Diego Guerrero

 

Economía no liberal

 para liberales y no liberales

 

SEGUNDA PARTE
CRÓNICAS DE ECONOMÍA NO LIBERAL


1. De la Bolsa y otras crisis
2. Globalización y subdesarrollo
3. Maldita competitividad
4. El desempleo y la distribución de la renta
5. Gobierno y mercado se dan la mano
6. La tercera vía y la cuarta
7. Imperialismo, nacionalismo, comunismo
8. El pensamiento no liberal (continuación...)


 

 

 

 

 

SEGUNDA PARTE

CRÓNICAS DE ECONOMÍA NO LIBERAL


 

La segunda parte del libro recoge una veintena de artículos publicados en distintos medios de comunicación, así como otros que se escribieron con ese propósito pero no llegaron a publicarse. No siendo un colaborador en nómina de ninguno de ellos, quizás el lector me perdone que haya incluido algunas muestras de esta segunda clase de trabajos (los no publicados). Ya sé que es más fácil publicar en la prensa liberal artículos de contenido liberal que de contenido no liberal –como son los míos--, pero eso no me lleva a pensar que se ejerza una censura sin más sobre lo que escribimos los críticos. Precisamente, en el capítulo 8 de esta segunda parte, donde se recoge buena parte de los no publicados, se ofrecen algunas reflexiones sobre las razones que pudieran estar detrás de su no publicación, entre las cuales la principal --no me cabe duda—es el exceso de ardor guerrero que a menudo pongo en mis escritos, reforzado por el carácter impulsivo que me caracteriza.

Debo pedir al lector que tenga también en cuenta la fecha de elaboración y publicación de estos artículos. En algún caso se ha podido producir alguna modificación entre lo que antes pensaba y lo que ahora pienso, pero en general suscribo todas y cada unas de las palabras que escribí en su momento. Es posible también que el lector encuentre algunas repeticiones, pero debe pensar que los artículos fueron escritos en distintos momentos y de forma completamente independiente.



 

 

 

1

 

De la Bolsa y otras crisis

 

  

Hace ya más de dos años que las Bolsas de todo el mundo están bajando. Jean-Marie Chevalier nos enseñó a los economistas por qué en la Bolsa siempre ganan unos pocos y por qué, a largo plazo, a mayoría de los pequeños “inversores” que depositan sus ahorros en la Bolsa (como una forma más de obtener una rentabilidad por ellos, o de no sufrir la erosión de la inflación), están condenados a ser los paganos de esa pérdida que hace posible que una minoría resulte ganadora a la larga. Pero a esto habría que añadir ciertas precauciones sobre la manera de construir los índice de Bolsa. Por ejemplo, la prensa de hoy (véase El País de 11-5-02, p. 43) recoge que la empresa española Jazztel –que lleva perdido casi un 70% de su valor en las catorce semanas que han transcurrido desde principios de año— va a dejar de cotizar en el Nasdaq a partir de junio. El hecho de que existan órganos que controlan el funcionamiento de las bolsas, y que deciden sobre la autorización (o cancelación) para que determinados títulos comiencen a (o dejen de) cotizar en esos parqués, hace que la evolución de los índices de Bolsa suela estar sobrevalorada, ya que sólo se da entrada en los índices a los títulos que tienen mejores expectativas, y se saca de ellos a los que concentran las principales caídas en el conjunto de empresas cotizadas.

En este capítulo se recogen dos artículos que tratan directamente de la cotización de la Bolsa, en un intento de explicar el porqué de la racha bajista que se ha apoderado de las bolsas tras unos años de increíble expansión generada por la espiral de una burbuja bolsística que ahora se ha prolongado en forma de otra burbuja (la burbuja crediticia, en especial hipotecaria entre los particulares, y también “de alta tecnología” en cuanto a la ingeniería financiera en el caso de las grandes empresas privadas, sobre todo en Estados Unidos). Pero hay también otros dos artículos que pretenden enmarcar la reflexión sobre la crisis de las Bolsas en un marco más general de análisis de las crisis económicas como un momento normal y natural de la evolución económica capitalista. El hecho de que las economías de mercado estén guiadas por el afán de maximizar el beneficio privado (con independencia, y si es posible a costa, de los beneficios de las demás empresas, y de los ingresos de todos los demás perceptores de rentas) hace que la dinámica del sistema económico se parezca a la de un termostato, que, por definición, lo mismo que se enciende y calienta cada cierto tiempo, tiene que apagarse y dejarse enfriar cada otro tanto. Esto no sólo genera el movimiento cíclico característico de la economía de mercado, sino que explica la compulsión permanente por invertir (y sobreinvertir) que afecta a cada unidad de capital.

Es curioso que Sala diga a este respecto que es imposible para un economistas serio hacer profecías (sobre todo, en el campo de la evolución bursátil, donde él aprendió de su maestro Solow que eso no debe hacerse si no quiere uno equivocarse). Sin embargo, él, como todos los liberales, no tiene empacho alguno en proclamar que el capitalismo de mercado funciona tan bien, a la postre, que no queda más remedio que augurar que el capitalismo será eterno.

 

 

NERÓN, LA ECONOMÍA Y LOS BOMBEROS

 

En un artículo muy interesante –“¿Tocará el G-8 la lira mientras arde la economía?”--, Lester Thurow compara la actitud de los dirigentes de este grupo de países con Nerón, que mostraba su pasividad ante el incendio de Roma tocando, despreocupado, la lira. Thurow es uno de los economistas más conocidos del famoso MIT, y comparte con su colega Paul Samuelson la autoría de frases que son célebres en todo el mundo. Sin embargo, mientras que Samuelson --a pesar de la mordacidad con que dice, por ejemplo, que “el economista que sabe hace su trabajo; y el que no, se dedica a cuestiones metodológicas”-- no tiene fama de heterodoxo (algo esperable en un premio Nobel), Thurow sí la tiene, no en vano escribió en un libro muy vendido que “la aceptación del modelo convencional de la Economía, el de la oferta y la demanda, equivale a creer que la Tierra es plana o que el Sol gira alrededor de ella”. Quizás por estas salidas de tono los ortodoxos lo acusen de superficial --jugando con las palabras less than thorough, que suenan tan parecido a las de su nombre completo--. Sin embargo, yo, que desafino aun más en el concierto (navideño) de los economistas, prefiero acusarle de otras cosas, como se verá a continuación.

En su clarividente artículo, Thurow diagnostica adecuadamente algunos de los problemas más graves que tiene hoy la economía mundial. En particular, que el principal es la inestabilidad que genera el altísimo e inédito nivel de endeudamiento privado (familias y, en especial, empresas) universal; y, sobre todo, la “mala calidad” del crédito (deuda) generado por el sistema bancario en los tres grandes bloques de países desarrollados. Correctamente, describe la imposibilidad de que Japón salga de su depresión --él habla de “recesión”, pero eso es una cláusula de estilo-- antes de que “las familias y las empresas vayan a la bancarrota”, pues se endeudaron recurriendo a la garantía de unos activos inmobiliarios que ya no valen sino una fracción de su deuda. Pasa luego al caso de EE.UU. y la UE, donde el endeudamiento de las empresas de telecomunicaciones, impulsado por el huracán de la burbuja bolsística de hace unos años, ha sido tan descabellado que ahora, al hundirse las acciones de la nueva economía (y con ella toda la economía), las empresas “que contrajeron grandes deudas para financiar la infraestructura de telecomunicaciones están siendo penalizadas por ello” (y este problema es mayor en la UE, porque la subasta de las licencias telefónicas de tercera generación ha encarecido aun más ese endeudamiento).

Sin embargo, este heterodoxo conservador, que, como Galbraith, pasa sorprendentemente por radical, no parece coherente con su análisis, y después de tanta clarividencia, se deja llevar por la ilusión keynesiana de que basta con que los gobiernos del G-8 se muestren rápidamente “activos” --antes de que sea “demasiado tarde”-- para conjurar el peligro de la “recesión mundial”. Y termina como empieza: con la vana esperanza de que “las sesiones del G-8 produzcan un plan comprensible y realista para que el mundo se aleje del filo de la recesión”. ¿Cómo es posible esta contradicción y esta incoherencia en un economista de la talla de Thurow? Muy sencillo: ningún economista, de la talla que sea, está libre de prejuicios ideológicos. Si Thurow y otros tuvieran más apego por la verdad objetiva, y quisieran descubrirla a cualquier coste (incluso al de la pérdida de bienestar material que normalmente supone), se darían cuenta de que están describiendo casos muy relevantes de ¡absoluta ineficiencia de los mercados! Los famosos precios de mercado --que, según nos cacarean los economistas, son la señal inequívoca y cuasi-perfecta por la que se guían los empresarios para conseguir (inconscientemente desde luego, pero siempre de acuerdo con los mecanismos de la Mano Invisible de Smith) los insuperables resultados de la economía de mercado--, resulta que funcionan tan escandalosamente mal que están produciendo hoy una depresión mundial que ni el G-8 ni Thurow, con su mayor o menor superficialidad respectiva, van a evitar que se haga mucho más profunda de lo que a ellos les gustaría.

Lo que les falta a los economistas es una comprensión cabal de la teoría del valor. Para empezar, olvidan que ya Ricardo advirtió contra el error de considerar la excepción como la regla. Ricardo escribió que en la determinación del valor de mercancías como los vinos raros, las esculturas y cuadros antiguos, etc., la escasez desempeñaba un papel importante. Sin embargo, para la inmensa mayoría de ellas, para las cuales su oferta y reproducción no encuentra apenas más límite que la tecnología industrial de cada momento, el precio viene regulado por el coste de los insumos que la sociedad ha de poner en su reproducción. Más tarde, Marx demostró la solidez de la hipótesis de que la expresión monetaria de esos costes (incluido el beneficio normal) es una manifestación de las cantidades de trabajo social (directo e indirecto) necesarias para su reproducción; y demostró la necesidad y la razón de que tanto los precios reguladores inmediatos (los precios de producción), como los auténticos precios efectivos, se desviaran --por múltiples razones, pero dentro de un margen de libertad nada arbitrario-- de los reguladores últimos que son las cantidades de trabajo.

Esta aparente digresión no lo es, porque la forma en que ha gestado la actual y próxima depresión mundial (véase The Coming Internet Depression, de Michael Mandel, o los informes de prensa sobre tantas empresas del nuevo sector valen hoy 10 y hasta 100 veces menos que hace apenas un año) tiene mucho que ver con las aplicaciones más elementales de la teoría del valor. Los economistas prácticos, que trabajan al servicio de los capitalistas, informan a éstos de que las perspectivas de mercado son muy buenas en tal sector, tal empresa, tal técnica, etc. Para ello sólo se fijan en los precios efectivos (o de mercado), que se mueven mucho más locamente (volatilidad es el eufemismo en estos casos) que sus reguladores a largo plazo. Al olvidar la importancia de una buena teoría del valor, se limitan a aplicar la miope regla del valor actualizado neto --es decir, la que valora cualquier activo convirtiendo a dinero presente los rendimientos netos futuros esperados hoy (que difieren de los que se esperan mañana, pasado, etc.), a partir de esquemas de previsión que son poco más que una burda extrapolación de los resultados del más reciente pasado.

Pero esta regla no vale con la generalidad con que se usa. Sólo sirve para calcular el valor efectivo --que oscila arriba y abajo, sin más límite que el de las psicologías implicadas en la formación de expectativas, que, además, en este sistema, debido a su dependencia de la maximización de beneficios, tienden a ser excesivamente optimistas en las expansiones--, pero nada dice de su regulador a largo plazo (el valor normal, al que tarde o temprano se ajustan los efectivos). Algunos economistas intuyen algo cuando afirman que ciertas inversiones se diseñan demasiado a corto plazo, y no a largo (o hablan claramente de procesos de sobreinversión: véase el artículo de José Luis Feito en El País, 22-7-01); pero en vez de ver este problema como uno auténticamente estructural y universal, lo aplican a tipos extraños de capitalistas que ellos mismos dibujan como la excepción a la regla (por ejemplo, indican que es típico de los capitalistas de los países subdesarrollados, o cosas por el estilo). Los ejemplos que da Thurow en su, a pesar de todo, excelente artículo demuestran que eso es un error. Si el comprador japonés típico de una vivienda hipotecada, o la empresa típica que busca rentabilizar las nuevas tecnologías en EE. UU. y Europa (las de telefonía e internet) se equivocan --¡hasta ese punto!-- es porque se rigen sólo por los precios de mercado, sin comprender por qué esos indicadores de lo que en último término acontece en el proceso de acumulación de capital tienen que engañar objetivamente a todo el que no sabe o no puede comparar los precios efectivos con sus reguladores últimos. Los ciclos económicos, los mismos que el Wall Street Journal de 31-12-99 declaraba anacrónicos (por enésima vez en la historia), se producen porque las crisis capitalistas son necesarias, es decir, necesariamente recurrentes. Y es una pena que los economistas no sepan ver la conexión entre este movimiento cíclico y las desviaciones entre precios efectivos y sus reguladores.

La misma debilidad teórica que lleva a los economistas a olvidar la teoría del valor, como si una disciplina pudiera prescindir de sus problemas básicos con sólo meter la cabeza de avestruz de sus practicantes en el agujero de la inconsciencia, los hace erróneamente pensar que unos gobiernos suficientemente listos y decididos podrían eliminar las leyes del sistema económico. No ven que los termostatos se apagan con la misma periodicidad con que se encienden. Y cuando se apaga el termostato capitalista, se funden los plomos del sistema y salta la chispa que hace arder la economía (cuyo resplandor asusta a Thurow).

Sustituid a Nerón por Trajano, si queréis, pero Roma seguirá ardiendo. Sobra tanto combustible en sus calles que los bomberos son impotentes...

El País, 27-7-2001

(reproducido en La Insignia del mismo día, http://lainsignia.org/).

 

 

CRISIS, RECESIONES Y DEPRESIONES

 

Hace 20 años, el Nobel de Economía Paul Samuelson escribía en su manual que “en la época poskeynesiana toda economía mixta tiene suficientes conocimientos y capacidad para utilizar las políticas monetaria y fiscal con el fin de crear, mediante gastos pacíficos útiles, suficiente poder adquisitivo global. La creación de dinero y la flexibilidad fiscal han conseguido desterrar en todo el mundo el miedo a la depresión crónica” (p. 897). Veinte años más tarde, su discípulo Olivier Blanchard, jefe del departamento de economía del celebérrimo MIT (Massachusetts Institute of Technology) donde también Samuelson trabajara tantos años, se toma la molestia de escribir un artículo de prensa (recogido por El País de 16-3-2001) para desmentir parcialmente a su maestro y recordarnos que sigue habiendo tres tipos de recesiones o depresiones en la economía capitalista.

El primer tipo se produce de forma impredecible (por ejemplo, las crisis del petróleo de los 70); el segundo se da “al azar” y es “fácil de reparar, si no de evitar” (por ejemplo, la recesión en EEUU a principios de los 90). Sin embargo, Blanchard se muestra tan preocupado por las de tercer tipo (asociadas a “desequilibrios”, “deuda” y “especulación”, como la japonesa “hace 10 años”, según escribe) que asegura que su posibilidad “literalmente me hace temblar” porque si la productividad no crece suficientemente en los próximos 30 años, la situación puede ser “simple y aterradora”.

A uno le reconforta ver cómo la economía convencional termina, una vez más, dándole la razón a la economía heterodoxa, aunque, como siempre, con mucho retraso (dos años, esta vez). En mayo de 1999, en el Seminario Internacional Complutense sobre “Nuevas direcciones en el pensamiento económico crítico”, Fred Moseley presentó un trabajo suyo en el que escribía lo siguiente: “En los dos últimos años, la economía de los EEUU ha sido llamada la economía de “Ricitos de oro”[31] porque ha estado marchando perfectamente bien (...) ¿por cuánto tiempo podrán continuar estas tendencias económicas divergentes, prosperidad en los EEUU y depresión en el resto del mundo? (...) Casi todos los economistas ortodoxos parecen pensar que la economía de los EEUU es tan fuerte que sólo sufrirá levemente la creciente crisis económica global, y que en concreto no sufrirá una recesión. Yo no estoy de acuerdo con esta opinión dominante. Creo que es muy probable que la economía de EEUU sufra de forma más importante los efectos de esa extensión de la crisis global, y que caerá en recesión en un año como mucho. En otras palabras, pienso que “Ricitos de oro” está a punto de encontrarse con el oso grande y feo. Una recesión así en la economía de EEUU tendría a su vez efectos devastadores sobre el resto del mundo, especialmente sobre los países asiáticos, para los cuales el aumento de sus exportaciones al creciente mercado de EEUU es prácticamente la única esperanza de recuperación”.

La argumentación del muy pensado trabajo de Moseley se basaba en una sólida coherencia lógica que lo llevaba a concluir la necesidad de una grave crisis (y no sólo en los EEUU): “Mi conclusión es que es muy probable que la economía americana caiga en una recesión a lo largo del próximo año (...) Si ocurre (...) entonces creo que hay peligro de que se trate de una bastante mala. La razón principal de ese peligro es que, en caso de recesión, el consumo probablemente descenderá rápidamente. Como se vio antes, los hogares han estirado su capacidad de gasto hasta el límite, o incluso más allá, y este desenfreno consumista ha sido impulsado fundamentalmente por un boom de la bolsa. Sin embargo, una recesión pondría muy probablemente fin a ese boom, y causaría un descenso significativo de la bolsa (...) un descenso así en la bolsa llevaría con casi toda seguridad a una grave reducción del gasto de consumo. Los hogares tendrían no sólo que financiar su ahorro a partir de sus ingresos corrientes, sino que tendrían, además, que reponer los ahorros perdidos en el mercado de valores mediante una ahorro superior de su renta. La tasa de ahorro de los hogares podría subir repentinamente en los EEUU del 0%[32] al 5% o más, lo que reduciría aun más el consumo y empujaría a la economía hasta el fondo de una recesión. Por otra parte, los hogares americanos están muy endeudados (su deuda es ahora aproximadamente el 100% de la renta después de impuestos, un récord nunca alcanzado). Una recesión significaría pérdida de empleos y renta para muchos hogares muy endeudados, que habrían de reajustar su gasto radicalmente para evitar la quiebra personal”.

Como se trataba de un autor marxista presente en un congreso de economistas poco convencionales, la prensa española no informó lo más mínimo de lo que en aquella reunión madrileña se debatió, pero Moseley bien que lo anticipó. Y esto nos obliga a recordar aquí lo que vino a leer este economista, primero en Somosaguas y luego en el Colegio de Economistas de Madrid: “Si tuviera lugar una recesión en los EEUU en el próximo año o dos, entonces esa recesión tendría a su vez un efecto devastador sobre el resto de la economía mundial, en especial para Asia y Latinoamérica. La mayor esperanza de que esos países se recuperen de su actual depresión es el aumento de sus exportaciones al expansivo mercado americano (una esperanza anterior era aumentar sus exportaciones a Japón, pero esa esperanza se evaporó al caer Japón en su propia depresión). Si la economía de EEUU entra en recesión, entonces disminuirá la demanda americana de exportaciones asiáticas, en vez de aumentar. Perdida su principal esperanza de recuperación, estas economías seguirían en una depresión severa durante años. Y si la depresión global continúa, esto seguiría arrastrando a la baja a la economía de los EEUU”.

Las consecuencias de una recesión americana convertida en mundial serían auténticamente peliagudas: “Si la economía americana se deslizara hacia una recesión severa, y la mayor parte del resto del mundo hacia una depresión creciente, entonces este empeoramiento de la crisis del capitalismo global infligiría grandes sufrimientos a la población mundial, especialmente en Asia y en América Latina: pérdida de empleos, menores rentas, mayores hambre y pobreza, mayor ansiedad y desesperación, etc.”. Moseley llegaba hasta el punto de afirmar: “Es posible que, si las condiciones económicas se deterioran, estas luchas de los trabajadores por su supervivencia en un capitalismo en crisis conduzcan a un número creciente de ellos a poner en entredicho el capitalismo en cuanto tal, y su capacidad para hacer frente a sus necesidades económicas básicas. Si el capitalismo exige estos ataques contra nuestro nivel de vida, entonces quizás haya un sistema económico alternativo que no requiera esos ataques y que pueda, por el contrario, atender a nuestras necesidades”.

Siguiendo a Moseley, muchos economistas hemos repetido su mensaje desde entonces, pero obteniendo, claro está, menos repercusión aun que la que él mismo consiguió. Por ejemplo, en las VII Jornadas de Economía Crítica (Albacete, febrero de 2000) yo mismo escribía: “Si la burbuja financiera estalla algún día --y no hace falta recordar los análisis heterodoxos a este respecto (véase, por ejemplo, Moseley, 1999), ya que cada vez son más numerosos los economistas ortodoxos que nos advierten de este peligro, incluidos los que están al mando de importantes instituciones económicas internacionales y nacionales en el centro del imperio--, la reducción repentina de valor mercantil puede ser tan explosiva que los efectos depresivos de semejante estallido terminarán por perjudicar a muy corto plazo a la auténtica riqueza existente. No sólo porque la depresión económica en el sentido convencional puede destruir una cantidad importante del capital (medios de producción) sobrante --no olvidemos que la raíz última del problema que sufre el capitalismo contemporáneo del último cuarto de siglo es que el exceso de acumulación lo ha llevado a un exceso generalizado de capacidad productiva que, tarde o temprano, tendrá que desaparecer--, sino sobre todo porque destruiría puestos de trabajo adicionales en un mundo donde el ejército industrial de reserva ya ha seguido la misma senda secular que los otros ejércitos (alcista, evidentemente), y lo ha hecho de forma aguda en las últimas décadas [la tasa mundial de desempleo es superior en los 90 que en los 80, y ésta superior a la de los 70, etc.)]”.

Por todo ello concluía: “No deberían ser tan optimistas los liberales modernos --ya sean neoliberales, ya socialdemócratas-- pues las ‘nuevas tecnologías’, la nueva ‘era de la información, la informática y las telecomunicaciones’, los nuevos ‘desafíos de la globalización’, la competitividad social y el ‘Estado de bienestar democrático’, y demás sonsonetes retóricos que ha repetido la izquierda durante el último medio siglo, nos pueden estar deparando un sobresalto muy próximo que pondrá, lamentablemente, de moda la misma teoría que ya lo estuvo tiempo atrás y que ahora intenta borrar de las mentes esta guerra fría ideológica (casi tan cruenta como la caliente) que todavía no ha terminado --¡no ha hecho más que empezar!-- y que puede suponer un salto también en el pensamiento real, como consecuencia de un auténtico cambio cualitativo en las condiciones objetivas que determinan la conciencia social. ¡Ay, qué razón tenía aquel clásico que escribió que ‘el hombre se cree libre porque no se apercibe de sus cadenas’!”

Lo que EEUU no pueda probablemente imaginar todavía es que tendrá que pasar por las horcas caudinas de la humillación del imperio que se resiste a reconocer su decadencia en medio de la derrota (económica), al igual que lo hiciera Inglaterra un siglo antes. Y esto probablemente comience a suceder cuando a corto y medio plazo vean los americanos --con todo el resto del mundo como perplejos espectadores-- que eso que han venido diciendo en los últimos diez años sobre Japón, esas falsas explicaciones ad hoc de la crisis japonesa como resultado de prácticas bancarias poco ortodoxas desde el punto de vista canónico, lo van a tener que repetir, ampliado y actualizado, de su propia economía. Y habrá que ver entonces cómo salen de ese ridículo colectivo.

Pero, lamentablemente, no podremos disfrutar del espectáculo porque la mayoría de la población estaremos muy ocupados con la ardua tarea de sobrevivir en medio de la nueva y durísima crisis mundial que nos espera.

Realidad, VI (39), noviembre 2001

 

 

¿NOS SIRVE LA TEORÍA MARXISTA PARA ENTENDER MEJOR LA CRISIS ECONÓMICA ACTUAL?

 

Hace un año, en marzo de 2001, cuando se reunió en Madrid el grupo de coordinación que preparaba las VIII Jornadas de Economía Crítica de Valladolid (28 de febrero y 1-2 de marzo de 2002), comentábamos algunos de los participantes, en un interludio jocoso de la reunión, el enésimo dato “oficial” que el gobierno estadounidense estaba utilizando para demostrar, a través de los serviciales medios de comunicación de todo el mundo, que no se acercaba ninguna crisis. Algún economista marxista presente en la reunión se creía, como es más habitual de la cuenta, los infundios de los Greenspan y compañía, y llegó a opinar incluso que “los que siempre andamos con la crisis a cuestas” alguna vez tendríamos que acertar, como le tiene que ocurrir a Galbraith con su perenne pronóstico de crisis. A continuación, este mismo amigo preguntó si habría crisis un año después (en marzo de 2002), a lo que alguien contestó que en las JEC de Valladolid (previstas para esa fecha) no se hablaría de otra cosa. Pues bien, las JEC ya han pasado, en ellas se habló, efectivamente, mucho de crisis (y de otras cosas), y, mientras tanto, los economistas oficiales nos anuncian que la crisis ya ha pasado --cosa en verdad de lo más curiosa, porque resulta que ha pasado de largo una supuesta crisis que, según ellos, nunca había llegado (salvo en la forma de crisis de los cimientos de las torres gemelas el 11-S y los pequeños “daños colaterales” resultantes, que poco tienen que ver directamente con la crisis económica)--.

Pues bien, los dos participantes en aquel diálogo de hace un año –“¿Habrá crisis?”, preguntaba uno; “Claro que la habrá –decía el otro--; ya la hay, de hecho”— se unieron meses después para dirigir conjuntamente un curso académico (organizado por la Universidad Complutense de Madrid, la Fundación de Investigaciones Marxistas y la Fundación Sindical de Estudios de CC.OO.), titulado precisamente “La gestión capitalista de la crisis actual”. De este curso, que se está desarrollando en el segundo cuatrimestre del curso 2001-2002, se han llevado a cabo hasta el día de hoy (10 de marzo de 2002) tres de sus sesiones semanales. En la primera (22-II-02) intervino uno de los codirectores del curso (Carlos Berzosa), que habló sobre el tema “La crisis económica actual y sus posibles salidas”. En la tercera (8-III-02) habló el otro codirector (Diego Guerrero), que lo hizo sobre el mismo tema que da título a este artículo. Y, entre medias, contamos con la intervención (aunque ninguno de los codirectores pudo asistir, por encontrarse ambos en las JEC Valladolid) de Omar de León (1-III-02), que habló sobre “La crisis económica en Argentina: antecedentes, actualidad y salida”.

Estos cursos UCM-FIM-FSE tienen una estructura interesante, y no lo es menos el hecho de que el curso sobre la crisis (curso IV) coincida en el tiempo y en el espacio con otro que se desarrolla simultáneamente sobre “Teoría crítica y neomarxismo” (curso III; los cursos I y II se desarrollaron durante el primer trimestre). De forma que la dinámica de hecho consiste en: 1) la intervención del ponente del curso III que toca ese día, 2) un breve descanso, 3) la intervención del ponente correspondiente del curso IV, y 4) finalmente, un debate general en el que el público presente puede participar y entremezclar las cuestiones sugeridas en ambos cursos, lo que provoca un resultado final que es ampliamente gratificante por la interdisciplinariedad y el poco respeto con las fronteras académicas excesivamente rígidas (esto es especialmente grato para los miembros honoríficos de la inexistente ONG “Aduaneros sin fronteras”, entre los que se cuenta servidor).

Pues bien, el 22 de febrero, la intervención de Carlos Berzosa coincidió con la de Margarita Campoy (sobre “Genealogía del discurso”, expresamente referida a la Escuela de Frankfurt), y el 8 de marzo la intervención de Diego Guerrero coincidió con la de Antonio García Santesmases, quien disertó sobre el tema: “¿Existe una teoría del Estado marxista?”. La doble experiencia en el local de CCOO y la presencia en las JEC de Valladolid permiten poner ahora por escrito algunas de las reflexiones que se han hecho oralmente en ambos foros, y esto es precisamente lo que se hace en lo que resta de artículo.

1.      Crisis, Estado y reformismo. A mi juicio, la ponencia de Carlos Berzosa estuvo bien, aunque sin abandonar del todo los “vicios” intelectuales que llevo tanto tiempo criticándole. Uno de ellos es el “antiteoricismo”, vicio que se puede predicar de todos aquellos que le acusan a uno (y a otros que hacen lo mismo que uno) de encerrarse en su casa y refugiarse en los libros y en el internet, aislándose así, supuestamente, del resto del mundo, para escribir discursos teóricos abstractos que, en su opinión, poco tienen que ver con el mundo real. Pareciera que la solución contra este planteamiento erróneo consiste en irse a escribir al aire libre o al menos a un sitio tan concurrido como era, y sigue siendo, el Café Gijón.

Este vicio del antiteoricismo está, como se sabe, muy difundido por todas las escuelas de pensamiento. Sin embargo, el segundo “vicio” del que acuso a mi amigo Berzosa, aun siendo también muy popular, se reduce al ámbito de la literatura marxista. No es otro que el que ya denunciara hace veinte años el gran marxólogo español Felipe Martínez Marzoa, vicio que se comete cuando, sin olvidar que son posibles infinitas lecturas de Marx, uno no recuerda que también hay lecturas de ese autor sencillamente imposibles. Por ejemplo, la lectura que hace Berzosa de Marx --como un “reformista”-- no se puede tragar ni con el más exquisito pan y tumaca.

Porque, claro, aquí se hace preciso matizar el uso de los términos. Tal y como explico en clase, en puridad todos somos “reformistas”, al igual que todos somos “progresistas” y a la vez “conservadores”. Comprobemos empíricamente si esto es así. Yo observo a mi alrededor y no conozco a nadie que no quiera reformar algo, de donde deduzco que Berzosa no es ni más ni menos reformista que yo, que Campoy o que Santesmases; y ello, por la sencilla razón de que, desde Stalin a Hitler pasando por el “bambi”[33] Zapatero, todo el mundo se apunta a la necesidad de las reformas. Más dudoso, en cambio, es que todos seamos progresistas; pero, pensándolo bien, hasta los más reaccionarios deben de tener su propia e idiosincrática noción del progreso (¿o es que alguien duda de que los cangrejos también forman parte de la ley general de la evolución y el progreso de las especies?). Por último, en cuanto a lo del conservadurismo se refiere, todos los revolucionarios que conoce la historia querían hacer una revolución para acabar con un statu quo, pero, al querer mejorar la situación de quienes sufrían ese statu quo, querían al mismo tiempo conservar y ampliar el volumen y variedad de lo bueno que éstos ya tenían conseguido (o conquistado) dentro del sistema pretendidamente objeto de esa revolución.

Sin embargo, no debe olvidar el lector que lo anterior viene a cuento por aquello de las posibles e imposibles lecturas de Marx. Y a este respecto, debo señalar que Marx no era un reformista cualquiera, sino especial; es decir, uno de los que pertenece a esa minoría de reformistas –y ojalá otros pudiéramos pertenecer a ese grupo-- que no retroceden ante la posibilidad o eventualidad de una revolución.

Uno vez aclarado este punto, se comprenderá mejor qué es lo que se suele entender por “reformista” en el lenguaje habitual. Un “reformista”, en este sentido más restringido y corriente, es el reformista que sólo admite las reformas que no conduzcan a la revolución y que, además, habitualmente piensa que los que no son reformistas en este sentido es que están locos o no tienen los pies en la tierra. A esta categoría de reformistas pertenecen mi amigo Carlos Berzosa y también el simpático colega Santesmases. Pero, evidentemente, a esa categoría –repito-- no pertenecía Carlos Marx.

Pero vayamos al tercer “vicio” que denuncié en público el 8 de marzo, y que podríamos bautizar, así a bote pronto, como el vicio del “maticismo”. Quiero decir: el abusivo y repetitivo recurso al sonsonete de que “hay que matizar”, como si los demás no supiéramos lo que es un matiz. Lo que se opone al maticismo es precisamente la práctica de quienes pretendemos colocar los matices en su sitio, en el lugar que les corresponde, que no es otro que el de ir detrás de la caracterización general[34]. Por ejemplo, antes de entrar a matizar las características de la naturaleza de clase del Estado romano en los periodos, digamos, de la República, del Consulado o del Bajo Imperio, es fructífero convenir en que, en todos los casos, dicho Estado representaba bastante más los intereses de clase de los propietarios de esclavos que los de los esclavos mismos. Una vez puesto eso en claro, procede entonces el matiz, y se puede hablar, por ejemplo, de que, como consecuencia del cambio en la composición interna del patriciado, de los plebeyos o de los esclavos, el gobierno no era exactamente igual en el siglo II antes de nuestra era que el siglo II de nuestra era. Vale: si es así, entonces estamos de acuerdo.

Pero, puesto que este ejemplo sale a relucir en honor de Santesmases –que no es economista--, añadamos un segundo ejemplo del campo más propiamente económico. Por ejemplo, traigamos a colación el modelo de economía capitalista pura (de dos clases) que desarrolla Marx en El capital. Los marxistas que han leído a otros marxistas, pero suelen haber leído poco a Marx, olvidan (o nunca aprendieron) que Marx dejó escritas numerosísimas páginas en las que hablaba de una multiplicidad histórica de clases (sin ir más lejos, sus análisis de la Francia de la época de Napoleón III nos pueden servir de prueba). Ahora bien, lo que distingue a un teórico de alguien que no es capaz de moverse con soltura en las tablas de la teoría es que el primero necesita modelos que, como los mapas, representen la realidad, pero que no pretendan representarla a escala 1:1, porque esto, aparte de imposible, es completamente inútil. Por tanto, aunque en la realidad haya más de dos clases, en el modelo puede haber un número menor.

A este respecto, yo vengo enseñando en mis clases de Economía política que el punto decisivo para empezar con la explicación es si debemos usar los modelos neoclásicos “de cero clases” o el modelo de Marx (“de 2 clases”). En los primeros, la conclusión que se saca es que todos somos de la misma clase, puesto que los “agentes económicos” se reducen a las empresas (que maximizan beneficios) y a los individuos (o familias: siguen sin aclararse en este punto, aunque al parecer ambos maximizan algo así como su “utilidad subjetiva neta”). Y como, en cuanto individuos, todos somos iguales en la medida en que quedamos reducidos a meros consumidores (salvo los muertos) y propietarios (de un “vector de factores semidefinido positivo”[35]), la conclusión aparente es que todos somos de la misma clase, lo que equivale por definición a negar la necesidad de establecer clases, o subconjuntos, para caracterizar al conjunto (como muy bien saben los matemáticos).

En cambio, en el modelo de Marx y de cuantos, siguiéndolo a él, insistimos en la necesidad de distinguir entre las clases principales en la sociedad capitalista (sea ésta la del siglo XVIII, XIX, XX ó XXI), los agentes individuales se comportan de manera muy diferente según a qué clase pertenezcan, y además las clases mismas también deben ser consideradas como “agentes económicos”. Veamos por qué, en relación con el ejemplo del dinero. Los asalariados tenemos que vérnoslas continuamente con el dinero, pero nuestra relación con él es del siguiente tipo:

M – D – M

En cambio, los capitalistas se definen básicamente porque se relacionan con el dinero de otra manera:

D - M - D’

Sin entrar aquí a desarrollar este punto, está claro que, mientras nosotros nos vemos obligados a vender nuestra única mercancía (fuerza de trabajo) como medio de hacernos con la llave que nos permite la subsistencia (el salario), ellos fabrican puertas, llaves, bienes de subsistencia y medios de producción, como simple medio de aumentar el dinero del que ya disponen. Mientras nosotros tenemos que dejarnos explotar como condición para sobrevivir, ellos viven por encima de lo que les corresponde gracias a que nos explotan y nos dejamos.

Y nos dejamos, entre otras cosas, porque además de los liberales confesos –los famosos “neoliberales”— los economistas y otro personal están demasiado influidos por las ideas de muchos liberales que, puesto que se distinguen de los primeros, habrá que llamar “paleoliberales”. Y no sólo de paleoliberales tipo Keynes y de criptoliberales aparentemente de izquierdas, sino de los liberales más arcaicos que se quedaron en el discurso retórico de la Revolución francesa, una vez que a la burguesía la hubieron aupado las capas populares al lugar adonde quería trepar, que no era otro sino el palco de la carroza del Estado que quería compartir de una vez con sus supuestos enemigos de clase (la antigua nobleza feudal).

Los pocos reformistas que, al parecer, pensamos hoy que veríamos con agrado una revolución –porque las revoluciones no se planifican, sino que se hacen, la gente las hace, y después se teorizan: las teorizan algunos (y normalmente mal); y además no se hacen poniéndose unos cuantos “manos a la obra de la revolución”, sino simplemente poniéndose muchos “manos a la obra, pero cada uno en su trabajo de todos los días”, sabiendo todos que lo único que hay que hacer es intentar comportarse hoy como se comportaría uno tras la revolución— vemos lógicamente con mucho desagrado cualquier forma de liberalismo. Porque liberalismo es todo lo contrario que libertad. Es la “retórica” de la libertad, esa cáscara vacía: te venden una libertad que se queda en humo, y encima te piden la vuelta.

Los no liberales –y, por tanto, “antiliberales” en un sentido doxográfico-- lo somos porque queremos y deseamos la libertad de verdad, que no es sino la suma (o el producto o la potencia) de las muchas libertades que ahora no tenemos y que sólo podremos conseguir arrebatándole el monopolio de la libertad a los privilegiados. Tendremos que arrebatársela y tendremos que dictar las medidas oportunas para evitar que vuelvan a recuperarla. Por eso defendemos la dictadura del proletariado, que es la única forma de ejercer la democracia con minúscula, menos rimbombante que la Democracia burguesa, y menos gótica que la que sale de la Imprenta estatal que se encarga de dejar bonitos los ejemplares de la Constitución, pero mucho más llena de contenidos y más pegada a las necesidades de la mayoría.

Por eso no nos creemos los discursos de los “demócratas” de boquilla, ni de los padres de las constituciones (burguesas) ni de tantos santos liberales –liberales políticos, liberales económicos— que compiten por los votos del mercado electoral. En primer lugar, no los creemos porque no han comprendido que los que escribimos cosas como ésta que ahora mismo estoy tecleando somos (y representamos), para disgusto de muchos, los proletarios del siglo XXI. Tampoco lo comprenden quienes se espantan ante la supuesta “falta de realismo” de servidor y otros que tal bailan, que pareciera que nos ha transportado ya allende el mundo real. En realidad, lo que pasa es que el liberalismo los ha transportado a ellos allende los intereses de su clase, como siempre ha ocurrido, desde antes de que se inventara la famosa y certera sentencia de que “la ideología dominante es la ideología de la clase dominante”. Los que no entienden esto simplemente hacen bueno el dicho y le sirven, sin darse cuenta, de demostración y corroboración. Si no fuera así, la ideología de los dominados sería diferente de la ideología de los dominadores, en cuyo caso ésta no sería la dominante. Pero como sí es la dominante, eso significa que también los dominados comparten la ideología de los dominadores.

La parte más ridícula de esa ideología es la que consiste en la fracción de autoconciencia que lleva a tantos dominados a leerse, a verse y a interpretarse a sí mismos, como algo distinto del proletariado. Los miedos subconscientes --heredados de padres, abuelos y bisabuelos de clase media que ya han desaparecido del mapa, y no han dejado en herencia más que su inclusión en la categoría de la “nueva clase media” (que es más vieja, dicho sea de paso, que la vieja de la canción del gorila, de Brassens)-- les atenazan las neuronas, les comprimen los racimos nerviosos que confluyen en el nervio óptico y les impiden ver en qué consiste la realidad. Pero la realidad es tan real que termina imponiéndose a sus fantasías pequeñoburguesas. El pequeñoburgués no es el que gana dos o tres veces lo que cobra un obrero manual –hay muchos obreros de mono azul que ganan más que muchos empleados de cuello blanco--, sino el que ha leído sólo dos o tres veces más que un obrero, pero sin llegar al número suficiente de lecturas como para comprender que hay que seguir leyendo mucho todavía antes de entender cómo funciona el mundo, y por qué es tan diferente de como lo cuentan los telediarios y los profesores de las Facultades de Economía y de Políticas de todas las universidades del mundo.

Y, como me estoy cabreando, me paro. Pero otro día seguiré, no le quepa duda a nadie.

Nómadas, nº 6, junio-diciembre 2002

 

 

EL PRECIO DE LA BOLSA

 

A los que estudiamos con los jesuitas, allá en los setenta, para lo que en ICADE creo que siguen llamando “Abogado directivo técnico de empresas”, nos ofrecían una asignatura optativa que enseñaba a especular en Bolsa mediante un método bien conocido en las universidades de Estados Unidos. Cada estudiante se formaba, dadas ciertas reglas y un capital imaginario inicial, su propio paquete de acciones (virtual, eso sí), y la nota de la asignatura dependía de lo “enriquecido” que llegara a estar cada uno a final del curso. Sin embargo, hace unos meses, en una reunión con algunos compañeros de la promoción de 1981, se me olvidó preguntarles a los excelentes tiburones de entonces si sintieron vergüenza, o no, cuando se divulgó la noticia, hace unos años, del aleccionador experimento realizado en la Universidad de Harvard: unos chimpancés, tirando dardos a una diana con los nombres de las empresas de Wall Street pegados al azar, fallaban menos que los mejores analistas de Bolsa a la hora de formar rentables carteras de acciones.

Claro que lo de las carteras rentables parece ya cosa del pasado, y nos enteramos ahora por la prensa de que hasta la sagaz Iglesia española pierde dinero en 2000 y 2001 a través de la SIMCAV que creó en 1999 para todo lo contrario. A pesar de ello, oigo en la radio al director del Instituto de Estudios Económicos (Juan Iranzo), uno de esos centros de estudios (Think tanks lo llaman ellos mismos) liberales que tanto sintonizan con el PP, que lo que debe hacer el pequeño “inversor” --figura que poco a poco está desplazando en los manuales de Economía al antiguo rey: “el consumidor”--, es no vender, sino resistir o incluso comprar. Lo segundo, por lo barato que están las acciones; pero lo primero, que es lo que me interesa destacar aquí, porque “mientras no vendan, no pierden” (¡!), queriendo decir que no materializan la pérdida hasta que se realiza el contrato en el que tangiblemente se manifiesta el descalabro sufrido.

Esto último sencillamente le niega a la Bolsa el carácter de mercado diario y “en tiempo real” del que tanta propaganda se hace cuando se quiere alabar la eficiencia de los mercados. Y lo primero me recuerda lo que me decían, no hace mucho, dos amigos japoneses: que eso mismo era lo que decían los gurús de su país a comienzos de los noventa. Según eso, sus compatriotas inversores en bolsa todavía no habrían perdido, por lo visto, ese 75% que ha perdido la Bolsa de Tokio desde 1989, tras doce años de frustrada espera para que su virtual pérdida se transforme de una vez en una segura ganancia efectiva. ¿Se atreverían Juan Iranzo o cualquier otro experto financiero a recomendar hoy la compra de las baratas acciones japoneses?

Este tipo de afirmaciones son significativas porque, junto con otras que proliferan últimamente, están empezando a generar la creencia de que la Bolsa (mercado de “valores”), o no sirve para “valorar” o “no valora correctamente” (y ello, dicho por gente nada sospechosa de antipatía ante esta institución sagrada para los intereses mercantiles). Pues sucede lo mismo en el extranjero, donde también los protagonistas de la Bolsa se quejan ahora de que a menudo ésta sí valora, pero no valora bien (sobre todo, lo dicen cuando afecta negativamente a sus propios intereses). Así, Manfred Schneider, el presidente de Bayer, dijo en agosto, tras caer un 25% sus acciones por culpa del ‘caso Lipobay’, que “las bolsas sobrevaloran la posibilidad de éxito de las demandas [judiciales]” anunciadas contra la empresa por esta causa. Y Ron Sommer, de Deutsche Telekom, ante una evolución aun más negativa de las acciones de esta empresa, añadía hace poco que “vemos el actual desarrollo de la cotización en escandalosa contradicción con nuestra actuación y la posición estratégica de la empresa”.

Imagínense a un profesor ciclotímico agudo que suspendiera un año al 95% de sus alumnos, y que al año siguiente sólo hiciera lo mismo con el 5%. Si repitiera esta alocada actuación durante diez años consecutivos --suponiendo que lo dejaran--, al final habrá logrado suspender a una media del 50%, exactamente igual que otro imaginario colega, que podría pasar por el más cuerdo y cabal de su universidad. Mutatis mutandis, esto es lo que le pasa a la Bolsa, aunque sea en un marco temporal diferente: “a largo plazo” termina valorando el potencial de ganancias futuras de las empresas como si, en vez de un profesor neurótico, fuera un profesor normal. Pero sus pobres estudiantes-inversores sufren su humor corto-placista con mucha más intensidad que si tuvieran que enfrentarse a un comportamiento mucho más “racional”.

¿Cuándo descubriremos un mecanismo de asignación de los recursos para financiar los medios de producción social que sea de verdad compatible con el bienestar colectivo y, por tanto, alternativo a la Bolsa y al resto de su iceberg (dinero, mercancías...)? Es curioso que la ciencia de “lo racional”, la Economía de nuestros amores, nos ofrezca tantos ejemplos de irracionalidad. Y podríamos sumar otro más: el de quien sostenga que en realidad en la Bolsa de Tokio, a pesar de estar en su mínimo en 17 años, no ha pasado (sustancialmente) nada, pues, si ha bajado un 75% desde 1989, lo ha hecho tan sólo porque entre 1984 y 1989 casi se multiplicó por cuatro (véase El País de 11-X-01). Y en efecto, así fue..., y así será: como todo lo que sube tiene que bajar, no cabe duda de que siempre (o casi siempre) se encontrará “a la par” con algún punto anterior.

Dice Albert Hirschman, a quien mi Departamento de la Complutense ha nombrado hace poco Doctor honoris causa (a la espera de que, según algunos, le den el premio Nobel), que la teoría neoclásica del consumidor racional es falsa e irrealista, entre otras cosas porque no encuentra cabida para un fenómeno que todos conocemos bien, como es la “decepción” del consumidor, totalmente incompatible con el supuesto de que cada cual reparte su dinero de forma que cada peseta gastada le proporcione la misma “utilidad marginal” en cualquier cosa que compre. Quizás habría que empezar a hablar también de la “decepción del pequeño inversor en bolsa”, que en algunos países es ya tan manifiesta que están empezando a operar los bufetes de abogados contra los inductores de este nuevo “crimen” económico (señal de que hasta lo irracional es un buen negocio). Los compradores de “Telefónicas” no han necesitado esta vez de un López Vázquez paleocapitalista, tardofranquista y encabinado (me refiero al contexto, no al actor) para que los televidentes se lanzaran masivamente a por las nuevas “matildes”. Incluso en los ultramodernos Estados Unidos y en la Europa del euro ha sucedido otro tanto. Y, según muchos, incluso si no llega a pasar lo mismo que en Japón, “no hay razones para el optimismo”, como ha recordado Joaquín Estefanía recientemente.

Que la Bolsa está en crisis no lo muestra sólo el bajo precio de las acciones –o, más bien, el alto precio que la sociedad está pagando por la existencia de la Bolsa, cosa que sólo pensamos unos pocos--, sino la crisis psico-expresiva de los analistas televisivos de Bolsa, que ya no pueden recurrir a los socorridos “argumentos” de los que antes echaban mano, y que parecían tanto más sólidos cuanto más paradójicos resultaran para el gran público (que si variaciones de los tipos de interés, que si la tasa de desempleo...). Ahora sólo hay que conectar con la BBC o la CNN y observar sus conatos de risa nerviosa cuando tratan de explicar lo inexplicable, y sobre todo cuando no saben cómo mover las manos para intentar taparse la boca. Y no es que lo de la Bolsa no tenga explicación, pero esperarla de quienes han contribuido al desaguisado parece un ejercicio de paciencia que va más allá de lo que los no masoquistas estamos dispuestos a aceptar. Y es que, por mucha “nueva economía”, mucha “revolución tecnológica”, mucha nueva sociedad “red” o de la “información” que se apresten a inventar, las cosas siguen la lógica que les impone la realidad, y no la que se imaginan los ilusos o los propagandistas. Ya sabemos que las aguas siempre vuelven a su cauce; pero hay ríos y ríos... Y, si no, pregúntenle a los valencianos cuando sufran el azote de la penúltima gota fría, si no hay veces en que cambiarían gustosos la lista de ríos de su revoltosa cuenca hidrográfica por la mucho más apacible del Guadiana.

Y es que lo que se interpreta como el “enfriamiento de la economía global” (Estefanía) a lo peor no es sino otra gota fría gigantesca de la economía capitalista de siempre. Y lo mismo que el mundo natural parece calentarse año a año, el mundo de la economía se nos puede quedar helado en poco tiempo. ¿Se acuerdan de lo que decían los medios de comunicación cuando empezaba la crisis de los setenta? Negaban y negaban..., hasta que la evidencia los arrastró a todos torrentera abajo. ¿Y si ahora fuera a suceder lo mismo? A veces, el irracional azar nos premia a los chimpancés y a los economistas heterodoxos y minoritarios con el laurel del acierto, y lo mismo que los simios pueden errar menos que los humanos (estudien o no con los jesuitas), bien pudiera ocurrir que los marxistas pobres entendieran mejor la economía capitalista que los ricos que viven de sus dividendos.

No sé lo que dirán los marxistas, pero a mí me parece evidente que hay un exceso de capital (productivo y financiero) en todo el mundo, y esto es un problema serio y de difícil solución en el marco de la economía capitalista. Por supuesto, la desaparición del capital sobrante –y déjenme que me cite a mí mismo-- no tiene que producirse “necesariamente, a través de una guerra mundial, como ocurrió a partir de 1939, como medio efectivo de terminar con la Gran Depresión a un coste social altísimo; es muy posible destruir capital (es decir, valor) sin que se destruya físicamente dicho capital al mismo tiempo (aunque es probable que se destruya más tarde). Una posibilidad podría aparecer como consecuencia de una deflación masiva de la cotización de la(s) bolsa(s) mundial(es)”.

Pero no pasa nada, colegas consejeros de los inversores en Bolsa. Sigan diciendo a los pequeños inversores que el mundo es suyo, y que ¡viva la Bolsa!, que para eso están.

Octubre de 2001


 

 

 

2

 

Globalización y subdesarrollo

 

 

 

 

 

 

A don Xavier Sala le apasiona el desarrollo económico, según propia confesión; a mí, me apasiona el subdesarrollo. Los economistas liberales no quieren entender que el subdesarrollo es una necesidad en tanto el sistema económico imperante sea la economía de mercado, donde las decisiones son privadas, independientes, y donde el que lleva ventaja tiene un estímulo permanente y creciente para ampliar cada vez más esa ventaja, y no para cooperar en el cierre de esa brecha (a lo que nadie le obliga ni moral, ni política, ni económicamente, ya que el sistema le da toda la “libertad” que exigen los liberales en todos y cada uno de esos planos).

Como la globalización actual es la globalización del capitalismo –en eso Sala y yo estamos de acuerdo--, en este capítulo se parte de un artículo (en realidad la introducción de un artículo más largo) que pretende desmitificar la “retórica” de la globalización, que es, en efecto, lo único que tiene de nuevo la etapa actual de nuestro sistema. Desde la caída del muro de Berlín, la euforia de los liberales más optimistas --que creían que “la historia se había acabado”, y se disponían ya a entronizar a Fukuyama en el Papado de la Iglesia liberal— se desbocó hasta tal punto que el prurito por lo nuevo se llevó al colmo (de ahí, la “globalización del liberalismo”). Todo era nuevo: las tecnologías, la economía, la fase del desarrollo capitalista. Pero lo nuevo se hizo tan rápidamente viejo como viejo es el capitalismo globalizado.

En los otros artículos de este capítulo se pasa revista a dos aspectos olvidados en los debates actuales sobre la globalización: la globalización de la pobreza, no como algo marginal ni como un fenómeno reciente, sino como un aspecto central y permanente del desarrollo-subdesarrollo capitalista –es decir, de su desarrollo “desigual”--; y la globalización postcapitalista, que se impone como la única salida del foso en donde nos está metiendo la globalización capitalista, con todas sus miserias, injusticias e incluso guerras.

Frente a los románticos y sentimentales de la antiglobalización, que sólo quieren poner bridas al mercado, o echar un poquito de arena a los engranajes de las finanzas y de la industria, para que el Estado capitalista nos ponga un parque lleno de verde a cada uno de los ciudadanos del occidente desarrollado, se defiende aquí la lucha contra las causas, y no meramente contra los efectos, de los males que crea el capitalismo (sustancialmente global y cada vez más globalizador desde el principio).

 

 

GLOBALIZACIÓN Y PENSAMIENTO ÚNICO

 

El pensamiento único encierra un núcleo duro que consiste en la idea de que capitalismo y democracia son sinónimos, o casi. Tanto en su vertiente liberal pura como en la forma liberal socialdemócrata, los partidarios de mantener el anacrónico sistema de mercado argumentan que la economía de mercado es la mejor forma de economía posible o, al menos, la menos mala. Y esto lo hacen, ya sea insistiendo en la superfluidad de cualquier intervención estatal considerada no estrictamente necesaria --como defienden los teóricos fundamentalistas del Estado mínimo--, o poniendo énfasis, por el contrario, en la necesidad de completar (lo cual puede tener el sentido de: controlar, limitar, complementar, someter, domar, etc., según los casos) la labor de los mercados con una fuerte[36] intervención pública y social del Estado --como afirman los teóricos, no menos fundamentalistas, del Estado del Bienestar-- que sea capaz de poner bajo el control de la sociedad los movimientos del mercado (necesarios, pero a menudo peligrosos, según esta interpretación).

Por su parte, la globalización es un fenómeno muy distinto según se interprete como un proceso real que tiene lugar en la economía mundial, o como un momento puramente ideológico (es decir, retórico) del actual pensamiento económico de moda. Como fenómeno económico real, es una tendencia que se impone progresivamente, y que, por tanto, existe desde que el capitalismo impera en la economía mundial, por lo que es al menos tan viejo como el propio capitalismo industrial (o tanto como el capitalismo mercantil, incluso). Como expresión ideológica, es un recurso retórico de aparición relativamente reciente, asociado con una serie de fenómenos concomitantes (en una lista que puede hacerse más o menos larga, según los múltiples autores que tocan el tema) pero que, a mi juicio, tiene principalmente que ver con el cambio en el tipo de batalla ideológica que el discurso capitalista --¿hace falta recordar que la ideología dominante es la ideología de la clase dominante?-- se ha visto forzado a emplear desde la caída del muro de Berlín.

Ese episodio, casi universalmente identificado con el fin del socialismo, fue el símbolo de la caída de los regímenes políticos imperantes hasta entonces en los llamados países del socialismo real. El que los dirigentes de esos países insistieran y proclamaran a los cuatro vientos que estaban desarrollando e implantando el socialismo de Marx facilitó mucho la tarea a la clase dirigente occidental para, en su labor de denuncia de los males y problemas de las economías del Este --finalmente demostrados científicamente (fácticamente) con el hundimiento del sistema--, utilizar dichas críticas como crítica del socialismo en cuanto tal, que es un movimiento real y objetivo que no puede separarse del desarrollo capitalista mismo, pues consiste básicamente en el proceso de socialización del trabajo (que pone poco a poco fin a la fase de privatización y fragmentación del trabajo en unidades individuales aisladas y separadas) característico del capitalismo.

Conviene también aclarar que lo que durante tanto tiempo se llamó la guerra fría no era sólo una rivalidad interimperialista entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, o entre los respectivos bloques de países pertenecientes al primer mundo o al segundo mundo (supuestamente capitalistas y socialistas, según sus propias autodefiniciones), sino también una parte de la batalla ideológica antes mencionada, que tenía y tiene por objetivo --puesto que sólo los ilusos se creen hoy que la guerra fría ya se acabó-- extender la ideología dominante por todos los rincones del planeta. Es natural que si el capital busca por su propia naturaleza penetrar con sus mercancías y sus recursos financieros hasta la última hectárea del globo terráqueo (o más allá, si fuera posible), otro tanto puede decirse de la ideología que su propia expansión conlleva. Por eso, los enemigos ideológicos del capitalismo eran y son todos cuantos se oponen de alguna forma al funcionamiento libre y pleno de la sacrosanta economía de mercado en su forma canónica, es decir, ideológicamente identificada con la llamada ideología occidental y la correspondiente defensa de los derechos humanos.

Los países del Este eran (y son) enemigos ideológicos de Occidente porque, aunque fueran en realidad países capitalistas, practicaban un capitalismo heterodoxo e idiosincrático, caracterizado por métodos de acumulación distintos, con una presencia muy superior del Estado y otros rasgos que no podemos analizar en el espacio de este artículo[37]. Esto convertía al segundo mundo entonces, lo mismo que a lo que queda de él en la actualidad (China, Cuba), en enemigos ideológicos de Occidente, pero, más que por su práctica real --repito, capitalista pura, con variantes--, debido a su defensa verbal y retórica del socialismo y del marxismo, y a su pretensión de defender la idea de que la democracia real era la que se practicaba, o se practica, en sus países, en vez de la democracia burguesa del primer mundo.

Pero, por esa misma razón, los países del llamado tercer mundo también son enemigos ideológicos del primero, porque, desde el punto de vista de éstos, a pesar de ser una fuente de lucrativos negocios para las empresas del centro del sistema, y, no sólo eso, sino una parte esencial del funcionamiento de la economía capitalista mundial en su conjunto, no por ello desprestigian menos al capitalismo occidental desde el punto de vista ideológico, en la medida en que ponen en práctica economías de mercado sui generis, caracterizadas como políticamente corruptas, y donde abundan actitudes y hábitos poco compatibles con el propio discurso ideológico de la avanzada democracia burguesa de los países capitalistas más desarrollados.

Ahora bien, la única manera de oponerse a este pensamiento único, y a su globalización, es oponer a su gran mentira la gran verdad que la guerra fría antigua y nueva --pues el propio pensamiento único es sólo el nuevo nombre de esta guerra ideológica-- pretenden ocultar. Hay que repetir la verdad por mucho que se la tache de anticuada por parte de tanto moderno como hoy abunda. Y una parte indudable de la verdad es que resulta totalmente imposible compatibilizar una auténtica democracia con cualquier tipo de mercado y de economía de mercado, pues en estos sistemas la democracia es una mera superestructura burguesa y plutocrática --es decir, basada en el principio “una peseta, un voto”--, y no una estructura real de relaciones sociales democráticas en el sentido demográfico –“un hombre, un voto”--. Además, la democracia occidental prácticamente queda reducida a un acto electoral realizado cada cuatro o cinco años, y realizado por una parte (por lo demás, decreciente) de la sociedad; pero lo que más cuenta para la democracia de verdad son los actos que realiza todo el mundo, y que realiza todos los días, empezando por el más importante en cualquier jerarquía antropológica que adoptemos, como es el de ganarse la vida (la subsistencia). Si al trabajar, al hacerse con los medios de vida, al tomar las decisiones que ejecuta el mercado, no somos todos iguales, no puede hablarse de nada que se parezca lo más mínimo a una auténtica democracia. La pseudo-democracia neocensitaria que padecemos cotidianamente, esta corrupta democracia de los mercados, nos parecerá muy pronto tan limitada y tan superada por la altura de los tiempos como nos lo parecen ya hoy la democracia ateniense, la democracia censitaria decimonónica propiamente dicha, o la democracia de los varones donde las mujeres no tenían nada que decir.

“Introducción” al capítulo 14

de Arriola y Guerrero (eds.):

La nueva economía política de la globalización.

 

 

MÁS SOBRE LOS EFECTOS DE LA GLOBALIZACIÓN

 

Tiene razón Ángel Martínez González-Tablas en su artículo de 30-XII-2000 sobre los efectos de la globalización (o globalizaciones, como él prefiere decir) cuando le responde a Guillermo de la Dehesa (29-IX y 14-XI) que “es necesario desvelar la lógica de los procesos y el carácter de sus efectos, analizándolos con rigor y denunciándolos cuando haya lugar, aunque al hacerlo se vaya contracorriente”. Tablas cree que va contracorriente, pero yo pienso que De la Dehesa y él siguen el impulso del mismo río que los arrastra a ambos corriente abajo, aunque a cada uno lo lleve por un brazo distinto del amazónico flujo de agua que se volverá a unificar tan pronto termine la frondosa isla que, desde el lugar que ocupan ambos náufragos, no deja ver la otra orilla.

Para argumentar mi tesis, mimetizaré el método seguido por Ángel Tablas, comentando primero los cinco efectos benéficos de la globalización según lo que él considera la posición ortodoxa, y aludiendo luego a los cinco efectos que coloca como “alternativa” a la posición anterior. Finalmente, intentaré extraer alguna síntesis que resuma mi propia posición al respecto.

1. Tablas niega que la globalización conlleve “un aumento de la competencia” porque piensa que más bien trae consigo un aumento de la oligopolización. A mi juicio, reproduce así, inconscientemente, la teoría económica ortodoxa que cree estar criticando. Por eso dice que globalización no es competencia, ya que “los economistas” entendemos por competencia “una asignación óptima de los recursos”. Tablas reproduce la tendencia al pensamiento único que critica, pues no son los economistas los que piensan así, sino sólo una mayoría (él incluido) entre la que, desde luego yo no me cuento, como tampoco ninguno de los que pensamos que es precisamente la competencia el origen de la ineficiencia actual (capitalista) en la asignación mundial de los recursos. Mientras no sustituyamos lo que él, correctamente, caracteriza de “sistema económico capitalista” por un sistema económico distinto, no podremos pretender que varíen los efectos que genera la existencia de unas causas incambiadas.

2. La discusión sobre si los precios bajan o suben con la globalización no se puede resolver hasta que los apóstoles y los herejes de la misma se pongan de acuerdo en delimitar temporalmente el proceso (o procesos), cosa que hasta ahora ninguno ha hecho, que yo sepa.

3. Tablas tiene toda la razón en que la mayoría de los flujos de capital siguen siendo, como siempre han sido, flujos de capital (tanto “productivo” como, cada vez más, financiero) que proceden de, y se dirigen a, los países ricos. Por eso el sistema genera un desarrollo crecientemente desigual, y no sólo ahora sino desde su mismo nacimiento hace dos o tres siglos.

4. Los flujos de emigración (trabajo y medios de producción) que la economía mundial necesita no pueden regularse racionalmente mientras el sistema de empresa privada sea el que decida esos flujos. Porque la competencia lleva a cada unidad decisora a decidir por su cuenta y en contradicción con las decisiones de las demás. Hay que sustituir la competencia por la cooperación, y la cooperación auténtica es una quimera en el marco de este sistema capitalista que nadie se molesta hoy en poner en entredicho (salvo aquellos a quienes se nos calla la boca).

5. La cuestión del crecimiento conduce al mismo problema previo que se citaba en el punto 2. El propio Tablas escribe que “la globalización actual se acelera a partir de los setenta”, lo cual quiere decir que existió un estadio previo de la misma antes de ese proceso de aceleración. Además, según su propia frase, hubo otras globalizaciones antes que la actual. Pónganse de acuerdo los retóricos de la globalización y entonces empezaremos a aclararnos.

Pasemos ahora a los efectos que Tablas contrapone a los cinco anteriores y que le hacen sentirse “a contracorriente”, no sin antes recordar, sólo pro memoria, que no es lo mismo ser (algo) que creerse ser (algo).

6. Si es verdad que la globalización “modifica la correlación de fuerzas a favor del capital y en perjuicio del trabajo”, ¿nos quiere dar a entender que antes de la globalización (¿cuándo?) había algo que modificaba esa correlación en sentido contrario, o más bien que la globalización sigue modificándola en la misma dirección de siempre?

7. La globalización “profundiza el desajuste entre los espacios” (hasta aquí la frase tiene cierto valor poético, no me lo nieguen) público y privado, por lo que el propio autor reconoce su coincidencia con su antagonista (De la Dehesa) al afirmar, junto a éste, que hay que buscar “instituciones que aumenten la solidaridad mundial”. Curiosamente, el cuidado con que Tablas añadía el adjetivo “capitalista” al principio de su artículo ahora desaparece, y no sabemos si está con su criticado en la búsqueda de instituciones “capitalistas” o, por el contrario, “no capitalistas” (¿hará falta recordar que el Estado, sea nacional o de ámbito superior, es una institución capitalista?).

8. El impacto ecológico de la globalización también es global, claro, y se supone que negativo. ¿Pero quién es el anti-ecologista que no tiene preocupaciones ecológicas? Yo las tengo y, sin embargo, me parece que muchos ecologistas no se dan cuenta de que la industria no es unilateralmente mala ni buena, sino un producto humano cuyo comportamiento y resultados deben someterse al mismo análisis de clase que Tablas (crípticamente, eso sí) mantiene en su artículo.

9. Si el auge de las finanzas y de la fragilidad financiera genera un “riesgo sistémico”, lo relevante es saber si uno está del lado de Galbraith (y del sistema capitalista) o del otro lado, según se desprende de las palabras con que este autor se autocalifica: “Yo soy una persona conservadora y por tanto tengo tendencia a buscar antídotos para las tendencias suicidas del sistema económico; pero gracias a la típica inversión del lenguaje esta predisposición suele ganarle a uno la reputación de ser un radical”.

10. Tablas ve indicios de que la globalización “aumenta la marginación de un gran número de espacios sociales”. Por supuesto. Pero a mí, que me preocupo sobre todo del espacio social de los asalariados, me gustaría matizar que si bien es verdad que el capitalismo deja a los asalariados al margen del progreso y la riqueza que crea para los capitalistas (al menos, los asalariados se benefician de eso sólo de modo marginal y dependiente y obligadamente servil), no es menos cierto que los asalariados no somos nada marginales en un sentido clave de la realidad y de la (buena) teoría económica. Y ello es así porque somos el centro, (el puro centro que dirían en México), el centro mismo, el núcleo, el meollo del cogollo de la explotación capitalista. De nosotros nace la renta con la que vivimos nosotros y con la que viven ellos.

Y con esto quiero terminar. Tiene razón Tablas en demandar un análisis realista de los procesos objetivos. Creo que ese análisis conduce a concluir que el sistema capitalista en el que vivimos (se globalice desde antiguo o no) camina sobre dos pies. Uno es la explotación del trabajo por el capital. El otro es la competencia de todos contra todos (no sólo las rivalidades interestatales a las que alude Tablas): también compiten los capitalistas entre sí; también los trabajadores entre ellos, etc.

Mientras sigamos dando vuelta en torno a falsos problemas, seguiremos siendo explotados y compitiendo entre nosotros. Propongo dedicar un poco de nuestro tiempo a pensar en el postcapitalismo (que, por supuesto, será global o no será). Quizás esto ayude a que en el futuro dejemos de ser explotados y competidores.

El País, 3-2-2001

 

 

GLOBALIZACIÓN Y POBREZA

 

En un reciente artículo (El País, 14-7-01), Rafael Myro hace una interesante contribución al debate sobre la globalización. En él, se declara a favor tanto de la globalización como de la lucha decidida contra la pobreza, y argumenta que quienes sólo están por la segunda, y en contra de la primera, lo hacen a partir de una premisa poco sólida desde un punto de vista teórico y empírico: “que la globalización engendra desigualdad y pobreza”. La tesis de Myro tiene la ventaja de estar bien argumentada y ordenada, de forma que: 1) partiendo de una definición de la globalización como “proceso por el cual los mercados se liberalizan y hacen más internacionales, se integran...”; 2) pasa a referirse a una serie de trabajos que descubren más bien una relación positiva entre apertura y liberalización comercial (globalización) y crecimiento económico; 3) para terminar concluyendo que se debe predicar la apertura comercial de todos los países, incluida “la apertura completa de las fronteras de los países desarrollados a los productos de los países menos desarrollados”. A continuación, intentaré ajustar mi argumentación a esos tres mismos pasos.

1. En mi opinión, la globalización es un proceso que hasta ahora ha coexistido con el capitalismo (aunque se inició antes y subsistirá después), y tiene que ver, en efecto, con las dos fuerzas que señala Myro: la tecnológica --la reducción de costes, o aumento de la productividad-- y la política: la opción de cada país por una política de apertura y liberalización. Como él piensa que la segunda puede ser frenada o activada, concluye que la globalización es “algo que hemos elegido” y no es inexorable. Sin embargo, el proceso de integración creciente de las economías (no necesariamente de los mercados, pues éstos desaparecerán y las economías seguirán existiendo) es, a mi juicio, la auténtica tendencia que se incardina en las relaciones sociales que crean los hombres y las sociedades al producir su subsistencia y toda su vida; mientras que la opción por una u otra política comercial es algo mucho más contingente, que tiene que ver, en el capitalismo, con la fase en que encuentre la acumulación mundial de capital, y con la posición de fortaleza o debilidad relativa que ocupe cada país en la batalla competitiva global. Si el capitalismo de los siglos XIX y XX ha pasado por etapas expansivas y contractivas, con sus correspondientes aumentos y retrocesos en el grado de apertura comercial mundial, es algo que tiene que ver con el funcionamiento termostático y espasmódico de un sistema que se ha quedado desfasado, a pesar de las alabanzas que le siguen dedicando tanto los liberales ardientes como los templados.

2. La plena libertad comercial capitalista no es la solución ni siquiera cuando, como le gustaría a Myro, “va acompañada de una firme política cambiaria, monetaria y de control del déficit público”. Myro se limita a sopesar los datos empíricos que se basan en las dos versiones de la teoría convencional: la que el califica de “más convencional” (el modelo Heckscher-Ohlin-Samuelson), y la que presenta como más realista (por tener en cuenta la competencia imperfecta, las economías de escala, la tecnología y el capital humano); pero parece desconocer los trabajos empíricos basados en la teoría de la ventaja absoluta (Shaikh, Guerrero, Román, Mejorado, Antonopoulos, Acuña y Alonzo, Cabrera, etc.). Según esta teoría, el intercambio de equivalentes (por tanto, igual, no desigual) en el mercado mundial se basta por sí solo para reproducir permanentemente la desigualdad entre países ricos y pobres, y además a una escala cada vez mayor, pues en un contexto capitalista, basado en la iniciativa privada, cada cual es en último término responsable de su propia suerte; y esta institucionalización del egoísmo (que reduce necesariamente la cooperación al inframundo de lo marginal, donde el margen oscila entre el 0.23% y el 0.7% del PIB de ciertos países) es lo que explica los datos reales que Myro parece desconocer.

Porque, en efecto, si usamos los datos ofrecidos por el equipo Maddison en su trabajo para la OCDE (La economía mundial, 1820-1992. Análisis y estadísticas, París, 1995), no es difícil extraer de sus más de 200 páginas de apéndices los datos para comparar la suerte de los países de la OCDE con el resto del mundo a lo largo de estos casi dos siglos de desarrollo capitalista. Así, para los 24 países que formaban parte de esta organización hace 15 años, se puede ver que su participación en la población mundial ha pasado del 16.7% en 1820 al 15.7% en 1992, mientras que su cuota en el PIB mundial (usando “dólares Geary-Khamis” de 1990, para hacer posible la comparación intertemporal e interespacial) subió del 28% al 53.6%. Teniendo en cuenta los correspondientes datos de los demás países (que junto a los de la OCDE suman 199 en el trabajo de Maddison), es inmediato concluir que la desigualdad --entre los países que sí pertenecen a la OCDE y los que no-- se ha multiplicado por más de tres veces (pasando de 1.9 a 6.2, en términos de renta per cápita, y en una evolución casi lineal), dando así la razón a tantos historiadores económicos (Bairoch, Landes, Hobsbawm...) que vienen defendiendo lo mismo desde hace tiempo.

3. Escribe Myro que “la lucha contra la desigualdad y la pobreza ha de ser indisociable del proceso de globalización”. En mi opinión, la globalización no necesita que se la apoye ni que se la intente frenar. Es simplemente una dimensión del progreso. Hoy en día, cuando los postmodernos nos han hecho creer que el progreso es sólo una ideología anticuada que heredamos de la ilustración y que pervivió excesivamente en el tiempo por culpa de los seguidores políticos del último ilustrado (Karl Marx), lo anterior sonará herético, pero no por ello es menos cierto. Por mucho que les duela a los postmodernos, el progreso es un movimiento objetivo que uno encuentra, entre otros sitios, en las sociedades humanas. Y eso significa que no todas las evoluciones lógicamente pensables son objetivamente posibles. En particular, es imposible la utopía liberal que se relame de gusto pensando que el capitalismo es eterno. Los movimientos antiglobalización --esa mezcla de jerarquía vaticana, exmarxistas y anarquistas, amenizada con música compartida made in USA-- tendrán que evolucionar hacia una mayor definición (procapitalista o anticapitalista) precisamente porque el progreso es un hecho, y son los hechos los que se encargan de entorpecer a largo plazo la nada pacífica marcha capitalista, y de hacer cada vez más evidente la miseria de este sistema, construido sobre algo que es un puro fallo: el mercado.

Si el mercado no tiene los detractores que se merece es porque existe una confusión generalizada entre mercado y descentralización. En el postcapitalismo habrá descentralización (y la planificación central sólo tendrá una parte) pero no habrá mercado. Pues el mercado presupone el dinero; éste, el Estado (que lo inventó para recaudar fondos); y éste, la sociedad de clases y, por tanto, la desigualdad. Igualdad y mercado son como el agua y el aceite, imposibles de mezclar. Sin embargo, nada impedirá en el futuro dar a cada uno un derecho igual de voto en el terreno económico (dentro y fuera de la empresa, que ya no será capitalista, pero será) y llenar de contenido la democracia política y abstracta (cuatrianual) con democracia cotidiana y concreta.

En su artículo, Myro termina ironizando contra “quienes en la antiglobalización descargan su rebeldía general contra el mundo” y “quienes con ella han recuperado antiguas militancias juveniles y, con ello, nuevas ilusiones”. Yo estoy de acuerdo con eso. Pero añado que a los globalizadores liberales como Myro les tiene que doler también que otros les recordemos que han sustituido “antiguas militancias” juveniles por “nuevas ilusiones” mercantiles. Es público que R. Myro era “responsable de la agrupación de economistas del PCE, partido que abandonó en 1978” (Vega y Erroteta: Los herejes del PCE, Planeta, 1982, p. 102), y a mucha honra. Pero que no piense que su evolución es tan rara ni tan personal ni voluntaria. En el fondo, es la acumulación de capital la que explica las claves, no sólo de su evolución ideológica, sino de la de los Tamames, Segura... y tantos economistas que han pasado desde los dogmas anti-mercado de su época de militancia marxista en partidos socialistas, comunistas y de extrema izquierda, a sus nuevos dogmas pro-mercado.

El diario El País, que tiene tanto que ver con esta evolución ideológica que estudiarán minuciosamente los sociólogos del futuro, daría muestras de clarividencia publicando artículos como éste. Pues así demostraría que es capaz de anticiparse al nuevo cambio de ciclo que se avecina.

Realidad, VI (38), septiembre 2001


 

 

 

3

 

Maldita competitividad

 

 

 

 

 

 

Los liberales hacen bien en defender la competitividad porque parten de la defensa abierta de la competencia –es decir, del lucro, la maximización del beneficio y el mercado--. En un contexto competitivo que aspira a ser eternamente competitivo, lo “lógico” es defender la competitividad, es decir la “nuestra” (de nuestra empresa, nuestro sector, nuestro país, etc.), nuestra mayor capacidad frente al peligro que suponen “los otros” (los rivales). Los criptoliberales –es decir, los socialdemócratas, los sindicatos, los críticos, que son liberales sin saberlo, al igual que el señor Jourdain hablaba prosa y no se había enterado— quieren encontrar la cuadratura del círculo y mezclar el agua con el aceite. Hablan continuamente de lo social, lo político, y todo lo que hay que usar para controlar y domar el mercado, pero no se olvidan de defender nuestra competitividad porque nunca se olvidan de ser “realistas”.

Que hablen de cooperación y de que “otro mundo es posible”, pero al mismo tiempo sigan creyendo en la necesidad de fomentar sólo “nuestra” competitividad –competitividad que ellos no son capaces de distinguir de la eficiencia sin capitalismo porque se han tragado, íntegro, el discurso liberal que convierte al capitalismo en algo eterno—, demuestra que defienden lo mismo que los liberales puros, pero con una serie de contradicciones en las que los liberales sin complejos no caen.

En un primer artículo de este capítulo se desarrollan los mitos más importantes que se han creado en torno a la competitividad –y cómo en este punto, la academia y los medios de comunicación se dan la mano--; en otro más antiguo se ponía ya énfasis en contrarrestar el principal de esos mitos, que liga la competitividad con los bajos salarios --¡cuando de hecho lo que hay en el mundo es competitividad con altos salarios, como norma capitalista!--; y un tercero, el más reciente de los tres, hace un repaso de las razones que convierten a este azote de la sociedad moderna en una auténtica plaga y una maldición sobre todo para los que estamos presos de los dueños de la competitividad (es decir, de quienes, gracias a la apropiación privada de los logros sociales de la ciencia, la técnica y la producción, dominan el mundo y nos someten).

 

 

MITOS DE LA COMPETITIVIDAD

 

La competitividad es uno de esos conceptos fáciles de comprender pero difíciles de integrar en el caudal informativo que recibe el ciudadano medio, por lo que conviene disipar algunos mitos que oscurecen su entendimiento, utilizando, en lenguaje corriente, los argumentos de la Teoría económica.

1. La opinión pública está convencida de que la amenaza competitiva viene de los países del tercer mundo, y los medios de comunicación nos ofrecen a diario aparentes evidencias de que la realidad coincide con esta afirmación. Sin embargo, bastaría con preguntar a los empresarios españoles de dónde les llega la competencia para comprender que la más fuerte y peligrosa procede de los países más desarrollados del primer mundo: Alemania, Francia, Estados Unidos, Suiza..., y que esto sucede, no sólo en la industria y en los servicios, sino incluso en numerosos subsectores del sector primario, donde los rivales principales son empresas de esos mismos países.

2. La confusión sobre el origen de la competitividad no se origina en los medios, sino en la Universidad y en la Academia. Allí, se combina la idea de que los costes laborales son decisivos dentro de los totales con la tesis de que éstos últimos siguen siendo determinantes en los precios, para concluir que las empresas y países competitivos son los de salarios más bajos. Sin embargo, esto no es cierto. Normalmente, los salarios altos van unidos a costes bajos (y no altos), y esto tiene su explicación: es verdad que los bajos costes unitarios se reflejan en bajos costes laborales unitarios (por unidad de producto), pero éstos no se deben a bajos salarios per capita sino a altas productividades, que permiten pagar altos salarios y que a la vez éstos representen sólo una pequeña parte de los costes totales (ejemplo: se puede pagar el doble a un trabajador que hace fotocopias con una máquina 4 veces más rápida, y reducir el coste salarial por fotocopia a la mitad). Esto es acorde con la dinámica capitalista, que da al factor objetivo de la producción (instrumentos de trabajo) un papel dominante, y hace que el factor subjetivo (los trabajadores y sus salarios) vaya quedando en segundo plano.

Ciertamente, las empresas con capacidad para instalarse más allá de las fronteras nacionales elegirán un país de menores salarios (o precios de los factores) si les es posible reproducir en él la misma técnica productiva. Pero esto sólo sucederá en unos pocos casos, pues la ausencia de muchos bienes y servicios en estos países, junto a la insuficiente cualificación de su mano de obra y las pobres infraestructuras, son factores que elevan los costes de producción hasta hacer imposible la instalación en ese país. Esto explica que los países más desarrollados del mundo sean los que producen a costes más bajos, sobre todo los bienes de mayor desarrollo técnico, científico y social.

3. En los últimos tiempos, se sugiere que lo que cuenta no son tanto los costes como la calidad y el diseño (la “diferenciación del producto”). En realidad, se trata de una falsa novedad porque se sabe desde hace siglos que las mercancías tienen valor de uso y valor de cambio, y lo decisivo es ofrecer el menor valor de cambio (precio) para un valor de uso dado (calidad), y esto es equivalente a proporcionar un mayor valor de uso sin elevar el valor de cambio. Las amas de casa saben, como las empresas, que lo decisivo es la relación calidad / precio, y que en ella entran ambos factores simultáneamente; pero algunos parecen creer que se trata de factores independientes.

4. Otro mito instalado en la conciencia colectiva es que la vía principal para colocar a un país en la senda competitiva es aplicar una política de competitividad adecuada, y que para ello basta con declararla el objetivo supremo de toda la política económica, subordinando a éste los demás objetivos. Pero esto es sencillamente confundir la realidad con los deseos. En primer lugar, olvida que todos los países buscan el mismo objetivo, y que no todos lo pueden conseguir (no todos pueden aumentar al mismo tiempo su cuota en el mercado mundial). En segundo lugar, ignora que la competitividad depende del nivel de eficiencia de las empresas de un país, que a escala agregada coincide con el nivel científico y técnico de su tejido productivo (grado de desarrollo medio de las fuerzas productivas sociales). Por tanto, puesto que ningún gobierno es libre para escoger éste -que se le presenta como algo dado, fruto de una larga serie de determinaciones históricas-, sólo podrá influir en él a través de su impacto sobre el desarrollo científico y técnico.

5. Por último, existe el mito de que la competencia es buena para todos, a la manera como en el deporte se dice que lo importante es participar. Por un lado, esto contradice llamamientos más realistas que observan la competitividad, no como un juego, sino como algo más dramático: una auténtica guerra económica en la que todos se juegan su futuro. Por otro lado, obliga a distinguir dos sentidos de la competitividad: 1) como capacidad (subjetiva), es sinónimo de eficacia, aptitud o habilidad competitivas; 2) como relación objetiva significa simplemente competencia o rivalidad (con independencia de que se tenga o no esa habilidad). Ambos están relacionados, y es evidente que la necesidad de ser competitivos en el primer sentido deriva de la existencia de la competitividad en el segundo sentido. Pero que en el sistema de mercado -o de competencia- la rivalidad sea una obligación no es garantía de que los obligados a competir tengan asegurado ganar. Al contrario, es más bien imposible, ya que para que unos ganen, necesariamente otros tienen que perder.

Diario 16, 6-II-1996

 

 

LOS SALARIOS Y LA COMPETITIVIDAD

 

El recién estrenado Gobierno ha vuelto a insistir en un viejo tema del Gobierno anterior: la necesidad de un Pacto nacional de competitividad, al que se oponen, por el momento, los sindicatos.

El actual equipo económico, como el anterior, continúa basando dicho pacto en el control de los salarios, pues, según el razonamiento subyacente, la moderación salarial posibilitaría el dominio de la inflación, la anulación o reducción de los diferenciales de precios con nuestros competidores, en especial con los de la Comunidad Europea (CE), y, por consiguiente, la mejoría de la balanza comercial. Todo ello permitiría disminuir el déficit externo de nuestra economía, además del desequilibrio inflacionario interior.

Sin embargo, no somos pocos los que pensamos que la competitividad está en realidad más vinculada a otras variables económicas, que son en principio independientes de la evolución de los salarios y de los costes laborales unitarios.

El Gobierno no parece haber prestado atención al hecho de que la propia CE ha puesto en cuestión la tradicional vinculación que entre salarios y competitividad observa el pensamiento económico más ortodoxo. El reciente Informe de la Comisión de la CE sobre El empleo en Europa, 1990, señala que “no hay pruebas de que exista una estrecha relación entre los costes laborales relativos y la competitividad, como muestra el rendimiento comercial de cada estado miembro en el mercado comunitario. Los países que muestran las tasas más bajas de aumento de los costes laborales unitarios no son necesariamente los que más han ampliado su participación en el comercio intracomunitario. Esto refleja el hecho de que la competitividad depende de múltiples factores, aparte de los salarios”.

Son los países más competitivos, los más eficientes desde el punto de vista productivo, los que, al poder vender más barato, se hacen con cuotas crecientes del mercado --lo que les permite crecer, rentabilizar y acumular por encima de la media--, y, en la medida en que los salarios vienen determinados a largo plazo por la evolución de la acumulación de capital, y no a la inversa, ello permite un crecimiento más rápido de los salarios reales en estos países.

Esto hace posible comprender, no sólo determinadas pautas estructurales bien conocidas –como el hecho de que haya sido Japón el país que, en la posguerra, ha conseguido elevar con mayor rapidez sus niveles salariales reales, tanto en términos absolutos como en relación con los demás países--, sino también la evolución más reciente de las posiciones relativas internacionales en el mercado mundial. Así, por ejemplo, en el periodo que va desde 1983 a 1989, han sido los países en los que más rápidamente han crecido los salarios reales medios (Alemania y Japón, con una anual de crecimiento de los mismos del 3.2% y del 2.8%, respectivamente) los que han visto duplicar el saldo positivo de su balanza comercial, alcanzando los dos países un total de 136.300 millones de dólares en 1989. Por el contrario, en países como EEUU, Francia, Italia, Reino Unido o la propia España, donde el ritmo de crecimiento medio del salario real en los cinco países ha sido sólo del 1% anual en el mismo periodo, han visto cómo se deterioraba su balanza comercial hasta alcanzar un saldo negativo conjunto de más de 220.000 millones de dólares.

Salario y coste laboral

En realidad, no es el ritmo de crecimiento del salario real lo determinante, sino más bien la evolución de los costes laborales reales unitarios (CLRU). Esto ya supone un paso adelante, pues al menos tiene en cuenta la evolución de la productividad, que, junto a la de los salarios reales, determina la marcha de este indicador. Sin embargo, en la mayor parte de las veces se analiza el CLRU como si dependiera esencialmente de los salarios, dejándose de lado los determinantes más profundos de la productividad, que, en la práctica, tienen más que ver con la evolución de los costes no laborales, la inversión, el ritmo de incorporación del progreso tecnológico a la producción, etcétera, que con los salarios.

Los datos muestran que la competitividad tampoco está inversamente correlacionada con el aumento de los CLRU. Si nos basamos en datos de 1989 del Banco de España, podemos conjugar los datos referidos a la evolución del tipo de cambio efectivo nominal de la peseta con los relativos al tipo de cambio efectivo real –medido tanto con precios al consumo como con costes unitarios del trabajo--, y obtener así un índice de la evolución de ambos conjuntos de precios relativos (precios españoles en comparación con los extranjeros). Pues bien, dividiendo entre sí ambos índices, puede obtenerse la evolución de los CLRU españoles en relación con los de otros países. Este índice no nos dirá nada de los valores absolutos en cada país, pero sí reflejará dónde crecen o disminuyen más deprisa, y dónde menos.

En la pasada década, el CLRU descendió más en España que en la CE y que en los otros países desarrollados (entre un 8.4% y un 9%), sin que eso permitiera mejorar la competitividad de la economía española, sino más bien todo lo contrario. En concreto, durante el periodo 1985 a 1989, a pesar de la moderación salarial que muestran estos datos, y que se refleja asimismo en el hecho de que la participación de la remuneración de asalariados en el PIB pasara del 46.2%, en 1985, al 45.9% en 1989, justo cuando la participación del empleo asalariado en la población ocupada pasó del 67.4%, en 1985, al 72.4% en 1989.

Caída de la competitividad

España no sólo no consiguió mejorar su competitividad, sino que empeoró enormemente el comportamiento de su balanza comercial. Así, el saldo negativo con la CE creció 1.6 billones de pesetas entre esas dos fechas, al tiempo que el saldo con el resto de la OCDE empeoraba en otros 700.000 millones de pesetas. Esta pérdida de competitividad es general, como evidencia el hecho de que los precios de exportación españoles se hayan elevado en este tiempo un 8.1%, frente a una caída del 19% de los precios de las importaciones.

Pero los sindicatos pueden tener una razón más poderosa aun para oponerse al pacto de competitividad, o de progreso. Es cierto que en los último años España ha crecido por encima de la media de los países de la CE y otros países desarrollados, y esto se refleja en el hecho de que el índice del PIB per cápita español, a precios y nivel del poder de compra corrientes, en relación con el de la CE, ha subido del 72% en 1985 al 76% en 1989. Sin embargo, si comparásemos la evolución de la renta salarial bruta media por asalariado y la renta no salarial bruta por no asalariado, veríamos que estos índices eran del 48% y 123% respectivamente, en 1985, y del 48% y 143% en 1989.

Los sindicatos podrían alegar, con razón, que el crecimiento no beneficia a todos por igual, y que la política del pacto por la competitividad sólo pretende perpetuar ese estado de cosas.

El Sol, 31-marzo-1991

 

 

LA MALDICIÓN DE LA COMPETITIVIDAD

 

La competitividad es una de las mayores desgracias de la humanidad, y lo peor de todo es que la mayor parte de quienes formamos esta sociedad humana no nos damos cuenta de ello. Hoy existen ya los medios de superar la lucha competitiva y sustituirla por la cooperación eficiente y justa, en el seno de una democracia real donde todos tengamos capacidad de decisión, en vez de seguir sumidos en la desigualdad plutocrática que caracteriza a la economía de mercado. Pero uno de los obstáculos que se oponen a un cambio de este tipo es que seguimos dominados por la fuerza de los mitos, y cada vez más actores sociales, en principio capacitados para la transformación social, parecen renunciar a ella (lo acabamos de ver en los sindicatos y la izquierda intelectual), y no sólo en la práctica sino hasta en el pensamiento.

Los mitos de la competitividad. Se suele decir que una mentira no deja de serlo por muchas veces que se la repita. Sin embargo, hay muchos profesionales de la mentira que conocen la importancia de machacar las conciencias todas las mañanas con la misma mentira, pues, a efectos prácticos, lo importante es que algo parezca verdad (lo sea en realidad o no), y para eso, la omnipresencia sonora y visual de ciertos mensajes acompaña mucho a aquél que no tiene mucho tiempo libre para intentar escapar permanentemente de la inercia intelectual.

Los mitos que circulan sobre la competitividad son falsos, pero, como le ocurre siempre a los mitos, circulan como si fueran verdaderos. El primero de ellos es que la competitividad procede cada vez más de los países menos desarrollados, y ello debido a los bajos salarios de los que pueden gozar. Sin embargo, los empresarios mismos saben, y cualquiera que se detenga un momento a pensarlo estará de acuerdo, que bajos salarios no es lo mismo que bajos costes. De hecho, en la práctica los países y las empresas más competitivas siguen siendo aquéllos donde se pagan salarios más elevados, y ello por la simple razón de que los bajos costes unitarios (por unidad de producto, que es lo que cuenta a la hora de competir en los mercados) se obtienen como resultado de la relación entre niveles de productividad y niveles de salario por persona. Lo normal es que los países y empresas con altos salarios relativos tengan al mismo tiempo una productividad relativa, no sólo mayor, sino mayor en proporción superior, y eso es lo que decanta a su favor la capacidad competitiva. Por tanto, contra lo que pudiera parecer a primera vista, en realidad --como ya explicara Marx-- bajos costes y altos salarios van unidos (como lo demuestra la temible competencia de las empresas suizas, alemanas, etc.; o la total ausencia de huida de capitales hacia África, donde gozan de salarios tan bajos).

La ventaja de costes sigue siendo decisiva a la hora de competir tanto en el mercado nacional como en el mercado mundial. Es falsa la retórica que se ha creado en torno a los nuevos factores competitivos desligados de los costes, y centrados en cosas como la calidad, la diferenciación del producto, las redes de distribución, las alianzas estratégicas, etc. Lo que es falso no es la existencia de esos fenómenos, sino --y éste es el segundo gran mito--, la creencia de que se trata de algo nuevo y, además, independiente de los bajos costes. Esto es falso porque desde hace siglos se sabe (los economistas, los empresarios, los consumidores, todos menos los dogmáticos de la moda y las novedades) que aumentar la cantidad de valor de uso que se ofrece a cambio de una misma cantidad de valor es exactamente equivalente a ofrecer un determinado valor de uso a un valor (precio) más bajo. Aunque se compita en calidad y en diferenciación, ello no se hace en vez de competir en costes y en precios, sino a la vez que. Las dos estrategias vienen a ser las dos caras de la misma moneda, y esto sólo se le escapa a los que se dejan seducir por los cantos de sirena de los que pretenden estar a la última sin conocer la primera.

El tercer mito se refiere a la ingenua creencia en la capacidad todopoderosa de la política económica para conseguir buenos resultados en la batalla competitiva global. Si esto es un defecto típicamente keynesiano, que va mucho más allá del campo específico que nos ocupa aquí, también es verdad que debería ser aun más evidente en este caso, ya que las políticas nacionales (o regionales, provinciales, locales, etc., porque esto vale como principio universal) a favor de la competitividad propia se compensan y anulan mutuamente entre sí. Lo mismo que algunos ingenuos creen que las compañías de automóviles, por poner un ejemplo, ganarían más dinero si no dedicaran tanto a intentarnos vender cada uno de sus modelos (gastos publicitarios = derroche), sin caer en la cuenta que la estrategia común les beneficia a todas (porque si no hubiera publicidad de coches se comprarían muchos menos, y ese dinero iría a otros fines) --esto es un buen ejemplo, por cierto, de lo que algún clásico llamó el comunismo capitalista-, así también ocurre con la competitividad. El que cada patronal local le pida a su respectivo gobierno ayuda para defenderse de la competencia (calificada siempre de salvaje, desleal y otras lindezas por el estilo) que supone la política industrial que aplica el país vecino (y rival) se traduce, al final, en una transferencia de recursos netos de todos los gobiernos hacia todas las patronales, justificada con la coartada conjunta de la amenaza competitiva (lo más lamentable de esta situación es que los sindicatos, incluido aquél al que estoy afiliado, reproduzcan tantas veces un discurso tan similar al de la patronal).

Si uno gana, los otros pierden. El cuarto mito es la creencia de que la competitividad puede beneficiar a todos los que participan de la batalla competitiva. Esto equivale a tragarse sin rechistar la píldora de la economía liberal, ya sea a palo seco, ya sea mediante el trágala azucarado del famoso Estado del bienestar, con sus medidas sociales. El Estado del bienestar es otro importante mito --pero esto exigiría otro artículo, y no podemos analizarlo aquí--, que anda viento en popa en este periodo de predominio neoliberal, que ha llevado a tantos hacia el Mar de los Sargazos de la supuesta edad de oro keynesiana del periodo de crecimiento económico de los cincuenta y sesenta. ¡Con qué poco se conforman hoy algunos, que tanto pedían ayer!

En primer lugar, si uno gana posiciones en el mercado mundial es a costa de otros muchos que las pierden. Aquí sólo sale en la foto el que se lleva la medalla de oro o, cuando menos, sube al podio. A los finalistas, que les parta un rayo; y de los que ni siquiera se clasificaron, ¿qué decir...? Por otra parte, la ola de nacionalismo que nos invade nos está llegando realmente hasta el cuello, pues ¿qué me importa a mí que mi país gane competitividad en el mercado mundial si yo, u otros como yo, nos vemos condenados al paro y a la precariedad laboral en aras de un forzado sacrificio ante el antinatural altar de unos Marte y Mercurio trasmutados, de benéficos amigos griegos, en malignos Malochs orientales?

¿Es posible una política económica alternativa sin una Economía política alternativa? El análisis de la realidad nos tiene que ayudar a comprender también las ideas. Por eso, no podemos perder de vista que mucho de lo que está pasando en el movimiento obrero mundial --la aparente pérdida permanente de posiciones, el generalizado retroceso sindical, el amarillismo y oportunismo como fenómenos crecientes, etc.-- tiene que ver con las propias circunstancias sociales y económicas en las que se ha desenvuelto el último cuarto del siglo XX, y en particular con la fase depresiva de la última onda larga de Kondrátiev, de la que todavía no ha salido la economía mundial (y de la que está por ver si se podrá salir sin una previa, y dolorosa, traca final que cogerá por sorpresa a casi todos). Las famosas globalización, burbujas financieras, economía de casino...; el prurito de intentar seguir el paso al frenético ritmo que imponen las megafusiones empresariales con la invención de un nuevo término/sortilegio cada día, nos hace olvidar muy a menudo lo esencial.

Y lo esencial tiene que ver, en mi opinión, con cosas como ésta. Yo trabajo en una Facultad --la de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM-- donde, sin duda, todos los días aprenden los estudiantes muchas cosas, cosas que les cuentan unos colegas de muy distinto signo ideológico, etc. Pero parafraseando a quien dijo aquello de que “la cultura es lo que queda después de que se ha olvidado todo”, yo añadiría que el mensaje que le transmite mi facultad a los que terminan la carrera, al cabo de 5 años, es básicamente uno. Es el mensaje que constituye el meollo del auténtico pensamiento único, que no es sino la ideología dominante de la clase dominante. La idea --expresada con todos los matices del arco iris partidista y electoral-- de que mercado y democracia no sólo son compatibles sino que se necesitan mutuamente.

Nada hay más falso, al menos para quien quiera ir más allá de las apariencias. Los neoliberales quieren más mercado y menos Estado, y se apoyan para ello en la Economía neoclásica. Los socialdemócratas quieren más Estado y menos mercado, y se apoyan en ese liberal con mejor prensa que se llamó John Maynard Keynes. Ahora se dice que el corazón late a la izquierda, pero se olvida, que el cuerpo necesita de sus dos mitades. El cuerpo de la economía de mercado necesita un cerebro con dos hemisferios: mientras el derecho reclama más mercado, el izquierdo se conforma con intentar someter al mercado al control del Estado. Ambas mitades olvidan que lo que mantiene a ese cuerpo con vida es la conformidad biológica de cada uno de los órganos que lo constituyen. Ambos se necesitan y ambos ocupan el lugar que les corresponde.

Pero de lo que se trata es de sustituir ese cuerpo por otro. No se trata de que el mercado tenga muchos fallos, sino de que el fallo es el mercado. La competitividad no es sino la expresión descarnada y cínica de la competencia, otra forma de describir la realidad capitalista. Muchos se complacen en llamar utópicos e idealistas a quienes todavía hoy se atreven a poner en entredicho la sociedad actual. Esos realistas pragmáticos... simplemente se han acomodado. Pero olvidan que hasta ellos son capaces de cambiar, y lo harán cuando las circunstancias así lo exijan. La plutocracia capitalista se basa en el criterio de “una peseta, un voto”, y esto vale igual para un Consejo de Administración de la multinacional más grande que para la más pequeña transacción de mercado de barrio. Quien tiene mil millones de euros vota mil veces más que quien tiene uno solo. Y así cada día. Mientras la humanidad no se dote de un sistema que le permita acabar con esa falsa (y farsa de) democracia tardo-censitaria, y hacerlo en el día a día de las decisiones comunes y corrientes, el sistema no será de mi agrado y yo estaré ahí para recordarlo. Que me llamen lo que quieran, pero que conste desde cuándo lo vengo diciendo. Dixi et salvavi animam meam.

Realidad, III (29), noviembre 1999



 

 

 

4

 

El desempleo y la distribución de la renta

 

 

 

 

 

 

El desempleo y la desigual distribución de la renta están íntimamente unidos en la figura del asalariado, que es quien sufre ambos males a la vez. Es decir, en la figura del ciudadano, ya que cada vez están más cerca nuestras sociedades de convertirse en sociedades donde ciudadano y asalariado se confunden. El capitalismo necesita “reservas” de todos sus insumos y, por consiguiente, también necesita un “ejército laboral de reserva”. La distribución de la propiedad no es sino la distribución de la población en dos clases fundamentales y cada vez más antagónicas y más universales. Como los medios de producción se distribuyen según la santa institución de la propiedad privada –por la que rezan su rosario cotidiano todos los liberales--, los trabajadores se ven condenados a obtener una parte cada vez menor de la renta social, a estar excluidos de la auténtica riqueza social (sólo tienen como propiedad los bienes que le sirven de subsistencia, incluidos la casa y el coche) y a competir entre sí tan ferozmente como lo hacen los capitalistas. Sólo que éstos cuentan con el arma del desempleo para reajustar la distribución de forma cada vez más acorde con sus intereses, cuando la propia dinámica de la acumulación se les vuelve en contra.

En este capítulo se incluye un primer artículo que pasa revista, de forma didáctica, a las tres principales familias de teorías del desempleo. A diferencia de las teorías neoclásica y keynesiana, que difieren en el diagnóstico, pero comparten el optimismo a la hora de encontrar recetas para solucionar el problema, se opta en él por una tercera teoría que se muestra mucho más escéptica sobre las posibilidades de resolver esta cuestión en el marco de una economía libre de mercado. Se aplica luego el análisis anterior a dos casos particulares –como son el desempleo femenino y el desempleo juvenil, a los que se dedican dos artículos más--, y se cierra el capítulo con un análisis de la distribución de la renta en España, y de la incidencia que sobre ella tendría una política de ayudas a la vivienda dirigida a las familias con menos ingresos.

 

 

EL DESEMPLEO

 

En mi opinión, hay tres grandes posiciones teórico-políticas sobre el fenómeno del desempleo: la neoclásica (o liberal pura), la keynesiana (o liberal socialdemócrata) y la marxista (o no liberal). Analizaremos, para cada una de ellas, primero el diagnóstico que ofrecen, y después las recetas que propugnan.

Los diagnósticos. 1. Para la primera de ellas, el desempleo es un problema originado en el mercado de trabajo, debido a que éste funciona menos eficientemente que otros mercados. La razón de esto es que es un mercado intervenido, rígido, donde la flexibilidad está ausente debido a la presencia de elementos exógenos a las fuerzas de mercado, elementos que tienen como resultado conjunto e indeseado la formación de un precio en este mercado (el salario) artificialmente elevado. Al tratarse de un salario superior al de equilibrio --el que automáticamente vaciaría el mercado y llevaría, por tanto, al pleno empleo--, se genera un exceso de oferta que en cualquier mercado normal provocaría la sobre-competencia de los oferentes y haría bajar el precio. Pero, dado que en el mercado de trabajo se produce la doble interferencia indeseable (según esta tesis) del Estado (con sus leyes, su Seguridad Social, su legislación tuitiva en lo laboral, sus salarios mínimos, etc.) y de los sindicatos (que con su poder de monopolio se enfrentan a la empresa y contribuyen, al eliminar la eficiencia que supondría la negociación descentralizada o directamente individual entre obrero y patrón, a fijar un precio de monopolio, es decir, un salario más elevado y una cantidad de empleo inferior a la que obtendrían los mercados perfectos), el resultado final es la creación de paro por esta doble vía. Si ambos demonios malignos se combinan en el moderno Leviatán “europeo” vulgarmente llamado Estado del bienestar, la situación es la peor imaginable, pues los efectos negativos se multiplican, más que sumarse, y lo mismo ocurre con su capacidad generadora de desempleo.

2. Para el enfoque keynesiano (o liberal-social[demócrata]), el diagnóstico es diferente. No se trata de un problema que surja en el mercado de trabajo, sino que se refleja en éste como puro resultado secundario de un problema más general que tiene su origen en el periodo de vacas flacas por el que pasan los mercados de bienes y servicios del conjunto de la economía. Lo que ocurre de hecho, según esta interpretación, es que hay una insuficiencia de demanda agregada (por parte de las fuerzas espontáneas del mercado) para absorber la creciente oferta que ponen en él las empresas del sistema. Esta baja capacidad relativa de absorción del producto social (o sobreproducción de mercancías) tiene su origen, a su vez, en un estado de ánimo poco optimista, o incluso depresivo, que sobreviene de tiempo en tiempo a la conciencia de la clase capitalista, y hace de la inversión privada que suman entre todos una variable macroeconómica especialmente delicada y volátil. Si los empresarios como clase consideran más prudente abstenerse por el momento, y esperar tiempos mejores y más seguros para invertir, el frenazo de la demanda de inversión repercutirá finalmente sobre la demanda de trabajo, haciendo que este mercado también se resienta del mal generado por las decisiones libremente adoptadas por los empresarios. Más en concreto, para cualquier nivel de salario, la demanda empresarial de trabajo será ahora inferior, y lo que hasta entonces había sido un salario de equilibrio se convierte de repente en un salario excesivo, cosa que sólo es verdad en el sentido de que las condiciones globales de la economía no lo hacen compatible con el nivel realmente existente de demanda efectiva global.

3. En cuanto al enfoque marxista, lo primero que hay que aclarar es que no tiene nada que ver con el adoptado por los autores que se han acercado a la cuestión desde el punto de vista de las tradiciones políticas marxistas, caracterizado en esencia por una combinación variable de fraseología marxista y análisis liberal keynesiano. El enfoque al que me refiero es el que parte de la teoría laboral del valor y sigue el esquema metódico iniciado por Marx: construir una teoría económica alternativa sobre la base de mostrar cómo la Economía convencional, con sus afanes imperialistas, puede reducirse y a la vez transformarse, mediante la crítica y la superación teórica por metabolización, en una trama más del tejido de una ciencia social con pretensiones realistas, donde política, sociología, filosofía y economía sean una y la misma cosa. Esta base es la teoría del valor-trabajo, o teoría laboral valor, y su aplicación al mercado de fuerza de trabajo nos lleva al siguiente diagnóstico del desempleo. La oferta de fuerza de trabajo por parte de los trabajadores es de la magnitud que determinan las condiciones sociales que fijan una determinada extensión de la población activa. El precio estable de esta mercancía viene determinado por el coste de subsistencia socialmente dado, es decir, por las condiciones normales de reproducción de la cesta de bienes y servicios habitual (cuya composición agregada se mantiene económicamente estable, con independencia de los cambios de gustos individuales, y condicionada básicamente por las condiciones técnicas que afectan a los precios relativos de los bienes, incluidos los de consumo obrero) que entran en el consumo necesario para la reproducción asalariada.

Dadas, por tanto, las que (en términos gráficos) serían la longitud y la altura de la curva de oferta de fuerza de trabajo (una línea o segmento horizontal), el volumen y la tasa de desempleo realmente existentes dependerán del lugar por el que la curva de demanda de trabajo corte dicha horizontal. En condiciones de máxima expansión de la acumulación, la tasa de desempleo podría ser realmente cero e incluso negativa (si no se dejara abierta una espita a la inmigración, como ocurrió en el centro y norte de Europa durante los 60). Pero, igualmente, si las condiciones de la acumulación son tales que la economía se encuentra en fase depresiva, la demanda de trabajo se hundirá (desplazándose gráficamente hacia la izquierda) y cortará a la curva de oferta de fuerza de trabajo a un nivel más a la izquierda, generando el correspondiente nivel de desempleo.

Las recetas. 1. Las soluciones propugnadas por los tres enfoques son muy diferentes. Para los neoclásicos, puesto que el problema son los salarios artificial y excesivamente elevados --culpa conjunta del Estado y sindicatos--, la receta consiste en atacar (no siempre admitiéndolo expresamente, aunque a veces sí) a dicho poder estatal-sindical, y reducir la oposición que ambos puedan hacer a la embestida empresarial en favor de la baja salarial (por ejemplo, reivindicando el mantenimiento o incluso el reforzamiento del Estado del bienestar). Lo que eufemísticamente llaman “flexibilizar” o “desregular” el mercado de trabajo no es sino el uso de este látigo flexible contra los trabajadores (para acompañar con la dúctil disciplina del zurriagazo esa más primaria y férrea que proviene del hambre), así como el cambio --o re-regulación-- de una regulación que no les gusta (la que llaman “regulación”) por otra que sí les gusta y es más acorde con sus propósitos (llamada “desregulación”).

2. Los keynesianos (y, en general, los críticos izquierdistas del liberalismo que llaman neo o ultraliberal) no culpan a los sindicatos ni al Estado del desempleo (aunque sí hagan, curiosamente, a los trabajadores responsables de la inflación, pero ése es tema para otro artículo), sino a la insuficiencia del mercado para alcanzar automáticamente la beatífica “armonía entre lo económico y lo social” (así se expresan ellos, no yo) que es su máxima aspiración. Por tanto, la receta universal que todos defienden --su panacea-- es la política keynesiana de déficit público y expansión monetaria: si el mercado no basta, aunque sepamos que es (según ellos) un “instrumento necesario”, construyamos un Estado fuerte, capaz de completar la tarea del mercado con el apoyo y/o control político de un gobierno (a ser posible, de izquierdas) capaz de “desendiosar” y/o amordazar al mercado, ya que, como decía el oweniano Polanyi, “el mercado es un buen sirviente pero un pésimo amo”. Estas políticas de déficit permanente, sabido es que llevan al endeudamiento creciente (véase el caso espectacular del Japón actual) y, por tanto, a frenar, tarde o temprano (por mucho que se quiera prolongar el engaño mediante la política crediticia expansiva y burbujeante) el ritmo de expansión a largo plazo de la economía.

3. Por el contrario, quienes partimos de la teoría laboral del valor sabemos que el desempleo no tiene ya solución dentro del marco del capitalismo. En primer lugar, se trata de un fenómeno de amplitud cíclica, que se contrae y expande con la misma necesidad con que un termostato se apaga y encienda continuamente: porque está en su naturaleza. En segundo lugar, porque la tasa de desempleo mundial sigue una tendencia secular al alza, que no ha hecho sino agravar la magnitud absoluta y relativa del ejército industrial de reserva desde la época en que Marx lo bautizara así. Que esto es una verdad estadística y no un producto de mi imaginación lo demuestran los datos extraídos del CD-ROM del Anuario 2000 de EL PAÍS, a partir de los cuales se ha elaborado el cuadro 1.

Nadie debería sorprenderse de este resultado, y mucho menos los economistas, ya que esto sólo expresa la lógica del airbag que caracteriza a todas las mercancías: la creciente incertidumbre de la vida moderna hace del capitalismo --o sea, del trabajo social privatizado y artificialmente independiente-- un sistema cada vez menos compatible con esa realidad. Esto, que lleva a diseñar fábricas con un exceso de capacidad que sirva de cómodo colchón frente a tirones imprevistos de demanda, conduce igualmente al inflado progresivo del colchón del ejército industrial de reserva, con el pauperismo y la miseria (fenómenos que tienen una dimensión absoluta y otra relativa, no se olvide) a él asociados. A primera vista, es más fácil ver explotar una burbuja que un colchón, pero ya se sabe (por la prensa del corazón, más que nada) que, en determinadas condiciones de presurización, pueden explotar hasta determinadas partes del cuerpo humano.

 

Tabla 1: Tasas de desempleo en la OCDE, 1961-1999, y previsión para 2005

 

61-70

71-80

81-90

94-99

2005*

1994-2005

UE-15

2.2

4.0

8.9

10.4

7.6

10.0

EE. UU.

4.7

6.4

7.1

5.1

5.4

5.2

Japón

1.2

1.8

2.5

3.7

4.0

3.7

Promedio simple

2.7

4.1

6.2

6.4

5.7

6.26

Promedio ponderado (usando PIB y PPA)

 

3.10

 

4.66

 

7.09

 

7.05

 

6.08

 

6.91

Promedio ponderado (población activa)

 

2.93

 

4.47

 

7.08

 

7.23

 

6.14

 

7.08

(Fuente: Eurostat, y *Perspectivas económicas de la OCDE, dic. 1999)

 

En mi opinión, creer que el cuerpo social no puede explotar en una tremenda ilusión, y la ciencia (a la que uno pretende modestamente contribuir) está para sustituir ilusiones por descripciones, incluso cuando son tantos los que viven de las primeras que uno arriesga casi su integridad física escribiendo estas cosas. Pero no conviene ser cobarde más allá de cierto límite.

Nómadas, nº 1, enero-junio 2000

(resumen)

 

 

CAPITALISMO, DESEMPLEO Y FEMINISMO

 

El análisis del desempleo en general, y del desempleo juvenil en particular, se suele hacer desde un punto de vista poco científico, más moralizante que descriptivo. Esto es un grave error para todo el que pretenda transformar la sociedad en la que vive, ya que si no se comprende la realidad de los fenómenos, y se remplaza el esfuerzo analítico de los mismos por su simple denuncia ética, no se están poniendo las bases para el cambio que se dice estar buscando. En una sociedad capitalista, fenómenos como el desempleo o la evolución de los salarios vienen condicionados por la dinámica de la acumulación de capital, que a su vez se explica como una función de las expectativas de beneficio empresarial (y de los beneficios capitalistas efectivos). Cuando la acumulación está en pleno auge, la demanda capitalista de trabajo crece rápidamente y eso provoca descensos en la población desempleada y aumentos en los salarios. Por el contrario, cuando el proceso de acumulación experimenta dificultades desde el punto de vista capitalista --debido a que la rentabilidad obtenida por esta clase no es suficiente, a su juicio, para mantener lo que llaman su esfuerzo inversor--, entonces la producción mercantil se detiene o se frena, el empleo se estanca o cae, y otro tanto ocurre con los salarios, todo ello porque, si no fuera así, los empresarios perderían (más) dinero, cosa que iría contra las bases de funcionamiento del propio sistema. Mientras ese sistema siga siendo el capitalista, el beneficio lo es todo, y a él se sacrifica todo lo demás: todo.

Esto es lo primero que hay que entender como mínima obligación científica de quien pretenda comprender el desempleo como fenómeno global, y sus diferentes manifestaciones particulares como casos especiales. Una denuncia que se limite a insistir en las desigualdades evidentes sin ir al fondo y a la raíz de las mismas, sólo puede servir para limpiar la conciencia de forma superficial y temporal. La denuncia casi retórica de la tasa desigual de desempleo juvenil o femenino se presta fácilmente a la demagogia; y, en mi opinión, una revista seria dedicada a los jóvenes debe renunciar a cualquier clase de demagogia que no sea la de los hechos puros y duros. Para entender esto, veamos primero el ejemplo del llamado “diferencial salarial de la mujer” (véase el Boletín que elabora el Gabinete de Estudios del Consejo Económico y Social, llamado “Panorama sociolaboral de la mujer en España”). Este diferencial se define como el “porcentaje de ganancia media mensual de las mujeres sobre la de los hombres, que recoge los pagos totales en pesetas en jornada normal y extraordinaria para todas las ramas de actividad y categoría profesionales”. Por citar un dato, diré que en el 4º trimestre de 1998 este coeficiente era del 76.5% (76.6% en igual periodo de 1997). Esto da muy a menudo pie para denunciar la desigualdad entre hombres y mujeres como si se tratara de un problema generado por el machismo, y da paso a reivindicaciones feministas que proclaman el derecho de las mujeres a hacer desaparecer dicho diferencial (es decir, de conseguir la igualdad salarial).

Pues bien, lo que pretendo decir con este ejemplo es que nos sirve muy bien para comprender la raíz del típico error de análisis que se denuncia en este artículo. La desigualdad real entre hombres y mujeres no tiene que ver con una supuesta explotación de las segundas por los primeros, sino que es un fenómeno “natural”, en el específico sentido de “consustancial con la dinámica del capital”. Es la existencia del mercado, del beneficio y del capitalismo, lo que provoca este diferencial. La razón es casi la misma que explica un diferencial parecido entre el sueldo medio de un trabajador (hombre o mujer) español y otro francés, o entre el de un trabajador madrileño y otro andaluz. Sería demagogia barata derivar de estos hechos que los trabajadores franceses explotan a los españoles, o que los madrileños explotan a los andaluces. Con ese tipo de argumentos, lo único que se consigue es que el capital se vaya de tapadillo y a la vez de rositas, o sea, que el verdadero culpable desaparezca entre la maraña del discurso ideológico. Diciendo cosas así lo único que hacemos es el juego del capital, que busca y persigue siempre y en todo lugar la división de sus víctimas, siguiendo el antiguo principio clásico del “divide y vencerás”.

Otro tanto ocurre con el desempleo juvenil y el femenino, y, curiosamente, en ambos casos se puede reproducir sin dificultad el doble ejemplo comparativo ya señalado (entre españoles y franceses, y entre andaluces y madrileños). El que la tasa de paro española sea muy superior a la francesa, o la andaluza muy superior a la madrileña, no debe llevarnos a descargar sobre los llamados “privilegiados” (curiosa costumbre, la de proclamar rey al tuerto en el reino de los ciegos) responsabilidades o culpas, sino a entender el porqué de estas diferencias. Sin entrar ahora de lleno en el análisis de esas complejas causas, recordemos simplemente que, si algo tiene de verdad la tesis del “paro tecnológico”, no estriba en la forma en que aparece habitualmente --es decir, como si el desempleo fuera un subproducto inmediato del progreso técnico sin más; esto, dicho así, es falso--. Si en algo se aproxima a la verdad la tesis del paro tecnológico, es sólo una vez corregida para matizar que el desempleo en el país poco competitivo es un subproducto indirecto del progreso técnico en el país muy competitivo. Por otra parte, hay que insistir en que las razones de las diferencias observables entre niveles de salarios o de desempleo por sexos tienen que ver con las pautas estructurales de la dinámica de la acumulación de capital, y no, por ejemplo, con la puesta en práctica por los gobiernos de turno de una política económica más o menos correcta (en el seno del sistema capitalista, nunca puesto en entredicho).

Para explicar esto con otro ejemplo, recurramos a la información proporcionada por la Encuesta de Población Activa (EPA) y el Instituto Nacional de Empleo (INEM), y elaborada por las Secretarías de Trabajo y Economía de Izquierda Unida (el 20 de mayo de 1999), en forma de “Notas sobre la EPA del primer trimestre de 1999”. Al final de este documento se recoge un cuadro sobre “Contratos registrados y creación de empleo asalariado”, que abarca el periodo de 1988 al primer trimestre de 1999. De dicho cuadro se desprende que, entre 1988 y 1995, se produjo una creación neta de empleo asalariado de 914.000 empleos, cifra que es en realidad el resultado de una destrucción de empleos indefinidos (-742.800) y una creación de empleo temporal de 1.656.800 empleos. Claramente, los datos muestran que en esos ocho años (y con independencia de la evolución del paro, para lo que habría que tener en cuenta la evolución de la población activa, cuyo crecimiento puede permitir el avance simultáneo del empleo y del desempleo) se produjo una precarización evidente del trabajo asalariado, debido a esta sustitución de trabajos indefinidos por trabajos temporales. Por el contrario, según los mismos datos elaborados por IU, entre 1996 y el primer trimestre de 1999, la creación neta de empleo asalariado fue de 1.401.400 empleos, con un incremento del empleo temporal (+303.500) pero sobre todo del indefinido (+1.097.900).

La tentación demagógica --en la que caen siempre los partidos políticos que se turnan cómodamente en el poder del Estado— es doble:

1) por parte del gobierno, la tendencia a atribuirse los buenos resultados del empleo como mérito propio, y a despachar los malos datos de la misma variable como culpa de factores externos o exógenos, atribuibles a las causas más peregrinas (crisis internacionales, etc.);

2) por parte de la oposición, la tendencia a hacer exactamente lo contrario: explicar la bonanza del empleo como fruto de la “suerte” de una buena coyuntura internacional, mientras se achaca a la torpeza de la política económica del gobierno la responsabilidad de los malos resultados.

Ambas posiciones son igualmente erróneas, y su error se debe a las razones explicadas más arriba. Es la acumulación de capital la que genera el movimiento del empleo y el desempleo, y dicha acumulación no entiende de gobiernos ni de políticas económicas, siempre que se trate de gobiernos y políticas económicas --como es el caso en España-- que no pongan en entredicho el funcionamiento de la economía capitalista, y que se ufanen y vanaglorien de estar al timón de un Estado que farda tanto como para ser calificado (y constitucionalmente elevado a la categoría de) “Estado social y democrático de derecho”.

Jóvenes, nº 99, abril-mayo 2000

(1ª parte)

 

 

EL DESEMPLEO JUVENIL (MASCULINO Y FEMENINO)

 

Apliquemos la misma norma de análisis utilizada en el artículo anterior al fenómeno del desempleo juvenil. ¿Por qué hay, tanto en España como en los demás países capitalistas, una tasa de desempleo juvenil tan claramente superior a la tasa media de la economía? Muy sencillo: porque, en términos comparativos, los jóvenes pueden permitirse “el lujo” de estar parados con más facilidad que aquellos que tienen “responsabilidades familiares”. Precisamente porque los mayores tienen que sostener a la familia, los jóvenes parados pueden contar con un colchón de seguridad que les permite sobrevivir estando parados y sin tener acceso a las prestaciones (contributivas o no contributivas) que otorga (siempre con cuentagotas, por supuesto) el Estado. No es que los jóvenes sean más vagos --en absoluto se está manteniendo aquí esa tesis--, sino que el colchón de seguridad del que ellos disponen (mientras sus padres, no) se combina con la estrategia empresarial de fomentar la competencia entre los trabajadores (estrategia tradicional y universal, pero siempre bien legitimada por los gobiernos de turno, sean liberales o socialdemócratas; y no sólo legitimada, sino financiada y protegida con todos los medios legales y fácticos del Estado) para conseguir que la lucha por reducir el valor de la fuerza de trabajo se libre más encarnizadamente en torno al segmento joven de la población, que, al no necesitar urgentemente la independencia familiar, la reproducción de una familia propia, etc. --más correcto sería decir: al ver eliminar esa necesidad por la esclavitud que le imponen las circunstancias--, ven constreñirse sus necesidades de reproducción, abaratarse por tanto el coste de reposición de su fuerza de trabajo, y alimentar así las necesidades de plusvalía relativa del capital.

Veamos ahora qué ocurre con el empleo y el desempleo femeninos. En la tabla 1 se observa que la tasas de actividad (proporción de la población que está en el mercado de trabajo) de las mujeres jóvenes (de entre 16 y 24 años) es, en la actualidad, casi tan alta como la de los varones jóvenes (sólo un 15% más baja en términos relativos), mientras que las tasas correspondientes son mucho más bajas para las mujeres entre 25 y 55 años (un tercio más baja que la masculina) y para las de más de 55 años (dos tercios más baja). En cambio, la tasa de paro femenina es claramente superior: dos tercios más alta (relativamente) para las jóvenes hasta 25 años, un 130% superior para las de 25 a 54 años, y sólo un 30% más alta para las de más de 55 años.

Esto significa que la mercantilización de la fuerza de trabajo femenina joven es un hecho (si se descontara a los varones que hacen el servicio militar o el civil sustitutorio, las tasas de actividad serían prácticamente idénticas). Sin embargo, el que las tasas de paro femeninas sean más altas que las masculinas, pero lo sean en la específica forma señalada, significa:

1) que las mujeres activas de más de 55 años son las que mayores responsabilidades familiares tienen, o son solteras o viudas que necesitan su puesto de trabajo relativamente más que las más jóvenes;

2) que entre las mujeres casadas con hijos pequeños y adolescentes la pertenencia a la población activa se reblandece como consecuencia de las responsabilidades familiares que la división familiar del trabajo les impone, y como consecuencia también de la dependencia económica relativa respecto al cónyuge varón;

3) que las más jóvenes tienen una tasa de dependencia menor respecto del cónyuge (la mayoría son solteras y viven con los padres o viven solas o sin hijos), pero mayor respecto de sus padres (con quienes en gran parte conviven todavía).

Digamos, para concluir, que tanto la precariedad como la temporalidad –fenómenos reforzados en los últimos años por la presencia y actuación de las Empresas de Trabajo Temporal (las famosas ETT)-- no parece que vayan camino de reducirse, sino de padecer ciertos cambios en la composición interna de las distintas figuras de contratación, como se observa en la evolución seguida desde 1998 a febrero de 2000 por las tres modalidades principales de la contratación temporal. Esa evolución se resume así: aumento de la presencia de los contratos de obra y servicio, y disminución de los eventuales temporales y de los temporales a tiempo parcial.


Tabla 1: Tasas de actividad y paro por edades y sexo

 

 

1980

1985

1990

1995

1996

1997

1998

1999 (1)

Activos (% población + 16 años)

 

 

 

 

 

 

 

 

16-19 años

46.7

37.7

32.3

23.9

24.6

23.7

24.5

26.3

 

Varones

52.4

42.9

33.3

26.0

27.2

26.4

28.4

29.7

 

Mujeres

40.5

32.1

31.1

21.6

21.8

20.9

20.3

22.7

20-24 años

59.5

60.9

67.1

60.9

59.6

59.6

59.5

61.3

 

Varones

63.1

66.9

72.7

63.5

62.5

62.2

62.5

65.1

 

Mujeres

55.2

54.4

61.3

58.1

56.4

56.7

56.5

57.3

25-54 años

62.0

64.0

70.1

74.1

74.9

75.4

75.9

76.1

 

Varones

95.7

94.0

94.1

92.4

92.6

92.4

92.8

92.6

 

Mujeres

30.4

34.7

46.8

56.0

57.4

58.7

59.4

60.1

55 y más años

25.6

21.7

19.5

16.2

16.0

16.0

15.5

15.4

 

Varones

44.0

37.0

32.5

25.8

25.6

25.5

24.7

24.4

 

Mujeres

11.4

9.7

9.2

8.5

8.3

8.3

8.1

8.1

Parados (% sobre población activa)

 

 

 

 

 

 

 

 

16-19 años

34.9

55.9

35.5

50.6

50.8

50.9

43.7

35.5

 

Varones

32.9

54.1

30.8

46.0

44.2

44.4

36.6

29.6

 

Mujeres

37.6

58.6

43.0

56.2

59.4

59.2

53.9

43.5

20-24 años

24.1

44.6

30.6

39.8

39.2

35.5

31.4

26.5

 

Varones

24.4

42.2

24.4

33.9

33.7

29.7

24.2

19.5

 

Mujeres

23.7

47.8

38.3

46.8

45.7

42.4

39.7

35.0

25-54 años

7.3

15.8

13.1

20.0

19.3

18.2

15.9

13.5

 

Varones

7.8

15.6

9.3

15.3

14.9

13.6

10.9

8.6

 

Mujeres

6.0

16.3

20.6

27.5

26.3

25.4

53.6

20.8

55 y más años

4.5

9.8

7.6

11.4

10.9

10.8

9.2

9.4

 

Varones

5.5

11.5

8.0

11.8

10.8

10.3

9.7

8.7

 

Mujeres

1.5

4.8

6.6

10.6

11.2

12.0

10.8

11.2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(1) Los datos correspondientes a activos pertenecen al tercer trimestre.

Fuente: EPA, INE.


Sería gracioso --si no fuera trágico-- comparar las declaraciones de los dirigentes del actual “gobierno de coalición” europeo –ese gobierno (compuesto siempre por conservadores, liberales, socialistas, comunistas, verdes) que nos co-gobierna normalmente desde Bruselas, pero que se ha reunido ahora en Lisboa para, entre otras cosas, sermonearnos acerca del iluso “desarrollo masivo de Internet para alcanzar el pleno empleo”-- con las perspectivas que la OCDE ofrecía en diciembre de 1999 sobre la tasa de desempleo esperada dentro del espacio económico de los países más ricos del planeta para el año 2005.

La tabla 2 nos permite comprobar que los hechos poco tienen que ver normalmente con los discursos: mientras que la tasa de desempleo no hace sino crecer desde la década de los 70 hasta hoy (y la previsión para 2005 no supone un descenso de la tasa de paro respecto de los valores más altos del siglo XX), los teóricos (o retóricos) del pleno empleo y la Nueva Economía nos siguen tocando el tam-tam de que el desempleo pertenece al pasado. Liberales y socialdemócratas (neoclásicos y keynesianos) están de acuerdo en que el desempleo está resuelto o a punto de resolverse, ya que la Nueva economía apunta a la superación de las contradicciones entre mercado y Estado. Por el contrario, el análisis desapasionado de la realidad nos deja entrever que el futuro que espera a los trabajadores --jóvenes, maduros o viejos; hombres o mujeres-- es cada día más negro en el interior de este sistema. Sólo depende de ellos la decisión de ponerse a luchar en serio para no seguir admitiendo, o no, ese estado de cosas.

 

Tabla 2: Tasas de desempleo en la OCDE, 1961-1999, y previsión para 2005

 

61-70

71-80

81-90

94-99

2005*

1994-2005

UE-15

2.2

4.0

8.9

10.4

7.6

10.0

EE. UU.

4.7

6.4

7.1

5.1

5.4

5.2

Japón

1.2

1.8

2.5

3.7

4.0

3.7

Promedio simple

2.7

4.1

6.2

6.4

5.7

6.26

Promedio ponderado (usando PIB y PPA)

 

3.10

 

4.66

 

7.09

 

7.05

 

6.08

 

6.91

Promedio ponderado (población activa)

 

2.93

 

4.47

 

7.08

 

7.23

 

6.14

 

7.08

(Fuente: Eurostat, y *Perspectivas económicas de la OCDE, dic. 1999)

 

Jóvenes, nº 99, abril-mayo 2000

(2ª parte)

 

 

VIVIENDA Y DISTRIBUCIÓN DE LA RENTA EN ESPAÑA

 

Tras un largo periodo de discurso autocomplaciente basado en “los cuantiosos recursos públicos destinados a la política de vivienda en los últimos años”, el PSOE parece reconocer la gravedad del problema de la carestía de la vivienda, asumiendo como parte de su programa electoral la necesidad de contribuir a paliar dicho problema, al menos por lo que respecta a las capas de la población de renta baja y media.

Este campo espectacular, junto a las cifras que han salido a la luz pública (se habla de una masa de crédito de tres billones de pesetas), unido todo ello a la polémica surgida entre Partido Socialista y Gobierno en torno a la posibilidad o no de financiar el diferencial entre los intereses de mercado y “los que puede pagar una familia de recursos limitados”, parecen anunciar una gran operación de redistribución de la renta a favor de las capas más desfavorecidas de nuestro país.

Pues bien, ya se trate tan sólo de una estrategia de márketing electoral, o bien del anuncio de un giro hacia una política económica más redistributiva, parece justificado el esfuerzo por cuantificar el coste total de este programa de viviendas y su incidencia sobre las pautas generales de la distribución de la renta en España.

La carestía es un hecho inobjetable: la vivienda es muy cara y lo es más para unos que para otros. Adquirir una vivienda de diez millones de pesetas en 1990 le supuso al español medio destinar el 42% de sus ingresos a ese fin (crédito hipotecario del 100% del precio, a 20 años y al 16% de interés). Con los datos de la contabilidad nacional podemos saber que dicha compra le supuso al asalariado medio el 68% de su renta, frente a sólo un 24% para el no asalariado. Luego los sindicatos tienen razón al denunciar que el problema afecta especialmente a los trabajadores.

El aumento de los fondos públicos destinados a ayuda a la vivienda no constituye necesariamente una medida progresiva o redistributiva. Es más, si las ayudas son mayoritariamente de tipo fiscal, la medida puede muy bien convertirse en regresiva, como reconoce el propio Instituto de Estudios Fiscales: “La mayoría de los estudios realizados demuestra que los gastos fiscales en vivienda favorecen más a los estratos sociales con mayores ingresos, por lo que son netamente regresivos”; en particular, “un sistema de deducciones que se extiende a la segunda vivienda no puede ser muy redistributivo, y aun lo es menos si, como hasta 1988, comprende la adquisición de toda clase de viviendas de nueva construcción. El objetivo de la política de vivienda no parece haber sido la equidad, sino el mantenimiento de un cierto nivel de actividad económica en el sector”.

Gasto público. Para analizar el impacto redistributivo de cualquier medida de gasto público, hay que conocer quién será su beneficiario, así como el destinatario del incremento de la presión fiscal necesaria para financiarlo. Aunque no suficientemente difundidos, existen trabajos que imputan todos los gastos e ingresos públicos redistributivos bien a los asalariados, bien a los no asalariados. Los resultados de estos trabajos son sorprendentes. Por ejemplo, se puede comprobar que entre 1980 y 1989 los asalariados proporcionaron al Estado el 72% de los ingresos que éste recaudó a partir del PIB; pero los asalariados sólo recibieron un 58% del gasto público redistributivo a pesar de suponer el 70% de la población ocupada. Este resultado no es una anomalía típica del caso español. El profesor norteamericano Anwar Shaikh ha demostrado cómo en Estados Unidos, en Suecia y en otros cuatro países capitalistas desarrollados, los resultados eran los mismos.

La conclusión de estos trabajos conduce a rechazar, por ideológica, la idea de un Estado del bienestar cuya actividad pueda sintetizarse en la concesión de una subvención neta a los trabajadores que vendría a complementar su salario directo. La realidad es distinta: la redistribución se produce básicamente en el interior de la clase asalariada (los de mayor poder adquisitivo y empleo fijo financian a los de menos renta, empleo precario o desempleados), y, en la medida en que se supera sus límites, lo hace para subvencionar con salarios a las rentas de capital, y no a la inversa.

Un ejemplo de ello podría ser el plan de viviendas del PSOE: ¿Quién lo financia? ¿Quién se beneficia?

Dado que los asalariados pagan el 72% de los ingresos de las administraciones públicas, lo primero que queda claro es que, incluso si este plan de viviendas se destinara íntegramente a los asalariados, serían ellos mismos quienes financiarían casi tres cuartas partes del mismo en tanto no se modificara el sistema fiscal. Ahora bien, ¿cuál sería el coste del plan en términos de gasto público adicional? Los cálculos no son difíciles de hacer. Si el Gobierno aprueba un plan cuatrimestral de viviendas para 1992/95, comprometiéndose a financiar el diferencial (entre el 9.5% que es el objetivo, y el 16% que corresponde al tipo de mercado) de 400.000 créditos a 20 años --de 7,5 millones de pesetas cada uno (el 75% del valor de una vivienda de 10 millones)--, tendríamos que 400.000 multiplicado por 7,5 millones nos da tres billones de pesetas como masa de crédito adicional.

El coste subvencionado por propietario equivaldría entonces a 4.675 pesetas mensuales por cada millón prestado, según los bancos comunicados por el Banco Hipotecario. Esto le costaría al Estado 42.075 millones de pesetas en 1992 (los primeros 100.000 créditos) y el doble en 1993; se elevaría a 126.225 millones en 1994; y, entre 1995 y 2001, se destinarían 168.300 millones anuales. Finalmente, 126.255 millones en el 2012, 84.150 en el 2013, y 42.075 millones en el 2014. Estas cantidades representarían en los cuatro primeros años de vigencia del Plan un 0.16% de media del PIB, no llegando a superar, en el conjunto de los 23 años de vida de los créditos, ni siquiera un 0.11% del PIB (se está previendo un crecimiento acumulativo anual del PIB del 10% en pesetas corrientes para todo el periodo).

Por consiguiente, si no cambia simultáneamente la estructura de la presión fiscal, la subvención neta a los asalariados se limitaría al 28% (la parte de los ingresos públicos que no financian ellos) de ese 0.11% del PIB, es decir, un 0.03% del PIB.

Imaginemos que el Gobierno decidiera financiar este aumento de gasto con nuevos impuestos sobre las rentas no salariales, por ejemplo elevando la recaudación por el impuesto de patrimonio o de sociedades. Entonces, el plan de viviendas para los trabajadores les reportaría a éstos un 0.11% del PIB anual. En ambos casos, la cifra equivaldría a entre media y dos décimas de subida adicional anual en la masa salarial que se negocia en los convenios colectivos.

¿Significan estas cifras tan bajas que los trabajadores o los sindicatos deben ser indiferentes a un plan de viviendas de estas características? En absoluto. Los sindicatos deberían reivindicar esas décimas como las que negocian con la patronal. Deberían exigir la mejora del plan, la extensión de la política estatal a todos los ámbitos que afectan al precio del suelo, de la vivienda, del tipo de interés, etc. Deberían pedir su financiación con cargo, vía impuestos, a las rentas no salariales. Pero lo que nunca deberían perder de vista es que su convencimiento de que “crecimiento económico” y “distribución más justa de la riqueza” son compatibles dentro del marco de la economía de mercado o capitalista, es pura ilusión.

Puede haber mejoras transitorias --e, incluso, dentro de ciertos límites, mejoras a largo plazo--, pero la dinámica del sistema impone su propia pauta distributiva a través de las leyes del mercado, y esta tendencia no puede ser corregida en lo esencial por ningún Estado del bienestar. Por eso, los datos demuestran que en los países “avanzados” las desigualdades de renta y riqueza entre propietarios y asalariados aumentan con el tiempo. Pero esto sería ya tema para otro artículo.

El Sol, 13-5-01

 

 

 

 



 

 

 

5

 

Gobierno y mercado se dan la mano

 

 

 

 

 

 

Los liberales puros y los socialdemócratas (liberales “sociales”) también se dan la mano. Se la dan en la universidad, se la dan en los parlamentos (en los escaños, pero también en las cafeterías y en los restaurantes que hay en su entorno), se la dan en la televisión y se la dan en los gobiernos (que hoy en día son, casi siempre, gobiernos de coalición, además de sufrir los ciudadanos los efectos coaligados de esa auténtica cascada de gobiernos que va desde Bruselas a San Sebastián de los Reyes pasando, aquí en Madrid, por los palacios de La Moncloa y de la Puerta del Sol). Y cada vez que se dan la mano sólo encuentran un motivo de fricción: si les gusta el café cortado con más o menos leche, y si prefieren la leche fría, templada o ardiendo.

Pues lo mismo ocurre con el mercado y el Estado. Las dos manos que nos ahogan –la invisible y la visible, la derecha y la izquierda— hacen muy bien su papel de tenaza, la maldita pinza que nos tiene sin aliento a los ciudadanos de a pie.

Este capítulo se abre con un artículo que pretende aclarar las dos dimensiones que se incluyen –y se suelen confundir-- en el concepto de la “mano invisible” (su lado “normativo”, como si no fuera separable de su aspecto “positivo”). Se propone luego, en un segundo artículo, la única solución coherente con los intereses del ciudadano normal: oponerse a la actuación de este matrimonio mal avenido, pero indisoluble, que tiene ya comprada una plaza conjunta y doble en el cementerio del futuro. En un tercer artículo nos encontramos la cuestión de la oposición no antagónica que existe entre las dos figuras prototípicas del liberal: el práctico (Bush), que se ve obligado a utilizar el Estado en apoyo del mercado, y el teórico (Friedman) dogmático, que usa a, y se deja usar por, el primero y redacta los artículos del catecismo que recita aquél mientras aplica en la práctica lo contrario de lo que reza. Se explican en un cuarto artículo las razones del mito del “Estado del bienestar”, que no es sino la respuesta socialdemócrata al mito liberal de la “sociedad (civil) del bienestar”. Y en un quinto y último artículo se aprovechan las reflexiones de Julio Segura para llegar a conclusiones diametralmente opuestas a las suyas.

 

 

MARX Y LA “MANO INVISIBLE”

 

Aunque la mayoría piense que el tiempo de Marx ya pasó, y todo el mundo le cante (para bien o para mal) como a un gran pensador del siglo XIX, yo soy de la opinión de que el siglo XXI volverá a ser el siglo de Marx. Pero para explicar esto, primero hay que desvelar en qué consiste la auténtica relación del pensamiento de este autor con la famosa metáfora del padre de los economistas, el insigne liberal Adam Smith.

En términos de filosofía política expuesta al modo pedagógico, lo que el Smith filósofo y moralista entendía por Mano invisible puede describirse como el mecanismo oculto (la busca del interés privado por cada particular aisladamente) que conducía a la sociedad desde las esferas privadas individuales a la satisfacción del interés general. En términos más técnicos, podría complementarse lo anterior diciendo que en realidad Smith descubrió la tendencia a la igualación de las rentabilidades sectoriales como el mecanismo específico explicativo de las pautas de movimiento de los flujos de capital “libre” --es decir, el que no se enfrentan a barreras políticas ni de otro orden: monopolios, etc.-, pero esto no corresponde a un artículo divulgativo como éste. Me gustaría centrarme aquí en el lado más universal del problema, ése que llevó a la gran economista británica, Joan Robinson, esa Rosa Luxemburgo burguesa, como la llamaban, a interpretar el resultado del éxito de la metáfora smithiana como la degradación del problema moral en una cuestión definitivamente irrelevante, desde el momento en que cualquier conducta --altruista o egoísta-- puede ser considerada “buena” si es privada, ya que contribuirá, ayudada por la mano invisible del mercado, a conseguir el bien común.

Mucho se ha escrito sobre la mano invisible, y mucho se la ha criticado también. Por ejemplo, Albert Hirschman demostró el paralelismo entre esa fórmula y su famosa “tesis de la perversidad”, el argumento preferido que utilizan los conservadores (aunque no sólo de ellos) para justificar que es mejor abstenerse de intentar políticas públicas bien intencionadas (por ejemplo, políticas keynesianas de demanda para luchar contra el desempleo), ya que, por lo general, los buenos propósitos suelen ir acompañados de malos resultados efectivos, por lo que la mejor política sería, según los conservadores, la que no existe. De ahí, la consigna de la desregulación (aunque no se caiga en la cuenta de que, para desregular, o sea, para eliminar una norma positiva, hace falta otra nueva, y esto requiere la persistencia, si no el incremento, del aparato burocrático).

Muchos amigos progresistas estarán de acuerdo con Hirschman, y entre ellos mi amigo Pablo Bustelo, que me comentaba, tras la concesión del Nobel de Economía al conservador Douglas North, lo mucho mejor que haría la Academia sueca otorgándole el premio a gente como Hirschman o Sen. Ahora que Sen ya lo tiene --y recuerdo también el comentario de José Luis Sampedro tras conocer la concesión de este Nobel: “Parece que los de Estocolmo se están portando últimamente; el año pasado, Saramago, y éste, Sen”--, podríamos apostar a que Hirschman lo tiene más cerca.

Sin embargo, yo voy a defender otra idea que también tiene mucha relación con la mano invisible, pero que hasta ahora ha sido mucho menos popular que la tesis de la perversidad. Mi idea es que Marx distinguía en Smith dos contenidos de la famosa metáfora, aceptando el primero y rechazando el segundo; y no sólo eso, sino que llevó la defensa del primero de ellos tan lejos que, convertida en “mano invisible de la sociedad” (más que en la mano invisible del mercado), esta idea constituye una de las estructuras centrales del edificio teórico de Marx. Veamos.

Pido prestada momentáneamente la distinción clásica entre lo positivo y lo normativo para intentar explicarme mejor. Para Marx, Smith había descubierto, sin duda, uno de los mecanismos económicos centrales de la sociedad capitalista, mostrando cómo era posible la reproducción indefinida de un orden social que, en principio, se sustenta primariamente en el “mercado autorregulado” (en el sentido de Polanyi), aunque ni Marx ni Polanyi eran unos ignorantes que desconocieran que los mercados generalizados, y mucho menos la sociedad de mercado, nunca han funcionado sin el apoyo (por decirlo de la forma más discreta) del Estado. Este lado “positivo” de la mano invisible también está en Marx, quien elogia a Smith por haber sido, si no el descubridor (ahí están Mandeville y varios otros), sí el racionalizador y autor de la fórmula (la metáfora) exacta necesaria para el triunfo de la idea.

Pero lo que Marx rechaza con todas sus fuerzas es el lado “normativo” de la Mano invisible. En época de Smith --que era un siglo anterior a Marx, lo que no empece para que sigan siendo válidas algunas de sus ideas, porque el simple paso del tiempo no basta para desmentir a los clásicos (que se convierten precisamente en clásicos por superar esa prueba definitoria)--, era cierto que la economía competitiva capitalista suponía un avance respecto del orden feudal. Pero la tesis de Marx es que, ya en su época --y, con más razón, podríamos decir “ahora”--, la economía capitalista se había hecho retrógrada. Como dijo Sampedro en la apertura del Primer Seminario Internacional Complutense sobre Nuevas tendencias en el pensamiento económico crítico: “El Liberalismo fue positivo, fue útil, fue valioso en sus comienzos, cuando entró a legitimar un gran cambio de poder que se producía en la sociedad europea de la época; en aquel momento, el poder se trasladaba desde el poder feudal de las tierras, de la nobleza y del clero a los comerciantes, a los empresarios, y empezaba a emerger un nuevo poder social; y en ese momento, el Liberalismo, el Capitalismo, favoreció la expansión de fuerzas productivas, favoreció el progreso de la técnica; y en ese sentido digo que es positivo; pero hoy es anacrónico; no es que sea malo: es que es anacrónico, anticuado; es que no sirve para resolver los problemas; nunca fue verdad que el mercado sea la libertad, pero hoy, es menos verdad que nunca; lo que pasa es que los señores neoliberales padecen una enfermedad frecuente en los creyentes de todas clases, sean religiosos o laicos: es la ceguera del creyente (y cuando alguien cree a pie juntillas en alguna cosa, ya no puede ver, no ve lo que sea contrario a sus creencias, ni siquiera mira: no le interesa porque vive con arreglo a sus creencias)”.

Que el mercado autorregulado, el orden extremo de mercado que desean los neoliberales como pauta normativa, sea criticado por tantos no significa que todos esos críticos sean marxistas. Lo que de verdad caracteriza a Marx como pensador de la economía y, sobre todo, de la sociedad, es la relación que sus ideas tienen con el lado que he llamado “positivo” de la Mano invisible. Para Marx existe una mano invisible, pero no del mercado, sino de la sociedad. Los críticos de la Mano invisible se han esforzado por contraponer a ésta la “mano visible” del Estado, pero Marx razonaba de forma muy distinta. Muchos críticos actuales están muy confundidos en esto.

Los neoliberales no se oponen al Estado, ni mucho menos. Para decirlo con palabras de un liberal español bien conocido, Pedro Schwartz (en sus Nuevos Ensayos Liberales): “La gente cree que los liberales perseguimos la destrucción del Estado. Muy al contrario, he dicho y quiero probar ahora, el liberalismo como programa político es un programa estatal y público (...) Los liberales, lejos de pretender la destrucción del Estado y su sustitución por no sé qué orden social espontáneo, buscan la restauración de un Estado fuerte, limitado y capaz de cumplir sus funciones necesarias: un Estado que sepa establecer y mantener el marco en el que vaya a florecer la actividad individual”. En esto, Schwartz sólo sigue a su maestro Milton Friedman, que en Capitalismo y libertad deja claro que “el liberal coherente no es un anarquista”. También Schwartz insiste en distanciarse de los anarquistas, recordando que los liberales “buscamos un Estado fuerte y pequeño, como baluarte de las libertades individuales”; lo que pasa es que “la actitud de los liberales ante el Estado suele caricaturizarse por incomprensión”, pues se cree que “el liberal en el fondo desea abolir el Estado, cuando busca centrarlo y reforzarlo”; en definitiva, se trata de reafirmar el “liberalismo clásico”, sin confundirlo con el “americano”, con el “socialismo”, con el “nacionalismo”, con el “anarquismo” ni con la “democracia”.

Por su parte, Marx, como los anarquistas, quería abolir el Estado. En un artículo sobre los dos socialistas alemanes, “Marx o Lassalle”, olvidado de muchos y desconocido para los demás --en un país donde no se lee a Marx, ¿quién puede esperar que se lea a Lassalle?--, el gran jurista Hans Kelsen escribe (en 1924): “Marx y Engels, precisamente como lo hacían los teóricos liberales del estado, interpretan el estado simplemente como instrumento de la clase (...) La sociedad anarquista-comunista es la que no tiene necesidad de ningún estado (...) La teoría política tal y como la desarrollaron Marx y Engels, es anarquismo puro. Esto ha quedado en el olvido, por muchas razones, durante largo tiempo”. Por tanto, Marx no tiene nada que ver con los intentos de arreglar el capitalismo a base de intervención estatal. Él simplemente hizo dos cosas: 1) observó que el capitalismo lleva dentro fuerzas que lo transformarán en socialismo (su tesis teórica); 2) lo anterior no tiene nada que ver con el fatalismo histórico, pues Marx creía que la historia la hacían los hombres, pero no como un alfarero hace su botijo, sino por medio, precisamente, de la mano invisible de la sociedad, es decir, como resultado de todas las luchas y conflictos que surgen en la sociedad capitalista, y con independencia de que unos individuos empujen en una dirección y otros en otra. Esto tampoco es un amoralismo, pues Marx, aparte de su metafísica y su ciencia, tenía su ética (léase a Rubel, por favor): no se trata de esperar a ver pasar tranquilamente desde nuestra mecedora el cadáver del capitalismo; si se entiende hacia dónde va la sociedad, es inmoral oponerse a esa tendencia racionalizadora; lo moral es, para Marx, empujar en el sentido de la historia.

El siglo XXI ha empezado como terminó el XX: mostrando a quien quiera mirar desprejuiciadamente que la realidad se parece cada vez más a la que Marx tenía en mente al desarrollar su labor de teórico y de revolucionario.

Realidad, Nueva época, IV (32), mayo 2000

 

 

CONTRA MERCADO Y ESTADO

 

Contra lo que pudiera sugerir el título de este artículo, no se trata en él de hacer una defensa convencional del anarquismo, sino de presentar una propuesta para reformar el capitalismo en la línea de lo que el difunto Marx proponía como primer paso. No ignoro que Marx murió hace tiempo, pero sé que Adam Smith aún lleva más tiempo bajo tierra, y sin embargo siguen sacándolo en procesión aunque no sea Semana Santa.

En mi opinión, las críticas morales al mercado no llevan a ninguna parte (salvo al confesionario). Mi colega madrileño Carlos Rodríguez Braun, en su artículo “El vendedor de El Corte Inglés no me quiere” (21-4-00), ha demostrado qué fácilmente se puede desmontar ese tipo de críticas, usando como blanco el artículo de mi colega barcelonés Félix Ovejero, y su “La ortopédica amabilidad del mercado” (20-3-00). Ovejero pretendía atacar dos mitos --el de la autoridad ciega del mercado y el de la economía moral del mercado-- recurriendo a la idea de la “forzada” amabilidad del vendedor sometido al control del capitalista, y de la necesidad de “compasión” y solidaridad por parte del cliente consciente de que el primero se juega cada día su puesto de trabajo. Por su parte, Braun, tras dar gracias a Ovejero por haberlo sacado de su infantil error --pensar que “cuando un empleado de El Corte Inglés me sonreía es que me quería de verdad, como mi papá y mi mamá”--, ofrece un argumento suficiente (que comparto) para contrarrestar el doble ataque de Ovejero: “no hay mercados sin justicia y no hay justicia sin criterios morales”.

A estas alturas, el lector estará pensando que tiene a la vista un artículo más de otro ultraliberal. Pero se equivoca. Pues lo que tiene delante es un raro ejemplo de los escritos que prefieren no criticar al neoliberalismo --para no irse por las ramas moralizantes de los olivos de los cerros de Úbeda-- sino atacar directamente al liberalismo. Porque, en efecto, yo no soy nada liberal, porque soy partidario de la libertad de la mayoría, no de la libertad de comercio y de propiedad de la minoría.

Los liberales quieren combinar democracia política y economía de mercado, y en esto coinciden tanto los ultraliberales (Braun, Vargas Llosa...) como sus blandos críticos habituales (Estefanía, Ramonet...). Es curioso que la presentación del nuevo libro de Estefanía en el Círculo de Bellas Artes (16-3-00) la hiciera Mario Vargas Llosa, viejo amigo de Estefanía con quien éste afirma mantener una vieja discusión: Mario “dice que yo soy un liberal vergonzoso y yo digo de él que es un socialdemócrata vergonzoso”. No sé por qué discuten, porque ambos tienen razón, y lo que da vergüenza es que ninguno de los dos se dé cuenta. Pero no menos curioso es que en la presentación del reciente libro de Braun --también en el mismo Círculo (y, oh, coincidencia, editado por la misma editorial que el de Estefanía)--, aquél apareciera flanqueado por Carlos Solchaga y Miguel Boyer, los dos exministros de Economía del PSOE más famosos, que aprovecharon la ocasión para echar flores a la política económica del PP, reconociendo el primero que “ha dado buenos resultados” y “no ha habido graves errores”, y disparándose el segundo hasta la afirmación de que esta última ha sido una etapa “muy brillante”.

El mismo día del artículo de Rodríguez Braun, a un tercer colega, Juan Torres López (de Málaga, esta vez) le publicaba El País una carta en la que, citando a Vicente Verdú, que también estuvo casualmente en la presentación del libro de Estefanía por Vargas Llosa --si es el que mundo es un pañuelo...; y el mundo de la Nueva economía, un pañuelo virtual--, terminaba rematando el chiste que recogía Verdú en su columna de 15-3-00 sobre “la actitud de diferentes profesionales ante un automóvil averiado”. Añadía Torres, graciosamente, a los cuatro “expertos” del chiste original --que culminaban con el informático, que pretende arreglar el problema aplicando al coche la panacea universal contra los ordenadores desobedientes: “salgamos y entremos de nuevo”, hasta que el aparato se pone a andar— un quinto experto: el economista liberal. Éste, orillado al borde del arcén y pensativo, se enfrenta así a la avería: “supongamos que funciona...”. Lo cual me recuerda el chiste postkeynesiano sobre la Mano Invisible que reivindica Braun en todos sus aspectos: “Pregunta: ¿Cuántos economistas hacen falta para desenroscar una bombilla que se ha fundido? Respuesta: ninguno..., porque ya se encarga de eso la mano invisible”.

Pues bien, yo también reivindico la Mano invisible, como Smith y como Marx. Sólo que, en vez de defenderla para el capitalismo actual, la reivindico para un capitalismo “reformado” y sin capitalistas. Lo que Braun llama “marco de reglas” y “justicia”, yo, que soy más prosaico, lo llamo Estado, de donde infiero que tiene razón cuando dice que no hay mercados sin Estado. Ahora bien, propongo un cambio en esas normas y en ese Estado, que, de paso, afectaría a la forma de funcionar hasta de El Corte Inglés. Se trata de un cambio muy simple: demos a cada uno de los 40 millones de españoles una tarjeta cuya información magnética contenga: 1) la misma capacidad adquisitiva descentralizada que tienen los otros 39.999.999 españoles; 2) la misma cuota (1/40 millones) de propiedad de todas las empresas (incluido El Corte Inglés) del país; 3) por otra parte, dejemos que el peso del Estado en la producción total sea el mismo que ahora (sin rebajarlo al 20%, como quería Braun en su libro anterior).

Entre los 40 millones estarán incluidos los antiguos propietarios (exclusivos) de las empresas, que ahora serán, como el resto de la población, consumidores, propietarios y también trabajadores (otro cambio de normas). La libre asignación descentralizada del 50% de la demanda nacional viene garantizada por el voto democrático (político a la vez que económico) de los “ciudadanos-tarjeteros”, donde un Botín vota ahora en auténtica igualdad de condiciones que un ex ‘okupa’ (otro cambio de normas). Los trabajadores de El Corte Inglés deberán seguir siendo amables si no quieren que los consumidores se vayan a otras empresas, lo que podría llegar a obligar a la sociedad a decidir redistribuir el trabajo desde la empresa Corte Inglés, que ya no gozaría de tanto favor del público, a otra que gozara de mayor favor.

Como ya no habría que pagar los beneficios de los antiguos propietarios exclusivos --porque ahora no se necesitan beneficios, pues un “rendimiento” normal que formara parte de los costes desempeñaría esa tarea--, la redistribución del trabajo social no significaría desempleo, sino cambio de empleo. Evidentemente, los trabajadores deberán seguir siendo amables si quieren conservar su lugar de trabajo (su puesto concreto, su ciudad), y no estarán desmotivados para esa parte de su jornada activa. Ahora bien, ésta podría ser mucho más corta, dando más tiempo y motivación para dedicar el resto de las horas a la gestión política, a la educación, al debate de los temas que afectan a cada empresa y al país en su conjunto. Todo ello rebajaría mucho, además, la propensión a la corrupción política, pues nadie podría consumir más cantidad privadamente, y el control público evitará que nadie consuma más bienes públicos.

Lo que no sospechan los liberales es que lo que el mercado inventó, en su primera fase de desarrollo, fue la forma política capitalista que hemos conocido hasta ahora, pero lo que ahora está produciendo el mercado es, paradójicamente, una nueva forma política, opuesta a la anterior, que consistirá, en breve, en un capitalismo sin capitalistas (y sin auténtico mercado). Se tratará de un mundo burgués, sin duda, pero reformado. Porque, aunque no haya burgueses ni propietarios exclusivos, aunque el trabajo y la propiedad estén socializados (ahora que ambas cosas son técnicamente posibles), el Derecho y el Estado pervivirán tras esas reformas, así como el principio de igualdad (reformado y ligado a la condición de ciudadano), que seguirá siendo, en cuanto tal, un principio burgués. Sin embargo, este capitalismo reformado deberá evolucionar hacia otras formas más desarrolladas de ciudadanía.

Tres comentarios finales. El primero tiene que ver con la que le espera al capitalismo actual en el corto plazo. Muchos no se imaginan siquiera que el estallido pueda ser tan estrepitoso, y sus consecuencias tan dolorosas, que la conmoción consiguiente borrará del mapa ideológico, por bastante tiempo, a los ultraliberales. Esto será una injusticia, porque Carlos Rodríguez Braun será olvidado y no debería serlo porque es un buen profesional. En segundo lugar, ese estallido no tiene nada que ver con el final del capitalismo porque se producirá en medio de un desconcierto social e intelectual tal (el que ahora existe) que de él no podrá salir otra cosa que más capitalismo (que, efectivamente se reproduce, siguiendo su pauta cíclica, con toda naturalidad, dando lugar cada expansión a una nueva depresión, pero también cada depresión, a una nueva expansión). La gente no ha alcanzado todavía el estadio de pensamiento que le permita ver más allá del capitalismo, y ésa es una condición necesaria para que el capitalismo termine en su continuidad cíclica. Y tercero, tendrán razón los que apuntan a las dificultades para poner en marcha la reforma que propongo (que será aun más difícil si hay que aplicarla a 6 mil millones de personas, como debe ser, en vez de sólo a cuarenta millones). Ahora bien: ¿es que no ven ellos dificultades en las propuestas alternativas y moralizantes que hacen? ¿Tan sencillo ven ellos acabar con el hambre, el analfabetismo, la explotación... a base de caridad, una caridad que se ha practicado siempre y que siempre ha demostrado su inutilidad? Que expliquen cómo lo van a conseguir: ¿haciendo lo mismo que hasta ahora?

Abril de 2000

 

 

MANO INVISIBLE, CORAZÓN VISTOSO (O DOS TIPOS DE LIBERAL: FRIEDMAN vs. BUSH)

 

Puede que fuera la casualidad la única responsable de aquella coincidencia, pero el 11 de noviembre, en El País-Domingo, los dos capitalismos --el cínico y el ético; el que esconde siempre la mano y el que la saca para golpearse el pecho con aflicción-- se veían mutuamente las caras, casi página contra página, expuestos en su máximo esplendor, para solaz o desgracia del perplejo lector. En una extensa entrevista al premio Nobel de Economía y “defensor a ultranza del libre mercado”, Milton Friedman, la periodista del Spiegel, Michaela Schies, llegaba a acusarlo de “cínico” por burlarse él de la petición de ella de un “nivel de vida decoroso” para los pobres de los Estados Unidos. De esta manera, Schies mostraba una sensibilidad similar a la que, cuatro páginas más abajo, criticaba el irónico reportaje de Vicente Verdú sobre la actual moda de “la economía con buen corazón”, en la que abundan los “negocios espirituales” de los Fondos Socialmente Responsables, hoy en boga, o se celebra un “día del Comercio Justo” en Europa (¿acaso se deploran los 364 días restantes como “comercio injusto”?), y hasta se hace “rock de caridad” en beneficio de los afectados por graves enfermedades, huracanes o guerras.

En su entrevista, Friedman viene a decir lo siguiente. Tras los atentados del 11-S, “el ambiente ha cambiado radicalmente”, Keynes “vuelve a estar de moda”, y la “presión aplastante” de la opinión pública sirve como pretexto para una, según él injustificada, mayor intervención del Estado y un aumento del gasto público (al que se opone incluso en su vertiente militar). Sin embargo, lo que se debería hacer es dejar al mercado a su propia ley; por ejemplo, que ciertas empresas de transporte aéreo o aseguradoras suspendan pagos o quiebren, si es necesario, pues eso haría que “mejores gestores” sustituyeran a los “malos gestores” responsables y culpables de la situación. Friedman, naturalmente, admite que “nada es perfecto en este mundo”, y acepta la queja contra la burbuja de las punto.com, pero se siente aliviado de que el gobierno de su país no haya impedido en este caso actuar al mercado, dejando que la burbuja finalmente “explotara”. Y es que su “confianza ilimitada en el mercado” deriva de lo que para él es un hecho evidente: “en el mercado sólo se puede tener éxito cuando se es útil a los demás” y sólo se puede ganar dinero “produciendo cosas que necesitan los demás”.

Lo que hace Friedman, como sus compañeros neoliberales, es recurrir, una vez más, al mito de la Mano Invisible, esa falsa creencia, no de que la famosa mano opere –¡por supuesto que opera!--, sino de que opera siempre positivamente, en beneficio de la sociedad, y consigue lo más parecido al óptimo colectivo que quepa imaginar. Esta falsa esperanza es permanentemente combatida por muchos críticos del neoliberalismo, como los keynesianos que menciona Friedman –véase el artículo de Stiglitz, uno de los Nobel del 2001, reclamando que “ahora es el momento adecuado para que el FMI regrese a su misión original: asegurar la liquidez global para permitir el crecimiento global sostenido”-- o los socialdemócratas que no menciona (quizás porque en su país a éstos se les llama “liberales”). Pero, en mi opinión, la combaten, por lo general, de manera incorrecta.

La mayoría reproduce el argumento de la periodista alemana: ¿por qué desconfiar de los “representantes del pueblo, elegidos democráticamente”?; ¿por qué no corregir los excesos y abusos del mercado con una intervención política democrática que asegure los derechos de todos, especialmente de los más perjudicados por el modus operandi puramente mercantil? Estos críticos olvidan que, en la práctica, el mercado y el Estado siempre han actuado hermanados (aunque los hermanos no siempre se lleven bien) y al unísono, y que los resultados que observamos (por ejemplo, ese 29% de hogares estadounidenses que, según la periodista, no llegan al nivel de vida “decoroso”) son el resultado de la operación conjunta de los vectores de fuerzas impulsadas tanto por “el mercado” como por “el Estado”, cada uno en su respectiva dirección y de acuerdo con su propia “lógica”. El error de estos críticos consiste en creer ingenuamente que esas direcciones y lógicas son mucho más dispares de lo que son.

Algunos piensan que el capitalismo europeo, o “modelo social europeo”, es distinto, a este respecto, del “modelo americano”. Pero esto es más un voluntarioso ejercicio de fe que una evidencia científica, y nada es más sencillo que encontrar entrevistas de periodistas europeos, con pequeño o gran corazón, preguntando a algún “despiadado” político qué es lo que está haciendo realmente su gobierno para socorrer la pobreza alojada en el corazón de nuestro sistema (que, por ejemplo, en España, según Cáritas, es de un orden de magnitud similar al del modelo “no social” de los Estados Unidos). Pero este tipo de argumento “social” tampoco es ajeno al propio Friedman, quien asegura que una de las razones por las que está “a favor de que el Gobierno sea más débil, más reducido” es que, así, se podrá “reducir el poder de las grandes empresas”, que se reparten los favores de Washington por medio de los “generosos fondos” que sus lobbies reparten entre “los políticos”.

Cuando Vicente Verdú recuerda, por su parte, que para Malraux, “el siglo XXI será espiritual o no será”, añade que “por el momento, ese espíritu se concreta en la simulación de una postura ética en los negocios”. Esta postura ética simulada es en realidad tan plural como la geometría variable. Para los unos, nada más ético que la “disciplina de los resultados, o sea, los mercados” (Friedman), ya que nadie puede preocuparse más por el dinero que su auténtico propietario, puesto que es suyo, mientras que el de los políticos es “de los demás”. Para los éticos críticos del mercado, la última moda ya la denuncia Verdú: la del “dinero ético”, los “Fondos éticos”, y, en definitiva, la “ética como cosmética”. Esto recuerda el reproche de Chirac (¿o fue Giscard?) a Mitterrand, en un debate televisivo preelectoral, recordándole a la izquierda que no puede pretender “le monopole du coeur” (la caridad se ha practicado siempre, y el comercio justo sólo sirve, como señala Pascal Bruckner, para que la “limosna” ya vaya “incluida en la compra”). Pero los críticos más de izquierda saben que la ética se tiene que apoyar también en una base económica y política, y por eso reclaman la intervención contundente de la poderosa mano visible del Estado, como instrumento fundamental en la lucha contra las injusticias que genera el mercado.

En realidad, la mano invisible es el mecanismo por medio del cual la búsqueda del interés exclusivo, privado, puede servir de base para la reproducción social (resultado social objetivo) de un sistema donde nadie fija otro objetivo colectivo que la salvaguardia misma de esos intereses privados. Pero los liberales no lograrán nunca saltar limpiamente la charca de barro lógico que les impide derivar a partir de ahí la necesaria bondad de ese resultado social objetivo. Es verdad que la oferta termina ajustándose a la demanda. Pero se ajusta sólo ¡a la demanda “efectiva”!, que realmente existe en las condiciones sociales que imperan, sin que importe un ápice si éstas son “buenas” o “malas”. Por ejemplo: si éstas requieren la existencia de armas, de drogas o de prostitución; o bien de mercenarios, mafiosos y mercados negros; o incluso tráfico de niños, de esclavos, de órganos o de emigrantes...; si todo este surtido de eficientes mercancías debe poder estar disponible para sus consumidores en las dosis adecuadas, en cantidad y calidad, según las específicas necesidades acordes con la sociedad en la que estamos, no le quepa duda al lector de que el mercado las va a proporcionar. También el mercado de políticos corruptos es una necesidad social hoy ampliamente sentida, con su oferta y su demanda en equilibrio relativo y al alza; y el resultado de dicho “equilibrio” vendrá en ayuda del funcionamiento de los demás mercados, en una especie de equilibrio general universal que para sí lo quisiera don León Walras.

Por otro lado, las empresas, gracias a la férrea disciplina que les impone el mercado, se ven obligadas a cerrar sus plantas, dejar inactiva una parte de los equipos y despedir a la fuerza de trabajo sobrante, todos ellos factores productivos convertidos en “superfluos” para las necesidades reales de la sociedad capitalista del momento. Por ejemplo, la comida, la bebida, las medicinas o los servicios de alfabetización..., que al parecer gran parte de la sociedad de consumidores (por ejemplo, en África) no desea consumir --o al menos no con la fuerza suficiente para convertirla en auténtica “demanda de mercado” (se conoce que prefieren el ocio)--, obligan a las empresas a cerrar sus instalaciones y reducir sus plantillas a la espera de que esa demanda termine por llegar.

Mientras tanto, puede que el mercado de ataúdes de talla infantil y de otros productos similares de amplia demanda en los países pobres siga desarrollándose, de acuerdo con la necesidad social, ampliamente sentida allí, de mantener muy bajos los índices de esperanza de vida (véase Hispanoamérica). Claro que, si los gustos sociales de estos parias “consumidores”, auténticos “soberanos” a pesar de todo (lo dice Milton Friedman en sus libros), se decantasen por otras formas más funcionales de volver a la tierra que los vio nacer (por ejemplo, envueltos en cómodos y “flexibles” sacos de plástico, en vez de en los artificiosos y “rígidos” féretros de madera al uso), tampoco lo dude el lector: prestas y raudas, acudirían las serviciales empresas de mercado, con una generosa oferta adicional de polivinilo y otros materiales (de vieja o nueva tecnología), adaptada a las necesidades de todos los bolsillos.

Pero, por desgracia, ése es precisamente el problema: los bolsillos. En nuestra vieja sociedad, lo que ocurre es que probablemente las manos siguen siendo invisibles porque llevan siglos hurgando en busca de la imposible riqueza de los bolsillos propios. Y sólo encuentran pobreza, claro: una y otra vez. Más, quizás, unos gramos de cinismo en el bolsillo derecho, y unos gramos de ética bienintencionada en el bolsillo izquierdo. El mercado, mientras tanto, insiste en aceptar sólo dólares. O, como mucho, euros.

Noviembre de 2001

 

 

DESIGUALDAD Y ESTADO DEL BIENESTAR

 

En materia de distribución y redistribución de la renta, hay dos teorías convertidas hoy en creencias universalmente compartidas. Se trata de la tesis de que los salarios tienden a ganar una cuota creciente a largo plazo de la renta nacional, y la de que una de las principales funciones del Estado consiste en procurar que esto también sea así en los casos en que el mercado pone en peligro la realización práctica de dicha tendencia (o sea, el concepto de “salario social”, una categoría básica que sustenta el edificio teórico del “estado del bienestar”).

La intervención redistributiva del Estado se ha justificado tradicionalmente por razones de equidad. Si la igualdad es un valor en sí, el sector público debe favorecer a los más pobres, y para ello tiene que apelar a la solidaridad contributiva de los más ricos. Pero si la redistribución estatal es necesaria, debe de ser porque hay un mecanismo previo que genera la desigualdad que se trata de corregir. En un artículo reciente, el profesor Julio Segura resumía así el funcionamiento de este mecanismo: “El hecho de que el sistema de mercado esté dirigido a conseguir la eficiencia y la rápida acumulación de capital al margen de lo que suceda con la distribución de la renta debido al carácter cíclico del crecimiento económico, provoca la aparición tanto de bolsas de pobreza como de colectivos marginados incluso en el seno de las sociedades ricas. Esto justifica la asunción de funciones redistribuidoras y asistenciales por parte del sector público”.

Rentas de trabajo. La teoría económica no ha desconocido que el pensamiento económico de otras épocas mantenía puntos de vista muy diferentes: “El sentido actual de la relación entre crecimiento económico y distribución funcional de la renta también ha variado notablemente en el momento presente; partiendo de la versión pesimista de los clásicos y marxistas, que interpretaban el crecimiento como responsable de la disminución de la participación de la masa salarial, pasando por la ley de Bowley, de su constancia a largo plazo, la teoría moderna es partidaria de considerar que existe una tendencia secular de las rentas de trabajo a aumentar su participación en el producto total”.

En contra de esta opinión, algunos argumentamos que si los salarios no han disminuido más claramente su participación en la renta nacional, ello se ha debido al rápido proceso de asalarización de la población ocupada. Por tanto, basta con descontar el efecto de este cambio en la estructura del empleo para obtener el resultado de una neta disminución a largo plazo de los salarios en la renta nacional. Pero, dado que los defensores de esta teoría alternativa hemos sido conscientes de lo minoritario de nuestra posición, ahora no podemos menos de congratularnos por que el ministro de Economía nos dé la razón, al afirmar, en una entrevista publicada en la prensa madrileña el 19 de mayo, que “en los últimos 20 ó 30 años la proporción de los salarios en la renta se ha reducido en todos los casos”.

Pero, ¿no es esto un resultado lo suficientemente desfavorable como para minar la confianza de algunos –no la de Solchaga, que se mantiene firme a pesar de todo— en las bondades de la “sociedad libre y de mercado”? Por eso ha recurrido él como antídoto a la tesis de que la participación de los salarios en el PIB ha dejado de ser un indicador adecuado de la desigualdad económica y social. Pues, según Solchaga, este cociente se ha convertido en “una de las variables que peor guía sobre la evolución de la igualdad”, ya que la participación de los trabajadores en la propiedad de las empresas, así como el desarrollo del sistema de pensiones, proporcionan a los trabajadores unas rentas no salariales que, al no estar incluidas en el indicador, lo invalidarían.

Pero este argumento no soporta una mínima reflexión. Las pensiones se financian íntegramente a cuenta de las cotizaciones sociales, que están ya computadas como parte de la Remuneración de los asalariados (RA). Además, las llamadas “prestaciones sociales ficticias” se incluyen en la RA. Respecto a las rentas de capital percibidas por los trabajadores, se trata de una magnitud de renta marginal, como corresponde a una capacidad de ahorro prácticamente inexistente, o incluso negativa a escala macroeconómica, para los trabajadores: lo que unos ahorran otros lo “desahorran” al endeudarse para comprar una vivienda o un coche.

Empresarios y salarios. Tanto o más que de “participación de los asalariados en la propiedad de las empresas”, habría que hablar de la “participación de los propietarios de las empresas en los salarios”, porque una parte importante de la RA no son en realidad sino rentas de capital camufladas, ya que no existe obstáculo legal alguno para que los propietarios se den de alta en la Seguridad Social como trabajadores por cuenta ajena (en calidad de ejecutivos de sus propias empresas). Además, las retribuciones de los consejeros (las dietas, en muchos casos millonarias) se computan como costes salariales de las empresas y, por tanto, como RA. Por esta razón, puede concluirse que no hay motivo para abandonar el uso del cociente RA/PIB como indicador de la participación de los trabajadores en la renta nacional. Basta mantener el supuesto de que las rentas no salariales de los asalariados se compensan con las rentas salariales de los no asalariados.

Pero, ¿qué nos dicen las cifras de este indicador en el caso español? En 1955, y según datos oficiales, los asalariados representaban el 53% de la población ocupada, pero sólo participaban en la RN (el PIB) con un 39.3%. De haber mantenido esta proporción, en 1990 les hubiera correspondido una participación en el PIB del 55.1%. Sin embargo, la realidad es que en este año sólo les correspondió el 46.5%, lo que significa que han perdido un 16% de la participación relativa que les habría correspondido en caso de haber mantenido un poder adquisitivo proporcional a su peso demográfico. Vemos, por tanto, que tenía razón Julio Segura al afirmar que el crecimiento económico capitalista genera una distribución desigual de la renta. Sólo le faltó añadir que la desigualdad parece aumentar en el tiempo.

Gasto público. Pero, ¿qué ha hecho el Estado español para paliar esta desigualdad creciente? De lo declarado por Solchaga podría deducirse que mucho, puesto que al parecer contamos con “un sistema fiscal que es bastante progresivo, por no decir que muy progresivo”. ¿Y qué decir del otro lado, el del gasto público? Tiene razón Borrell cuando escribe que “la progresividad de un sistema tributario no puede medirse exclusivamente por la progresividad de los impuestos, porque todo depende de qué se hace con ellos”. Él mismo reconoce que, a pesar del importante y creciente peso del Estado en el PIB, los estudios permiten calificar de “decepcionantes los efectos redistributivos de esta gigantesca movilización de recursos”, pues, a pesar “de esta gigantesca máquina de transferir, el abanico de renta sigue siendo prácticamente el mismo antes y después de las transferencias”.

Así es para el caso español, y es así para todo el periodo para el que tenemos datos (1965-1990). Si se tienen en cuenta los impuestos y los gastos públicos, el resultado es que la participación de los salarios en la renta, después de la intervención estatal, fue en 1995 dos décimas menor que su participación original (antes de dicha intervención del Estado), mientras que en 1990 esta intervención sólo les proporcionó 0.9 puntos adicionales. Si en este periodo la pérdida relativa de los asalariados en la renta fue de un 13% como consecuencia de la distribución primaria, la intervención del Estado rebajó esta caída a un 11%.

Después de esto, ¿no habría que concluir que el Estado del bienestar se limita a consolidar y legitimar --más que a contrarrestar-- la actuación de esos mecanismos de mercado que generan la desigualdad económica entre trabajadores y propietarios?

El Sol, 3-6-91

 

 

BORBÓN, S.A.

Muy recientemente, el conocido economista Julio Segura[38] escribía una vez más sobre la decisiva cuestión de “el sector público en las economías de mercado”[39]. Y lo hacía, además, empezando por señalar, muy correctamente, que “existe un discurso muy extendido que trata de enfrentar al Estado con los mercados como entidades antagónicas, casi incompatibles, y cuya versión extrema es la identificación reduccionista entre mercado y sociedad civil”.

Efectivamente: ese discurso, también conocido como “liberal” o “ultraliberal”, está muy difundido en la actualidad. Pero no menos popular es el discurso al que se adscribe el propio Segura, que no es sino otra variante del mismo tronco común del liberalismo. Por ejemplo, tanto el FMI y demás instituciones gemelas como muchos de los críticos superficiales de la “globalización” apuestan por un liberalismo más intervencionista, como defiende en España el propio Segura, o a escala universal el mundialmente conocido George Soros, gran filántropo y gran especulador, que son dos características que suelen ir muy unidas en el cariñoso corazón de los capitalistas (que, como todo el mundo sabe, tan bien se portan con sus nietos). Así, Segura escribe:

“Hoy día, tras varios episodios que han puesto de manifiesto los riesgos sistémicos potenciales de algunos comportamientos y la dificultad de valorar, tanto interna como externamente, los riesgos de las instituciones financieras, se empiezan a discutir en organismos internacionales instrumentos para regular los movimientos de capital a corto plazo desestabilizadores; y la búsqueda de una supervisión y regulación financieras de carácter supranacional es activa en los foros internacionales. Lo que ha dado en llamarse un proceso de re-regulación financiera”.

Aunque lo anterior sea bien verdad, las conclusiones que de su artículo extrae nuestro autor no me parecen tan defendibles. En el capítulo que dedica a ellas, empieza arremetiendo tanto contra quienes llama “criptoliberales” como contra los que denomina “paleocolectivistas”, para terminar escogiendo la vía del medio, desde donde, según él, se ve claramente no sólo que el dilema “no es Estado contra mercado o mercado contra Estado”, sino también que la aparente solución exige “una combinación entre mercados y Estados imperfectos que se complementen y potencien mutuamente”.

No hay duda de que Segura no es un “paleocolectivista”, aunque algo de la era paleolítica sí parece quedarle en sus genes porque se ha olvidado de que, desde hace dos o tres siglos, el conflicto social fundamental no es ya entre “ricos y pobres”, como él lo entiende, sino entre capitalistas y asalariados. Por otra parte, no es exacto que quien concibe la opción real como una elección “entre mercados perfectos” y “Estado imperfecto” sea un criptoliberal: sería más bien un liberal de los pies a la cabeza, y lo sería bien a las claras, sin ocultar para nada su bandera ideológica liberal (que sería lo que, por el contrario, denotaría la figura del criptoliberal).

En mi opinión, el criptoliberal cuasi perfecto es Julio Segura: o sea, el típico liberal que quiere presentarse como crítico del liberalismo o, cuando menos, crítico de sus excesos (eso que se califica corrientemente de neoliberal). Su criptoliberalismo rezuma a todo lo largo y ancho del escrito que comentamos, tanto en las presencias como en las ausencias que hay en él. Por ejemplo cuando escribe sobre “los efectos distorsionadores de todo sistema fiscal” se está refiriendo a sus efectos distorsionadores sobre el funcionamiento del mercado capitalista. Pero para un liberal --aunque sólo sea cripto-- lo general se confunde siempre con lo particular. Por eso el sistema fiscal, según él, “distorsiona” (porque distorsiona al sacrosanto mercado), y, sin embargo, el mercado en su opinión no distorsiona (ningún economista, ningún manual, se expresaría así, aunque a mí no me cabe duda de que la economía de mercado lo primero que hace es distorsionar, contorsionar, contusionar, “fisionar”, fracturar, e incluso quebrar, todo el esqueleto vertebral de la existencia humana, tanto individual como colectiva, a la que convierte en una piltrafa de carne envenenada y arrebujada con un montón de relaciones sociales corruptas).

El criptoliberal Segura aboga por “un mejor Estado y mejores mercados”, y eso lo hace desde “la perspectiva del economista”. Oiga usted, señor mío, perdone: hable usted en nombre de los economistas de su clase (si quiere), pero no nos incluya a todos los economistas y no me obligue a repetir lo que Marx le espetó a Proudhon. Es verdad que ahora tienen ustedes la mayoría --de eso no hay duda--, pero a la minoría irreductible no nos van a doblegar por mucho dinero con que cuenten para ese fin. Que su bonito artículo aparezca en el Boletín de una benéfica institución como es la Fundación Juan March --aquel benefactor empresario mallorquín que tan generosamente financió los costes de la guerra del general Franco contra una mayoría de españoles--, que hoy preside su nieto Carlos March, el hombre más rico de España según la revista Forbes, tan filántropo como su abuelo --no en vano nos ofrece en la calle Castelló, de Madrid, una excelente exposición con 68 obras maestras[40], y todo ello sin cobrarnos a los visitantes ni un solo duro[41]--, nada de eso le da derecho a arrogarse el supuesto punto de vista (en singular) de el economista.

Sepa usted que estamos mirando para el mismo lado y vemos cosas completamente distintas: o bien es usted muy miope o bien las gafas que le puede haber regalado don Carlos March son de oro también en la parte del cristal. Si es así, haga el favor de quitárselas cuando hable de la realidad. Y recuerde que el amarillo oro --y usted lo recordará en alguna pesadilla nocturna-- no borra del todo esa mezcla de naranja-fuego y rojo-sangre con que se construyen los ladrillos de las benéficas instituciones capitalistas.

[Llegado a este punto, se preguntará el lector: ¿y todo esto qué tiene que ver con un título como el de Borbón, S. A.? Simplemente: que ayer soñé que había un grupo empresarial español llamado así, con unos “relaciones públicas” maravillosos, altísimos y guapísimos --gente guapa, pero guapa, guapa--, y que tenían un gestor llamado Carlos March y un botones para todo llamado don Jesús Polanco. ¿Se dan cuenta ustedes de las locuras que puede uno llegar a soñar?].

Realidad, V (36), marzo 2001.

 

 

 

6

 

La tercera vía y la cuarta

 

 

 

 

 

 

La última oleada de “terceras vías” vino de la mano de don Anthony Blair, Tony para sus amigos, que la aprendió del teórico correspondiente, llamado don Anthony Giddens. En España, el PP y el PSOE se pusieron inmediatamente a la carrera para ver quién era el primero en llegar a la puerta de la oficina patria de patentes gloriosas y novedosas. Pero, como suele ocurrir en estos casos, la novedad es tan vieja como nos temíamos, ya que no es sino el fantasma débil y pálido de las terceras vías, que nace y renace una y otra vez, antes incluso de que se pusiera en movimiento el famoso fantasma del Manifiesto de 1848. En realidad, el fantasma “secundario” surgió por vez primera no más quedar trazada la primera vía (capitalista y liberal), que inmediatamente se reflejó en el espejo que tenía bajo sus pies: el socialismo, el comunismo y el anarquismo antiliberales. Asimismo, el fantasma “terciario” era el espantajo de imitación con el que los que circulaban y aún circulan por la vía principal esperan contener y engañar eternamente al fantasma de verdad.

En este capítulo se pregunta primero sobre la posibilidad de contraponer una cuarta vía que vaya más allá de las tres existentes. Se ensaya luego un programa para esa cuarta vía que no es tal, sino un simple esfuerzo de reflexión sobre sus contenidos posibles. En un tercer artículo, se identifica las dos primeras vías con las clásicas derecha e izquierda políticas (siendo la tercera, el “centro”, esa forma de la derecha que la izquierda aspira siempre a imitar). Y en los dos últimos que componen este capítulo se profundiza sobre algunos de los movimientos que más claramente aspiran a ocupar un lugar cómodo en esta calzada intermedia y rauda hacia la nada liberal, tan prontamente detenida por lo que sólo es posible llamar, parafraseando a Sadam Hussein, “la madre de todos los embotellamientos”. Nunca se había visto antes que el paso de dos a tres carriles tuviera un efecto tan caótico y paralizante sobre el tráfico rodado (y es que el mundo está del revés, y tenemos que darle la vuelta).

 

 

¿SÓLO PASAN “TRES VÍAS” O CABE UNA CUARTA?

 

Contra lo que dicen algunos, El País es un periódico abierto a todas las vías del diálogo democrático. Aunque muestre preferencia por la tercera vía, esto debe interpretarse como un subproducto de su “modernidad” como principio inspirador. Podría incluso leerse como una vocación “mayoritaria” de un periódico que no sólo busca ganar cuotas de mercado (como cualquier empresa capitalista) sino contribuir a la formación de pensamiento de un país, como España, necesitado de él. Aun sin negar, por tanto, esta preferencia de la tercera vía, me voy a fijar en la presencia en sus páginas de puntos de vista de la primera y la segunda vías.

Entre los partidarios de la primera destaca Carlos Rodríguez Braun, que se queja[42] del escaso acceso que tiene a El País, pero a menudo desde las páginas de este periódico. Braun ha publicado recientemente un libro a base de artículos ya publicados en distintos medios, entre los que se cuentan seis de El País y dos de Claves (entre mayo de 1995 y diciembre de 1998) que reflejan sus ideas neoliberales. Aparte de no estar solo en esta línea, pues el 10-7-99 se incluía nada menos que un artículo de Milton Friedman que aseguraba que “no hay una ‘tercera vía’ al mercado”, y concluía que “existen pocas reglas para superar la tiranía de lo establecido”, pero una muy clara: “si se va a privatizar o eliminar la actividad de un Estado hay que hacerlo del todo”; es decir, que “no se debe plantear la privatización parcial o la reducción parcial del control estatal”. Otro ejemplo[43] lo da José María Ridao (28-12-99), pues, al insistir en que el proceso de globalización ha sufrido un serio revés en Seattle, se pregunta, apoyándose en una inteligente lectura de Hayek, si “estamos absolutamente seguros de que la globalización deriva de una lógica liberal y no de una lógica distinta, que en el fondo niega y contradice la anterior”.

En cuanto a la segunda línea, Luis Sebastián, Sami Naïr o Francisco Fernández Buey la muestran a menudo en estas páginas. Por ejemplo, el primero nos invitaba a “repensar la segunda vía” (6-7-99), “o sea., el socialismo como alternativa al capitalismo”, que, según él, “surgió de la necesidad histórica de repartir de una manera más equitativa los beneficios de la revolución industrial”. Él cree que el socialismo “trata de ser una respuesta a la doble cuestión de la distribución y de la desigualdad” y apuesta por una segunda vía que “tendría que dirigirse a hacer más equitativa la distribución de la riqueza y el ingreso, y asegurar una mayor igualdad en las condiciones de vida de todos los ciudadanos”. El problema que veo en su propuesta –“En principio se podría socializar la gestión de los recursos sin socializar la propiedad de los mismos”, de forma que “en el mundo moderno, la gestión social de los recursos podría ser compatible con la propiedad privada” y “los accionistas podrían seguir percibiendo los réditos”-- es que no está clara la diferencia con el neoliberalismo de Braun, pues, tal y como lo define Sebastián, su propuesta parece una descripción de la forma de funcionar del capitalismo, aunque él prefiera llamarlo “socialismo descentralizado” o “amigo”, un socialismo que, según él, se pide “por favor”.

Más recientemente, El País acogía también al francés Sami Naïr, denunciando que, “en la época de la tercera vía, la derecha está cada vez más en la izquierda” (17-12-1999), y criticando al canciller Schröder, por haber declarado en Le Monde (20-11-99) que no creía “que sea ya deseable una sociedad sin desigualdades”. Tras matizar que ningún socialista serio ha confundido jamás “la igualdad” con “el igualitarismo estúpido y primario”, Naïr recuerda los malos resultados electorales de los partidos europeos de la tercera vía, afirmando que el público prefiere “el original (el pensamiento de una derecha afirmado sin ambages) a la copia (el pensamiento de una izquierda que se sitúa en las filas de la derecha sin decirlo abiertamente)”. Jordi Sevilla responde a Naïr con un artículo (28-12-99) que retoma la frase de Indalecio Prieto --”socialista, a fuer de liberal”--, preguntándose hasta qué punto el discurso socialdemócrata puede presentarse hoy “como anti-liberal o debe, más bien, ser posliberal”. Según él, el reto de la izquierda europea es saber cómo extender los derechos políticos al campo de los derechos sociales, y para ello debe seguir una estrategia “posliberal” que dé respuesta, paradójicamente, a la pregunta de cómo organizar el comunismo, ya que, en su opinión, de lo que se trata es de “cómo conseguir, de manera eficiente y efectiva, que cada uno aporte a la sociedad de acuerdo con sus capacidades personales y que cada uno reciba según sus necesidades básicas, socialmente determinadas”.

Curiosamente, el mismo día en que aparecía ése, aparecía otro de José María Mendiluce; y ese mismo día recibía yo el último número de la revista de la Federación de Enseñanza de CCOO, que incluía otro de este autor sobre El pensamiento alternativo. Mendiluce apuesta en éste por “construir una tercera izquierda”, ya que “nada hay más acientífico que los análisis lamentables de la izquierda testimonial y la renuncia a los cambios de la prágmática” (o sea, las dos izquierdas tradicionales). Sin embargo, al resumir Mendiluce recupera el discurso “segundista” contra el ultraliberal, pues --asegura-- lo que hay que hacer es “volver a colocar la política en el puesto de mando y salvar la democracia herida”.

Este embridamiento del mercado por parte de la política es un mensaje que repite con frecuencia la Internacional Socialista, donde conviven partidarios de la segunda y de la tercera vía. En el artículo en El País, recién elegido Presidente de Greenpeace (“Green, peace: Greenpeace), Mendiluce aclara algunas cosas del otro artículo, como que la ecología está ausente “de la política y de la economía”, por lo que, en vez de embridar a la economía con el control político, prefiere hablar ahora de “cuestionar lo político y lo económico con una nueva lógica ecológica”. En cuanto a la tercera izquierda “utilizadora de las nuevas tecnologías”, a la que se refería en el otro artículo, aclara que la nueva generación de ciudadanos, cansada de “retóricas”, prefiere “la postal reivindicativa o el e-mail solidario, a la asamblea previsible o la reunión conspirativa”. Por eso, se alegra de lo acontecido en Seattle, con ocasión de la cumbre de la OMC, y promete actuar desde Greenpeace como un “catalizador de esfuerzos e iniciativas rebeldes, concretas, locales y globales” que vayan más allá de “la búsqueda del beneficio como único horizonte”.

Otro ejemplo de defensa de la segunda vía lo ofrece Fernández Buey en su respuesta al artículo de López Garrido en que éste, a la pregunta sobre “el futuro de los partidos comunistas”, asegura que “el comunismo no es reformable; los PC, sí” (27-6-99). Buey declara: “Decir que los partidos comunistas existentes deben disolverse o cambiar de nombre o de naturaleza no es un argumento sobre el futuro de los partidos comunistas”, pues “si lo que se pide es su desaparición como tales, no hay futuro”, y “nadie tiene derecho a exigir la muerte de otro y a sermonearle al mismo tiempo sobre su futuro”. Y concluye que “hay al menos una razón moral para no escuchar el ‘disuélvanse’ de la guardia civil intelectual del momento: es Hamlet quien tiene que decidir sobre su ser o no ser”.

Por su parte, Estefanía critica frecuentemente a la tercera vía, como cuando la denunció como “pensamiento único” (El País, 25-7-99). O el prestigioso Birnbaum, en su De Florencia a Seattle, expone que “lo que está claro es que la Tercera Vía, como un intento de Blair y Clinton de organizar una capitulación honrosa por parte de los Gobiernos democráticos ante el mercado, no conduce a ninguna parte” (20-12-99). En cambio, El Roto nos recuerda que “todas las terceras vía llevan a Wall Street” (21-12-99). Por último, los propios periodistas de El País no dejan de ser críticos, desde la izquierda, con la tercera vía. Así, por ejemplo, O. M., desde París, nos comenta, con ocasión de la cumbre socialista de Buenos Aires (27-6-99) que Jospin no quiso firmar el famoso manifiesto de Blair y Schröder, pero, que, “no obstante, Jospin, que formó Gobierno con el apoyo de los comunistas”, ha “privatizado en dos años más empresas que los dos ex primeros ministros conservadores Juppé y Balladur en cuatro”.

Está claro, por tanto, que las tres vías están bien representadas en El País, porque son manifestaciones distintas de los planteamientos democráticos contemporáneos. El problema estriba precisamente en esto de la contemporaneidad, porque nos puede dejar fuera a los que vivimos a caballo entre el pasado y el futuro, sin pisar el suelo de la realidad presente, flotando en nuestra ucrónica utopía. Confesado mi pecado, agrego que sólo querría tener la oportunidad de publicar varias preguntas en El País, ya que otras veces no he podido: ¿qué se ha hecho de quienes no creen en esta democracia porque, como se decía antes, piensan que es una simple democracia burguesa, formal, sin contenidos reales? ¿Queda alguno aparte de mí? ¿Tienen cabida en el diálogo democrático con las otras tres vías? ¿Cabe pensar que representan una cuarta vía que comienza a expresarse en el presente, o más bien que está condenada a esperar que el futuro se haga más presente para que estas esperanzas de publicación se conviertan en realidad? ¿Significará la publicación de un artículo como éste que está comenzando a abrirse esa nueva vía, y no sólo en El País?

El País, 28-I-00.

 

 

EL PROGRAMA DE LA “CUARTA VÍA”

 

Tras la publicación por El País de mi artículo ¿Sólo pasan “tres vías” o cabe una cuarta? (28-1-00), algunos amigos han echado de menos que --tras el repaso que en él hacía del contenido básico de las posiciones de las vías Primera y Segunda, junto a la de la (aparentemente) más novedosa Tercera vía-- no hubiera explicado con más detalle los perfiles por los que habría de transcurrir lo que para algunos era una sugerente (pero meramente enunciada) Cuarta Vía. El propósito de este artículo está, pues, claro: trataré de ser más explícito en la formulación de lo que, a mi juicio, son las tres grandes reformas que necesita el capitalismo actual para avanzar por el camino de esta Cuarta Vía. Sin embargo, se impone un recordatorio mínimo de las propuestas de las otras tres vías, a fin de situar al lector que no haya leído el artículo citado, o no recuerde lo que en él se decía.

La introducción del reciente libro de Carlos Rodríguez Braun (Estado contra mercado) deja muy claro el planteamiento de la Primera Vía: “La tesis de este ensayo es que el Estado ha crecido excesivamente a expensas del mercado y ha usurpado derechos y libertades de los ciudadanos no sólo más allá de lo económicamente conveniente sino también de lo políticamente lícito y lo moralmente admisible (...) No hay ‘terceras vías’ entre el mercado y su eliminación: esta última alternativa ha desaparecido (...) Pretendo combatir frente a un adversario más difícil, pero también más trascendental: no el agresivo Estado comunista sino el benévolo Estado democrático, que no comporta la aniquilación del mercado sino que lo admite, aunque lo condiciona y limita en aras del emprendimiento de costosas políticas económicas, principalmente de carácter redistributivo”.

Igualmente claro es el prólogo de Joaquín Estefanía a su no menos reciente Aquí no puede ocurrir, donde se presenta la Segunda Vía como una apuesta expresa por el capitalismo regulador frente al capitalismo sin reglas: “El economista, el sociólogo, tienen que reivindicar ante los poderes el deber de la impertinencia. La historia demuestra que en estos territorios conviene ser prudente. Máxime cuando se cree que sin una crítica reforzada, el capitalismo continuará destruyendo la cohesión social y cuando se entiende urgente hacer el análisis del nuevo espíritu del capitalismo tras la caída del muro de Berlín: el capitalismo global (...) Hay en estos tiempos una coincidencia generalizada en considerar que muerto el socialismo real se ha dado un triunfo del capitalismo con características casi universales. Pero decir esto no basta: ¿qué tipo de capitalismo es el vencedor? ¿Un capitalismo sin reglas?, ¿un capitalismo regulador?”.

El proyecto de la Tercera Vía es asimismo nítido, pues en el famoso libro de su ideólogo, Anthony Giddens --La Tercera Vía (1998)--, se explica su contenido ya en el propio subtítulo: “La renovación de la socialdemocracia”; y un poco mejor al final del capítulo primero, donde Giddens trata del “socialismo y su posteridad”: “¿Qué orientación debería tener [la socialdemocracia] en un mundo en el que no hay alternativas al capitalismo? (...) Daré por hecho que la ‘tercera vía’ se refiere a un marco de pensamiento y política práctica que busca adaptar la socialdemocracia a un mundo que ha cambiado esencialmente a lo largo de las dos o tres últimas décadas. Es una tercera vía en cuanto que es un intento por trascender tanto la socialdemocracia a la antigua como el neoliberalismo”. El propio Tony Blair asimiló así las enseñanzas de Giddens en un folleto homónimo (también de 1998): “La tercera Vía (...) se nutre de la unión de dos grandes corrientes de pensamiento de centro-izquierda --socialismo democrático y liberalismo-- cuyo divorcio en este siglo debilitó tanto la política progresista en todo Occidente”. Y José Borrell, en el prólogo a la edición española del librito de Blair, fue aun más sintético, ya que, según él, se trata de “compatibilizar mayor globalización y mayor cohesión social”, lo que ya habrían hecho hace tiempo los socialistas españoles: “Un gran líder del PSOE, Indalecio Prieto hizo famosa, ya en 1922, la frase ‘Soy socialista a fuer de liberal’, frase que Felipe González repitió abundantemente siendo presidente del Gobierno”.

Pues bien, ¿en que consiste la Cuarta Vía que yo propongo? Podría decirse que consta, por ahora, del simple núcleo de un modelo de reforma del capitalismo que no puede aspirar a ser un auténtico programa alternativo hasta que no haya un grupo suficiente de gente trabajando en torno a dicho programa, elaborando y reelaborando en el terreno de lo concreto las propuestas que aquí sólo se ofrecen en un plano conscientemente abstracto (como resultado, sin embargo, de lo que pretende ser buena, y no mala, abstracción, algo imprescindible para desarrollar cualquier verdadera teoría). Dicho núcleo, formado por las tres propuestas que se analizan a continuación, se basan en el rechazo de la hipótesis implícita en las tres primeras vías (la supuesta necesidad del mercado en cualquier tipo de economía capitalista). Lo que aquí se propone es una reforma del capitalismo que permita pasar a un capitalismo sin mercado, es decir: con planificación, con decisiones descentralizadas y democráticas, y sin capitalistas. Intentaré explicarlo sucintamente.

1. Las técnicas de planificación económica no estaban desarrolladas suficientemente cuando las sociedades del Este de Europa pretendieron planificar sus economías. Hoy en día no sólo contamos con la aportación teórica de Kantoróvich y su escuela (Rubínov, Makárov, etc.), la del húngaro András Bródy, y otras, sino que sabemos que, por primera vez, es ahora posible planificar una economía donde existen millones de bienes y servicios (de consumo y de producción) diferentes, como lo cuentan Cockshott y Cottrell en su reciente libro, Towards a New Socialism. Lo primero que la sociedad capitalista reformada debe planificar es la porción de la producción global que desea someter a decisiones colectivas centralizadas y, por consiguiente, también la fracción restante, la que pretende someter a la decisión y el reparto descentralizados de los ciudadanos. La categoría de ciudadano del mundo es de importancia fundamental, puesto que en esta sociedad del Internet y de la Información ya existen los medios técnicos necesarios para que toda la población mundial vote simultáneamente una propuesta planteada colectivamente por una instancia política global.

2. Entre dichos medios técnicos cabe citar --aparte de los ordenadores superveloces que exige la planificación detallada, o de las técnicas de cálculo iterativo que facilitan enormemente la eficacia y la velocidad del rendimiento computacional-- lo que yo llamo para mi fuero interno la “Visa político-económica”. Aun a costa de ser acusado de hacer publicidad encubierta (aunque no creo que sea más grave este caso que el de quien dice de pasada que necesita una aspirina), creo necesario usar este concepto para explicar la idea que encierra esa expresión. Se trata, sencillamente, de que, como primer paso en dirección a reformas futuras (sin duda más perfeccionadas), es ya factible dotar a cada uno de los seis mil millones de terráqueos de una tarjeta electrónica de identidad que le permita votar, a la vez, política y económicamente. Los economistas ortodoxos que hablan de que los consumidores votan en el mercado cada vez que eligen un producto frente a otro rival, están sin duda en lo cierto. Únicamente olvidan el pequeño detalle de que el voto a través del mercado es, respecto al voto que yo propongo, algo así como la democracia censitaria comparada con el sufragio universal.

Mi propuesta tampoco debe confundirse con la de socialismo de mercado que defienden los marxistas analíticos, escuela que propugna el mercado (tanto o) más que los economistas que ella critica. Es importante comprender que, aunque la capacidad generalizada de decisión económica descentralizada surgió, históricamente, con el desarrollo del mercado, no se necesita ya de ningún mercado para desarrollar aun más esta capacidad de decisión autónoma y descentralizada, que no sólo no entra en contradicción con la planificación, sino que la refuerza, la ayuda a tomar decisiones y la democratiza. Fíjese el lector en que en este capitalismo reformado cada ciudadano votaría de forma enteramente democrática, pues cada uno --sea hombre o mujer, niño o viejo, habitante de lo que hasta ahora se ha llamado Primer Mundo o del Tercero, etc.-- tendría la misma capacidad adquisitiva descentralizada que cada uno de los demás cinco mil novecientos noventa y nueve millones novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve ciudadanos del mundo, incluidos los que en el capitalismo prerreformado han ejercido de reyes, de millonarios, de Papas o de cualquier otra profesión ya periclitada.

El tercer punto de reforma, sin duda el más difícil de poner en práctica y el que más espacio exigiría para ser desarrollado mínimamente, se puede resumir, no obstante, diciendo que consiste en la eliminación de los capitalistas (y demás profesiones ligadas a esa figura social anticuada). No se trata, claro está, de su eliminación física, pues el modelo de reforma que aquí se presenta no exige violencia alguna que no sea defensiva, es decir, que no sea la pura autodefensa de la población amenazada ante los ataques de los que, previsiblemente, mostrarían agresivamente que no están dispuestos a renunciar a sus privilegios. Sin embargo, ya se advirtió al principio de que aquí se está exponiendo un simple modelo, y, como dice mi amigo, el catedrático de Teoría económica Alfons Barceló, siguiendo a su maestro, el filósofo argentino-canadiense Mario Bunge, los modelos son como los mapas: de nada nos servirían si tuvieran que ser de escala 1:1.

Por tanto, admitida la necesidad y conveniencia de simplificar, puesto que estamos haciendo teoría --que sea buena o mala teoría lo tendrá que decir el lector--, no me toca a mí, sino a todos los que quieran trabajar por la Cuarta Vía, pensar en las formas concretas en que hay que organizar la materialización de la reforma número tres aquí propuesta. Evidentemente, yo tengo algunas cosas pensadas al respecto, pero razones de espacio aconsejan dejar esas reflexiones para un artículo ulterior, contando, claro está, con la magnanimidad del periódico al que se destinan estas líneas.

Febrero de 2000

 

 

 

LA ALTERNATIVA DESPUÉS DE LA IZQUIERDA

 

1. Un economista unánimemente considerado de izquierdas, el mundialmente conocido institucionalista y keynesiano John Kenneth Galbraith, afirma, lúcido: “Yo soy una persona conservadora y por tanto tengo tendencia a buscar antídotos para las tendencias suicidas del sistema económico. Pero gracias a la típica inversión del lenguaje esta predisposición suele ganarle a uno la reputación de ser un radical”. En esta sociedad, si uno se pone del lado de Galbraith (en la crítica, en la izquierda) y propone ese tipo (antisuicida) de reformas o transformaciones del sistema (como se vio en la clausura de la reciente reunión en León de la española Asociación de Economía Mundial), se lleva el aplauso de los banqueros (al menos, de los presentes en esa reunión). Mientras que si parafrasea uno a Galbraith para defender lo contrario que él mismo --que no es uno conservador en ese sentido, y por tanto no se interesa por administrarle al sistema esos antídotos contra el veneno que él propio sistema genera--, la misma inversión lingüística que denuncia este autor lo convierte a uno en un “marxista dogmático”.

2. La izquierda actual se debate entre la perplejidad y la desorientación. En un reciente artículo (El País, 31-5-00), Nicolás Sartorius, vicepresidente de la Fundación Alternativas --la Fundación que tradujo al español la Tercera Vía de Tony Blair--, cree erróneo que la izquierda quiera renovarse “acercándose a los postulados de la derecha”, y, tras mostrarse de acuerdo con Felipe González en que la crisis de la izquierda es bastante más que meramente orgánica, reconoce que ésta “carece de proyecto y ha perdido el liderazgo moral, cultural y, por ende, político de la sociedad”. Por su parte, a Daniel Innerarity (El País, 1-6-00) no le gusta la renovación de la socialdemocracia que propugna el teórico de la Tercera Vía, Anthony Giddens, y propugna por ello “otra renovación de la socialdemocracia que tomara como eje la tradición liberal”. No es que este autor desconozca los elementos liberales del discurso de la Tercera Vía, pero al demandar un “aguijón libertario y de crítica al poder”, Innerarity va más allá: aspira a un “Estado con el poder mínimo e indispensable”, y desea una “izquierda individualista, anti-estatal y no socialista”. Su idea parece un cruce entre Cohn-Bendit (y su concepción “liberal o libertaria” de la socialdemocracia) y José María Cuevas (pues critica, como ha hecho también éste, a quienes piensan “como si el mercado fuera el responsable de la miseria del mundo”, cuando, según él, es la falta de un mercado verdaderamente libre el origen de todos los problemas). Pero su artículo tiene el mérito de volver al pensamiento de los siglos XVIII y XIX por considerar que la renovación de la izquierda sólo es posible “si se procede a una revisión general que alcance a sus orígenes históricos”. Como en este último punto estoy plenamente de acuerdo, empezaré por ahí mi propio argumento.

3. El mero recuerdo de que los fisiócratas del XVIII acuñaron la consigna del laissez faire liberal en el contexto y marco de la absolutista e ilustrada corte de Versalles (donde vivía el propio Quesnay), o el recordatorio de que el actual neoliberalismo comenzó a despuntar (antes que en Thatcher y en Reagan) con los Chicago boys friedmanianos de los gobiernos del poco liberal Pinochet, deberían ser suficientes para evitar ese simplismo asociativo de posiciones políticas y económicas que conduce a adjetivaciones precipitadas. Un punto de partida importante es no olvidar que “izquierda” y “derecha” son términos que surgen en el seno de la Revolución francesa, y por tanto como momentos internos de la revolución burguesa por excelencia (lo que significa que son parte consustancial del pensamiento burgués). Aunque el socialismo hereda casi todo lo que la tradición liberal aportó, hubo un socialista (Carlos Marx) que rompió con esa línea intelectual y prefirió la crítica del socialismo liberal. Marx ha sido en realidad un teórico del anarquismo, pero el predominio entonces del socialismo armonicista (en sus distintas versiones: de Estado, de cátedra, cristiano, fabiano, masón, etc.) en lo intelectual, junto a la pujanza de un movimiento obrero que se creyó marxista, dio lugar a una curiosa particularidad en la Historia de las ideas y de los hechos: el surgimiento de un amplio y plural movimiento marxista que poco o nada tenía que ver con las ideas de Marx.

4. Aunque gente tan diferente como los consejistas Pannekoek, Korsch o Mattick, el jurista alemán H. Kelsen o el moderno marxólogo francés M. Rubel (poco traducidos, y mucho menos leídos, en España), están de acuerdo en señalar que la posición de Marx hacia el Estado es la de un anarquista que, a diferencia, de la mayoría de éstos, sabía de economía, lo cierto es que los partidos y sindicatos que surgen como marxistas a partir de finales del XIX defendían, bajo la etiqueta de marxistas, los postulados de los autores de izquierdas que Marx combatió durante toda su vida. Esto es tan predicable de los teóricos de la II Internacional como de la III o de la IV, ya que tanto Kautsky y Hilferding como Lenin o Trotski eran más bien unos lasalleanos defensores del “socialismo de Estado” y de las reformas burguesas del capitalismo de Estado.

Mattick es especialmente clarividente en su análisis de las simetrías entre las dos grandes corrientes --socialdemócrata y comunista-- en que se dividió el movimiento obrero mundial. En consecuencia, no puede sorprender que la caída del muro de Berlín, aunque haya sido incapaz de asimilar (al menos por ahora) el especial capitalismo oriental al modelo occidental, haya terminado por provocar una crisis definitiva de la izquierda marxista que debía terminar contagiando a la izquierda exmarxista. Toda la intelectualidad occidental de izquierdas, formada más en el leninismo que en el marxismo de Marx, inició una travesía de décadas hacia un pragmatismo político que le permitiera conservar cierta dosis de sus ideas originales (mayor o menor según los casos) una vez instalada en el poder. Lo único que había olvidado es que la instalación en el poder es incompatible con el pensamiento de Marx que (muy en el fondo) reclamaban (o reclamaron en el pasado).

5. Otro gran defecto de la izquierda es que, en su diálogo exclusivo (y excluyente) con la derecha, no sólo no piensa por su cuenta, sino que ni siquiera sabe que no lo hace, pues parece haber olvidado que la ideología dominante es la ideología de la clase dominante. Se limita a extrapolar a muy corto plazo las tendencias que observa en el primer plano más miope y retórico. En ocasiones, es menos realista incluso que la propia derecha. Un ejemplo, lo ofrece el entusiasmo injustificado ante las potencialidades de la llamada “nueva economía”. Tiene que llegar un Guillermo de la Dehesa (El País, 1-6-00) para recordarle a esta izquierda entusiasta que la economía de Estados Unidos no puede seguir creciendo como hasta ahora, y que existe el riesgo de que su “aterrizaje” pueda no ser “suave” sino más bien “brusco o forzoso”, lo que podría afectar no sólo a ese país sino a toda la OCDE y “podría desencadenar una caída mucho más profunda de los precios que una mera corrección y provocar una situación recesiva y no una mera reducción del crecimiento”. Sin embargo, aunque de la Dehesa sea suficientemente realista como para reconocer que “la Nueva economía no puede evitar que finalmente la mayor demanda induzca una mayor presión sobre los precios y las autoridades monetarias tengan que verse obligadas a desacelerar su crecimiento”, no por ello renuncia al optimismo al suponer que la caída de la Bolsa es un episodio positivo: “De ahí que la reciente y moderada corrección bursátil haya sido una excelente noticia para la economía mundial y sea de desear que continúe, ya que si no es muy brusca y fuerte, puede favorecer el aterrizaje suave de la economía de Estados Unidos”.

6. En mi opinión, la caída será brusca y fuerte, con consecuencias depresivas para la economía mundial y efectos duraderos y penosos para gran parte de la población mundial. Sin embargo, el capitalismo tendrá capacidad suficiente para retomar luego una senda alcista de crecimiento a largo plazo, entre otras razones porque la población mundial está presa en las mallas de la ideología dominante. Mientras la población crea que para luchar contra el sistema lo que hace falta es una alternativa simplemente “de izquierdas”, el único efecto será una proliferación de adjetivos como “social” (y otros equivalentes) en su literatura archiderrotada. La izquierda es la otra mitad que, junto a la derecha, necesita la bola capitalista para continuar rodando. El llamado pensamiento crítico es el complemento necesario que exige el pensamiento único para sustentarse. Pero ambos destilan, por evaporación, de las mismas retortas pensantes del capital. La alternativa no puede ser ni liberal ni socialdemócrata (incluida la variante comunista), sino que se inspirará en las ideas de Marx que el pensamiento postmoderno se esfuerza en vano por enterrar desde hace siglos.

Cuando se cumplen 75 años de la muerte de Pablo Iglesias y 150 de su nacimiento no está de más recordar que el PSOE --que nació como un partido “marxista” y es hoy un movimiento a la deriva, después de 14 años de sólida instalación en el poder capitalista-- lo constituyeron, en 1879, un grupito de 37 hombres (como lo cuenta Juan José Morato) que en muchos casos poco sabían de las ideas de Marx (entre otras cosas porque el grueso de sus escritos se publicó más tarde), salvo las que iban encapsuladas en informes o mensajes de la Internacional, que debían pasar la criba de la adhesión de revolucionarios honrados pero de muy diversa matriz ideológica.

Junio de 2000

 

 

DECÁLOGO DEL CRIPTORREACCIONARIO

 

Ahora que estamos en no sé qué centenario de Borges, vayan por delante mis felicidades a José María Cuevas por su reciente acierto con las milongas de Almunia. Éste, para demostrar que aquél no tenía razón, nos quiere engañar al día siguiente con un tango, que –cómo no— El País reproduce puntualmente: “El candidato socialista quiso remachar que en absoluto está en contra de los empresarios, a los que según él no representa ‘bien’ Cuevas, sino que quiere que haya más. ‘Emprendedores, arriesgados, que quieren como yo la liberalización de los oligopolios que ahora tienen los amigos de Aznar’ (...)” (2-3-00, p. 22). Almunia se olvidó de añadir el final lógico de su estribillo: “...y que deberían tener mis amigos, que son mucho más demócratas”.

Puesto que yo también, como Almunia, me eduqué con los jesuitas –que, como son unos tíos listos, consiguen hacer inmediatamente ateos a la mitad de los que pasan por sus aulas--, no me puedo olvidar del insigne “Pensamiento Social Cristiano” que nos enseñaban en lo que los viejos madrileños aún conocen como el edificio de Areneros. Ni tampoco me olvido de un clásico (desconocido en Areneros, pero también en Somosaguas, etc.) que, quizás dudando entre la decena y la docena, se decidió por el número de en medio --la única vez en su vida que se apartó del extremo, “vicioso” como era por definición, para quedarse en el “virtuoso” e insípido centro--: el 11. Y once fueron, en efecto, el número exacto de hostias dialécticas (en el sentido griego, no marxista) que le dio nuestro autor a su compatriota Feuerbach, un tío, a pesar de todo, mucho más listo que Almunia y que la mayoría de los jesuitas, sin duda.

Pues bien: aquí me tienen ustedes dudando todavía (a pesar del título) entre si escribir diez, once o doce Bienaventuranzas, porque de mi periodo “jesuita” sólo recuerdo que los mandamientos de “la ley de Dios” eran diez, y los de “la Santa Madre Iglesia”, cinco; pero se me ha olvidado el número exacto de las bienaventuranzas, que es a lo que me quiero referir en este artículo. Me explayo enseguida, pero déjenme aclarar primero que este artículo se puede resumir en una sola frase: “Bienaventurados los criptorreaccionarios, porque de ellos será algún día el reino de los cielos (o sea, el Estado capitalista)”.

1. Bienaventurados los socialistas burgueses (cristianos o no). En el espacio Frontera, de RNE, los curas y monjas progres nos enseñan los domingos, mañaneros, las raíces del pensamiento social católico-modelno de nuestros socialistas (incluyo ya a IU, claro): “¿cómo se puede permitir que el 20% cope el 80% de la riqueza mundial?...”, etc. Ahí está encerrada toda este filosofía social-católica, que es también la de la izquierda actual: en la torpe metáfora del 80/20 (o del 20/80), que no es sino la del camello y el ojo de la aguja pero en el lenguaje de las malas matemáticas. Los modernos curas laicos y electorales, como ahora saben echar cuentas, nos predican la misma hipocresía que la tradicional santa madre citada, pero en moderno y no en latín. Así que conste mi voto para que se les reserve la primera plaza en el reino de los cielos.

2. Bienaventurados los socialistas feministas y los feministas en general (aunque no sean socialistas). Por lo visto, las reinas de la historia de Inglaterra o de España, las modernas pero igual de vetustas Margaret Thatcher y Hilary Clinton, o --para quienes prefieran la historia de las letras pequeñas a la de nombres propios con mayúscula-- las calladas-y-sufrientes-esposas-y-madres, no tienen ninguna responsabilidad histórica en haber contribuido a hacer, junto a los varones correspondientes, la historia tal cual en la realidad ha sido. Los feministas convencidos quieren sustituir la lucha de clases por la lucha de sexos, de igual forma que los socialistas burgueses quieren sustituir la lucha de clases por la armonía social y el beso en la calva (aunque no sea la de Almunia).

Las actitudes machistas de las mujeres y los hombres son inexplicables sin las actitudes hembristas de hombres y mujeres. Pero los feministas quieren decretar el fin de la historia real, como Fukuyama, sólo que para un objetivo distinto: inventarse una historia imaginaria donde las mujeres --con sus poderosas y tiernas virtudes, pero sin renunciar para nada a su rica lencería y a su fina cosmética (no se vaya a poner en peligro los puestos de trabajo de las industrias femeninas gobernadas por una mayoría de hombres: ¡qué injusticia!)--, una vez superada la actual fase de transición (la era de las “cuotas” a la que vergonzosamente asistimos), puedan instaurar su dictablanda revolucionaria. Obsérvese, de pasada, que los feministas quieren cuotas para mujeres en el Gobierno, en el Parlamento y en los consejos de administración, pero no dicen nada de las minas, los andamios, la mili o las cárceles. Por cierto, que han debido de instalarse en el interior del PSOE porque en su lista electoral se intercalan, rítmicamente, hombres y mujeres: queda muy bonito, la verdad, pero algo asimétrico por culpa de López Garrido (aunque da igual: con simetría o sin ella, este baile nupcial de nombres terminados en o y en a sería ya razón suficiente para no votar jamás a este feminismo reaccionario).

3. Bienaventurados los ecologistas. A mi amigo Ramón (Fernández Durán), de Ecologistas en acción, le quiero recordar que le están ganando la mano los “Ecologistas por omisión”, una red de ONG poco (¿poco?) organizada todavía, pero que adopta la “eficiente” forma empresarial capitalista: por ejemplo, hoteles que se preocupan tanto por el medio ambiente que nos sermonean para que no lo contaminemos con el detergente de sus lavadoras (se olvidan de darnos el mismo consejo para las lavadoras de nuestras casas), etc. El error de este ecologismo bucólico-pastoril es claro: nos quieren retrotraer al pasado, poniendo fin a una historia que se obstina en marchar hacia delante. Para ello, no se cortan un pelo, y están dispuestos a olvidar que si la industria poluciona es porque la naturaleza, en su propio progreso (del que forma parte el progreso humano), también poluciona. ¿No se dan cuenta de que para poder decir que existe el peligro de que, por ejemplo, el petróleo se agote hizo falta que la industria creara antes el petróleo mismo, que lo hiciera surgir de esa Nada que era todo lo que había en la época de “Salicio juntamente y Nemoroso”?

4. Bienaventurados los pacifistas. El injusto y ordenado Goethe también necesitaba la paz para estudiar espléndidamente los colores, tanto en Italia como en su hermosa casa de Weimar. Pero esa clase de paz no existiría si no fuera por la guerra y la violencia en que se sustenta. Los pacifistas quieren abolir la historia por el bonito procedimiento de abolir la guerra... ¡en sus mentes! Su lema parece ser: ¡todos con Gandhi, y a repetir con él que el problema no es el capital sino el mal uso que de él se hace! Sin embargo, la guerra de la competencia es un hecho, y la guerra de clases, otro hecho; y ninguno de los dos hechos se deja abolir fácilmente. Aquí viene al pelo aquello de “el desabolidor que los desaboliere buen desabolidor será...”.

5. Bienaventurados los antitabaquistas. Al actuar ellos tan lindamente, yo, que no fumo, los veo poniendo en práctica las dudosas virtudes de nuestra ahumada y fumigada sociedad:

a) le hacen el juego al capital, que no está nada interesado en que sus trabajadores pierdan el tiempo fumando, porque ya se sabe que el cigarrito conduce a la cháchara y al descenso de la plusvalía relativa (por esta misma razón, en los Estados Unidos tampoco se come: han sustituido la comida por el bocadillo, si es que se puede llamar así a una hamburguesa deglutida en la oficina, o de pie, en la calle (con cuidado de no manchar de ketchup la corbata-ejecutivo-de-Wall-Street), o sentado en un deli sin superar el máximo permitido de 15 minutos por cliente. Ante la cantidad de billones que le reporta al capital social el no fumar, ¿qué importan las pérdidas de las empresas tabaqueras? Que se reconviertan: ¿o es que no han oído hablar de la reconversión industrial (que no la inventó Solchaga, por cierto, por muchos méritos que hiciera para dejar el pabellón español bien alto a este respecto)? Además, a mí no me cabe duda de que la ciencia descubrirá, tarde o temprano, el uso terapéutico y la bondad saludable de la nicotina.

b) Le hacen el juego al capital también por otra vía: reproduciendo a nivel micro los comportamientos democráticos del nivel macro. Me explico: el sistema nos enseña que la realidad es plutocrática y antidemocrática, pero que se presenta, como todo en él, fetichistamente invertida en forma de una democracia aparente. Pues el antifumador reproduce eso mismo: impone su “fascismo” cotidiano contra los pobres fumadores, con la cobertura discursiva de que está protegiendo su derecho a la salud frente a la intromisión antiliberal de quien pretende convertirlo a él en un fumador pasivo. Y yo me pregunto, hablando de pasividades: ¿qué podemos hacer los telefoneados pasivos, que vemos cada día atacada nuestra salud mental y auditiva por el chirriar sobresaltante de doce millones de artilugios (sólo en España) que, aparte de funcionar sólo mal y a medias, sirven nuevamente a los empresarios para extender y apretar los hilos de la esclavitud asalariada al campo de la telefonía sin hilos? Ya el maestro Veblen nos explicó que los consumistas no tienen inconveniente en imitar cualquier cosa; por eso, poco extraña que los sumisos jóvenes y ex parados (incluidos los insumisos y los objetores antimilitaristas) ansíen moverse al son de este frenético “¡pii, pii...!” y se crean que “molan” sacándolos a relucir en trenes, cines, calles... y hasta en clase. Dios mío, qué hartura.

6. Bienaventurados los nacionalistas. Sencillamente, porque ellos tuvieron la suerte de ser elegidos por Dios para ser los primeros en el orden de la Creación Humana. Recientes excavaciones arqueológicas han dado la razón a los más arriesgados de estos inspirados científicos: ahora estamos casi universalmente seguros de que Cataluña y País Vasco (se duda de Galicia y de otras “naciones”) fueron creados el séptimo día después del big bang, por la mañana temprano, luego de lo cual pudo Dios echarse por fin a descansar para siempre. [Por cierto, muerto López Rodó, es curiosa la foto de hoy en el periódico: este catalán, mano derecha de Carrero Blanco, junto al catalán Fabián Estapé, que acaba de sacar su De tots colors, reunidos con el gallego Franco --lo siento por Xavier Vence y los del Bloque Nacionalista Galego, pero tienen la desgracia de que Franco era gallego--, ¿en qué idioma hablarían los tres entre sí? ¿Aceptaban la supuesta imposición centralista del “castellano” a cambio de su participación celeste en ese mismo gobierno franquista? Piensen, piensen...]

7. Bienaventurados los miembros de las santas ONG. De la organización “no gubernamental” a la “gubernamental” no hay más que un paso muy sencillo: suprimir un no. Yo ya le propuse a James Petras la malaventura de formar una OAG (organización antigubernamental); y hasta un nombre: Asalariados sin Fronteras (que no sería sino una nueva versión, remozada y “asigloveintiuneada”, de la Internacional de Trabajadores). Mi amigo Agustín Morán me pregunta de qué Internacional hablo: ¿de la II, la III...? De la primera, Agustín, de la primera, tan fetén como la que viene en este siglo XXI, que se parece como una gota de agua al XIX, a pesar de lo que digan los miopes políticos. (Por cierto, que la regla de funcionamiento de la I Internacional se basaba en el mismo sistema de “red” que el listo de don Manuel Castells acaba de descubrir como la gran novedad del siglo XXI).

8. Bienaventurados los okupas. Porque al buscar casa barata lo único que quieren algunos de ellos es formar un “familiar” hogar bien adaptado a sus posibilidades monetarias y a su peculiar modus vivendi, incapaces de superar el ámbito burgués de lo privado, para bien reproducir en esta esfera lo que no son capaces de llevar al ámbito público.

9. Bienaventurados los internaut@s. Porque, al reavivar el mito de la Revolución Científico-Técnica, que andaba de capa caída, se creen que van a cambiar el mundo, cuando lo único que van a hacer es excitar más aun a Wall Street (hasta que a sus socios les llegue la menopausia masculina y tengan que acudir en masa a la Viagra estatal, que eso sí que lo financia la dudosa Seguridad Social yanqui). Ahora podrán difundir con mayor rapidez los mitos de la “sociedad post-industrial”, la “era de la información” y de la globalización, etc., y todos seremos un poco más sumisos, ad maiorem gloria Capitali.

10. Bienaventurados los defensores de los animales, porque seguirán rápidamente la senda de Calígula --por el imperio hacia Dios-- y alcanzarán el cielo a lomos de sus caballos como perros.

Y, por último:

11. Estas bienaventuranzas/mandamientos/tesis de y sobre el fuego y el barro (de un mal alumno de los jesuitas) se resumen en una: ¡Bienaventurados los postmodernos! No porque quieran poner fin a la modernidad (es decir, a Marx) --cosa sencillamente imposible debido a las leyes de la física (sí, sí, de la física), mal que les pese a quienes confunden determinismo con fatalismo-- sino porque su verborrea permite elevar al cubo el grado de fetichismo de esta loca sociedad. Así, mi admirado Antonio Banderas firma todavía como “actor”, y no como “capitalista”, el Manifiesto en favor de la unidad de la izquierda (quiero decir, la unidad electoral PSOE-IU), cuando la prensa informaba el día antes de que va a invertir mil o dos mil millones de pesetas en no sé qué espectacular empresa de espectáculos. Su mujer, Melanie, como no es española, no firmaba; pero tengo entendido que el sin par PSOE andaluz está preparando una triple moción (no de ley) referida a esta gran actriz: cambiarle de nombre (ponerle Maleni, en vez de Melanie, que queda más andaluz), hacerla hija adoptiva de Málaga –cómo no--, y permitirle votar (siempre que sea por la izquierda) en las próximas elecciones españolas.

Yo ya he vuelto de votar. ¿A que sí adivinan a quién?

14-3-00

 

 

LAS ONG, LA CUARTA VÍA Y EL MARXISMO

 

Las ONG están de moda. Algunos las critican y prefieren denominarlas OMG: “organizaciones muy gubernamentales” (James Petras, si no recuerdo mal). Yo propongo, más bien, crear OAG: “organizaciones anti-gubernamentales”. Por ejemplo, una podría ser la OAG Asalariados sin fronteras. Esto podría revivir los contenidos de la vieja Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) sin perder el aura de modernidad que le proporcionaría la magia (o capacidad de hipnosis) que para algunos tiene un simple nombre nuevo.

Entre las reacciones a mi artículo de El País de 28-1-00 (“¿Sólo pasan tres vías o cabe una cuarta?”), he recibido una crítica justificada y una demanda compartida. Algunos me dicen que no es difícil perderse entre tanta vía, en un artículo, que como muy bien resume mi amigo Pepe Tapia, nos sitúa, como mínimo, a la altura del intenso cruce ferroviario de Alcázar de San Juan. Pero también otros, a veces los mismos, se han quedado con la curiosidad de saber más acerca de la cuarta vía que propongo en el citado artículo. Me propongo, por tanto, aceptando la amable invitación que me ha hecho Mundo Obrero[44], a empezar a desarrollar contenidos de esta cuarta vía, empezando por las cuestiones --interrelacionadas-- del Estado y la nación, o, más exactamente, por la cuestión de las relaciones entre la estructura social, los comportamientos políticos y las posiciones ideológicas referidas a los dos entes citados.

Apelando a mi memoria, creo recordar haber leído dos afirmaciones de Julio Anguita que tienen bastante interés al respecto. En la primera de ellas, más antigua, Anguita aseguraba que el programa de Izquierda Unida era un programa socialdemócrata. En la más reciente, en cambio, afirmaba que, como comunista, él era contrario al Estado, y daba a entender que no comprendía por qué se asombraba el periodista que tenía enfrente al oírle a él decir eso. Estas afirmaciones plantean una cuestión de mucho calado y antigüedad, como es, nada menos, la de las relaciones entre marxistas y anarquistas en relación con el problema de la abolición del Estado capitalista. Por lo general, la impresión dominante que recuerda el que se haya acercado alguna vez a la literatura que generaron aquellas disputas es de un enfrentamiento radical entre Marx y Bakunin, que puede hacerse extensivo a un enfrentamiento más amplio y universal entre marxistas y anarquistas. Sin embargo, las cosas no son tan simples como parecen a primera vista.

En una carta muy famosa de Marx a su amigo Weydemeyer, el primero le decía al segundo que él no se atribuía el mérito de haber descubierto las clases ni las luchas de clases, pues éstas eran realidades ya conocidas desde mucho tiempo antes, al menos desde la Revolución francesa, y ambas habían sido tratadas y analizadas por toda clase de pensadores burgueses, desde los historiadores a los economistas de la escuela clásica de Economía, pasando por los socialistas utópicos de principios del XIX. Si él había aportado algo --y cito de memoria--, era haber descubierto que la lucha de clases se correspondía exclusivamente con un determinado periodo histórico de la humanidad (con un principio y un fin, por consiguiente), y haber llegado a la conclusión de que la lucha de clases conduce necesariamente, en el capitalismo, a la dictadura del proletariado.

La magia de las palabras ha hecho que muchos marxistas poco leídos vean con recelo la expresión “dictadura del proletariado”, y muchos reaccionan de hecho como, al parecer, lo hizo Santiago Carrillo, que dejó escrito aquello de que: “Dictadura, ni la del proletariado”. Esto es, en mi opinión, un error. La dictadura del proletariado es, para un marxista, algo a lo que no puede renunciar salvo al precio de dejar de ser marxista, precio que muy bien puede pagar quien lo desee, porque nadie le obliga a seguir siendo marxista (ni puede obligarse jamás a una cosa así, ya que si algo demostró Marx es que todo lo que hizo y escribió lo hizo única y exclusivamente inspirado en un solo principio: su férrea defensa del libre pensamiento). Lo que oscurece bastante la claridad de ideas a este respecto es la asociación involuntaria que se tiende a hacer entre dictadura del proletariado y el tipo de dictadura de proletariado que Lenin parecía defender.

Recuerdo que, más o menos en mi época de militante del PCE, el partido se debatía entre su autodescripción como “marxista-leninista” y su definición como “marxista revolucionario de inspiración leninista” (o algo así: se trata de expresiones aproximadas que nuevamente menciono de memoria). Toda la izquierda leninista --que incluía no sólo a los partidos comunistas occidentales mayoritarios, sino también a los estalinistas, los trotskistas, los maoístas, etc.-- era fiel a Lenin en la interpretación que éste hacía de la dictadura del proletariado de Marx. Sin embargo, yo por entonces no conocía que otros marxistas, como Rosa Luxemburgo, o luego Pannekoek, Korsch, Mattick y tantos otros, eran partidarios de una dictadura del proletariado de tipo diferente al que proponía Lenin y, muy posiblemente, de un contenido mucho más próximo a lo que el propio Marx entendía por ella.

No me puedo extender sobre esto, pero sí traer a colación a la gran hispano-peruano-francesa Flora Tristán, que fue la primera en acuñar la consigna de que la emancipación de los trabajadores debía ser la obra “de los propios trabajadores”. Esta idea la desarrolló luego Marx, especificando que, por consiguiente, dicha emancipación no podía ser obra de alguien que, viniendo de fuera, inoculara en los trabajadores una especie de vacuna ideológica suficientemente fuerte como para hacerlos capaces, no sólo de resistir la epidemia de gripe social permanente que supone el capitalismo --y que a tantos ha llevado al cementerio después de hacerlos pasar por diversos episodios recurrentes de bronconeumonía aguda--, sino de curarse y recuperarse por completo, hasta el punto de terminar gozando de una salud de hierro gracias a la labor altruista de estos filántropos médicos venidos de no se sabe dónde, hasta poder aspirar a una sana vida feliz dirigida por tal vanguardia sanitaria.

Hay un episodio en la historia del marxismo que es prácticamente desconocido para muchos, y que sin embargo, en mi opinión, reviste la mayor trascendencia. Cualquiera con una mínima formación sabe que Eduard Bernstein es el gran padre del revisionismo dentro del marxismo. Esto ocurrió a partir de la última década del siglo XIX. Algunos sabrán también que, antes de llegar a sus posiciones revisionistas, Bernstein, que era cinco años mayor que Kautsky, y que había trabajado codo con codo con el viejo Engels, era un fiel defensor de la ortodoxia marxista y un fiel colaborador de Engels en sus trabajos políticos y editoriales. Sin embargo, lo que desconoce la mayoría es la primera etapa (anterior a las dos citadas) de la vida de Bernstein, o, al menos, un episodio de la misma que lo llevó a firmar, junto a otros dos colegas socialdemócratas, un manifiesto --que por entonces se conoció como el manifiesto de los “tres de Zúrich”, pues era en esta ciudad suiza donde residían-- en el que se reclamaban varias cosas. Entre otras, mayor presencia para los intelectuales dentro del partido y mayor moderación en sus posiciones políticas, porque, según los firmantes, cosas como la defensa de la Comuna de París y otros extremismos alejaban a las masas de los planteamientos del partido y las empujaban hacia el terreno de los partidos burgueses.

Pero resulta que cuando esta carta-manifiesto se hizo pública (en 1879) Marx todavía estaba vivo (murió en 1883), y, junto con Engels, redactó una respuesta a la misma tan tajante y tan clara que todo marxista la debería leer --y no sólo leer, sino estudiar a fondo-- si quiere de verdad comprender cuáles eran los planteamientos de los fundadores del marxismo. Muchos socialdemócratas saben que su teoría tiene un lejano origen en Marx y en otros pensadores socialistas del siglo XIX, pero argumentan básicamente que el capitalismo ha cambiado mucho para que pueda seguir siendo válida una teoría que no esté completamente actualizada. En realidad el argumento del paso del tiempo --el ardid cronológico lo llamaría yo-- es un argumento que se usa siempre a beneficio de inventario, es decir, sólo contra los autores que no nos gustan, renunciando cada cual a aplicarle idéntica crítica a aquellos clásicos más afines en los que, en último termino, se fundamentan siempre las propias teorías. Y es así como lo usaba Bernstein, al decir que el capitalismo de 1890 ya no era como el de Marx (a lo que cualquiera podría replicar hoy, con igual o más razón, que el capitalismo del año 2000 no es como el de 1890). Pero es más interesante rememorar el debate en torno a las posición de este “primer” Bernstein.

Éste, recién llegado a Suiza desde Alemania, pasó a trabajar como secretario de un tal Höchberg, y entre ambos, junto a Schramm, escribieron en 1877 un artículo sobre “El movimiento socialista en Alemania: su pasado”. En él se defendía la posición de Lassalle, en contra de la de Marx:

“El movimiento que Lassalle consideró como eminentemente político, al que llamó no sólo a los obreros sino también a todos los demócratas honestos, a cuya cabeza deberían marchar los representantes independientes de la ciencia y todos los que estuviesen animados de un verdadero amor por la humanidad, se rebajó, bajo la presidencia de Johann Baptist von Schweitzer [el sucesor de Lassalle en la dirección del Partido], al nivel de una lucha estrecha de los obreros de la industria por sus intereses”. Los autores reprochan al partido su “rechazo de la democracia burguesa” porque esto ahuyentará a las capas burguesas; en cambio con una postura más abierta, “harán su aparición numerosos adherentes de los círculos de las clases cultas y pudientes. Pero si la agitación que se lleva a cabo ha de alcanzar resultados apreciables..., es preciso empezar por ganar a éstos” (p. 302). Según ellos, el socialismo alemán ha “atribuido demasiada importancia a la acción de ganar a las masas, y con ello ha descuidado la enérgica propaganda en las llamadas capas superiores de la sociedad”, por lo que “al partido le siguen faltando personas preparadas para que lo represente en el Reichstag”, pues “es deseable y necesario conferir el mandato a hombres que tienen tiempo y oportunidades para informarse plenamente de la documentación importante. El simple obrero y el pequeño empresario... no tienen para eso, salvo raras excepciones, tiempo libre (...) Precisamente en los tiempos actuales, bajo la presión de la ley de excepción contra los socialistas, el partido demuestra que no se inclina a seguir el camino de la violenta y sangrienta revolución, sino que está resuelto... a seguir el camino de la legalidad, es decir, de la reforma (...) Cuanto más sereno, objetivo y razonable sea el partido, esto es, en la medida en que se manifieste con críticas a las condiciones existentes y proposiciones para introducir cambios en ellas, tanto menos posible será una repetición de la actual estrategia exitosa (cuando se promulgó la Ley de excepción contra los socialistas) por la cual la reacción consciente ha aterrorizado a la burguesía con su miedo al espectro rojo (...) Que nadie nos interprete mal”; no queremos “abandonar nuestro partido ni nuestro programa, pero piénsese que durante años tendremos bastante que hacer si concentramos toda nuestra fuerza y energía en el logro de ciertos objetivos inmediatos que de todos modos es preciso alcanzar antes de poder pensar en la obtención de objetivos de más largo alcance” Entonces los burgueses, pequeños burgueses y obreros que “en la actualidad están alejados, atemorizados... por los reclamos de largo alcance, se nos unirán en masa”. Los “exagerados ataques contra los fundadores de compañías” o el apoyo del partido a la Commune tuvieron la desventaja “de que gente por otra parte bien dispuesta hacia nosotros se alejó, y en general aumentó el odio de la burguesía contra nosotros”. Además, “el partido no está completamente libre de culpa por la promulgación de la Ley de octubre, porque había aumentado el odio de la burguesía en forma innecesaria”.

La respuesta de Marx y Engels ilustra lo que Löwy ha calificado “el episodio más representativo de las divergencias entre Marx, Engels y los sectores reformistas del Partido” después del “asunto del programa de Gotha”, es decir, lo que Fernández Buey ha llamado “el combate librado contra los intelectuales ‘contrarrevolucionarios’ (grupo de Zúrich) y el ala derecha de la fracción parlamentaria”. En carta a Sorge (1877), Marx se queja de que “en Alemania haya prevalecido un espíritu ‘podrido’ en nuestro Partido, no tanto en la masa como en los jefes”, y en especial de la “banda de estudiantes inmaduros y de doctores demasiado sabios que quieren darle al socialismo un ‘giro ideal más alto’”. Ante la propuesta del grupo de Zúrich sobre una política no tan obrera para el Partido, Marx y Engels responden en una carta circular que, según Löwy, “pertenece a la categoría de los documentos olvidados del marxismo”. Tras resumir las tesis del artículo, el Moro y el General pasan al ataque:

“En resumen, la clase obrera es incapaz de lograr por sí misma su propia emancipación. Para lograrla, debe ponerse bajo la dirección de burgueses ‘cultos y pudientes’, los únicos que poseen el ‘tiempo y las oportunidades’ para informarse de lo que es bueno para los obreros. Y en segundo lugar, no hay que combatir de ningún modo a la burguesía sino que hay que ganarla mediante una enérgica propaganda (...) No hay que abandonar el programa, sino únicamente postergarlo... para las calendas griegas. Se lo acepta, no para uno mismo y para la época en que ha de vivir, sino como programa póstumo, como legado a transmitir a su hijos y a los hijos de sus hijos. Entretanto, uno dedica ‘toda la fuerza y la energía’ a toda clase de bagatelas y a remendar el orden social capitalista, para tener por lo menos la apariencia de que se hace algo sin amedrentar al mismo tiempo a la burguesía (...) En lugar de resuelta oposición política, espíritu general de conciliación; en lugar de lucha contra el gobierno y la burguesía, tentativas de ganarlos y persuadirlos (...) La gente que en 1848 se declaró demócrata burguesa puede hoy llamarse con razón socialdemócrata. Para aquella gente, la república democrática era inalcanzable, remota, y para esta gente el derrocamiento del sistema capitalista también lo es (...) Lo mismo sucede con la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía. Se la reconoce sobre el papel porque ya no puede negarse su existencia, pero en la práctica se la oculta, se la diluye, se la atenúa (...) Ésta es la misma gente que, so pretexto de infatigable actividad, no sólo no hace nada, sino que también trata de impedir que ocurra cualquier cosa que no sea charlar (...) Es un fenómeno inevitable, enraizado en el curso del desarrollo, que gente proveniente de la que ha sido la clase dominante se una al proletariado militante y lo provea de elementos culturales. Esto lo hemos dicho claramente en el Manifiesto. Pero en este caso es preciso agregar dos puntos: Primero, para ser útiles al movimiento proletario, esta gente debe aportar verdaderos elementos culturales (...) En este caso hay una total ausencia de material cultural verdadero, sea práctico o teórico. En su lugar tenemos intentos de armonizar superficialmente las ideas socialistas con los más variados puntos de vista teóricos que esta gente trae consigo de la universidad o de cualquier otra parte (...) Segundo, si gente de este tipo, que proviene de otras clases, se une al movimiento proletario, la primera condición es que no traiga ningún resto de prejuicios burgueses, pequeñoburgueses, etc. (...) Pero esos caballeros, como lo han demostrado, están atiborrados y empachados de ideas burguesas y pequeñoburguesas (...) No podemos comprender cómo el partido puede seguir tolerando a los autores de este artículo (...) En cuanto a nosotros, teniendo en cuenta todo nuestro pasado, sólo nos queda un camino. Durante casi cuarenta años hemos insistido en que la lucha de clases es la fuerza motriz esencial de la historia, y en particular que la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado es la máxima palanca de la revolución social moderna; por ello nos es imposible colaborar con gente que desea desterrar del movimiento esta lucha de clases. Cuando se constituyó la Internacional formulamos expresamente el grito de combate: la emancipación de la clase obrera debe ser obra de la clase obrera misma. Por ello no podemos colaborar con personas que dicen que los obreros son demasiado incultos para emanciparse por su cuenta y que deben ser liberados por los filántropos burgueses y pequeños burgueses. Si el nuevo órgano del partido adopta una línea que corresponde a las opiniones de esos caballeros, si es burgués y no proletario; entonces no podríamos hacer otra cosa, por mucho que lo sintiéramos, que declarar públicamente nuestra oposición al mismo y terminar con la solidaridad con que hasta ahora hemos representado al partido alemán en el extranjero”.

Releyendo el artículo, caigo en la cuenta de que no habido espacio para referirse a la cuestión de la izquierda y el nacionalismo, pero quizás esto pueda tocarse en un nuevo artículo.

Nómadas, nº 1, enero-junio 2000



 

 

 

7

 

Imperialismo, nacionalismo, comunismo

 

 

 

 

 

 

La locura patriotera de los estadounidenses, fomentada y exagerada por los medios de comunicación del imperio, nos está trayendo vientos de guerra a todos los rincones del planeta. En un primer artículo se reflexiona en este capítulo sobre la ilusión de quienes pueden llegar a creer que los sucesos del 11-S ya no se volverán a producir. Sin necesidad de adivinar si los que volverán a la carga serán los mismos que hicieron lo de septiembre o bien otros nuevos –por cierto: ¿sabe alguien quién fue y cuánto tiempo pasará antes de que podamos conocer qué es lo que realmente sucedió?--, podemos conjeturar que los Estados Unidos no se verán libres tan fácilmente de esa plaga. Y es que ese país, además de recoger los huracanes tropicales que le llegan cada cierto tiempo desde el sur geográfico, no tendrán más remedio que recoger también las tempestades procedentes del sur político y originadas por los vientos que ellos mismos han sembrado apretando bien fuerte con su bota Segarra y militar de soldados del imperio.

En un segundo artículo se compara el terrorismo que los Estados Unidos, la UE e Israel dicen combatir[45] con el que efectivamente combate España en su propio territorio. La comparación sólo puede ir en contra del nacional, ya que el objetivo que defienden estos terroristas no es sino la creación de ¡un nuevo Estado capitalista!, o sea, exactamente lo contrario de lo que su retórica ideológica dice defender.

En tercer lugar se incluyen dos notas necrológicas sobre Jesús Albarracín, un comunista “clásico” recientemente fallecido (en marzo de 2001), que no sólo era un colega de las Jornadas de Economía Crítica, que se celebran en España desde 1987, sino que fue un caso único entre los economistas españoles que al mismo tiempo ocuparon cargos de responsabilidad en el sindicalismo de clase.

 

 

AMÉRICA Y ANTI-AMÉRICA

 

En su artículo en El País de 20-X-01, Fernando Savater usa elegantemente la figura dieciochesca de Lady Mary Montagu para argumentar que el presente conflicto internacional que ocupa las primeras páginas de los periódicos desde el 11 de septiembre último no puede ser en ningún caso un “conflicto de civilizaciones” –ya que la civilización es sólo una--, sino más bien un conflicto “de sistemas políticos”, y, más particularmente, un “choque” entre “democracias” y “teocracias”.

Estoy de acuerdo con Savater en que “sólo hay una civilización, la que proyecta más allá de las limitaciones culturales con las que uno ha nacido y nos urge a comprender, aunque no forzosamente a compartir, las restantes formas que ha sabido darse el espíritu humano”. Me parece por tanto indudable que lo que hoy presenciamos no es un “conflicto de civilizaciones” à la Huntington. Pero me sorprende mucho que Savater, que tan agudos análisis políticos ha hecho otras veces, presente en ese artículo una visión tan ingenua y simplista de la democracia como la de Francis Fukuyama, que insistía al día siguiente, en el mismo periódico, en que “seguimos en el fin de la historia” porque aún estamos en la “modernidad, caracterizada por instituciones como la democracia liberal y el capitalismo”.

Las simplificaciones de Savater pueden ser tan peligrosas como las de Fukuyama. Si el enfrentamiento mundial actual se reduce al dilema “democracia versus teocracia”, tendremos que concluir que Israel es un ejemplo de lo segundo, y Cuba, de lo primero. Si la democracia se identifica con la libertad de prensa –y podemos entender que un escritor prolífico como Savater sea tan sensible a esa libertad fundamental--, haríamos bien en tener en cuenta lo que en aras de la libertad de expresión escribe Norman Birnbaum, catedrático de ciencia política en Georgetown (Estados Unidos): “La prensa que piensa de sí misma que es libre es en realidad un gigantesco ministerio de propaganda”; o también: “El ciudadano [de Estados Unidos] ha dado paso al creyente, y las funciones del presidente se parecen más cada día no a las de un jefe de Estado electo, sino a las de un Pontifex Maximus de una iglesia monolítica”, lo que significa “una amenaza para nuestra salud nacional peor que la del ántrax (carbunco)” (El País, 21-X-01). Podemos comprender que las necesidades de la “guerra contra el terrorismo” coloquen la realidad actual en una situación “excepcional”, pero lo que algunos nos tememos es que los “estados de excepción”, que para muchos de sus pacientes han constituido más la norma que la excepción, se conviertan finalmente en la norma suprema que entierre las libertades de todos bajo un montón de escombros más descomunal aun que el de la tristemente famosa “zona cero”.

Las concepciones simplistas de la democracia, al estilo de Savater o Fukuyama, pueden ser atacadas tanto desde un punto de vista formal como desde la perspectiva de los contenidos de hecho de la realidad democrática que reclaman. Si nos fijamos en lo primero, dos anécdotas pueden servir de ejemplo. Cuando en diciembre de 1990 cuatro profesores españoles de Economía Política (la profesión de Fukuyama) hicimos un viaje de trabajo a Nueva York –que no nos impidió visitar el mirador de las Torres gemelas, por cierto, que, por fortuna, en Europa se pueden seguir citando en público, y no como en Estados Unidos, cuyo democrático gobierno ha censurado momentáneamente, al parecer, hasta a John Lennon y a Frank Sinatra--, nos vimos “obligados” a mentir al solicitar nuestro visado, afirmando que ninguno de los cuatro pertenecíamos o habíamos pertenecido a “organizaciones comunistas” (lo cual era falso en todos los casos). Años antes, mi amiga alemana Beate D. era rechazada en unas oposiciones para cartero en su país por la misma razón, ya que la democrática Alemania Federal no admitía a funcionarios “comunistas”.

Trascendiendo lo anecdótico, puede añadirse que el “sistema político” parece significar, para Savater, algo exclusivamente reducido al ámbito nacional o estatal. Sin necesidad de comulgar con la pesadísima propaganda de la “globalización” –ya que el capitalismo ha estado globalizado desde el principio--, es evidente que el aparato estatal y demás instancias políticas, como en general las relaciones sociales básicas del mundo actual, tienen una dimensión “inter” o transnacional que no puede estar ausente en ninguna concepción seria de la democracia. Así, resulta que los Bin Laden o los Sadam Hussein --o incluso los Noriega o los Franco, por salir un poco de la esfera musulmana-- eran buenos amigos “democráticos” de los aliados estadounidenses (o sea, fueron cocineros antes que frailes). La democracia “orgánica” de Franco repugnaba a muchos españoles, pero a los gobiernos de los Estados Unidos y a los organismos internacionales controlados por ellos les parecía extremadamente compatible con sus democracias inorgánicas. Las corruptas y teocráticas oligarquías de los países del Golfo pérsico –y en general todo lo que el economista egipcio Samir Amin ha denunciado como representación del “Islam político ultraconservador y reaccionario”— han sido y son aliados estructurales de los Estados Unidos (aparte de la amplia gama de aliados coyunturales más o menos presentables cosechada estos días). Y en los organismos internacionales de todo tipo (desde la ONU al FMI), los votos se recuentan en dólares y no según el principio democrático de “un hombre, un voto” (ni siquiera, en términos de un voto por país).

Pero es más fundamental la crítica de los contenidos de la democracia que la de sus formas. ¿De qué le sirve a los habitantes del País Vasco vivir formalmente en un “Estado social y democrático de derecho” si las circunstancias fácticas impiden que sus ciudadanos practiquen la democracia y hacen que se vean amedrentados por el “terrorismo” sin control? ¿Diría Savater que la democracia “formal” es suficiente en este caso? Todo el que pretenda guiarse sólo por los dictados del libre pensamiento sabrá reconocer con humildad y sin fariseísmos que, cuando se condena el terrorismo, de hecho condenamos en nuestro fuero interno el uso del terror para fines que no aprobamos. Sin embargo, cuando el fin lo justifica, todo el mundo acepta el uso del terror como algo “necesario”. Y, si no, veamos algunos ejemplos. Las bombas atómicas que destrozaron Hiroshima y Nagasaki se pueden justificar, con sus miles de muertos, si se consideran un medio ineludible de poner fin a una guerra “aun peor”. Incluso la estrategia de fingir sorpresa ante el previsto ataque japonés a Pearl Harbor –conocido por los servicios secretos estadounidenses, pero ocultados por Roosevelt[46] y su gobierno (como se ha divulgado repetidamente ahora por los media de aquel país), en aras del bien superior de la humanidad, ya que el “campeón de la democracia” estaba obligado a entrar en la guerra para “defender el derecho internacional y la libertad de los pueblos”-- puede encontrar una justificación similar. Y sin salir de España, ¿habrá que recordar cómo mucha gente (entre la que me incluyo yo, para no ser hipócrita) justificaba de alguna manera el terrorismo de ETA porque contra Franco todo parecía valer, pero lo empezamos a rechazar sin contemplaciones cuando quedó claro que el objetivo de un nuevo Estado independiente (y capitalista) más sólo serviría, más allá de la propaganda, a los mismos intereses de clase que había defendido el propio Franco?

Sin embargo, si toda esta argumentación debe llevarnos hacia alguna conclusión, la más importante es no olvidar que la racionalidad, siempre amenazada, pero gravemente herida en tiempos de guerra como el actual, es algo a lo que no debemos renunciar nunca. Hay que hacer un esfuerzo por ver más allá del 11 de septiembre y del skyline de Nueva York. La actual oleada de antiamericanismo la mueve el viento del americanismo, y cuando se apacigüe la tormenta de antiamericanismo musulmán, tomará el relevo un nuevo huracán. Así que mejor haríamos en sustituir la mitología por la meteorología, pues el pertinaz combate entre modernos Eolos y Poseidones nos retrotrae al bello pero limitado mundo de los mitos, y nuestra civilización no puede permitirse el lujo de dejar a la poesía huérfana de ciencia.

Habría que comprender que la irracionalidad del movimiento “luddita” y su lucha contra las máquinas era hija de la cruel racionalidad del progreso mecánico e industrial capitalista, y, en ese sentido, tan “racional” como ésta. En un mundo donde las clases existen a pesar de todos los miopes incapaces de verlas, donde la explotación capitalista a escala planetaria exige que el aparato de Estado supranacional funcione con cierta eficacia a escala también “global”, donde el aparato represor de los dominados por los dominadores no puede sino reflejarse de forma extremadamente distorsionada en el espejo horriblemente cóncavo de la irracionalidad política, religiosa o militar –por mucho que los analistas más vulgares quieran reducirlo todo a economicismo barato, cuando no a una guerra por el petróleo--, estas cosas tan terribles “tienen que pasar”.

¿De qué nos sirve llamar locos a los Bin Laden y a los Mohamed Atta? ¿De qué sirve calificar de igual manera a Hitler? Hay que saber que, como ha recordado Balibar, la historia se empeña muchas veces en “avanzar por su lado malo”, y que estas cosas seguirán pasando mientras el discurso universal siga siendo retórico y falso. No se practica impunemente el doble lenguaje de ensalzar la democracia de los votos mientras se ejerce la dictadura del dinero. Las gentes parecen creerse todo, y es cierto, como dice Birnbaum, que “repiten como propias las banalidades que han oído en la televisión”. Pero los momentos de lucidez reaparecen cuando menos lo espera uno, o bien operan de forma continua aunque lo hagan en el nivel del subconsciente y no siempre salgan a la luz de forma pacífica.

Por grande que sea la fuerza de la televisión global, será muy difícil convencer a todos y para siempre de que el mundo ya vive en democracia, y de que la Historia se ha terminado tras el reparto del último guión, en el que tanto el emperador como sus senadores provinciales dicen haber distribuido las tablas de la ley “definitivas”, que asignan a una mayoría el discutible papel de esclavos. A los imperios, y sobre todo a los sistemas sociales que los sustentan, les ocurre como a los organismos vivos, que a menudo enferman de repente cuando más sanos parecen estar. Y es que se olvida que sólo vivir mata. Y lo mismo que sucede con los individuos acontece a escala social. La democracia capitalista, por mucho que guste a algunos, es posible que padezca un cáncer incurable. Lo padece indudablemente en mi opinión.

Puede que erupciones tan llamativas, pero superficiales, como las de Nueva York y Washington no sean, al auténtico cáncer de esta sociedad, más que lo que los molestos síntomas del ántrax cutáneo y benigno son al carbunco homicida que acecha en el interior del sistema. Mientras médicos y curanderos discuten en un plató de televisión sobre cómo curar al enfermo, el tiempo se encarga de ir cavando su fosa a espaldas de las cámaras.

Octubre de 2001

 

 

EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS. ¿O SÍ?

 

Reconozco mi absoluta ignorancia, en este momento, sobre el origen de esta conocida expresión. Pero la hemos oído tantas veces, nos ha hecho pensar tan a menudo, es tan candente la actualidad de su contenido, que no está de más reflexionar un poco sobre ella, aun en ese contexto de ignorancia inicial, que sin duda me perdonará el indulgente lector.

Normalmente, cuando alguien explica que “el fin no justifica los medios” quiere decir que no se pueden emplear medios perversos para alcanzar un fin considerado bueno. Entonces, si la perversidad incluye la guerra (con sus inevitables consecuencias de pérdidas humanas, entre otros males), ésta no tiene fácil justificación como medio, incluso en el caso de que todos estuviéramos de acuerdo en que el fin es bueno (por ejemplo, acabar con el terrorismo, poner fin a un régimen perverso, etc.). Si alguien justifica las bombas de Hiroshima y Nagasaki, con sus miles de muertos, es porque piensa que esas vidas perdidas salvaron otras vidas, o bien porque otros efectos positivos que puede generar un bombardeo, en términos políticos, estratégicos o de otro tipo, son superiores a la pérdida que suponen las vidas de tantos inocentes y culpables.

En esta contabilidad de bondades y maldades, necesitamos una vara de medir, y no está claro cuál es el patrón de medida que utilizamos en la práctica, y ni siquiera es claro que siempre usemos el mismo patrón. ¿Vale cualquier vida humana lo mismo? ¿La de un millonario, igual que la de un pobre de solemnidad? ¿La de un jefe de Estado, lo mismo que la del último paria de la tierra? ¿Valen lo mismo todos los jefes de Estado del mundo? ¿Es que sólo cuentan las unidades de “vidas humanas” en esta contabilidad? ¿Estará justificada la matanza de afganos sólo hasta que el número de muertos y heridos iguale al de los producidos en los atentados del 11-S? ¿Estaría justificada la matanza de etarras hasta que el número de etarras muertos igualase el de los muertos a manos de ETA? No parece un asunto fácil. Pero en realidad es todavía más complicado. Los etarras --se les llame terroristas o no, se los considere asesinos u otra cosa-- justifican sus acciones porque son, según ellos, el medio adecuado para conseguir sus fines. ¿No hacen lo mismo el gobierno de los Estados Unidos y los demás gobiernos “aliados” (o “liados”) cuando justifican sus muertos por la bondad del fin perseguido?

De hecho, parece que la expresión “el fin no justifica los medios” es más bien pura retórica hipócrita. En realidad, cada vez que juzgamos sobre la bondad política, social, moral, etc., de alguna acción, estamos valorando los fines más que los medios. Franco justificó su golpe de Estado y sus muertos por la bondad de su “cruzada”. Otros “demócratas” también los justificaron (entre ellos, algunos insignes, como don Juan de Borbón o don Francesc Cambó, por citar sólo dos nombres). Y los republicanos que se defendieron a base de matar enemigos del otro bando también justificaron sus acciones militares por la bondad de sus objetivos: la defensa del orden republicano establecido, etc.

Es una simpleza deducir de esto que lo que quiero decir es que “todo depende del cristal con que se mira”. Nada más lejos de mi intención. El relativismo extremo nos perturba mucho a los aficionados a imitar a los científicos en su busca de objetividades más allá de la inevitable subjetividad de cada uno (sujetos y subjetivos a la fuerza, y, por tanto, por razones objetivas). Tampoco es fácil aceptar el juicio de la mayoría en un tema en el que –como en tantos otros— las mayorías se pueden confundir. ¿No estaba la mayoría con los nazis en Alemania, al menos en algún momento? ¿No lo estuvo con Franco en España en ningún momento?

Si no resolvemos la cuestión de principio de quién es el que debe decidir sobre la justicia de los fines y los medios que son objeto de advocación en cada actuación, estaremos siempre dando vueltas en un laberinto sin salida. Por ejemplo, la ley dice que no se puede robar, pero justifica un robo cometido en estado “de extrema necesidad” porque con ese mal se salva un bien superior (la vida en peligro del hambriento ladrón). ¿Son las leyes, los gobiernos y los tribunales los únicos que pueden determinar la respuesta a estas cuestiones? ¿Y qué ocurre cuando hay varios gobiernos en un país (por ejemplo, en el territorio de Afganistán, el día de hoy, 30-XI-2001)? ¿Por qué hace tiempo que los doctores de la Iglesia justificaron hasta el tiranicidio? ¿Quién determina si alguien es un tirano? ¿Se puede tener una opinión a priori, o hay que esperar al veredicto de la historia, la que se hace en los campos de batalla primero, y luego se racionaliza en los manuales de Historia escolares y universitarios?

Yo tengo muchas ideas confusas al respecto, pero me parece cada vez más claro que cada cual justifica su actuación y la de los demás en función del valor que da él mismo a los fines perseguidos en cada caso. Por supuesto, si yo me proclamo partidario de la sentencia “el fin justifica los medios”, es obvio que eso no implica que “el fin justifica cualquier medio” y desde cualquier punto de vista. Si el fin de acabar con “el maligno” justifica el bombardeo de Afganistán, eso no significa que desde el punto de vista de la eficacia militar esté tan justificado bombardear ese país con bombas “cargadas” como con bombas “descargadas”: parece claro que las primeras son más eficaces. Asimismo, si el objetivo fuera acabar con el capitalismo, la frase mencionada tampoco nos liberará del cargo de estúpidos si empleamos medios estúpidos para ese fin.

Pero resulta que en innumerables ocasiones nos vemos aconsejados a emplear medios “democráticos”. Necesitamos saber primero qué es la democracia. Por cultura general y por los medios de comunicación actuales hemos aprendido que la democracia es algo así como el respeto del principio “una persona, un voto”. Pero en los manuales de Economía, sus autores dicen que la democracia es algo distinto: algo así como “una peseta, un voto”. Yo estoy muy preocupado por esta contradicción, quizás por el hecho de tener que dar clases de Economía en una Facultad de Ciencias Políticas.

Si la democracia política que practica el ciudadano de a pie se limita a un simple acto de voto (“libre” dentro del margen de elección que se le da) cada cuatro años, basado en el principio de “un hombre, un voto”; y si, al mismo tiempo, la “no-democracia”, no menos política, que practica diariamente dentro de una empresa depende de decisiones que se toman de acuerdo con el principio “una peseta, un voto” –“un euro, un voto”, “un dólar, un voto”—, así como de decisiones que se practican también diariamente fuera de la empresa –gran parte de la existencia ciudadana depende de lo que pase en los mercados, que practican el mismo principio, de “una peseta, un voto”—, algo falla estrepitosamente. Esta segunda forma “democrática”, la que no tiene nada que ver con el principio de “un hombre un voto”, poco tiene en realidad de democrática, y parece bastante iluso concederle a estas prácticas menos importancia real que a las otras. Aquí hay una grave contradicción que nos afecta a todos.

¿Hay o no hay democracia en nuestra sociedad? En el siglo XIX se decía que en España, en Europa, en el mundo civilizado... había democracia. Pero hace poco nos enteramos –véase el libro de Tortella, La revolución del siglo XX--, de que no: en el XIX no había democracia porque ésta es el contenido de la “auténtica revolución” del siglo XX: la consecución de la democracia. Los decimonónicos europeos se pelearon entre sí durante un siglo (con guerras, huelgas, revoluciones y golpes de Estado, incluidos) en torno a sus “democracias”, pero ahora nos hacen saber que se pelearon en vano, ya que el sufragio censitario y la inexistencia del voto femenino (son sólo dos muestras) impiden calificar aquella sociedad de democrática.

Pues bien, vengamos a principios del siglo XXI, que comienza con un retroceso aparente sobre las nevadas cotas (a veces, nieva en las playas) alcanzadas por las democracias occidentales del siglo XX. ¿Nos dirán los historiadores del siglo XXII que la democracia política que ahora nos “venden” era –es-- también pura propaganda? Indudablemente, en mi opinión: muchos lo dirán. Pero, ¿por qué esperar tanto tiempo, máxime cuando casi ninguno de nosotros va a vivir para contarlo? ¿Por qué no diagnosticar por nosotros mismos el estado de salud de nuestra democracia?

Hay muchos asuntos importantes que tienen que ver con las cuestiones aquí planteadas, y no hay tiempo ni espacio en este artículo para abordarlas siquiera. Yo no me encuentro a gusto teniendo que esperar a ver qué dicen los informativos y los desinformativos de la televisión para saber qué hay que opinar. Prefiero tener una opinión sobre algunos asuntos de especial importancia. Por ejemplo, sobre el llamado “problema del País Vasco”. Aunque los etarras y sus amigos no sean democráticos, tampoco lo son muchos de los que hay enfrente. Sin embargo, lo verdaderamente lamentable es el fin que persiguen los etarras: ¡un Estado más! Comprendo que los liberales de izquierda y de derecha no vean mal eso, pero los intereses del proletariado mundial al que pertenezco no son compatibles con semejante estupidez política.

Un segundo ejemplo, las democracias occidentales saben utilizar el lenguaje apropiado en cada caso a las circunstancias del momento. Emplean el lenguaje de la paz cuando “venden” la paz, y el lenguaje de la “guerra” cuando hay que vender la guerra. Y siempre emplean el lenguaje de la propaganda liberal, con tanta eficacia que casi todo el mundo se ha infectado ya de ese virus (mucho más letal que el propagandístico ántrax), ése que paraliza las defensas mentales de los cerebros libres. La gente cree que ya no hay guerra de clases (que en realidad pasa por fases de guerra militar y fases de paz militar, pero que siempre está indudablemente ahí, debajo de tantos otros frentes abiertos y más visibles). Seguramente ello se deba a que se arma tanto alboroto ambiental entre los vendedores de la democracia occidental, por una parte, y los vendedores de parches contra los efectos colaterales de la misma (feministas, ecologistas, pacifistas, antitabaquistas, “oenegistas”, nacionalistas, izquierdistas liberales y demás defensores de intereses corporativos), por otra, que no llega a escucharse la voz de la conciencia en medio de este ensordecedor bazar universal.

Pero, para disgusto nocturno de la izquierda insomne que sueña con una parcelita de poder, esa voz no se callará nunca mientras las aspiraciones a una democracia real crezcan en el terreno abonado de la falta real de democracia: esa “democracia occidental” que algunos usan como nombre propagandístico de la plutocracia capitalista.

30-noviembre-2001

 

 

EN MEMORIA DE JESÚS ALBARRACÍN

 

Conocí a Jesús Albarracín (1946-2001) en 1987, cuando la presentación de su libro sobre La onda larga del capitalismo español en el Colegio de Economistas de Madrid, entonces en la calle Hermosilla. Juan Ignacio Bartolomé rememoraba entonces cómo se había dado años atrás la coincidencia de que entraran simultáneamente como profesores de la Facultad de Económicas Carlos Solchaga (a la sazón ministro de Economía) y Jesús Albarracín, miembro de CCOO y de la LCR y, entonces y siempre, uno de los mayores críticos de aquel (todos los) gobierno(s). Posteriormente, y ya en su despacho del Servicio de Estudios del Banco de España --donde siempre estuvo, como Pedro Montes, marginado por sus ideas-- le presenté los primeros resultados de mi Tesis Doctoral para la que me había aportado, generosamente, muy interesante material estadístico procedente de la cocina del Banco.

Luego hemos coincidido varios veces, especialmente en las Jornadas de Economía Crítica (JEC). Otra vez, en la FIM, coincidimos en criticar, junto a Michel Husson, el reformismo del responsable entonces de Economía del PCF, Philippe Herzog. En abril de 1999, tuve que sustituir a Albarracín, por enfermedad, en la conferencia sobre “El problema del empleo en el siglo XXI” que estaba preparando el IDR de Sevilla. En febrero de 2000, al comentarle que lo había echado de menos en las JEC de Albacete, cuando le escribí para invitarlo a un debate en mi Facultad, volvió a demostrar su generosidad de siempre: “Como sabes, en enero de 1999 me tuvieron que operar de un nuevo cáncer (...) Pues bien, en noviembre se me volvió a reproducir y, aunque todo parece ir muy bien, desde mediados de diciembre estoy sometido a la quimioterapia con sus correspondientes efectos secundarios (me abrasa las mucosas de la boca y la garganta) al menos 10 de cada 21 días, en los que no estoy para nada. Esta es la razón por la que, en la práctica, mi actividad se limita a mis responsabilidades sindicales los días en que la quimioterapia me deja en condiciones para trabajar. Por eso no he asistido a las JEC. Por la misma razón, podré participar en el debate que me propones siempre que coincida en los días en los que estoy en condiciones de tener alguna actividad.”

En abril de 2000 fue un grupo de estudiantes de Económicas el que lo invitó a participar en un Seminario sobre “Problemas económicos desde un enfoque crítico”, pero su enfermedad me obligó nuevamente a sustituirlo con un breve trabajo que dediqué “a mi amigo Jesús Albarracín, en un trance difícil, con todo mi ánimo y esperanza”. Finalmente, en noviembre le pedí que participara en un Manual de Economía Crítica que estamos preparando, y entonces recibí su última carta, que recuerdo ahora con emoción, en la que se despide de todos cuantos, sin haber intimado con él, lo habíamos admirado siempre como economista crítico y luchador coherente al servicio de los intereses de los trabajadores:

<<Querido Diego: Como ya sabes, mi salud no está precisamente para “tirar cohetes”, aunque todavía voy al Banco unas horas, escribo y trabajo lo que puedo, esto es, todavía parece que me queda cuerda. Este es el problema que tiene esta enfermedad, que los médicos te dicen unas cosas que no parecen corresponderse en absoluto con el aspecto exterior que uno tiene (salvo las dificultades para hablar; pero eso se deriva de que en la última operación me quitaron media lengua). He pasado demasiados años en primera línea de la actividad política, tanto en CCOO como en IU. Han sido años muy útiles para conocer en profundidad el asunto este de la lucha de clases que nos traemos entre manos, pero ya sabes: cuando se ejercen actividades de dirección, sobre todo cuando se refieren a grupos de la importancia del Sector Crítico o la Plataforma de Izquierdas, uno no debe escribir lo que piensa, sino lo que cree que debe hacer ese colectivo en ese momento y en ese lugar. Ello obliga en demasiadas ocasiones a no sacar análisis y debates que, al no estar suficientemente asumidos, podrían contribuir más a la división que a avanzar. Pero hacen que se queden en el tintero muchas reflexiones y discusiones que queman en el estómago como la lejía. Espero que comprendas lo que estoy diciendo, pero te lo digo como justificación de por qué mi prioridad absoluta es un libro que estoy escribiendo sobre La clase obrera y el capitalismo global (así, como suena), y he subordinado toda mi actividad a avanzar en este proyecto que, por su dimensión, no sé si verá el final (aunque ya sabes que soy un optimista histórico), pero al menos algunos borradores de algunos capítulos van quedando escritos. Por eso, tu proyecto me parece muy interesante, pero no puedo desviarme de lo que estoy haciendo. Espero que me comprenderás. Puedes ofrecérselo a Pedro Montes que, como bien sabes, es como si lo hiciera yo. Por lo demás, no sabes cuanto agradezco tus correos, no sólo por venir de un amigo con el que me unen muchas cosas, sino también porque contribuyen a sacarme de una relación casi unidimensional entre yo y el ordenador. Saluda de mi parte a todos los viejos amigos. Un abrazo, Jesús>>.

Realidad, VI (37), mayo 2001

 

 

JESÚS ALBARRACÍN: IN MEMORIAM

 

Jesús Albarracín, uno de los economistas críticos más importantes de nuestro país, falleció el pasado día 2, a los 57 años de edad, víctima del cáncer. Todos los que, siguiendo el consejo de Joan Robinson, nos aprestamos a estudiar economía para no dejarnos engañar por los economistas (oficiales) hemos perdido con él a un gran maestro.

Lo primero que se debe destacar de su trayectoria profesional es su larga vinculación, desde 1968, con el Servicio de Estudios del Banco de España, en el que siempre ha trabajado como Economista Titulado y en el que se formó como autor capaz y competente, versado en las más diversas cuestiones de la economía teórica y española. Al mismo tiempo, Albarracín fue profesor de la Universidad Complutense desde finales de los 60 y, más tarde, en los 90, de la Universidad Carlos III. Sin embargo, un hecho muy especial hace de él un profesor muy singular en la historia de la Universidad española. Siendo él profesor de Estructura Económica en el departamento de José Luis Sampedro, se produjo en la Facultad de Económicas (curso 1971/72) una protesta estudiantil en contra de un catedrático de Teoría Económica, que terminó en el abandono definitivo por parte de éste de su puesto de trabajo. En esa circunstancia, y crecidos con su victoria, los estudiantes votaron democráticamente al profesor que querían que sustituyera al “derrocado”, y éste no fue otro que Jesús Albarracín, quien, a partir de entonces se hizo cargo también de la asignatura de Teoría económica IV.

Como por aquel entonces Albarracín compartía despacho en el Banco de España con Carlos Solchaga y Luis García de Blas, fue precisamente de su mano como empezó la carrera docente del que luego llegaría a ser --así de burlón es el destino-- el todopoderoso ministro de Economía del liberal gobierno del PSOE, convertido en los ochenta en antagonista político y sindical de Albarracín, pero colega y amigo quince años antes en las tareas docentes de la nueva asignatura que los estudiantes le habían adjudicado a éste. De sólida formación académica, Albarracín había comenzado como buen economista convencional, pero su continua pasión por el estudio y la investigación lo llevaron pronto a la concienciación política y sindical, que supo combinar con el ejercicio de una heterodoxia teórica que no abandonaría jamás.

Autor de libros tan importantes como La onda larga del capitalismo español (1987) o La economía de mercado (1990), y de numerosos artículos y trabajos sobre los temas más diversos, muchos de ellos en colaboración con Pedro Montes --desde el mercado de trabajo y la distribución de la renta a la cuestión del excedente y la acumulación de capital en España; o desde el problema de la transformación de los valores en precios de producción al análisis del enfoque teórico de Ernest Mandel--, Albarracín había hecho del compromiso con los trabajadores una forma de vida. Su militancia política en la LCR primero y en IU después, su vinculación permanente a la IV Internacional y su activismo sindical dentro de CCOO, donde fue miembro de la ejecutiva confederal, le ganaron el respeto de los asalariados más combativos, no sólo en nuestro país, donde era un ubicuo propagador de la moral de resistencia y combate contra la ideología liberal y procapitalista, sino también en el extranjero.

Como economista heterodoxo, Albarracín no sólo gozaba personalmente con su cotidiana labor político-sindical de oposición, sino sobre todo con el trabajo de teórico avezado y a la vez inspirado en la búsqueda permanente de alternativas, que tantas veces puso de manifiesto con su asidua presencia en las Jornadas de Economía Crítica, que se celebran en España desde 1987 y que, como él mismo, siempre han gozado de la más exquisita falta de atención por parte de toda la prensa “bien pensante”.

Su generosidad personal era, por lo demás, proverbial, siempre dispuesto a acudir allí donde lo llamaran. Sólo cuando su enfermedad se agravó hasta el punto de obligarle a cancelar, muy a su pesar, alguna cita tuvo que explicar que “en la práctica, mi actividad se limita a mis responsabilidades sindicales los días en que la quimioterapia me deja en condiciones para trabajar”. Por eso, en los últimos meses de vida tenía como prioridad absoluta “un libro que estoy escribiendo sobre La clase obrera y el capitalismo global (así, como suena), y he subordinado toda mi actividad a avanzar en este proyecto que, por su dimensión, no sé si verá el final”.

El mejor homenaje que podemos hacer los economistas críticos españoles a nuestro maestro Jesús Albarracín es contribuir a que se le lea y se difundan profusamente sus ideas.

El País, 8-3-01

 

 



 

 

 

8

 

El pensamiento no liberal (continuación...)

 

 

 

 

 

 

En este último capítulo de la segunda parte de este libro, ninguno de los artículos incluidos ha sido publicado, aunque algunos sí fueron enviados para su publicación. La temática de estos seis artículos es bastante diversa, pero me voy a limitar a comentar en este caso un par de aspectos relacionados, no con el contenido de los mismos, sino con algo que casi podríamos considerar incluido en “la sociología del conocimiento”. Si lo que viene a continuación no es, como intenta ser, una contribución a dicha rama de la sociología, al menos el lector le podrá encontrar otras utilidades, ya que está relacionado, por una parte, con el comportamiento de la oferta y la demanda en el “mercado” (gratuito) de las colaboraciones normales para el periódico El País, y, por otra parte, con la relación entre dueños y empleados en el interior de la empresa que lo edita. En ambos casos, es posible que del caso particular podamos extraer, por inducción, ciertas conclusiones de tipo general.

Empezando por lo segundo, diré que el director de Opinión de este periódico liberal, Joaquín Estefanía, me envió el siguiente email –las interpretaciones quedan al juicio del lector— cuando, tras mandarle yo la segunda nota sobre Albarracín que aparece en el capítulo anterior (la que luego se publicó en el mensual Realidad), me pareció, tras hablarlo con algunos amigos, que no era apropiada:

<<Querido Diego: te envié un correo que no sé si te habrá llegado, porque no me contestas. En él te decía que me parece bien que retires la necrológica sobre Jesús Albarracín si no te ha parecido adecuada, pero que deberías escribir otra alternativa. Sería lamentable que no apareciese nada sobre Jesús en este periódico, y yo no me atrevo a publicar nada de él. Un abrazo.

Joaquín Estefanía. Dime algo (email de 6-3-01, itálicas, añadidas)>>

A diferencia de Xavier Sala i Martín, que es colaborador habitual en varios medios de comunicación, yo sólo he sido un colaborador esporádico. En particular, en el caso de El País, sólo he publicado cuatro veces, aunque he mandado bastantes más artículos, que no han sido publicados. Yo no creo en la teoría de la conspiración –en la que, sin embargo, parecen creer algunos, como algún compañero de mi Facultad, al que luego me referiré--, sino que, al menos en mi caso, me parece que lo más razonable es suponer que, sencillamente, mando (o mejor, mandaba, porque hace tiempo que dejé de hacerlo) demasiados artículos, teniendo en cuenta la limitada capacidad de absorción de ideología no liberal por parte de un periódico liberal. Esto me lo confirma el hecho de haber recibido tres notas manuscritas acompañando a las rituales tarjetas –redactadas y firmadas de antemano-- en las que se comunica de manera estandarizada la imposibilidad de publicar el artículo enviado: “Muy señor mío: Lamento comunicarle que, pese al evidente interés de su artículo, el Consejo de Lectura del diario ha desestimado su publicación debido a razones de espacio y oportunidad. Confío poder atenderle mejor en otro momento. Un cordial saludo, [firma impresa]”.

En la primera de ellas, el citado director de Opinión me escribía a bolígrafo: “Querido Diego: esta vez no podré publicar tu texto porque estoy “hiperinflacionado de colaboraciones”. Un saludo, JE”. En otra ocasión: “Querido amigo: el periódico no tiene capacidad para publicar de un modo tan frecuente las opiniones del mismo autor. Por ello te devolví el de nacionalismo y este mismo. Un cordial saludo, JE”. Y el día 5 de septiembre de 2001, llegaba una carta más extensa (firmada a bolígrafo por Estefanía), con una nota también a bolígrafo. La carta decía: “Querido amigo: A pesar del interés que hemos tenido en publicar su artículo (y por ello fue seleccionado en su día por el Comité de Lectura de EL PAÍS), los problemas de espacio o la agobiante actualidad han hecho que desgraciadamente no haya podido ser. Dado que, de forma permanente, tenemos que actualizar las colaboraciones de Opinión, le devuelvo su texto, lamentando el tiempo que le hemos hecho perder. Espero que comprenda la naturaleza vertiginosa de un diario como EL PAÍS que, a veces, no tiene más remedio que prescindir de algunas colaboraciones por muy interesantes que sean, a pesar de la voluntad de los que lo hacemos. Esperando poder atenderle mejor en otra ocasión, reciba un afectuoso saludo. Joaquín Estefanía”.

A esto se unía la siguiente nota manuscrita: “Querido Diego: tu producción es muy vasta como para que pueda asimilarla toda. Un abrazo, JE”.

En cuanto a la hipótesis “conspirativa” a la que alude un compañero de la Facultad –que llamaré HIJK--, la deduzco del siguiente intercambio de cartas entre HIJK y Joaquín Estefanía (JE):

1º) [de HIHK]:

<<A Joaquín Estefanía.

Estoy muy sorprendido por el sistemático rechazo de su periódico a los textos que he enviado. Nunca me ha ocurrido nada similar. Incluso en su vecina revista CLAVES he publicado un par de artículos. Empiezo a sospechar que genero cierta aversión en alguien que trabaje en los temas educativos, quizás a raíz de mi intervención en el Foro Madrileño sobre jornada escolar en el que me vi obligado a rectificar la información suministrada por S. de P. (...) La verdad es que estoy tan contrariado que estoy dispuesto a acudir al defensor del lector y a la difusión de este mensaje por Internet. Le agradecería me hiciera llegar sus comentarios a mis observaciones. Termino diciéndole que tengo la impresión, por mi experiencia en la facultad, de que el camino más fácil para publicar un artículo en su periódico es contactar previamente con algún amigo suyo. Nada más. Reciba un cordial saludo. HIJK>>

2º) [de JE]:

<<Muy señor mío: no sé cómo después de sus insinuaciones gratuitas y sus amenazas pretende que le conteste a su e mail. En cualquier caso, le suministro la siguiente información:

-1) los artículos de Opinión los selecciona un comité de lectura, del que formo parte. En cambio, no forma parte del mismo S. de P. Su afirmación de que “genero cierta aversión en alguien que trabaje en los temas educativos, quizás a raíz de mi intervención en el Foro Madrileño sobre jornada escolar” es gratuita. Creo que ninguno de los miembros del comité de lectura conoce esa intervención que ha producido la aversión de la que usted habla. Me parece una afirmación bastante egocéntrica.

-2) Todos los días recibimos alrededor de 50 tribunas de opinión no demandadas, de las cuales, en el mejor de los casos, saldrán una o dos. El criterio de selección es una combinación de oportunidad, notoriedad en la firma, calidad en la colaboración y originalidad. Todos los días tenemos que devolver la mayor parte de esas tribunas, pese a que muchas merecerían ser publicadas.

-3) La afirmación de que su experiencia indica que el camino más fácil para publicar un artículo en EL PAÍS es contactar previamente con algún amigo mío es una impertinencia y una falta de urbanidad. A mí no se me ha ocurrido devolverle sus originales diciéndole que estaban llenos de lugares comunes y que son de una calidad literaria ínfima.

-4) Está en su derecho de acudir al defensor del lector y a la difusión de su mensaje por Internet. Yo también. Reciba un cordial saludo. Joaquín Estefanía>>

3º) [de HIHK]:

<<Estimado Sr. Estefanía: Le agradezco de todo corazón su respuesta. La verdad es que buscaba un mensaje personalizado como el que me envía. Estará de acuerdo conmigo en que recibir una y otra vez una respuesta estandarizada es irritante.

Admito que pensar en la coordinadora de educación de su diario como responsable del rechazo a mis textos es una afirmación que no puedo demostrar (...)

Su periódico, y permítame la impertinencia, pertenece a un gran grupo mediático y está particularmente interesado en suministrar una cierta visión de la realidad más allá de los derechos constitucionales a recibir una información veraz. Por fortuna Internet permite que cada día podamos hacer una comparativa de cómo informan distintos diarios. De modo que su comité de lectura no es el oráculo de Delfos.

A pesar de que pueda parecer ofensiva mi afirmación de que en ocasiones lo más fácil es contactar con un conocido de un conocido, esto es algo que ocurre en todos los medios de comunicación. No voy a poner ningún ejemplo de ello, por no entrometer a terceros. Esto es así en todos los sitios. Lo que no sé es cuántos artículos proceden de esta vía.

Me alegra que no me responda diciendo que mi artículo es de una calidad literaria ínfima porque ambos sabemos que no es así (...) Con este correo doy por concluido este agrio intercambio de pareceres.

A pesar de todo, seguiré, como cada día, comprando EL PAÍS. HIJK>>

 

 

LA GLOBALIZACIÓN DEL LIBERALISMO

 

Hoy en día, la mayor parte de la derecha y de la izquierda es liberal. La diferencia estriba en que la izquierda es crítica de ese espantajo que ha inventado y que llama “neoliberalismo”, mientras que la derecha prefiere criticar a los críticos de la globalización y del neoliberalismo.

En el terreno de la economía esto es especialmente evidente por la frecuencia y solidaridad con la que izquierda y derecha se dan la mano. Un economista bien conocido y académicamente prestigiado, Juan Velarde, representante aquí de la derecha, criticaba hace poco a los críticos de la globalización reunidos en Porto Alegre apoyándose en un argumento del liberal presidente de Brasil --pero de impecable trayectoria socialdemócrata y de izquierdas en el pasado--, Fernando Henrique Cardoso. Decía Cardoso que “los reunidos en Porto Alegre se imaginan que el mundo puede girar en sentido contrario”, razón por la cual Velarde piensa que los economistas que apoyan a los de Porto Alegre son, usando una expresión de Jacob Viner de medio siglo antes, simplemente “subdesarrollados”.

Se ve que lo de las leyes físicas le gusta mucho a todos los liberales, y no sólo a Cardoso. El liberal Mario Vargas Llosa, que ahora apoya al izquierdista candidato peruano Alejandro Toledo, escribía el 3-2-2001 un artículo en El País titulado “Abajo la ley de gravedad”, en el que usaba el Manifiesto de otro compatriota, el poeta Augusto Lunel –“Estamos contra todas las leyes, empezando por la ley de la gravedad”--, para criticar a quienes, en política, rechazan la realidad y se empeñan en sustituirla por la ficción. Ponía como ejemplo de esta actitud a los quiebraquilos, seguidores brasileños del padre Ibiapina que, con un siglo de retraso sobre los famosos ludditas, preferían destrozar, en vez de máquinas, “los nuevos pesos y medidas --las balanzas, los quilos y los metros-- adoptados por la monarquía” brasileña con un afán modernizador y occidentalizador. Vargas hablaba de Ibiapina y los quiebraquilos como símbolo de esos mismos críticos reunidos en Porto Alegre “contra la globalización, un sistema tan irreversible en nuestra época como el sistema métrico decimal” en época de Ibiapina. Vargas Llosa terminaba su artículo declarándose progresista, y desde esa fe en el progreso --que tanto inquietaba a su maestro Karl Popper, por cierto-- protestaba contra los quiebraquilos contemporáneos que piden que “la rueda del tiempo se detenga, retroceda y nos regrese al aislamiento y la fragmentación nacionalista”.

Más recientemente (véase El País de 21-4-2001), el exsecretario de Estado socialista Guillermo de la Dehesa, tras citar también a Popper y defender el liberalismo --que, según él, “no tiene nada de ‘pensamiento único’, sino de pensamiento más práctico y mejor adaptado, por el momento, a la realidad económica”-- respondía brevemente a unas críticas que yo le había hecho en el mismo periódico, acusándome él a mí de quiebraquilo. Como dio la casualidad de que mi artículo apareció el mismo día que el de Vargas Llosa, terminaba De la Dehesa recomendando que me leyera “el excelente artículo de Mario Vargas Llosa publicado en la misma sección y el mismo día sobre los ‘quiebraquilos’, en el que aparece retratado como uno de ellos”, y felicitando al periódico por el “gran acierto” de “haber publicado ambos artículos el mismo día y en la misma sección de opinión”[47].

Pues bien, sí que me había leído el artículo de Vargas Llosa, y tengo que decir que no me siento identificado con los quiebraquilos en absoluto. Al contrario: son los liberales de derecha y de izquierda, tanto los dogmáticos como los pragmáticos, los que se empeñan en detener la rueda del tiempo en la que Vargas Llosa sí cree. Éste, en el prólogo de los Nuevos ensayos liberales de su amigo y liberal Pedro Schwartz, está de acuerdo con Schwartz en denunciar, con mucha razón, que la mayoría de las críticas hacia el liberalismo son en realidad una crítica de su caricatura neoliberal. Schwartz tiene toda la razón al afirmar que los liberales siempre han tenido un programa basado en un Estado pequeño pero fuerte y “baluarte de las libertades individuales”. Esto es exactamente lo que propone el líder actual del partido socialista en la entrevista que le hace el director de El País el 6-5-2001: “la identificación de la libertad como esencia de un proyecto progresista”. Y este liberalismo del PSOE llega al extremo de acusar al PP de poco liberal, pues --como dice Zapatero tras justificar su proyecto de “una reducción muy drástica de los tipos” del IRPF-- la liberalización prometida por el PP es sólo “presunta” y no “real”, no en vano “tenemos el Gobierno más intervencionista desde la transición. Ese intervencionismo es muy negativo. Este Gobierno no tiene verdadera voluntad de fomentar la competencia. Lo que ha fomentado es la concentración de poder económico en pocas manos”.

Estos liberales de izquierda y de derecha parecen olvidar que es precisamente la competencia el mecanismo que provoca la concentración del poder económico en pocas manos. Parecen olvidar que cuando declaran a los cuatro vientos que las grandes empresas, multinacionales y bancos españoles se tienen que concentrar para ser competitivas en este mundo global, donde las multinacionales extranjeras son todavía mayores y más competitivas, están precisamente abogando por la concentración del poder económico en pocas manos. ¡A los liberales de izquierda incluso les molesta que los liberales de derecha no sean suficientemente liberales! Y agrega Zapatero: “Lo lógico es que las empresas busquen el beneficio” --ni se les pasa por la cabeza siquiera la distinción entre la empresa capitalista, típica del presente, y la empresa postcapitalista que puede predominar en el futuro--; y “lo que no es lógico es que este Gobierno les ofrezca un día bajar los impuestos y luego les diga que no los baja, en función del dato de inflación”.

Todos estos liberales, incluidos los críticos de los neoliberales que ven en Vargas Llosa a un criptosocialista (por ejemplo, Estefanía), como contrapartida de que éste vea en ellos a criptoliberales, no se dan cuenta de lo antiguo que se ha quedado ya su liberalismo. Los que defendemos las libertades concretas, reales y múltiples de todos, y no sólo de unos pocos, tenemos que criticar directamente al liberalismo, y no sólo a su caricatura, el neoliberalismo. (Si nos acostumbramos a pelear con los de cuarta fila, nunca estaremos preparados para debatir con los liberales listos). Es más, tenemos la obligación de denunciar que la crítica del neoliberalismo puede ser sólo una capa para tapar la aceptación más o menos vergonzante de la idea liberal.

Como yo no soy liberal –y, gracias a Dios, nunca lo he sido--, y como no tengo el complejo que tienen los socialistas y comunistas de partido por haber llegado más tarde al liberalismo que los liberales tradicionales, puedo hacer la prueba aquí, una vez más, para ver si un periódico tan liberal como El País es capaz de acoger en sus páginas un alegato antiliberal. No soy liberal porque los liberales son los retóricos de la libertad, y se llenan la boca con su espuma prolibertaria que sólo pretende asegurar la libertad de explotación y de beneficios. El socialismo liberal o burgués, ya de antiguo denunciado por los maestros antiliberales, cree que los capitalistas tienen que seguir siéndolo en beneficio de la clase obrera. Los asalariados contemporáneos, aunque no nos hayamos reunido todavía en la organización Asalariados Sin Fronteras, somos ya lo bastante mayorcitos como para saber que los obreros de hoy en día --que ya no somos como los de antes, pues se nos unen, por ejemplo, los 3000 llamados “directivos” que la Hewlett Packard va a despedir este año-- no necesitamos de los capitalistas para defender nuestros intereses (más bien al contrario). Los medios de producción no nos pertenecen, claro; pero sentimos que el futuro nos habla y nos dice que algún día sólo pertenecerán a los que estemos dispuestos a participar conjuntamente en la producción, y no a los que se aprovechan de la producción ajena para seguir siendo dueños de nuestra esclavitud.

Es sólo cuestión de tiempo: el reloj de Vargas Llosa y de los liberales sensatos mueve sus manillas siempre en la misma dirección, igual que se empeña en moverse este planeta nuestro (y no sólo de Cardoso). Qué le vamos a hacer. La ley de la gravedad hace que las cosas caigan para abajo. La ley del tiempo hace que los relojes se muevan sólo “en el sentido de las agujas del reloj”, como a lo mejor podía haber dicho Descartes. Los socialistas y comunistas de partido quieren salir ahora en la foto liberal simplemente porque no saben qué decir y se han dejado convencer por los dueños de los correspondientes gabinetes fotográficos (¿subcontratas de Kodak y Canon, quizás?).

Pero los no liberales siempre estaremos ahí para recordar que no. Que no se necesitan capitalistas para seguir haciendo fotografías (o cualquier otra cosa). Sólo se necesita trabajo, y en el futuro acabaremos repartiendo el trabajo entre todos, mal que les pese. Por mucho que la derecha y la izquierda se empeñen ahora en hacernos creer lo contrario.

Mayo de 2001

¿ES BUENO SER LIBERAL?

 

Hombre, pues... depende. En una sociedad liberal, esto va en gustos. A mí, por ejemplo, no me disgusta que El País sea tan liberal como para publicar (previo pago, claro) los anuncios también liberales de mi amiga Susana, como ése del día 9-XI-99, que rezaba así: “SUSANA. 20 años. Liberal, bellísima, me gusta que me lo hagas vendada por delante y por detrás. 10.000. Tel. 91/...” (en la sección “Servicios de relax”, del suplemento “Madrid”). Tampoco me parece mal que me publique este artículo (sin cobrarme nada, por supuesto), demostrando así ser liberal (en el doble sentido americano, al menos) hasta con quienes no somos liberales ni en el sentido hispano-gaditano de 1812 ni en el austriaco-haideriano de 2000.

En el terreno más propiamente político, la ideología liberal sigue estando en el centro de todos los debates, aunque no siempre en la superficie. A este respecto, es un problema que no siempre sepamos qué debe entenderse por “liberal”, dado el uso y abuso, por activa y por pasiva, que se ha hecho siempre, y se hace cada vez más, de este término, uno de los que la lengua española proporcionó a la literatura política universal. Un conocido liberal español, Pedro Schwartz, ha señalado recientemente, en sus Nuevos ensayos liberales, que la confusión de los conceptos es un mal “que aqueja especialmente a la doctrina liberal”, como lo demuestra, en su opinión, el que se tienda a confundir el liberalismo no sólo con el “liberalismo americano” --donde se emplea como “sinónimo de intervencionismo socialdemócrata”--, sino también con el anarquismo, la democracia, el nacionalismo o el socialismo. A Schwartz, liberal clásico, le preocupa todo oportunismo, y por eso llega a criticar, como buen liberal coherente, incluso a los padres de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos[48] (1776), porque cayeron en la tentación “oportunista” al hacer la lista de los derechos humanos inalienables. Oportunista, según él, porque escribieron en ella “la Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad”, desviándose así de la más “acertada fórmula de Locke”, que rezaba exactamente “la Vida, la Libertad y el disfrute de su Propiedad”, sin contener la “inoportuna modificación” introducida por los americanos.

Otro gran liberal, el premio Nobel estadounidense Paul Samuelson, es más partidario del intervencionismo estatal que Pedro Schwartz. En realidad, Schwartz, Rodríguez Braun, Vargas Llosa, Popper, etc., no sólo no se oponen a la intervención estatal, sino que, como afirma el propio Schwartz, son partidarios de un programa público y estatal fuerte y nada anarquista, pero donde el coste del Estado sea módico (defienden que el Estado “les salga barato” a los capitalistas, que diría un antiliberal vulgar). En cambio, Samuelson, quizás porque en los Estados Unidos el Estado no les sale tan caro como en Europa, no se preocupa tanto de que el peso del Estado en el PIB pueda aumentar en determinadas circunstancias. Samuelson, en su universalmente conocido manual de Economía –para muchos, “la Biblia” de la Economía de la segunda mitad del siglo XX-- nos explica, o describe, por qué razón el gasto del Estado parece tener una tendencia a aumentar continuamente: “La renta y la producción nacionales han venido aumentando durante más de un siglo; pero , al mismo tiempo, en la mayoría de los países y culturas, el gasto público ha aumentado incluso más deprisa [que en EE. UU.]; cada periodo de emergencia --cada guerra, cada depresión, cada época de aumento de la preocupación por la pobreza y la desigualdad-- expande las actividades del Estado; cuando termina un periodo de este tipo, el gasto público nunca parece recuperar su nivel anterior”.

En realidad, Samuelson está refiriéndose, sin mencionarla, a lo que los economistas llaman la “ley de Wagner”, que lleva el nombre de un economista alemán del grupo de los “socialistas de cátedra”, Adolfo Wagner, que en 1876 formuló una ley “histórica” sobre la tendencia al crecimiento de las actividades públicas y estatales como consecuencia natural del propio desarrollo económico y cultural. Este mismo Wagner fue el creador del término, y defensor del concepto, de “socialismo de Estado” (en 1887, en un libro que se llamaba precisamente Hacienda Pública y socialismo de Estado), muy en la línea conservadora de Bismarck, partidaria de crear los primeros seguros sociales como forma de oponerse y combatir al auténtico socialismo obrero. Esta política imperial prusiana constituyó de hecho el primer núcleo de lo que mucho después comenzaría a llamarse, propragandísticamente, el “Estado del Bienestar”, que, como todo el mundo sabe, tiene su origen en las citadas leyes de seguros sociales del Canciller de Hierro.

Por cierto, que este Wagner era partidario de: 1) la abolición de la propiedad privada de la tierra (como el radical burgués americano Henry George), 2) de una política social redistributiva, y 3) de un sistema de fiscalidad basado en el principio de progresividad. Pero al tiempo fue un gran crítico de otro socialista más radical, Carlos Marx, que se había anticipado a la famosa “ley de Wagner” en casi treinta años. No se sabe a ciencia cierta si la ley de Wagner se llama así porque la Academia, como es lógico, le tiene más respeto a los socialistas “de cátedra” que a los de mal asiento; o bien porque los académicos, que no siempre son necesariamente ignorantes, desconocían en este caso la obra del joven Marx, que ya en 1850 --y en una revista poco académica, desde luego-- escribió que “el Estado burgués no es más que una sociedad de seguros mutuos de la clase burguesa contra sus miembros individuales y contra la clase explotada; el costo y la aparente autonomía frente a la sociedad burguesa de dicho seguro irán en aumento, porque reprimir a la clase explotada se vuelve cada vez más difícil; el cambio de nombre de este seguro en nada modifica sus condiciones (...)”

Claro que este autor también se había anticipado un siglo (en 1844, con sólo 26 años) a lo que podría haber constituido la base de la crítica, por parte de la izquierda, de lo que a mediados del siglo XX empezó a llamarse “Estado del Bienestar”:

“Los Estados que se han preocupado del pauperismo nunca han pasado del nivel de las medidas administrativas y caritativas, cuando no han quedado por debajo de este nivel. ¿Puede actuar el Estado de otra manera? El Estado nunca buscará la causa de las imperfecciones sociales ‘dentro del mismo Estado y de las instituciones sociales’ (...) Donde existen partidos políticos, cada partido considera que la causa de estos males es que quien dirige el Estado es el partido adversario y no él. Incluso los políticos radicales y revolucionarios buscan las causas del mal no en la naturaleza del Estado, sino en una forma particular de Estado, que quieren reemplazar por otra (...) En última instancia, cada Estado busca la causa del fenómeno en los defectos accidentales o intencionados de la administración y pretende resolver el mal con una reforma de la administración. ¿Por qué? Simplemente, porque la administración es la actividad organizadora del Estado mismo. La contradicción entre los objetivos y las buenas intenciones de la administración, por un lado, y los medios y recursos, por otro, no puede ser abolida por el Estado sin abolirse a sí mismo, porque esta contradicción es su propio fundamento. El Estado se basa en la contradicción entre la vida pública y la privada, entre los intereses generales y los particulares. Por consiguiente, la administración ha de limitarse a una esfera de actividad formal y negativa, porque su poder termina donde empieza la vida civil. Ante las consecuencias del carácter antisocial de la vida de la sociedad civil, de la propiedad privada, el comercio, la industria, de la expropiación mutua de los diferentes grupos de la sociedad civil, la ley natural de la administración es la impotencia. Estas divisiones, este envilecimiento y esta esclavitud de la sociedad civil son los fundamentos naturales del Estado moderno, del mismo modo que la sociedad civil era el fundamento de la esclavitud en que se basaba el Estado de la antigüedad. La existencia del Estado y la existencia de la esclavitud son inseparables (...) El principio de la política es la voluntad. Cuanto más parcial y acabado es el pensamiento político, más cree en la omnipotencia de la voluntad y menos capaz es de ver las limitaciones naturales y mentales de la voluntad, menos capaz es de descubrir la causa de los males sociales”.

Tras leer estas tesis del joven de Tréveris, uno no puedo menos que extrañarse de la cantidad de utopía que encierra la ilusa creencia liberal en que es posible volver a un Estado delgado y barato, como el manchesteriano, pero siglo y medio más tarde. Mi colega liberal Carlos Rodríguez Braun lo cree, sin embargo, posible cuando piensa en un “pequeño Estado benefactor con una presión fiscal máxima de, digamos, un 20 por ciento del PIB”. Pero su maestro Pedro Schwartz parece más escéptico, y más consciente de que “este modelo archicapitalista se acerca mucho al anarquismo”, tanto que hay un “ejemplo de anarquista, el de Thomas Hodgskin, quien, considerándose socialista utópico, escribía los editoriales en pro del laissez-faire en The Economist durante los años posteriores a su fundación en 1843”. Para Schwartz, la libertad económica “sólo es concebible dentro de un marco legal, y la utopía anárquico-mercantil es un óptimo inalcanzable”.

Del 3 al 5 de febrero se han celebrado en Albacete las poco académicas VII Jornadas de Economía Crítica (JEC, cuya tradición viene de 1987, en una especie de heterodoxa vuelta a España que las ha hecho pasar por Madrid, Bilbao, Barcelona, Valencia, Santiago y Málaga en sus seis etapas anteriores). Ante la ausente mirada de los medios de “comunicación” e “información” liberales, los dos centenares de economistas allí reunidos hemos debatido sobre mercado y Estado una vez más. Es gracioso que Rodríguez Braun se queje a menudo de que los medios de comunicación españoles abran sus páginas más fácilmente a los “intervencionistas” que a los liberales. Quizás tenga razón respecto a los “intervencionistas liberales”. Pero lo que sí sabemos todos los colegas de las JEC es que cuando coincidimos en una misma región los intervencionistas liberales y los no liberales, como ocurre en estas Jornadas, no sólo no aparecen los medios de comunicación que prestan más atención a los “liberales no intervencionistas”, sino que tampoco están los que se la prestan a los “liberales intervencionistas”. ¿Será por si se nos escapa a alguno de los asistentes --con el consiguiente riesgo de tenerlo ellos que reproducirlo, de acuerdo con los principios de la honradez periodística-- aquello que dijo una vez el citado treverisino, sobre que la primera libertad en la sociedad actual es la “libertad de explotación”, algo que tal vez suene muy real, pero desde luego poco liberal, en el umbral del siglo XXI?

Febrero de 2000

 

 

INTELECTUALES

 

“¿Por qué no [te] dedicas (...) a buscar soluciones más prácticas, como el reformismo?” (Guillermo de La Dehesa, en email de 27-2-01 dirigido al autor; itálicas, añadidas).

El pragmático Guillermo de la Dehesa, que en su juventud leyó obras “marxistas”, conserva en la frase citada el sentido que desde la tradición “revolucionaria” (por ejemplo, leninista) se atribuía al término “reformismo”. Pero no hay por qué limitar el “reformismo” a ese ámbito tan reducido. En cierto sentido, desde luego más amplio, yo también me considero un reformista: por ejemplo, me parecen bien las propuestas de quienes quieren reformar esta sociedad eliminando de ella las relaciones de producción capitalistas y manteniendo todo lo demás. En cierto sentido, lo anterior significa también ser “conservador”, pues sin duda a mis admirados reformistas les gustaría conservar todo lo que en esta sociedad quedaría de bueno una vez suprimida la relación capitalista --y el capital-- en todas sus dimensiones.

Sin embargo, De la Dehesa, que fue viceministro en el gobierno capitalista de un partido llamado socialista, probablemente no comparta mi concepción del “reformismo” y del “conservadurismo”. Y esto no lo digo sin fundamento, ya que en el mismo mensaje citado al principio se mostraba bastante explícito al respecto: “Tu artículo (...) estaba perfectamente en tu línea: mientras no se acabe con el capitalismo no hay nada que hacer. Puestos a soñar, cualquier pensamiento puede ser válido, pero no deja de ser utópico, al menos en este siglo. Menos mal que no lo veremos, ya que las alternativas hasta ahora han sido desastrosas.”

Sin embargo, GD no está acertado al caracterizar “la línea” de DG. Si yo pensara que “mientras no se acabe con el capitalismo no hay nada que hacer”, me prepararía para un ocio extremadamente prolongado, cosa que nunca voy a hacer. Intento hacer otras cosas, como todos. Lo que pasa es que los intelectuales liberales (los de derecha y los de izquierda) participan de la falsa creencia de que “hacer” algo se reduce a hacerlo dentro del estrecho abanico que va desde los puestos de control de la maquinaria gubernamental (que sólo controla una pequeña parte de la amplia esfera que se imaginan algunos ilusos) a los puestos correspondientes en este gran salón de danza globalizado donde sólo se practica el “baile de San Vito” de la izquierda universal --que consiste sólo en “moverse”, moverse cuanto más mejor, y cada uno al ritmo que le marca su orquesta preferida (todas tocando, por cierto, al mismo tiempo), mientras se tararea la letra del último twist de moda--. A los que no hemos sido nunca muy aficionados a las discotecas no nos choca esta concepción “bailonga” de la militancia, y ya hace mucho tiempo que nos ha dejado de hacer mella la inevitable acusación de sosos que se nos viene encima. Seguimos, pues, pensando que sin música se piensa mejor.

Los intelectuales típicos, siempre tan ilusos, se creen una cosa sustancialmente distinta del “trabajador normal”. Los estudiantes, que son esos mismos intelectuales típicos pero unos años más jóvenes, reproducen la misma creencia, y lo hacen con la misma comprensible fidelidad con que los receptores de radio reproducen las ondas de las emisoras. Por eso, si un intelectual osa autoincluirse dentro del proletariado mundial, aunque sea en el contexto singular de un curso sobre “Economía marxista” en la Universidad de Bilbao, se arriesga a que le pase lo que me sucedió a mí el otro día: que los estudiantes protesten esa letra ante el notariado general de la opinión pública: “Oiga usted, que aquí ya no llevamos alpargatas...”. Esto quiere decir que los intelectuales liberales han convencido a todos de que el intelectual no es un proletario, que las clases ya no se definen “económicamente”, sino ideológicamente, y que si la mayor parte del proletariado piensa como quienes lo explotan, eso es señal inequívoca de que la Historia se ha terminado. Pero estos maestros y aprendices de liberalismo ni siquiera han entendido a Hegel.

No se han parado a pensar que los zapatos de hoy cuesta menos producirlos que las alpargatas de ayer, y que, por eso, aunque ellos trabajen el mismo tiempo en ambos casos (quizás más ahora), aunque más intensamente cada vez, les sobra una proporción cada vez mayor de su jornada laboral, con la cual es posible pagar a un tiempo:

1) las deportivas de marca del hijo mimado del comprador de calzado;

2) los esquíes del comerciante que le vendió al primero los zapatos y las deportivas;

3) los exquisitos Armani del financiero que prestó el dinero al comerciante que lo necesitaba para abrir su tienda;

4) los suaves mocasines del cura que le da al financiero la comunión un domingo sí y otro no (o también); y

5) hasta las botas Segarra que usan los soldados y los policías de nuestro glorioso Estado del Bienestar, más “social” y más “de Derecho” que ninguno de nuestro entorno (entorno “competitivo”, por supuesto), para patrullar la zona vigilada por el gobierno, incluidos los alrededores del gran salón de baile donde nuestros liberales (intelectuales y manuales) usan sus pies para consumir zapatos.

Pero si uno se pone las babuchas y se sienta frente al ordenador para decir estas cosas, será censurado severamente si mientras escribe no acompaña el ruido del teclado con un distraído movimiento de su pie, al cacofónico son del sonsonete de la música de anoche... que suena en el aparato reglamentario.

Seguramente, GD considere que el “reformismo” (en el sentido de lentitud en el ritmo de cambio) del actual gobierno es excesivo. Otros reformistas actuales considerarán todavía hoy (y muchos más lo consideraban antes) que el “reformismo” de GD y de su gobierno (llamado “socialista”, ¡qué risa!) “de entonces” era también excesivo. Eso es lo bueno que tiene el “reformismo”: que es un remedio contra la soledad porque, en él, todo el mundo se siente acompañado --ya sea crítico y/o criticado— y, sobre todo, cuando más lo necesita. Pero a los reformistas que creemos, a pesar de todo, en la “actualidad de la revolución” (sin que eso signifique que seamos “mandelistas”) no nos dejan ser reformistas ni siquiera para, en vez de mirar al futuro, echar la vista al pasado. Y esto es muy necesario, sobre todo cuando uno pretende llegar a inteligir algo algún día. Porque el pasado nos ayuda a comprender el presente y también el futuro. Gracias precisamente a que la realidad tiene un pasado podemos aprender ciertas cosas. Aprender, por ejemplo, que las revoluciones sociales siempre se han producido sin que los intelectuales las imaginasen primero (sólo las “imaginan” a posteriori, y lo hacen en sentido literal: casi inevitablemente mal).

Muchos intelectuales se parecen al ladrón del refranero, ése que se cree que todos son de su condición. Pero no todos los intelectuales pensamos que en el futuro se tengan que producir las revoluciones gracias a la clarividente y benéfica inteligencia de ningún grupito. Al contrario. Los intelectuales hoy dicen que ya no habrá más revoluciones en el futuro, confirmando así lo que nadie duda: su ignorancia. Pero su ignorancia del futuro no debería llevarlos al deseo de ignorar también el pasado, ni tampoco a huir del presente mediante el recurso a la ideología liberal más fina: por muchos malabarismos que hagan en su circo mediático y multicolor, la relación objetiva capitalista/asalariado está ahí. Más allá de las vallas circenses, donde campan a sus anchas los “equilibristas” (los de Paco Alburquerque y los otros), está en el mundo real, cada vez más amenazante para la estabilidad emocional de los liberales. Pero esta realidad está como tiene que estar: envuelta en un refinado papel regalo que suelta la inevitable fragancia cuando se lo desenvuelve. Si los dominados no participaran de la ideología de los dominadores, ¿qué sentido tendría la idea cierta de que “la ideología dominante es la ideología de la clase dominante”?

Pero vayamos ahora a la objeción que suele aparecer justo en este momento en la letra del karaoke discotequero y repetitivo de los liberales: la del “simplismo” del que hacemos gala los no liberales. En general, llaman “simplismo” a mucho de lo que decimos quienes preferimos hablar, por ejemplo, de “complicación”, y evitar rimbombantes “complejifisticaciones” (que ellos, sin duda, “descomplejifisticarían” si buenos “descomplejifisticadores” fueran...) y otras lindezas terminológicas aun peores. El liberal se cree libre, pero como ignora el pasado, eso suele deberse a que nunca llegó a leer al clásico que dejó escrito para siempre aquello, tan verdadero, de que “el hombre se cree libre porque no se apercibe de sus cadenas” (que no es el clásico en el que están pensando). Como mucho, el liberal leería (cuando estaba de moda, claro) al otro clásico que criticó a los liberales por defender el sistema de libertades basado en la “libertad de explotación”. Pero seguramente de eso ya no se acuerda el liberal actual, antiguo marxista, o le da vergüenza acordarse (y sobre todo, que se lo recuerden). Y ésos eran los mejores: la mayoría ni siquiera llegó a la página donde se decía eso (Y, si no, hagan la prueba y pregúntenles).

Esto quiere decir que los intelectuales de hoy son tan sólidos como los azucarillos verbeneros de las zarzuelas de antaño. Se reían de Marta Harnecker cuando, tras haber leído poco más que el libro de esta señora (si acaso; la mayoría sólo oyó hablar de él), algún intelectual más culto les reprochaba la simpleza con la que hablaban de “fuerzas productivas” y “relaciones de producción”. Ahora que dicen lo mismo, pero en lenguaje “complejifisticado”, aparentan reírse de su propio pasado --cuando es al revés: su pasado se ríe de ellos, sólo que, de momento, por lo bajinis--, porque han seguido la misma trayectoria que la pobre Marta, que dejó la senda de Althusser para seguir la del lama Castells.

Además de miopes, estos intelectuales parecen estar sordos. Por eso no oyen las risas de las “fuerzas productivas” y las “relaciones de producción”, que –perdóneme el lector-- se descojonan de ellos. Ellas sí saben qué insignificantes y simple son, a largo plazo, los complejifisticados cerebros de nuestros intelectuales.

25-noviembre-01

 

 

INTELECTUALES (2): DRAMA EN VARIOS ACTOS, CON UNA CARRERA DE FONDO AL FONDO

 

Todos tenemos manos, pero unos son manitas y otros somos manazas. No todos los que no se dedican a actividades intelectuales --por ejemplo, la mayoría de los albañiles-- son necesariamente manitas. Igualmente, no todos los que nos dedicamos a actividades intelectuales somos necesariamente inteligentes (por ejemplo, Manuel Castells). Por tanto, yo sólo reivindico aquí mi papel de intelectual, lo cual no quiere decir, como demuestra el ejemplo citado, inteligente.

Aclarado entonces que ser modestos no requiere autoexcluirse de la calificación de intelectual, entremos en materia. A los intelectuales se les atribuye un papel especial en la vida pública, quizás al menos desde la época en que Platón pensara su república de sabios. Pero aquéllos eran sin duda otros tiempos, donde la democracia significaba algo distinto. Hoy, la democracia significa lo que no tenemos y aquello por lo que luchamos: iguales posibilidades materiales e iguales derechos, presupuesto imprescindible para desarrollar de verdad la diversidad individual y enriquecer certeramente la vida social. No me cabe duda de que nada de esto será posible con el capitalismo, a pesar de lo cual algunos intelectuales prefieren imaginar que lo único que es posible es el capitalismo (llueven los media sobre sus cabezas sin paraguas, sus cerebros hacen de filtro, y hablan sus bocas: “amén, Fukuyama”).

Pero me quiero fijar aquí en un aspecto del papel de los intelectuales, a los que, gracias a Dios (que no existe), no represento. Precisamente en este aspecto quiero insistir: cada intelectual tiene que pensar por su cuenta; si no, será sólo intelectual por decreto. Por ejemplo, si mi trabajo se incluye en el “personal docente e investigador” de la universidad, siempre habrá alguna EPA y algún funcionario del INE o de otro organismo que me encasillará, por ese solo motivo, entre los intelectuales. Pero el auténtico intelectual es el que va notando cada vez más nítidamente su soledad de corredor de fondo, y no le importa. Recuerda que antes corría en medio de un pelotón amplio, pero también que --no sabe muy bien por qué-- la gente que había a su alrededor ha ido desapareciendo. Se han ido metiendo en callejones sin salida --que, como en las películas de Hollywood, están siempre llenos de cubos de basura--; o se han dejado deslumbrar por anuncios fluorescentes, y a menudo sonoros, y han perdido el rumbo; o se han parado a descansar, derrotados, en algún bar de esquina... Uno sigue corriendo a paso tranquilo, en dirección a la meta que desde un principio se fijó, o le fijaron, o no tenía más remedio que fijarse, y no entiende qué es lo que hacen los demás (que, encima, de vez en cuando le gritan como si fuera él el que ha descarrilado).

Desde que empezó la carrera, el intelectual fondista se viene fijando en lo que sucede a su alrededor. De vez en cuando, alguno se coloca a su lado y le dice que si sigue en línea recta, encerrado en su senda, no experimentará la riqueza de experiencias que se tiene cuando se dedica uno a chapotear en todos los charcos, a mear en todas las esquinas o a montarse en el primer carro que pasa, aparentemente en dirección a la primera meta volante. El corredor tiende a pensar que eso suena a cantos de sirena, pero que deben ser mucho más desafinados que los que Ulises no quería oír, algo así como si el pasajero acompañante pretendiera convencerle para aceptar el gato de la “Rosa de España” a cambio de la liebre de Renata Tebaldi.

Pero es realmente curiosa la cantidad de ocasionales acompañantes de este tipo que surgen en la carrera de un corredor de fondo, y, curiosamente, todos con su dorsal, donde uno puede leer “ecologista”, “feminista”, “sindicalista”, “miembro de una ONG”, “pacifista”, “nacionalista”..., y hasta recuerdo a uno que llevaba escrito: “un poco de todo a la vez”. Más adelante, aparecen otros pegajosos corredores de ocasión que se atreven a llevar un cartel liviano en su mano derecha (o izquierda), donde uno puede leer: “abajo las reválidas”, o “de transvases, nada”, etc.; y recuerdo a uno, muy curioso, que llevaba uno en cada mano: en la derecha se leía: “memos impuestos, que es lo progresista”, y en la izquierda: “más impuestos, que es lo progresista” (el pobre, con tanto peso, sólo pudo aguantar diez pasos).

Ahora bien, los más persistentes de este bullicioso grupo --he llegado a la conclusión-- se pueden agrupar en dos tipos: aquellos a los que llamaré “militantes a la antigua”, y los que voy a denominar “novedosos militantes”. Tanto unos como otros se dirigen al corredor de fondo desde el coche en que viajan (llevan un chófer al volante) y por medio de un altavoz; y en ambos casos me he fijado que en los coches pone: “Mercado político, S. A.”, aunque en letra pequeña. Como yo le tengo pánico a los mercados, cada vez que aparece un coche de éstos, espontáneamente acelero, pero, claro, poco puedo hacer contra la gasolina sin plomo. Así que me resigno a escuchar sus mensajes desaboridos. Dicen los “neo-militantes”: “Vivan los nuevos movimientos sociales y la madre que los parió” (no me digan que no tiene su gracia). Yo, ni caso; pero me acuerdo una vez que, aburrido transitoriamente de tanta carrera, entablé diálogo con ellos: “¿por qué habrían de vivir: porque son nuevos, porque son movimientos o porque son sociales?”. El del coche aparentaba no oírme, o a la mejor es verdad que no me oía, pero yo insistía: “En lo nuevo hay cosas buenas y malas, como en botica; entre los movimientos, los hay terribles, como el sangriento Movimiento Nacional de Franco; y en lo social, también hay de todo, hasta brigadas político-sociales”. Al cabo de un rato, el chófer paró en un mesón de carretera, y ya no los volví a ver.

Luego, me acuerdo también de los coches de los “viejos militantes”. Estoy seguro de haber reconocido esos coches porque en más de uno me había montado yo mismo hasta que decidí dedicarme al atletismo intelectual, y cambiar la gasolina sin plomo (que entonces era horriblemente plúmbea) por el libre pensamiento. Incluso reconocí a más de un chófer y a más de un piquito de oro. Lo que más curioso me pareció es que no inventaran un lema propio, sino que se limitaran a repetir el mismo que gritaban los “neo-militantes”, si bien es verdad que con una pequeña variante. Los “paleo” decían: “Vivan los nuevos movimientos sociales y la madre que los parió, que soy yo”.

Desde luego, resultaba un poco extraño oír al camarada Roberto, con su bigote de siempre, gritar lo de “la madre que los parió, que soy yo”, pero ya se sabe que en la buena militancia uno debe estar dispuesto a todo...; y recuerdo muy bien el tándem que formábamos Roberto y yo, pues en las pegadas de carteles no había quien nos superara.

Bien. Y ahora me pregunta usted que a dónde me dirijo. Pues le contesto. Quiero una democracia de verdad, no como la que me quieren vender los liberales (los de verdad y los de pacotilla). Quiero que el principio “un hombre, un voto” se aplique siempre y en todas partes:

1) en las empresas, para que los antiguos dueños (es decir, los actuales) dejen de mandar;

2) en el mercado, para que éste se transforme en otra cosa y para que Bill Gates, por ejemplo, que posee 52.800 millones de dólares, no vote 52.800 millones de veces más que yo, que sólo tengo un dólar;

3) en la ONU y demás organismo internacionales, para, entre otras cosas, poner a Israel[49] y a Estados Unidos en su sitio; es decir, para que la gente que vive en esos desgraciados países pueda celebrar la alegría de liberarse de semejantes gobernantes sanguinarios;

4) en los parlamentos, para que no haga falta ser millonario (es decir, miembro de una familia millonaria, o de un partido millonariamente mercantilizado) como condición necesaria para ser diputado;

5) en los medios de comunicación, para que sean los periodistas los que informen, y no los dueños de los periódicos los que desinformen;

6) etcétera.

¿Le parece a usted que esa meta no merece la pena, y que me voy a detener en la carrera porque el primero que pase me invite a una caña? No me conoce, entonces, no. Esta carrera la corremos para denunciar tanto al malo como a su apuntador. El malo es el mayor culpable: él nos obliga a correr, cuando lo que queremos es caminar con tranquilidad; pero no olvide usted que su papel de malo es una exigencia del guión.

Ahora bien, el apuntador es peor, si me apura. Porque el guión le daba libertad y ha escogido la traición.

 

FIN DEL PRIMER ACTO

Marzo de 2002

 

 

ECONOMÍA CRÍTICA: TEORÍA Y PRÁCTICA

 

En un sentido etimológico, crítica no significa otra cosa que criba, separación, análisis, por lo que no es difícil entender que, desde un punto de vista tan amplio, no sólo la Economía, sino cualquier otra disciplina profesional que tenga propósitos simplemente analíticos tiene que mostrar necesariamente esa dimensión crítica. En un sentido más estricto, lo crítico es lo alternativo o lo heterodoxo, y en ambos casos los sinónimos citados nos informan de que en lo crítico siempre hay una presencia de lo otro, del alter que presenta una posición diferente, o bien que manifiesta una opinión que es otra, hetera, herética, heterodoxa. Si se recuerda que heterodoxia y herejía tienen una raíz etimológica común, no puede sorprender que los economistas heterodoxos a veces sintamos (aunque a menudo la exageremos) la amenaza de la hoguera, pues no en vano un premio Nobel y economista tan prestigioso como fue el recientemente fallecido Wassily Leontief nos dejó escrita una denuncia feroz de lo “militar” que puede llegar a ser, en ciertos casos, la disciplina de los departamentos universitarios.

Decía Leontief en una famosa carta a la revista Science (de julio de 1982), refiriéndose a sus colegas economistas: “¿Cuándo dejarán los investigadores (...) de preocuparse por el estado de equilibrios estables y estacionarios y el espléndido aislamiento en que se encuentra ahora la economía académica? Esta situación se mantendrá probablemente mientras los miembros permanentes de los departamentos importantes de Economía continúen ejerciendo un estrecho control de la formación, la promoción y las actividades de investigación de sus compañeros más jóvenes (...) Los métodos usados para mantener la disciplina intelectual en los departamentos de Economía más influyentes de este país pueden recordar en ocasiones los que emplean los marines para mantener la disciplina en la isla de Parris”. Como estos métodos de los marines son peores que los de la Inquisición, no puede dejar de haber motivos de inquietud para quienes, criticando estos métodos, no comparten la sólida posición académica de un Lester Thurow, quien, sin embargo, es suficientemente lúcido como para mostrar que la Academia no tiene hoy inconveniente en ir más allá (en el terreno de la Economía ortodoxa) de adonde llegó la Iglesia en época de Galileo (en el ámbito de la filosofía aristotélica), al señalar que “la aceptación del modelo convencional de la Economía, el de la oferta y la demanda, equivale a creer que la tierra es plana o que el sol gira alrededor de ella”.

Más que lamentarnos y sentirnos paranoicamente perseguidos, los economistas críticos deberíamos ponernos a la obra de construir sin dilaciones el sistema galileano de la Economía que tanta falta le hace a nuestro mundo moderno. Desde luego, sería una ilusión pretender que un edificio así se puede levantar en dos días, pero tampoco parece justo que nuestros colegas de profesión olviden que los economistas críticos nos venimos reuniendo en España desde 1987 para denunciar el mismo estado de cosas que critican Leontief, Thurow y otros, que tiene, además, el inconveniente de autorreproducirse con suma facilidad. Esto lo demuestra la valiosa reflexión, desde el punto de vista de la sociología de la ciencia, que nos ofrece la gran Joan Robinson, al hablarnos del estudiante pasador de exámenes. La economista británica nos explicó cómo se acomoda poco a poco ese estudiante hasta dejar de ser crítico, o hasta convertirse en un ineficaz hipercrítico, y se ve impulsado a ello en realidad por todo el sistema, pero en especial por los profesores que lo acostumbran a autoconsiderarse tonto si se preocupa en exceso por problemas relevantes para entender el mundo real (en vez de por cuestiones exclusivamente formales). Finalmente, una vez convertido el alumno en examinador, no hace sino reproducir el mismo sistema, al repetir (ahora desde su nueva posición) los mismos esquemas que le inculcaron a él.

Los economistas críticos españoles acabamos de celebrar (del 3 al 5 de febrero) en Albacete las VII Jornadas de Economía Crítica, con una muy nutrida asistencia (a pesar de estar en pleno periodo de exámenes, lo que dificultó la asistencias de algunos profesores y de bastantes alumnos) de 250 participantes, entre compañeros y estudiantes. Estas Jornadas tomaron el relevo de las ya celebradas en Madrid (1987), Bilbao (1990), Barcelona (1992), Valencia (1994), Santiago (1996) y Málaga (1998), y concluyeron con la propuesta de los compañeros de Valladolid para organizar las Jornadas de 2002. No puede sorprender que la prensa más académica y oficial hiciera acto de ausencia en nuestra reunión; pero debemos reconocer que parte de la culpa es nuestra, ya que, al dar por descontado que aquélla no se va interesar, perdemos una oportunidad que siempre se puede y debe intentar. Por tanto, la información potencial que allí se generó, al no convertirse de facto en información publicada, no alcanzó en esos días el estatus de auténtica información. Sin embargo, el público lector de los buenos periódicos debería saber que lo que se debatió en estas Jornadas fue un buen conjunto de cuestiones excepcionalmente relevantes para nuestro futuro como país, como sociedad y como parte de este mundo nuestro tan envejecido.

Entre otras cosas, los dos temas centrales de la VII JEC, discutidos en Plenario, fueron “La fragilidad financiera del capitalismo” y “Crecimiento, equidad y sostenibilidad: cómo cerrar el triángulo”. Estos temas, que también estuvieron presentes en el Primer Seminario Internacional Complutense sobre Nuevas Direcciones en el Pensamiento Económico Crítico (celebrado también con mucho éxito en mayo de 1999, en Somosaguas), son de una relevancia y actualidad inobjetables, como lo demuestran los continuos pronunciamientos de alarma que, desde Soros a Davos, pasando por las polémicas del AMI, la OMC o Seattle, se deslizan por entre las jabonosas burbujas de Wall Street, que a todas luces --teniendo en cuenta la inquietante situación de los mercados de petróleo y (gran novedad) de oro, o la aparente incapacidad japonesa para salir de su depresión, o el (para algunos) alarmante rebrote de la inestabilidad política en un número cada vez mayor de países (desde Alemania y Austria a Venezuela, Ecuador o México, pasando por Indonesia, etc.)-- parecen reflejar el brillo glamouroso de una gran pompa a punto de estallar.

Una de las iniciativas más novedosas de estas VII Jornadas españolas ha sido la creación de una red, en la que se han mostrado muy interesados los compañeros que han acudido en representación de más de 30 universidades, e incluso colegas de la enseñanza media y la formación profesional --cada vez más implicados en la enseñanza de la Economía--; red destinada a reforzar la colaboración y el apoyo mutuo de todos los que hemos tenido ya iniciativas de docencia de Economía crítica y/o de didáctica crítica de la Economía (seminarios mixtos universidad/exterior, asignaturas de libre configuración atentas a las nuevas demandas de los numerosos estudiantes que empiezan a interesarse por retomar el impulso crítico que se merece una situación económica tan lamentable, por debajo de algunas apariencias, como la actual, etc.).

Otra de las novedades que vamos consolidando es la creciente dimensión internacional de nuestras Jornadas. Nuestros amigos mexicanos, que han estado en varias JEC, han reproducido el modelo español en México, que, a su vez, ha sido imitado ya en Argentina y tiene movimientos paralelos y muy importantes en Brasil. Por otra parte, la presencia en las JEC de importantes economistas críticos de otros países de Europa, y también de Estados Unidos, en representación de diversas asociaciones y organizaciones con objetivos similares a los nuestros, ofrece una posibilidad de desarrollar aun más la reflexión sobre el futuro inmediato de la enseñanza de una Economía realista y relevante para entender (no para ocultar) cómo funciona esta economía capitalista. Así, los Economistas Europeos por una Política Económica Alternativa, la Asociación Europea de Economía Política Evolucionista, el Grupo Internacional de Trabajo sobre Teoría del Valor (IWGVT), la propia URPE (Union for Radical Political Economics) de los Estados Unidos, o el colectivo internacional ligado al lanzamiento de la revista Crítica Iberoamericana, son sólo algunos ejemplos de los grupos con los que estamos cada vez más en contacto.

Que el momento actual se encarga por sí solo, y de forma objetiva, de reforzar estos impulsos de unión lo demuestran dos últimos ejemplos. En primer lugar, los economistas críticos del Reino Unido han decidido convocar “la Otra Conferencia” (simultánea pero paralela al tradicional meeting de la Royal Economic Society) en Londres (del 27 al 28 de junio de 2000, en el Open University Conference Centre), para lo que se han constituido ya en la Association for Heterodox Economics (los interesados pueden contactar a los doctores Fred Lee y Andrew Trigg: flee@dmu.ac.uk y A.B.Trigg@open.ac.uk). La razón es que, a diferencia de lo que ocurre en los Estados Unidos --donde la URPE, el IWGVT y otros se reúnen por separado, pero acogidos todos al paraguas organizativo unitario de alguna asociación “regional” y plural de economistas[50]--, los británicos “ortodoxos” se toman con tan poco humor la “realeza” de su reunión y de su “Real Sociedad” que juzgan de poco rango (a pesar de la tradición en contra de su morganática Monarquía) convivir bajo un mismo techo con la plebe de los heterodoxos.

No es casual que, justo tres días después (1-2 julio) comience también en Londres la Conference of Socialist Economists (en la University of London Union), dedicada esta vez al tema “Capital global y luchas globales: estrategias, alianzas, alternativas” (más información en M.DeAngelis@uel.ac.uk). ¿Alguien se puede extrañar de que, siendo Londres (todavía) el centro financiero del capital mundializado, sea también el centro de los economistas críticos con la mundialización? ¿A alguien le parecerá raro que el contacto entre los economistas críticos españoles y extranjeros se haga cada vez más estrecho, y pase cada vez más por Londres y Nueva York? Con mucho gusto, ampliaremos esta información (diego.guerrero@cps.ucm.es) a quienes también en España --y eso nos consta sin ninguna duda-- quieren echar a andar en esta dirección, pero se encuentran desnortados y cegados por el sol del capitalismo globalizador. Por ello, es de agradecer la colaboración de un periódico que, como se puede comprobar, también nos da cabida a los economistas críticos españoles y a nuestras Jornadas, unas JEC cuyo desarrollo todos estuvimos de acuerdo en multiplicar y que encuentran ahora una buena oportunidad para dar el salto cualitativo que necesitamos.

Febrero de 2000

 

 

EL AUTISMO DEL MERCADO

 

En los dos últimos años ha cogido mucha fuerza el movimiento “post-autista” en economía. Primero fue un grupo de estudiantes franceses de doctorado (de l’École Normale Supérieure) el que protestó por la falta de pluralismo y el exceso de formalización en la enseñanza y en la investigación de la economía. Luego salió un segundo manifiesto, procedente de la no menos prestigiosa Universidad de Cambridge (en el Reino Unido), que se unió a la protesta sobre bases y argumentos muy similares. Y finalmente han surgido manifiestos e iniciativas en todo el mundo, que han culminado en un “movimiento post-autista” en Economía, que se sostiene en la página web de la pae (post autistic economics) y su correspondiente revista electrónica.

Aunque se pueden encontrar otros precedentes a este movimiento –no en vano el problema viene realmente de lejos--, es grato encontrarse con la sorpresa de que, en el último número de la prestigiosa revista neoyorquina Science and Society, el editorialista comente lo siguiente:

“Paseando por el nuevo campus de la Universidad Complutense en Madrid, en mayo de 1999, me sorprendió ver un eslogan pintado en la pared: ‘¡La economía trata de la gente, no de curvas!’. Nadie que no haya estudiado Economía puede captar plenamente ese sentimiento estudiantil de tormento por culpa de las “curvas”, esas relaciones entre variables que se representan mediante diagramas (por ejemplo, la intersección de las curvas de oferta y demanda). El eslogan criticaba la teoría abstracta y cuantitativa de la Economía –y por extensión de las ciencias sociales en general— y abogaba por el estudio de la realidad concreta, histórica y social. No tenía ni idea entonces de que ese eslogan ‘gente versus curvas’ iba a resultar profético. En junio de 2000, un grupo de estudiantes franceses publicó un escrito en la ‘web’, quejándose del estado actual de la Economía: su uso indiscriminado de las matemáticas; el ‘dominio represivo’ de la teoría neoclásica y la exclusión de enfoques alternativos y críticos. Los estudiantes llamaban a los profesionales de la Economía a comprometerse con lo empírico y lo concreto; a evitar el ‘cientifismo’ y abrazar ‘un pluralismo de enfoques adaptado a la complejidad de los objetos económicos y a la incertidumbre que rodea a la mayoría de la grandes cuestiones económicas’; así como a realizar reformas ‘para rescatar a la Economía de su estado autista y socialmente irresponsable’. El manifiesto puso en marcha el Movimiento por una Economía Post-autista, que se ha propagado como el fuego entre los estudiantes de Francia y España, y cuenta con un número creciente de adeptos también en otros países. El 21 de junio, Le Monde hizo un reportaje sobre el tema y se interesó por la opinión al respecto de importantes economistas de todo el mundo. En diciembre del 2000, se realizó un Congreso para reunir propuestas más detalladas. Desde entonces, el movimiento ha seguido creciendo y desarrollándose (http://www.paecon.net/)”.

En las Jornadas de Economía Crítica de Valladolid (28 de febrero-1 y 2 de marzo de 2002, las octavas que se celebran en España desde 1987) se va a discutir un manifiesto que propone que nos sumemos en nuestro país a este movimiento. Por tanto, parece ésta una buena oportunidad de volver a discutir sobre el autismo en la Economía académica y universitaria, empezando quizás por el análisis del fenómeno que le sirve de base real, que es el autismo económico que practica el mercado en la realidad (no sólo en la teoría).

En mi opinión, sobre la cuestión del papel del mercado en la economía y en la sociedad hay tres grandes corrientes cuyo impulso fundamental podemos caracterizar como sigue. En primer lugar, están los “fundamentalistas del mercado”, aquéllos a quienes siempre parece insuficiente la cantidad de mercado realmente existente, y que, como los defensores de cualquier otra panacea, hacen bien en ser coherentes con su diagnóstico y reclamar la receta apropiada que se sigue del mismo. Por tanto, sus partidarios quieren universalizar y globalizar aun más la economía de mercado –“el problema es que no hay suficientes mercados”, nos dicen--, y recortar o eliminar todas las instituciones y reglas que se oponen por doquier a su dominio absoluto. Estos economistas están dispuestos, no sólo a privatizar el sistema nacional de ferrocarriles (véase la excelente película de Ken Loach, “La cuadrilla”, para una ilustración de sus efectos en el caso británico), sino a privatizar incluso las cárceles y, si hiciera falta, siguiendo los postulados del maestro de Margaret Thatcher, Friedrich von Hayek, a privatizar totalmente el dinero en circulación.

Un segundo grupo de economistas, crítico del primero, se presenta como la alternativa a éste y se preocupa, por tanto, sobre todo, por aparecer como lo contrario del fundamentalismo. Entre los que insisten en los numerosos “fallos del mercado” hay todo tipo de sensibilidades teóricas y prácticas, desde las que se basan en un sentido del realismo más acorde con el sentido común hasta las que, más cultas, apoyan sus argumentos en sólidas tradiciones de pensamiento que, si no arrancan con celebridades del siglo XIX, como Karl Marx o Thorstein Veblen, lo hacen con famosos autores del siglo XX o incluso del XXI, desde Karl Polanyi y Maynard Keynes hasta Amartya Sen o Albert Hirschman. Como decía recientemente José Luis Sampedro, el decano de los economistas españoles, para ellos (los críticos) no se trata de eliminar el mercado, sino de conseguir que la economía de mercado no se convierta en una “sociedad de mercado”, en una especie de “régimen” todavía más totalitario y asfixiante que el que denunciaban el otro día, desde estas mismas páginas, Diego López Garrido y Nicolás Sartorius.

Desde esta perspectiva, se entiende bien lo que el movimiento post-autista, integrado sobre todo por economistas pertenecientes a este segundo grupo, concibe como el autismo de los economistas mayoritarios. Es verdad que la definición que del autismo ofrecen los diccionarios plantea algunos problemas de aplicación en este caso. Por ejemplo, el excelente Diccionario de Seco nos describe el autismo como un “trastorno psicológico caracterizado por el ensimismamiento y la falta de interés por el mundo exterior, generalmente acompañado de aislamiento y dificultad de comunicación”. Cierto es que los economistas ortodoxos y los fundamentalistas del mercado se encierran en sus modelos bellamente construidos y se olvidan del desapacible mundo exterior. Pero no es verdad que en esa actitud se vean limitados por dificultad de comunicación alguna, sino más bien todo lo contrario. De hecho, de lo que nos quejamos los economistas críticos, en España y en el mundo, es de que estos fundamentalistas de mercado se comunican tanto, con tanta facilidad y con tales medios, que, como efecto colateral inevitable, nos tienen a los demás en un tris de que callemos para siempre jamás.

Pero más difícil lo tenemos aun quienes simpatizamos con el reducido grupo de economistas que compone el tercer grupo en liza. En este caso, no se trata simplemente de denunciar los “fallos de mercado” porque, pensándolo bien, ¿qué partidario del mercado, desde Adam Smith a Milton Friedman, no ha sido al mismo tiempo crítico de algunos de sus fallos más sonados, como ése al que tanta manía le tienen y que se llama “monopolio”? ¿Qué economista, incluidos Carlos Rodríguez Braun o Pedro Schwartz en nuestro suelo patrio, se atrevería a negar la existencia de externalidades o de bienes públicos puros?

Sin embargo, lo que el reducido tercer sector de economistas planteamos es que, a lo peor, es el propio mercado el que encierra el fallo. No se trata de que el Estado y otras instituciones deban complementar o completar el papel del mercado porque hay funciones que aquéllos pueden y deben cumplir mejor que éste. De lo que se trata es que es muy posible que la culpa de los males económicos reales que padece la sociedad de mercado sea del propio mercado. Si el mercado funciona desequilibradamente y crea desigualdad, y si el Estado, tras dos siglos y medios de esfuerzos aparentemente bienintencionados, no es capaz de invertir esa tendencia a la desigualdad, que se presenta hoy con más fuerza que nunca, a lo peor resulta que el sistema no funciona correctamente (sólo hay que leer los periódicos con atención para darse cuenta).

Y es que los economistas de esta tercera clase (los que no viajamos en coche cama ni siquiera en litera) tenemos una pregunta que hacer a nuestros colegas, tras un comentario previo para tantear si podemos ponernos de acuerdo.

Comentario (triple). Los que viajáis en primera nos habláis de la “economía del bienestar” que genera y difunde el mercado entre toda la sociedad. Los que viajáis en segunda respondéis que qué sería del mercado y de la sociedad si no fuera por la benéfica actuación contrarrestante del “Estado del bienestar”. Sin embargo, los que nos agolpamos en los vagones de tercera no observamos el bienestar sino en la televisión que nos retransmite lo que sucede en los coches delanteros del tren.

Pregunta. ¿Tan seguro está todo el mundo de que es absolutamente imposible que la sociedad se decida a sustituir estos anticuados trenes por otros en los que todos los viajeros disfruten y sufran de las mismas condiciones materiales?

Febrero de 2002

 

 

FUSIONES Y REVOLUCIONES (POLÍTICAS Y ECONÓMICAS)

 

Escribe Joaquín Estefanía es su reciente libro --Aquí no puede ocurrir-- que el economista y el sociólogo “tienen que reivindicar ante los poderes el deber de la impertinencia”. En mi condición de economista que trabaja en una Facultad de sociólogos, me siento en la obligación de ser impertinente por partida doble, razón por la cual, además de criticar al poder en cuanto tal, me tomo la libertad de criticar al propio Estefanía, de quien se puede discutir si forma parte, o no, de los poderes merecedores de impertinencia.

Me da la impresión de que el poder de mi admirado Estefanía no es enorme, pero tampoco insignificante. En su equilibrio de poderes y contrapoderes, pudo:

1) contar ayer (15-3-00), en la presentación de su libro en Madrid, con la presencia y el apoyo de otro poderoso “contrapoderoso”, Ignacio Ramonet (director de Le Monde Diplomatique);

2) ver hoy (16-3-00) publicada una amplia reseña del acto en El País; y

3) ver publicadas el 5-3-00 dos páginas enteras en las ese periódico extractaba la parte principal del prólogo de este libro.

Esto no lo digo como crítica, pues nada me parece a mí más natural que el que el Director de Opinión de un periódico tan importante tenga esa repercusión mediática, máxime cuando el contenido del libro lo justifica. La crítica que pretendo aquí se refiere precisamente al libro, aunque me referiré primero, brevemente, a las reseñas periodísticas citadas, que tienen en común la frase de Nacha Guevara que tanto impacto parece haber tenido en Estefanía: “Ya no hay revoluciones, sólo fusiones”.

Precisamente, una de las tesis principales del libro es que “asistimos a una segunda revolución del capitalismo”, uno de cuyos rasgos fundamentales sería la oleada de fusiones cotidianas que nos ahoga. De donde deduzco que Guevara y Estefanía, en su compartida frase, no se deben de referir a esta clase de revoluciones --más retóricas que reales-- sino a las de verdad, a ésas que para algunos ya no existen ni, al parecer, existirán jamás (si yo fuera médico, diagnosticaría miopía en este caso, pero tengo que reconocer que no soy médico).

Estefanía quizás piense que no habrá ya más revoluciones, pero desde luego no se cuenta entre quienes creen que los países ricos “nunca van a sufrir los efectos perniciosos del nuevo capitalismo”. Dicho esto, la primera pregunta que se plantea es: ¿qué es este “nuevo capitalismo”: qué es lo que tiene de realmente nuevo? Si uno se limita a leer con detenimiento las reseñas periodísticas, obtendrá una idea confusa al respecto. En la entradilla al avance del 5-3-00, el periodista subtitulaba así (bajo el título genérico de La segunda revolución capitalista): “La ‘financiarización’ de la economía y la acumulación de crisis caracterizan el nuevo espíritu del sistema imperante”. Esto podría inducir a pensar que lo nuevo del capitalismo y de la académica Nueva economía --de la que todo el mundo habla ya como de algo indudablemente real-- sería ese “nuevo espíritu” (especulativo, financiarizado, americanizado, desigual, virtual...) del capitalismo, novedad que además se data en una fecha tan precisa como el berlinés 1989.

Ensordecido quizás --además de miope-- por el estrépito que levantó la caída del famoso muro, cuyos ecos todavía resuenan, Estefanía nos da una receta contra los males del neocapitalismo en voz muy alta (como le pasa a los sordos que creen que todos los demás también lo somos), receta que tiene dos ingredientes: 1) una autocrítica de los que procedemos del marxismo --como él y como yo--, para que reconozcamos que “está en crisis la crítica del capitalismo”; 2) pero también el establecimiento de una especie de novedosa policía de tráfico, que aplique “sus semáforos de control”, con multas y tasas incluidas, no al tráfico vial y municipal, sino al tráfico financiero y globalizado. Esto de los semáforos merece la pena explicarlo: se trata, según él, de establecer unas “reglas de juego” que sirvan para controlar “los excesos del nuevo capitalismo”, esos excesos que ahora critica ya todo el mundo, desde George Soros y Michel Camdessus a Paul y Robert Samuelson, o Joseph Stiglitz, Stanley Fisher e tutti quanti. En realidad, más que un programa de policía municipal parece todo un plan integral de urbanismo, ya que pretende establecer una nueva “arquitectura financiera” adaptada a las condiciones de este neocapitalismo de San Vito que padecemos.

Pero es hora de ir entrando en la materia del libro. Estefanía, keynesiano él como buen progresista rodeado de neoliberales hostiles, arranca citando al gran maestro: “El nihilismo de los mercados de capital sin regular convierte el empleo y el bienestar en un simple efecto secundario de la actividad de un casino”. Esta conocida crítica de Keynes a la “economía de casino” no debe hacernos olvidar que no hay nadie más liberal que el propio Keynes (entre los economistas sensatos), y nadie más liberal que los socialdemócratas (entre los políticos burgueses sensatos). Ahora bien, a quienes perseguimos una sensatez no liberal (ingenuidad, la llaman otros) no nos parece correcto hablar de los excesos del nuevo capitalismo --ni tampoco del viejo--, porque pensamos que lo que de verdad es excesivo es el capitalismo mismo. Y lo es tanto en el tiempo como en su propia naturaleza. Requiescat in pacem, le cantarán pronto (no me importa que se rían: desahóguense).

Frente a los teóricos de la novedad permanente y vertiginosa nos levantamos los que buscamos la continuidad en el interior de la historia. No nos olvidemos de que Schumpeter le pedía al economista de formación tres requisitos: análisis, estadística y sentido histórico; esto último le falta, en mi opinión, a la mayoría de los economistas, quizás porque sólo conocen la historia a través de la televisión. Este sentido de la historia nos impediría olvidar, por ejemplo, cuando se habla de Keynes y de las burbujas financieras, el antecedente de John Law y de la burbuja del Mississippi (estoy hablando de 1720, no de antes de ayer). El propio Schumpeter, que sitúa a Law “en la primera fila de los teóricos monetarios de todos los tiempos” --y, con él, los demás historiadores de la Economía-- lo ubica como un clarísimo precedente de Keynes, como también hace Kindleberger.

Schumpeter ha explicado cómo la especulación de la Banque Générale de París, que el Regente de Francia le permitió crear a Law --y asociar al valor de las tierras coloniales francesas en la Luisiana y el Mississippi, todo ello antes de nombrarlo ministro de Hacienda--, terminó como tiene que terminar cualquier burbuja (financiera o no): explotando. Y la experiencia francesa del escocés Law fue “tal que en los siguientes 150 años se vacilaba incluso en pronunciar la palabra ‘banco’”. El liberal conservador Schumpeter no duda en señalar que la fama del teórico Law sufrió mucho como consecuencia de una “práctica bancaria irresponsable” y del fracaso “de proyectos que salieron mal sin que por ello se pueda decir que fueran fraudulentos o absurdos”.

El problema de muchos ex marxistas es quizás que se han acostumbrado por mucho tiempo a leer sólo literatura mediática, la que entra en el doble circuito del pensamiento único –el que Estefanía critica-- y del pensamiento mestizo (el que reivindica). Pero excluyen la otra literatura. Por ejemplo, la de autores como Henryk Grossmann o Paul Mattick. El segundo escribió un libro hace treinta años --Marx y Keynes-- cuya actualidad y penetración se revela cada día mayor. El primero, que en una nota a pie de página de su libro clásico de 1929 --La ley de la acumulación y del derrumbe del sistema capitalista-- también se ocupaba de Law, es uno de esos autores que todo estudiante de Economía debería conocer, cosa harto improbable mientras los planes de estudio los elabore la misma coalición de liberales de siempre (los ultras y los socialdemócratas).

Pero Grossmann, unos meses antes del octubre negro de Wall Street, escribió en su libro (en 1929):

“Una ilustración más y una confirmación aquí sostenida nos la ofrece la actual situación económica de los Estados Unidos de Norteamérica. A pesar del optimismo de múltiples teóricos burgueses, los cuales creen que los norteamericanos han logrado solucionar el problema de las crisis y estabilizar la economía, muchos indicios nos señalan que allí nos aproximamos a un nivel de sobreacumulación” que está provocando que “enormes fondos pudieran afluir en los canales de la especulación bursátil o al menos en la sobrecapitalización de muchas empresas a causa de la facilidad para la consecución de dinero. La situación de estrechez de la industria se muestra en un aumento de los préstamos especulativos para fines bursátiles y en la cotización de las acciones hechas subir especulativamente”. Seguidamente explica cómo “para contrarrestar la especulación” la Reserva Federal practicó una política de elevación progresiva del tipo de interés, alcanzando éste un nivel desconocido “desde la primavera de 1924”, a pesar de lo cual el resultado “parece haber fracasado completamente si se observa la fiebre de especulación en la bolsa de Nueva York en las últimas semanas de 1928 (...) La gran quiebra que se avecina ya anticipa algunas sombras. Ya el 8 de diciembre de 1928 en el New Yorker Stock Exchange se produce un gran derrumbe de las cotizaciones y de la venta de títulos por efectos del pánico. Se trata de contrarrestar la tormenta que se avecina (...)” (negrillas, añadidas).

Y todo esto está escrito antes del famoso crash de octubre de 1929. Pero claro, se trataba de un marxista que nunca dejó de serlo[51].

Pero demos un salto de 71 años y veamos lo que escribe ahora Doug Noland en The Credit Bubble Bulletin (3-3-00), bajo el título de “John Law y Alan Greenspan: los grandes inflacionistas”. Tras recordar que “por unos años, el sistema de Law funcionó maravillosamente, y se produjo un tremendo boom comercial en Francia tras décadas de depresión”, finalmente “perdió completamente el control de sus sistema financiero (...) de hecho se necesitó muy poco tiempo para que la emisión de dinero y de crédito junto a una espectacular burbuja de la bolsa destruyera completamente el sistema”. Sin embargo, antes de que ocurriera el desastre, “las autoridades” se oponían a que terminara la fiesta, “igual que hacen ahora la Reserva Federal y el Tesoro con la burbuja Greenspan”. Al contrario, ya en época de Law “sus esfuerzos se dirigían cada vez más a sostener la burbuja con emisiones frenéticas de dinero y manipulaciones de mercado”, y lo mismo sucede hoy, cuando “una dinámica muy similar propicia una manía aun mayor”. Por eso, la conclusión final de Noland y su equipo es bien simple: teniendo en cuenta que “un sistema monetario dominado por la monetización de activos y por la política acomodaticia de la Reserva Federal, abasteciendo ilimitadamente de oferta monetaria, es la receta exacta para el desastre” --y, además, una “réplica insensata del fiasco de Law”--, “estamos completamente seguros de que los historiadores económicos verán a Greenspan como el mayor inflacionista. A este respecto, no cede el paso a nadie, ni siquiera de John Law”.

Sólo me falta, para concluir, hacer un pronóstico --sin desconocer el riesgo que expresa la definición del economista como “alguien que explicará mañana por qué lo que predijo ayer no se ha cumplido hoy”--: la explosión de la burbuja bolsística mundial va a ser tan estrepitosa que todo el mundo sufrirá, como el menor de los males, sordera y pérdida de memoria. Por suerte para Estefanía, eso ocurrirá después de que haya vendido ya muchos libros. Pero, tras esa explosión, aunque todo el mundo se va a acordar del nombre de ese libro, quizás la gente se dedique a comprar otra clase de libros, y desde luego muchos se quedarán sin dinero para comprar libros por mucho tiempo.

16-3-00

 

 


[31] Una especie de Caperucita que, en vez de encontrarse con nuestro lobo feroz, se topa con un oso grande y feo.

[32] En los dos últimos años, estas cifras se han complicado más aun, ya que la tasa de ahorro de la economía estadounidense como un todo ha pasado a ser negativa, ¡por primera vez en su historia!

[33] Corre el rumor de que Alfonso Guerra llamó de esta guisa a su camarada de partido, pero no sé si es cierto. Tampoco sé si es falso el chiste que se atribuye a los mismos personajes, según el cual el primero comenta con su gracia andaluza habitual: “Pero si va a cazar caracoles... ¡y se le escapan!” [añadido de mayo de 2002: ¿Hace falta recordar la puñalada trapera de Felipe González hacia Zapatero, poco después de que Jesús Polanco le recordara al nuevo líder socialista que él no veía tantas razones para el optimismo electoral del PSOE como al parecer se estaban empeñando en ver los nuevos dirigentes de ese partido?].

[34] Este defecto del “maticismo” es parecido al que cometen quienes dicen que “no se puede generalizar”. Quienes afirman esto desconocen, primero, que de hecho se generaliza continuamente, sobre todo en el lenguaje culto. Pero, segundo, quieren decir: “no se debe generalizar”, lo cual tampoco es cierto. Por tanto, debería sustituirse por una afirmación más exacta: “no se debe generalizar mal, pero es lícito, e incluso imprescindible, generalizar bien, a menos que pensemos que no necesitamos la teoría (cosa que, desde luego, es poco propia de cualquiera que tenga pretensiones teóricas)”.

[35] Con este lenguaje, de paso, se asusta a los más tímidos e impresionables.

[36] Que se receta en dosis diferentes, según el grado de izquierdismo con que se haga la crítica socialdemócrata del neoliberalismo.

[37] Véase el excelente libro, ya citado, de Chattopadhyay (1994), donde se ofrece una detallada y minuciosa interpretación de la experiencia económica soviética, basada en la teoría de Marx, y se compara con la ofrecida por muchos de sus discípulos, que, en muchos casos, prefieren partir de ideas total o parcialmente ajenas al sistema conceptual del primero.

[38] Catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Complutense de Madrid, Consejero Ejecutivo del Banco de España, Premio Rey Juan Carlos de Economía y Académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, etc., etc. En realidad, dada la larga lista de títulos académicos, empresariales y de todo tipo acumulados por tan ilustre colega, es lógico que no se sienta obligado a recordarle al lector que también fue durante un tiempo el responsable de la sección económica del Partido Comunista de España.

[39] Véase el Boletín Informativo, Fundación Juan March, nº 306, enero de 2001.

[40] Me refiero a la exposición de pintura “De Caspar David Friedrich a Picasso. Obras maestras sobre papel del Museo de Wuppertal” (19 de enero a 22 de abril de 2001).

[41] Aunque, pensándolo bien, ¿qué más le da a un señor con una fortuna de más de trescientos mil millones de pesetas un duro más o un duro menos?

[42] En carta a El País, Rodríguez Braun protestaba por mis palabras: “En su artículo del 28 de enero, Diego Guerrero afirma que yo me he quejado del escaso acceso que tengo a EL PAÍS. Es falso. Estoy feliz de poder publicar un par de artículos al año, y aun más feliz de poder leer aquí a Mario Vargas Llosa un par de veces al mes. Lo único que he dicho, y mantengo, es que tales frecuencias empalidecen frente a la presencia cotidiana de antiliberales en estas páginas” (5-2-00). Evidentemente, el “ultra” Braun considera que todo el que no llega a su increíble grado de liberalismo es un “antiliberal”. Pero hay que ser ciego para negar el liberalismo acendrado de las contribuciones que normalmente acoge ese diario. Por eso le repliqué en otra carta (publicada el 14-2-00), a la que esta vez no contestó, en la que escribía yo --tras recordarle un artículo suyo de 31-12-97 en el que aseguraba que la supuesta marginalidad del liberalismo en El País “se reproduce en todos los medios de comunicación”-- que esto “podría hacer sonreír a más de uno de los que se acuerden cómo continuaba aquel artículo suyo, en donde, tras acusar, con razón, a los socialistas de esquizofrenia ‘entre lo que dicen y hacen’, él mismo afirmaba que éstos ‘lo que hacen es aceptar el liberalismo, pero matizándolo con la solidaridad, la dimensión social y los diferentes y hermosos nombres que acuñan los socialistas’. Lo cual es completamente verdad, pero termina por darme la razón a mí, que interpreto, como él, a los socialistas como una variante del liberalismo”.

[43] El señor Ridao, en carta a El País que he perdido, me hizo ver que mi interpretación de su artículo era errada. Por eso, la corregí así (en una carta al Director, publicada en El País de 5.2.00): “Tiene razón el señor Ridao al mostrar su asombro por mi equivocada interpretación de su artículo del 28 de diciembre de 1999, debida probablemente a una precipitada lectura, ya que mi artículo al que él se refiere fue enviado a EL PAÍS ese mismo día y posiblemente hacía un repaso excesivo de contribuciones. Sin embargo, tras releer su artículo, le reitero el elogio que en él hacía, pues su lectura de Hayek sigue siendo inteligente, y en la línea de la de autores tan importantes como Geoffrey Hodgson y otros neoinstitucionalistas y evolucionistas. Corríjame el señor Ridao si me equivoco de nuevo, pero la relectura de su artículo me ha convencido de que se sitúa en algún punto entre la segunda y la tercera vías, ya que ambas optan por el socialismo liberal de la vieja socialdemocracia que reclama explícitamente ese cóctel, desde Roselli a Bobbio. Pero permítame apostillar dos cosas. Puede que liberalizar los mercados financieros sin hacer lo mismo con el comercio mundial sea una locura, pero se trata de ese tipo de locuras que antes Keynes, y ahora Soros, quisieran evitar; la cuestión es: ¿se pueden evitar desde dentro del sistema? En segundo lugar, afirmar que la globalización depende de la ‘estricta voluntad de los Gobiernos’, y no ‘de los cambios tecnológicos’, es probablemente una forma de idealismo que no comparto, pero muy acorde con el terreno ideológico que justamente reivindica el señor Ridao en su reciente carta.”

[44] Si no recuerdo mal, este artículo me lo pidió mi amigo Javier Alvarado, por encargo de su amiga Paloma, que trabajaba en Mundo Obrero, en febrero de 2000. No sé, pero dudo, que se publicara en esa revista, aunque yo lo escribí gustoso. Sé que CCOO, a las que pertenezco, me censuran, pero no sé si el PCE, al que no pertenezco, me censuró.

[45] Demasiado a menudo decimos Israel cuando queremos decir “gobierno israelí actual”, que representa tan poco a los israelíes como el resto de los gobiernos “democráticos” occidentales hacen con sus respectivos pueblos. En la prensa del 12-5-02 se podía leer que “Miles de pacifistas israelíes piden en Tel Aviv la salida del Ejército de los territorios palestinos” (unas 60.000 personas, según la policía de Israel, y 100.000 según los grupos israelíes convocantes, se podía leer en la página 4 de El País de ese día, donde se incluía también una foto de la manifestación en la que se veía un a pancarta en inglés con el siguiente lema: “¡Detengamos el terrorismo del ejército israelí!” [Stop IDF Terror!, donde IDF significa Israel Defense Forces]). Por tanto, mientras que el Gobierno de Israel acusa a “los palestinos” de terroristas, miles de israelíes acusan de terrorista a su propio Gobierno.

[46] El País publica hoy (17-5-02) la siguiente noticia –bajo el titular: “Bush sabía antes del 11-S que Al Qaeda planeaba secuestrar aviones. Las revelaciones de la CBS dejan a la Casa Blanca bajo sospecha”--, que recoge en Washington su corresponsal, Enric González: “George W. Bush supo, un mes antes del 11 de septiembre de 2001, que Al Qaeda quería secuestrar aviones comerciales estadounidenses. Sabía desde mucho antes que Osama bin Laden tenía el plan de utilizar aviones secuestrados como proyectiles. Y un agente del FBI advirtió a sus jefes, también en agosto de 2001, de que personas sospechosas procedentes de Oriente Próximo tomaban lecciones de vuelo en escuelas de EE UU. Casi todas las piezas del rompecabezas estaban sobre la mesa, pero Bush no hizo nada. El escándalo reventó el miércoles por la noche (...)” (p. 9).

[47] Mi compañero de la Universidad del País Vaco, Joaquín Arriola, le replicaba así a Guillermo de la Dehesa: “Con todo, el último párrafo del artículo es el más útil para entender lo que es la globalización: el tono zahiriente del comentario con el cual pretende despachar los argumentos del profesor Diego Guerrero destila la misma prepotencia a la que se enfrentan los gobernantes subsaharianos o latinoamericanos en sus relaciones con las misiones del Fondo Monetario Internacional, los sindicatos ante la patronal y los Gobiernos neoliberales o los trabajadores precarizados e individualizados al pretender reivindicar algo frente a sus empleadores: el autoritarismo que segrega continuamente el capital frente al trabajo, en todas sus formas y dimensiones” (carta al Director, en El País, 6-5-01). Sin embargo, como digo en el texto, el comentario de De la Dehesa no me zahirió nada: simplemente se equivocaba de plano al interpretarme como un “quiebraquilo”.

[48] Recuérdese el respeto que le tiene el señor Sala a don Thomas Jefferson, a quien coloca al mismo nivel que a Adam Smith.

[49] Véase el excelente artículo de José María Ridao en El País de hoy (15-5-02).

[50] Que celebra su reunión anual en un local común, normalmente --como en el caso de la Asociación Americana de Economistas del Este-- en uno de esos macrohoteles de Nueva York, Boston o Washington.

[51] Por lo que no extraña que no lo cuenten ni siquiera entre los teóricos de la Escuela de Frankfurt, en cuya creación colaboró tan activamente, y que hoy se identifica universalmente con la aportación de la “teoría crítica” de contenido sobre todo filosófico, sociológico, estético, etc., pero nunca económico.