Lo que no quiso decir, ni pudo decir,

ni nunca dirá don Xavier Sala i Martín

 

 

 

 

 

Permítame el lector cerrar esta primera parte del libro con tres capítulos que versan más bien sobre ausencias que uno observa en el libro de Sala. No se trata, sin embargo, de elaborar in extenso los temas que él no toca, sino de dejarlos simplemente apuntados.

En primer lugar, hay al menos algo de lo que no quiere hablar nuestro autor (aunque lo sepa): la prolongada crisis económica en la que está sumida la que hasta ahora era la segunda economía mundial, Japón (ahora adelantada por China); y la cada vez más probable crisis que, según un número creciente de economistas, incluidos liberales y ortodoxos, va a ocurrir en los Estados Unidos, con indudables semejanzas, pero a una escala mayor, y con consecuencias más dañinas para la economía mundial, que en el caso japonés. Puesto que en la segunda parte del libro se menciona el análisis de Fred Moseley en uno de los artículos (capítulo 1), es bueno remitir al lector al más reciente trabajo sobre el tema de este mismo economista marxista: el que ha publicado en el número de abril de 2002 de la neoyorquina Monthly Review. Pero tampoco está de más mencionarle el nombre de algunos economistas ortodoxos que vienen a decir prácticamente lo mismo: apunte los nombre de Kurt Richebächer, de Henry Liu o de Doug Noland.

Un segundo conjunto de ausencias se agrupa en torno a algo que no pudo decir Sala (porque no podía saberlo). Me estoy refiriendo, por ejemplo, a por qué (entre otras cosas) ha subido Le Pen en las últimas elecciones presidenciales francesas (al escribir esto aún no se han celebrado las legislativas de junio), y por qué parece crecer y crecer el fenómeno –electoral y social-- de la nueva extrema derecha (véase el capítulo 16, donde se escarba un poco en esto). En este caso sí que nos encontramos ante una auténtica novedad, ya que Haider en Austria, o Le Pen en Francia, o el recientemente asesinado Pim Fortuyn, en Holanda, llevan mucho tiempo utilizando métodos electorales y pacíficos –y quien los acuse de demagogos, que tire la primera piedra y se deje escrutar el grado de demagogia que incuba su propio discurso--, pero tienen un rasgo en común y también compartido con la extrema derecha clásica: su convencimiento de que el mercado es la solución de la cuestión económica (recuérdese la famosa frase de Le Pen: “Soy, socialmente, de izquierdas; económicamente, de derechas; y, nacionalmente..., de Francia”).

En tercer lugar, lo que nunca dirá Sala (porque nunca querrá saberlo ni decirlo) es qué puede leer el lector que se interese en seguir profundizando en temas no liberales, y en argumentos eficaces para contrarrestar los insípidos planteamientos de los liberales. Son tan “desaboridos” que hoy, día de mi cumpleaños (12 de mayo), he tenido la suerte y la desgracia de que El País publique una breve recensión del libro que yo mismo estoy criticando aquí. Titula Jesús Mota su comentario “La infatigable pedagogía neoliberal”, y, tras sacar a relucir alguna de las más gloriosas frases de nuestro querido autor, este periodista liberal (de la familia socialdemócrata) de ese periódico liberal (de la familia de los periódicos pro-golpistas, como dejó claro con su apoyo al golpe empresarial contra el legítimo régimen venezolano de Hugo Chávez), concluye: “Cabe decir lo anterior si el discurso neoliberal simplificado se toma en serio; pero es mejor no hacerlo”.

El lector habrá observado que yo sí que me tomo en serio el discurso neoliberal –Mota no se da cuenta de la tautología que comete, ya que el discurso neoliberal es, por definición, no simplificado, sino “simplista”--, pero me tomo más en serio aun el discurso liberal, el de Smith, Hayek, Popper, Vargas Llosa, Pedro Schwartz, Gabriel Tortella..., y el de los socialdemócratas como Anthony Giddens, que vuelve hoy a la carga con su tercera vía en el mismo periódico (las desgracias nunca vienen solas, como dice el refrán), o como Joaquín Estefanía, que no tiene más remedio que darles cabida, ya que el dueño manda.

Pues bien, ya que estamos en una época en que el internet está sustituyendo a las bibliotecas en la tarea de los malos estudiantes, aprovecharé para dejar aquí algunas referencias imprescindibles que el lector puede encontrar también en Internet. Por ejemplo, desde hace unos días está disponible en la red (http://www.i6doc.com/), y en la versión española de Alejandro Ramos, uno de los mejores manuales de Economía que el lector no liberal puede desear: Comprender la Economía, del belga Jacques Gouverneur.

Asimismo, puede acceder, a través de la página del movimiento post-autista en Economía (http://www.paecon.net/), a toda una serie de enlaces que le abrirán perspectivas sobre los más diversos campos de la economía heterodoxa y no liberal. Entre otros autores que participan en los debates que recoge esta página está Bernard Guerrien, autor de varios excelentes manuales y diccionarios de introducción a la Economía, pero que, en este caso, lamentablemente, no están traducidos al español. Otro manual muy útil, traducido también del francés, pero esta vez por mi colega de la Complutense, Xabier Arrizabalo, está a punto de salir al mercado en español: se trata del manual del canadiense Louis Gill, Fundamentos y límites de la economía capitalista.

Por cierto, que en esta misma universidad madrileña el lector puede encontrar apoyo para ampliar sus inquietudes antiliberales en una amplia gama de posibilidades. Por ejemplo, puede acudir a los cursos de Economía que la UCM imparte con la colaboración de la Fundación de Investigaciones Marxistas y la Fundación Sindical de estudios, de CCOO, en la sede de MAFOREM (Sebastián Herrera, 14, en Embajadores). O puede visitar la excelente oferta de textos de autores socialistas, comunistas y anarquistas que se recogen (casi siempre en español) en la página de la BAS (la Biblioteca de Autores Socialistas): http://www.ucm.es/info/bas/es/marx-eng/indez.htm (y si sabe inglés puede pasar luego a la página http://www.marxists.org/archive/marx/). O bien puede participar activamente en las discusiones del Foro Internacional “Marx-marxismos Hoy”, que también organiza y mantiene activo esta universidad (http://www.ucm.es/info/eurotheo/hismat/forum.htm).

Por último, el lector puede asistir a las reuniones de las Jornadas de Economía Crítica, que se celebran bianualmente en España, y donde se presenta una buena cantidad de trabajos que tienen en común su rechazo de la ortodoxia liberal. Información adicional sobre esos trabajos puede encontrarse en la página http://www2.eco.uva.es/jec, y si el lector requiere algún detalle más, me ofrezco voluntariamente a ampliárselo en la siguiente dirección: diego.guerrero@cps.ucm.es.