La Teoría de Caos aplicada

El Orden que surge del Caos, que surge del Orden

Otra dimensión de capital relevancia de que se integra a la Teoría de Caos lo es la de los sistemas disipativos, esto es, aquellos que se encuentran intercambiando energía con su medio ambiente. Uno de los mas destacados investigadores en este campo es el químico Ilya Prigogine galardonado con el Premio Nóbel de Química en 1977, quien ha realizado avances muy notables en sus estudios sobre termodinámica.

Prigogine descubrió que los sistemas que se alejan del equilibrio (aquel punto donde las partículas del sistema están paralizadas o se mueven al azar en desorden total), presentan características especiales que eventualmente los llevan a un estado donde espontáneamente surge el orden. El menciona: "En química, la relación entre el orden y el caos se manifiesta como altamente compleja: regímenes sucesivos de situaciones ordenadas (oscilatorias) siguen regímenes de conducta caótica" (Briggs y Peat, 1994 pag. 137). De aquí que la propiedad de los sistemas de generar orden a partir del caos se le conozca como Auto-organización. Cuando nos movemos en carreteras poco transitadas los demás vehículos parecen no afectar, sin embargo, a medida que crece el tráfico, el movimiento vehicular obedece al comportamiento que se mueve como un todo sincronizado. En ese entonces reaccionamos e interactuamos con los movimientos de todos los conductores. El tráfico se ha auto-organizado, como mencionan Briggs y Peat.

Para Prigogine el orden y caos es un flujo continuo que permea a los sistemas disipativos en contacto con el medio ambiente. Estos importan energía para su desarrollo y crecimiento, mientras exportan desechos en formas más entrópicas. Sin embargo, este material expuesto al medio ambiente sirve de alimento a otros sistemas que lo usaran nuevamente para convertirlo en ingredientes de desarrollo.