Complejidad Organizacional

Dependencia y Centralización

Si bien es cierto decir que las organizaciones que están descentralizadas son más independientes y más dinámicas, mencionar lo opuesto también puede llegar a ser correcto. La centralización crea dependencia y también incrementa la complejidad, al crecer el número de variables a controlar y al centralizar la toma de decisiones, sin embargo lo que resulta un reto identificar es el momento en el cual la organización debe cambiar su enfoque de centralizado a centralizado. Lo anterior cabe decirlo puesto que Centralismo en un medio ambiente altamente cambiante no funciona, pero unidades descentralizadas sin los recursos o la información necesarios para operar tampoco es lo correcto.

La centralización es decidir por sistemas incapaces de tomar decisiones, o que por cuestiones políticas o estratégicas no pueden o no deben tomarlas. Sin embargo además de favorecer la dependencia, se priva al sistema de la libertad de crecer en el sentido en el que lo reclaman sus esfuerzos internos. La Centralización es la profecía que se autocumple, puesto que se les dice a los componentes del sistema que no son capaces de tomar decisiones y con el tiempo llegan a creerlo.

Sin embargo sólo en situaciones muy específicas las organizaciones podrán optar por la estrategia de la centralización , siempre y cuando se justifique en un análisis de costo-beneficio y siempre y cuando no complique el quehacer de la organización, en todo caso que lo simplifique, facilite para beneficio del todo y no solo de las partes.