Deuda externa

 

La Argentina había suspendido los pagos a la banca comercial desde 1988. A partir de 1990 reinició los pagos mensuales de intereses. Pero en abril de 1992 se produjo un hecho determinante. Se acordaron con el Comité de bancos acreedores los términos de la refinanciación de la deuda de mediano y largo plazo. En diciembre se firmó el acuerdo definitivo y para los primeros meses de 1993 se pusieron en marcha las operaciones de canje.

 

Esta operación, extensiva a los países de mayor endeudamiento, se conoció como “Plan Brady”. En la práctica, fue una gigantesca securitización de deudas hasta entonces poco menos que incobrables, y una fenomenal transferencia de estas carteras desde los bancos hacia los inversores institucionales.

Tabla 17: Composición de la deuda externa argentina por tipo de acreedor. En puntos porcentuales del total. Años seleccionados.[1]

Instrumento

1991

1998

Bonos

10.3

56.2

Deuda bancaria directa

7.7

14.8

Organismos Int.

13.8

14.1

Otros

6.7

7.3

Acreedores oficiales

15.5

6.9

Bancos comerciales

46.0

0.8

 

El Plan Brady marcó el regreso de la Argentina a los mercados internacionales de capitales. Significó un cambio dramático en cuanto a la identidad de los acreedores. La mitad de la deuda externa pública, que estaba en poder de un grupo de grandes bancos internacionales, se convirtió en bonos[2] que fueron a parar a manos de grandes inversores institucionales del país y del extranjero. Como claro resultante de la operación, se eliminó la posibilidad de negociar en forma directa con los acreedores y se agregó un componente de volatilidad a la deuda, al atarla a instrumentos de especulación financiera sujetos a variaciones de precios en los mercados mundiales.

 

Toda la década de la convertibilidad estuvo signada por los avatares del sector externo, poniendo de manifiesto la indudable exposición de la economía argentina. Cuando el reflujo de los capitales externos se hizo ostensible a partir de 1998, el panorama era el de una economía en recesión, incapaz de generar divisas genuinas para afrontar los compromisos externos tanto del sector público como del privado. Entre 1991 y 2001 se pagaron 62.844 millones de dólares en concepto de intereses.[3]


 

[1] Ministerio de Economía. Secretaria de Financiamiento.

[2] Los llamados “bonos Brady” fueron específicamente de dos tipos. De tasa flotante y de tasa fija. Los primeros contemplaban una quita de capital del 35% sobre el valor nominal, mientras que los de tasa fija se canjearon a la par, como su nombre lo indica, aunque con intereses repactados. Las series de bonos de tasa variable se denominaron FRB (Floating Rate Bond) y Discount bonds. Las de tasa fija: Par bonds.

[3] BBVA. Informe de coyuntura Nº 55