilidad fiscal han conseguido desterrar en todo el mundo el miedo a la depresión crónica” (p. 897). Veinte años más tarde, su discípulo Olivier Blanchard, jefe del departamento de economía del celebérrimo MIT (Massachusetts Institute of Technology) donde también Samuelson trabajara tantos años, se toma la molestia de escribir un artículo de prensa (recogido por El País de 16-3-2001) para desmentir parcialmente a su maestro y recordarnos que sigue habiendo tres tipos de recesiones o depresiones en la economía capitalista.

El primer tipo se produce de forma impredecible (por ejemplo, las crisis del petróleo de los 70); el segundo se da “al azar” y es “fácil de reparar, si no de evitar” (por ejemplo, la recesión en EEUU a principios de los 90). Sin embargo, Blanchard se muestra tan preocupado por las de tercer tipo (asociadas a “desequilibrios”, “deuda” y “especulación”, como la japonesa “hace 10 años”, según escribe) que asegura que su posibilidad “literalmente me hace temblar” porque si la productividad no crece suficientemente en los próximos 30 años, la situación puede ser “simple y aterradora”.

A uno le reconforta ver cómo la economía convencional termina, una vez más, dándole la razón a la economía heterodoxa, aunque, como siempre, con mucho retraso (dos años, esta vez). En mayo de 1999, en el Seminario Internacional Complutense sobre “Nuevas direcciones en el pensamiento económico crítico”, Fred Moseley presentó un trabajo suyo en el que escribía lo siguiente: “En los dos últimos años, la economía de los EEUU ha sido llamada la economía de “Ricitos de oro”[31] porque ha estado marchando perfectamente bien (...) ¿por cuánto tiempo podrán continuar estas tendencias económicas divergentes, prosperidad en los EEUU y depresión en el resto del mundo? (...) Casi todos los economistas ortodoxos parecen pensar que la economía de los EEUU es tan fuerte que sólo sufrirá levemente la creciente crisis económica global, y que en concreto no sufrirá una recesión. Yo no estoy de acuerdo con esta opinión dominante. Creo que es muy probable que la economía de EEUU sufra de forma más importante los efectos de esa extensión de la crisis global, y que caerá en recesión en un año como mucho. En otras palabras, pienso que “Ricitos de oro” está a punto de encontrarse con el oso grande y feo. Una recesión así en la economía de EEUU tendría a su vez efectos devastadores sobre el resto del mundo, especialmente sobre los países asiáticos, para los cuales el aumento de sus exportaciones al creciente mercado de EEUU es prácticamente la única esperanza de recuperación”.

La argumentación del muy pensado trabajo de Moseley se basaba en una sólida coherencia lógica que lo llevaba a concluir la necesidad de una grave crisis (y no sólo en los EEUU): “Mi conclusión es que es muy probable que la economía americana caiga en una recesión a lo largo del próximo año (...) Si ocurre (...) entonces creo que hay peligro de que se trate de una bastante mala. La razón principal de ese peligro es que, en caso de recesión, el consumo probablemente descenderá rápidamente. Como se vio antes, los hogares han estirado su capacidad de gasto hasta el límite, o incluso más allá, y este desenfreno consumista ha sido impulsado fundamentalmente por un boom de la bolsa. Sin embargo, una recesión pondría muy probablemente fin a ese boom, y causaría un descenso significativo de la bolsa (...) un descenso así en la bolsa llevaría con casi toda seguridad a una grave reducción del gasto de consumo. Los hogares tendrían no sólo que financiar su ahorro a partir de sus ingresos corrientes, sino que tendrían, además, que reponer los ahorros perdidos en el mercado de valores mediante una ahorro superior de su renta. La tasa de ahorro de los hogares podría subir repentinamente en los EEUU del 0%[32] al 5% o más, lo que reduciría aun más el consumo y empujaría a la economía hasta el fondo de una recesión. Por otra parte, los hogares americanos están muy endeudados (su deuda es ahora aproximadamente el 100% de la renta después de impuestos, un récord nunca alcanzado). Una recesión significaría pérdida de empleos y renta para muchos hogares muy endeudados, que habrían de reajustar su gasto radicalmente para evitar la quiebra personal”.

Como se trataba de un autor marxista presente en un congreso de economistas poco convencionales, la prensa española no informó lo más mínimo de lo que en aquella reunión madrileña se debatió, pero Moseley bien que lo anticipó. Y esto nos obliga a recordar aquí lo que vino a leer este economista, primero en Somosaguas y luego en el Colegio de Economistas de Madrid: “Si tuviera lugar una recesión en los EEUU en el próximo año o dos, entonces esa recesión tendría a su vez un efecto devastador sobre el resto de la economía mundial, en especial para Asia y Latinoamérica. La mayor esperanza de que esos países se recuperen de su actual depresión es el aumento de sus exportaciones al expansivo mercado americano (una esperanza anterior era aumentar sus exportaciones a Japón, pero esa esperanza se evaporó al caer Japón en su propia depresión). Si la economía de EEUU entra en recesión, entonces disminuirá la demanda americana de exportaciones asiáticas, en vez de aumentar. Perdida su principal esperanza de recuperación, estas economías seguirían en una depresión severa durante años. Y si la depresión global continúa, esto seguiría arrastrando a la baja a la economía de los EEUU”.

Las consecuencias de una recesión americana convertida en mundial serían auténticamente peliagudas: “Si la economía americana se deslizara hacia una recesión severa, y la mayor parte del resto del mundo hacia una depresión creciente, entonces este empeoramiento de la crisis del capitalismo global infligiría grandes sufrimientos a la población mundial, especialmente en Asia y en América Latina: pérdida de empleos, menores rentas, mayores hambre y pobreza, mayor ansiedad y desesperación, etc.”. Moseley llegaba hasta el punto de afirmar: “Es posible que, si las condiciones económicas se deterioran, estas luchas de los trabajadores por su supervivencia en un capitalismo en crisis conduzcan a un número creciente de ellos a poner en entredicho el capitalismo en cuanto tal, y su capacidad para hacer frente a sus necesidades económicas básicas. Si el capitalismo exige estos ataques contra nuestro nivel de vida, entonces quizás haya un sistema económico alternativo que no requiera esos ataques y que pueda, por el contrario, atender a nuestras necesidades”.

Siguiendo a Moseley, muchos economistas hemos repetido su mensaje desde entonces, pero obteniendo, claro está, menos repercusión aun que la que él mismo consiguió. Por ejemplo, en las VII Jornadas de Economía Crítica (Albacete, febrero de 2000) yo mismo escribía: “Si la burbuja financiera estalla algún día --y no hace falta recordar los análisis heterodoxos a este respecto (véase, por ejemplo, Moseley, 1999), ya que cada vez son más numerosos los economistas ortodoxos que nos advierten de este peligro, incluidos los que están al mando de importantes instituciones económicas internacionales y nacionales en el centro del imperio--, la reducción repentina de valor mercantil puede ser tan explosiva que los efectos depresivos de semejante estallido terminarán por perjudicar a muy corto plazo a la auténtica riqueza existente. No sólo porque la depresión económica en el sentido convencional puede destruir una cantidad importante del capital (medios de producción) sobrante --no olvidemos que la raíz última del problema que sufre el capitalismo contemporáneo del último cuarto de siglo es que el exceso de acumulación lo ha llevado a un exceso generalizado de capacidad productiva que, tarde o temprano, tendrá que desaparecer--, sino sobre todo porque destruiría puestos de trabajo adicionales en un mundo donde el ejército industrial de reserva ya ha seguido la misma senda secular que los otros ejércitos (alcista, evidentemente), y lo ha hecho de forma aguda en las últimas décadas [la tasa mundial de desempleo es superior en los 90 que en los 80, y ésta superior a la de los 70, etc.)]”.

Por todo ello concluía: “No deberían ser tan optimistas los liberales modernos --ya sean neoliberales, ya socialdemócratas-- pues las ‘nuevas tecnologías’, la nueva ‘era de la información, la informática y las telecomunicaciones’, los nuevos ‘desafíos de la globalización’, la competitividad social y el ‘Estado de bienestar democrático’, y demás sonsonetes retóricos que ha repetido la izquierda durante el último medio siglo, nos pueden estar deparando un sobresalto muy próximo que pondrá, lamentablemente, de moda la misma teoría que ya lo estuvo tiempo atrás y que ahora intenta borrar de las mentes esta guerra fría ideológica (casi tan cruenta como la caliente) que todavía no ha terminado --¡no ha hecho más que empezar!-- y que puede suponer un salto también en el pensamiento real, como consecuencia de un auténtico cambio cualitativo en las condiciones objetivas que determinan la conciencia social. ¡Ay, qué razón tenía aquel clásico que escribió que ‘el hombre se cree libre porque no se apercibe de sus cadenas’!”

Lo que EEUU no pueda probablemente imaginar todavía es que tendrá que pasar por las horcas caudinas de la humillación del imperio que se resiste a reconocer su decadencia en medio de la derrota (económica), al igual que lo hiciera Inglaterra un siglo antes. Y esto probablemente comience a suceder cuando a corto y medio plazo vean los americanos --con todo el resto del mundo como perplejos espectadores-- que eso que han venido diciendo en los últimos diez años sobre Japón, esas falsas explicaciones ad hoc de la crisis japonesa como resultado de prácticas bancarias poco ortodoxas desde el punto de vista canónico, lo van a tener que repetir, ampliado y actualizado, de su propia economía. Y habrá que ver entonces cómo salen de ese ridículo colectivo.

Pero, lamentablemente, no podremos disfrutar del espectáculo porque la mayoría de la población estaremos muy ocupados con la ardua tarea de sobrevivir en medio de la nueva y durísima crisis mundial que nos espera.

Realidad, VI (39), noviembre 2001